Descubre las bondades del regaliz

Cuando hablamos de regaliz nos viene a la memoria imágenes de nuestra infancia tratando de extraer su inconfundible sabor y aroma. Esta planta la podemos encontrar en muchos formatos para su consumo: gomas de regaliz, pastillas, incluso en platos. Se trata de una planta, que además de su característica organoléptica, nos ofrece propiedades beneficiosas que podremos ver a continuación.

Qué es el regaliz

Estas plantas herbáceas, con raíces profundas y leñosas, suelen crecer junto a ríos, charcas, vaguadas y lagos del Mediterráneo soliendo alcanzar hasta un metro de altura.

Se han encontrado referencias de la existencia de esta planta desde el antiguo Egipto, pero su nombre procede del griego “glykyrrhza”, que traducido viene a decir “raíz dulce”. Posteriormente, en latín, la palabra pasó a ser “liquiritia”, que seguramente hacía referencia a la fluidez del líquido que se obtenía de la raíz de la planta.

Además, es uno de los condimentos más antiguos, pero en el formato seco se utiliza para hacer infusiones, cremas… Su componente principal –o principio activo- es la glicirricina, que puede tener propiedades edulcorantes, expectorantes y antiinflamatorias.

Usos tradicionales

El regaliz es una planta que se ha utilizado desde la antigüedad por sus propiedades en la medicina china y también en la cultura europea. Concretamente, en la cultura oriental, esta planta medicinal se conoce desde el 200 a.C, donde aparece en una lista clásica de la ciencia herbolaria, como una sustancia que ayuda a fortalecer los músculos y los huesos, entre otras cosas.

En el caso de la cultura griega y romana, el uso del regaliz se aconsejaba en el tratamiento de enfermedades respiratorias como el asma, por ejemplo. También las hacían servir para tratar heridas cutáneas. Además, el jugo de esta raíz fue descrito por el farmacólogo Dioscórides en el siglo I a.C, como un tratamiento efectivo para el ardor de estómago.

Pero si por algo es conocida esta raíz desde tiempos antiguos es por su capacidad de calmar la sed y mitigar la tos seca.

Qué aporta el regaliz

Esta raíz contiene saponinas, que son sustancias no nutritivas que ofrecen protección frente a agentes externos. De estas saponinas, hay que destacar la glicirricina, una sustancia tiene un alto poder edulcorante: hasta 50 veces más poder endulzante que el azúcar. Además, es conocida por ser la sustancia que evita la acidez y las úlceras de estómago, junto con los flavonoides. De entre éstos, hay una sustancia que es la responsable de la propiedad espasmolítica. Es decir que alivia o calma los espasmos al hacer disminuir las secreciones de los ácidos gástricos.

Pero otro de los beneficios, es que es buena alternativa para personas que suelen tener muchos gases o que tienen problemas de estreñimiento.

Como ya se ha comentado, a nivel histórico se ha utilizado el regaliz como un tratamiento para afecciones respiratorias, por eso suele formar parte de los remedios destinados a calmar la tos. Sus propiedades antiinflamatorias se han utilizado de manera tradicional en la curación de dolores de garganta o bronquitis leves.

Cómo tomar el regaliz

Estamos de suerte: puedes aprovecharte de los beneficios de esta raíz de una manera sencilla y deliciosa. Te proponemos una infusión: Sudafrica de Susarón. Te va a permitir desconectar por su sabor delicioso. Tiene beneficios por las propiedades del regaliz, junto con la mezcla de té rooibos y cacao, que te ayudarán a relajarte. Si además sueles tener problemas gastrointestinales tales como mucha acumulación

Cuando hablamos de regaliz nos viene a la memoria imágenes de nuestra infancia tratando de extraer su inconfundible sabor y aroma. Esta planta la podemos encontrar en muchos formatos para su consumo: gomas de regaliz, pastillas, incluso en platos. Se trata de una planta, que además de su característica organoléptica, nos ofrece propiedades beneficiosas que podremos ver a continuación.

Qué es el regaliz

Estas plantas herbáceas, con raíces profundas y leñosas, suelen crecer junto a ríos, charcas, vaguadas y lagos del Mediterráneo soliendo alcanzar hasta un metro de altura.

Se han encontrado referencias de la existencia de esta planta desde el antiguo Egipto, pero su nombre procede del griego “glykyrrhza”, que traducido viene a decir “raíz dulce”. Posteriormente, en latín, la palabra pasó a ser “liquiritia”, que seguramente hacía referencia a la fluidez del líquido que se obtenía de la raíz de la planta.

Además, es uno de los condimentos más antiguos, pero en el formato seco se utiliza para hacer infusiones, cremas… Su componente principal –o principio activo- es la glicirricina, que puede tener propiedades edulcorantes, expectorantes y antiinflamatorias.

Usos tradicionales

El regaliz es una planta que se ha utilizado desde la antigüedad por sus propiedades en la medicina china y también en la cultura europea. Concretamente, en la cultura oriental, esta planta medicinal se conoce desde el 200 a.C, donde aparece en una lista clásica de la ciencia herbolaria, como una sustancia que ayuda a fortalecer los músculos y los huesos, entre otras cosas.

En el caso de la cultura griega y romana, el uso del regaliz se aconsejaba en el tratamiento de enfermedades respiratorias como el asma, por ejemplo. También las hacían servir para tratar heridas cutáneas. Además, el jugo de esta raíz fue descrito por el farmacólogo Dioscórides en el siglo I a.C, como un tratamiento efectivo para el ardor de estómago.

Pero si por algo es conocida esta raíz desde tiempos antiguos es por su capacidad de calmar la sed y mitigar la tos seca.

Qué aporta el regaliz

Esta raíz contiene saponinas, que son sustancias no nutritivas que ofrecen protección frente a agentes externos. De estas saponinas, hay que destacar la glicirricina, una sustancia tiene un alto poder edulcorante: hasta 50 veces más poder endulzante que el azúcar. Además, es conocida por ser la sustancia que evita la acidez y las úlceras de estómago, junto con los flavonoides. De entre éstos, hay una sustancia que es la responsable de la propiedad espasmolítica. Es decir que alivia o calma los espasmos al hacer disminuir las secreciones de los ácidos gástricos.

Pero otro de los beneficios, es que es buena alternativa para personas que suelen tener muchos gases o que tienen problemas de estreñimiento.

Como ya se ha comentado, a nivel histórico se ha utilizado el regaliz como un tratamiento para afecciones respiratorias, por eso suele formar parte de los remedios destinados a calmar la tos. Sus propiedades antiinflamatorias se han utilizado de manera tradicional en la curación de dolores de garganta o bronquitis leves.

Cómo tomar el regaliz

Estamos de suerte: puedes aprovecharte de los beneficios de esta raíz de una manera sencilla y deliciosa. Te proponemos una infusión: Sudafrica de Susarón. Te va a permitir desconectar por su sabor delicioso. Tiene beneficios por las propiedades del regaliz, junto con la mezcla de té rooibos y cacao, que te ayudarán a relajarte. Si además sueles tener problemas gastrointestinales tales como mucha acumulación de gases, puedes combinar esta especialidad de infusiones del mundo con Elimina Gases, que gracias a su combinación de alcaravea e hinojo, contribuye al movimiento gastrointestinal y estimula la eliminación de gases.

Ya ves que el regaliz, además de su sabor único tiene unas magníficas propiedades. ¿Qué te parece incorporarlo en tu día a día para beneficiarte? ¡Te encantará en todos los sentidos!