INFUSIONES SUSARÓN 1

¡Me olvidé de mi infusión! ¿La re-caliento?

A todos nos ha pasado alguna vez… ¡Preparamos una deliciosa infusión y se nos olvida tomarla! ¿Qué hacemos? ¿La podemos recalentar? La respuesta es si, pero ten en cuenta que si a infusionado mucho tiempo puede haber cogido mucho sabor, e incluso pueden llegar a amargar algunas de ellas. Comprueba su sabor y aroma y si es correcto… ¡Adelante!

Si después de preparar la infusión le has extraído la bolsita de la infusión (sin prensar), y has olvidado la taza en el despacho… ¡No la tires! Cuando extraes la bolsa se conserva perfectamente durante ese mismo día. No obstante, si la guardaste en la nevera, lo mejor es que cuando vayas a tomarla al día siguiente la calientes en un cazo, o simplemente un minuto en el microondas.

Recuerda que también puedes preparar una infusión y guardarla en un termo para mantenerla caliente durante unas horas. En este caso podrás tomar la infusión a lo largo de todo el día.

Si has preparado una infusión y la has consumido, por ejemplo, hasta la mitad, al haber estado en contacto con tu saliva deberás consumirla ese mismo día. Si quisieras tomarla al día siguiente podría estar en mal estado al haber estado en contacto con las bacterias de tu boca.

Pasadas las primeras 24 horas recomendamos que no consumas esa infusión. Coge otra deliciosa infusión y prepárate este “caldo mágico del bienestar” y añádele tu endulzante natural.

¿Cómo preparar tu mejor infusión?

Cuando nos tomamos un té o una infusión, al sacar la bolsita de la taza, primero la estruja para obtener todo el líquido de su interior. Sin embargo, el té contiene taninos que dan amargor a la bebida, por lo que, al exprimir estás extrayendo el residuo de taninos que queda, lo que hará más amargo tu té.

Si puedes, es mejor preparar tu infusión con agua de baja mineralización para que puedas extraer sus verdaderos sabores. Además, es importante guardar las infusiones en un lugar fresco, seco, y alejado de la humedad o del calor. Intenta guardarlo en un lugar hermético para que no se pueda contaminar su aroma

 

La fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente

En la mayoría de las infusiones no encontramos la fecha de caducidad, sino la fecha de consumo preferente. Hasta esa fecha se recomienda consumir el producto, ya que, después empieza a perder sus propiedades organolépticas (de sabor y aroma). Pasada la fecha de consumo preferente, podemos seguir consumiendo el producto, pero deberemos tener presente que puede haber perdido sabor o aroma.

En caso de que se nos pase la fecha de consumo preferente miraremos el estado del té, o la infusión: Su aspecto, su aroma, o si tiene algún tipo de insecto o larva en su interior.

Si la has conservado en un lugar seco y oscuro, fácilmente aguantará más tiempo, pasada la fecha de consumo preferente. Pero las infusiones no duran eternamente.

Ideas de infusiones inolvidables

A continuación, te damos algunas ideas de infusiones deliciosas para que prepares en casa ¿Preparado?

Infusión de manzanilla y canela

Ingredientes para 4 raciones: 4 bolsitas de manzanilla Susarón, 5 g de Endulzante Natural de Susarón, 1 rama de canela.

Preparación:

  1. En un cazo, o tetera, calienta 4 tazas de agua hasta que hierban.
  2. Repártelas en 4 tazas y añade 1 bolsita en cada taza, junto con un trocito de rama de canela. Deja infusionar durante 5 minutos.
  3. Retira la bolsita y la rama de canela.
  4. Endulza con un toque de Endulzante Natural de Susarón.

Consejo: Puedes preparar la infusión y guardarla en la nevera para consumir fría al día siguiente.   

Saca el máximo partido a tus tés e infusiones con estas ideas, y disfruta hidratándote con un toque delicioso de sabor.