Controla tu colesterol después de las fiestas

Controla tu colesterol después de las fiestas

Los días de fiestas y comilonas son dos términos que van muy de la mano, lo tenemos asumido. Compartimos mesa con nuestros seres queridos y nos permitimos ciertos caprichos. Pero la emoción hay que controlarla en términos de comida, porque si no pasa lo indebido y nos damos cuenta de que nos hemos excedido cuando ya se ve reflejado en nuestro peso, o en los parámetros de las analíticas como, por ejemplo, en los niveles de azúcares, triglicéridos (grasas) o colesterol en sangre.

En este artículo nos centramos en uno de los parámetros en sangre que aumenta con más frecuencia entre la población: el colesterol.

Colesterol: qué es y cuándo es peligroso

El colesterol en sí no es perjudicial para el cuerpo. Las células necesitan algo de colesterol para sintetizar la vitamina D, y las sustancias que colaboran en la digestión. También tiene una función estructural en las paredes de los vasos, y es el precursor de las hormonas sexuales. Entonces, ¿dónde está el problema?

Tipos de colesterol y parámetros en sangre

Habrás oído hablar del ‘colesterol malo’ y el ‘colesterol bueno’. Es una categorización simple, pero acertada. Existen dos tipos de colesterol que se diferencian por su densidad (peso y espacio que ocupan):

  • Colesterol ‘malo’ o LDL (Low-Density Lipoprotein): pesa poco, ocupa mucho, y tiende a acumularse en las arterias. Su exceso es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.
  • Colesterol ‘bueno’ o HDL (High-Density Lipoprotein): pesa más y viaja por la sangre ayudando a reducir el exceso de LDL en los vasos sanguíneos, “su función es limpiar”.

En las analíticas, los niveles de colesterol se observan en su totalidad, y por separado. El colesterol total en sangre está dentro de la normalidad si no supera los 200mg/dl, siempre que la proporción de LDL y HDL sea equilibrada:

  • Mantener LDL por debajo de 100 mg/dl
  • Asegurar el HDL igual o superior a 35-40 mg/dl.

¿Cuándo hay que controlar el colesterol?

Cuando los niveles de colesterol en sangre están por encima de 200 se considera que hay hipercolesterolemia, y tienes que plantearte integrar algunos cambios que te ayuden a recuperar los buenos hábitos. ¡Tienes que empezar enseguida!

Alimentación y colesterol

El deporte, una buena hidratación y una dieta equilibrada son los tres pilares para mantener a raya el colesterol, aunque los factores hereditarios y genéticos también pueden favorecer que aparezca hipercolesterolemia. Si no consigues regular algún parámetro de tus analíticas a pesar de comer bien y llevar buenos hábitos, es importante que busques el asesoramiento de un/a profesional que pueda hacerte un seguimiento.

Evita las grasas saturadas y colesterol

Para prevenir o tratar un colesterol demasiado elevado, hay que evitar consumir grasas saturadas, principalmente, y de forma secundaria, también alimentos ricos en colesterol. Por tanto, lo prioritario será evitar los derivados lácteos grasos (mantequilla, nata, quesos…), embutidos, carnes grasas, grasas animales y grasa de palma y coco. ¿Cómo controlar el colesterol a través de la alimentación?

Potencia alimentos cardiosaludables

Haz prevalecer las verduras y hortalizas en todas tus comidas, los cereales integrales y las legumbres por su aporte en fibra. Prioriza el pescado blanco y azul por encima de la carne, y planifica tentempiés que regulen el hambre con el que llegas a las comidas. Asegúrate de consumir aceite de oliva virgen y frutos secos.

Hidrátate correctamente

Una buena manera de aumentar tu ingesta de agua es llevando siempre una botella, o un termo bien grande, lleno de agua con fruta fresca o de una buena infusión. Te ayudará a llegar a las comidas con menos hambre, y a ingerir el líquido que necesitas.

Incorpora infusiones entre horas y después de las comidas

Acostumbrarse a tomar infusiones es buen plan: te ayudan a llegar a la ingesta recomendada de agua, así como a consolidar tus horarios de comidas. Además, si escoges aquellas con una combinación de plantas específica para tu situación, ¡todavía mejor! Es importante reservar un rato de paz después de la comida, para dejarla reposar, pero también para evitar comer más de la cuenta por ansiedad.

La infusión Colesterol de Susarón nace justo con este objetivo: contribuir a la salud vascular mejorando el flujo sanguíneo, y por eso combina las plantas que contribuyen con el buen estado del sistema circulatorio:

  • Té verde: ayuda a mantener el colesterol y los triglicéridos en los niveles normales
  • Alcachofa: contribuye en mantener los niveles normales de lípidos en la sangre
  • La ortiga: mejora la circulación de la sangre en micro vasos
  • Los arándanos: mejoran el tono vascular y el flujo sanguíneo

Una manera de ayudar a tu salud, mientras disfrutas de un sabor único. ¡Qué fácil es cuidarse!

Tips para recuperar tus hábitos saludables tras las fiestas

Tras las fiestas es normal que haya mucho por poner a su sitio, pero todo es cuestión de empezar. La salud, en parte, depende de tomar la decisión de estar sano/a. Está claro que de un día para el otro no nos podemos poner objetivos demasiado ambiciosos. Cambiar un hábito es algo que cuesta un tiempo. Empieza incorporando pequeñas acciones que te ayudarán desde el primer intento. Aquí te dejamos 3 ejemplos.

  1. Haz unas 5 comidas diarias. Desayuna todos los días. Pronto, y siempre incluyendo tres grupos de alimentos, entre ellos fruta fresca. Haz todas las comidas principales: desayuno, comida y cena. No te saltes ninguna para comer menos porque es contraproducente, y sólo estresas al organismo. Incluir frutos secos y ‘snacks healthy’ como verduras cortadas o deshidratadas te permitirá regular el apetito y obtener energía y nutrientes de manera progresiva.
  2. Establece horarios realistas en los que quepa ejercicio físico diario. Elige una actividad física que te guste, con la que disfrutes. Si lo pasas mal, no es tu deporte. Toma unos días para mentalizarte, y empieza haciendo ejercicio suave y paulatino.
  3. Distráete de ti mismo: genera nuevos neuro-comportamientos. Decide una acción a llevar a cabo cuando te apetezca algo que no te conviene, como tomar 1 vaso de agua cuando sientas ansiedad por comer embutido o dulces.

Que ni el colesterol, ni la pereza, ni la ambición excesiva te boicoteen tus nuevos objetivos y hábitos saludables, ¡empodérate conociendo los alimentos! Sumérgete en un mundo de bienestar con los contenidos de nuestro blog, aprenderás miles de cosas interesantes, mientras disfrutas de un rato para ti con nuestras infusiones funcionales.