Sigue con tu estilo de vida saludable - Susarón

Sigue con tu estilo de vida saludable y ¡que nada marque tu ritmo!

Nuestra realidad ha cambiado en todos los aspectos y en todos los ámbitos. Lo que en un principio era algo totalmente desconocido: distancia social, mascarillas… Se ha convertido, por desgracia, en algo cotidiano haciendo que tengamos que adaptarnos, pero sin perder nuestro estilo de vida saludable. Uno de estos cambios ha sido lo que los filósofos han denominado a lo largo de la historia, nuestra “segunda naturaleza”: nuestros hábitos.

El aislamiento y la distancia social impuesta para la prevención del contagio del coronavirus nos han obligado a cambiar la forma de realizar algunas actividades físicas: gimnasios, clubes, aire libre, etc., pero esas trabas no son motivo suficiente para llevar una vida sedentaria. Podemos hacer ejercicio en casa que nos ayude a mejorar cuerpo y mente para sentirnos mejor.

Buenos hábitos para un estilo de vida saludable

Es importante cuidar de nuestra alimentación incorporando todos los grupos de alimentos, y por supuesto debemos beber unos 2 litros de agua en diferentes formas: sopas, infusiones… Para recordar la importancia de la hidratación, puedes aplicar la regla de 8 x 8, es decir, beber ocho vasos de 240 ml al día.

Refuerza tu estilo de vida saludable aumentando tu actividad física

De todos es sabido que la práctica de ejercicio aporta múltiples beneficios para la salud de las personas, sin importar la edad o el género. El sedentarismo es una de las principales causas de enfermedades físicas y psicológicas.
La actividad física es uno de esos hábitos que se ha visto más afectado por la nueva realidad, sobre todo, debido al cambio de nuestras rutinas: salir a correr, gimnasio… Es cierto que mucha gente que no hacía deporte ha comenzado a realizarlo para paliar el aburrimiento, pero la mayoría de las personas que practicaban deporte han visto disminuidas sus rutinas deportivas. Volver a adquirir un estilo de vida saludable puede que te resulte complicado, pero es más fácil de lo que parece conseguir tus retos deportivos. En un principio, debes tener claro, que es muy importante marcarte objetivos cercanos y fáciles, que una vez alcanzados, te permitan marcarte objetivos más difíciles. Pero no te obsesiones, sino, caerás en el desánimo si no los consigues.

Crea tu espacio perfecto

Una de las primeras metas que debemos marcarnos es buscar un sitio perfecto para poder realizar nuestras rutinas deportivas. Te vamos a dar algunas claves para crear el espacio idóneo en casa:

  • Elige el lugar de la casa donde puedas disponer del espacio suficiente (unos 4 metros cuadrados serán suficientes), además debe tener una buena ventilación y estar muy bien iluminado, la mejor opción es la luz natural, si es artificial elige luces de tipo LED.
  • Para proteger el suelo lo ideal son las alfombras o esterillas para yoga, también te pueden servir algunas piezas de gomaespuma.
  • Trata de que el color de las paredes sea neutro. Si eliges un ejercicio tranquilo esos colores te ayudarán. Si vas a practicar cardio puedes elegir colores rojos, naranjas o amarillos que te aportarán mayor vitalidad.
  • Si no dispones de mucho espacio para guardar enormes máquinas de ejercicio, puedes echar mano de algunos muebles, por ejemplo, aprovéchate de sillas, mesas y cualquier cosa que se te ocurra.
  • Te vendrá bien tener un espejo de cuerpo entero, podrás controlar tus ejercicios. Si añades algo de música a tus rutinas de entrenamiento, desbordarás energía.
  • No olvides tener algún sitio para colocar tu botella de agua. Para acabar no te olvides tener cerca una infusión para hidratarte. Puedes probar una infusión Detox que te ayudará a eliminar toxinas y drenarte.

Entrenamiento en casa

En esta nueva normalidad, tu casa se puede convertir en una gran aliada para realizar tus rutinas de entrenamiento. ¿Qué puedes hacer?

  • El respaldo de una silla puede servirte para realizar sentadillas, elevaciones de piernas y cualquier ejercicio que necesite un punto de apoyo.
  • El sofá será perfecto para ejercicios que necesiten soportar tu peso: elevaciones de nalgas o flexiones.
  • Un pequeño escalón o banco te servirán para coger fuerza en glúteos y piernas.
  • Podrás realizar flexiones colocando las manos sobre la pared para mantener el equilibrio.

¿Qué ejercicios puedes hacer en casa?

¡Olvida las excusas! Ahora que has preparado tu rincón perfecto es hora de empezar con unos sencillos ejercicios que te mantendrán en forma, además te ayudarán a sentirte bien subiendo el nivel de tu felicidad y tu autoestima. ¿Estás preparado?

Salto

Coloca los pies en paralelo y un poco separados. Dobla las rodillas, salta, estirando los brazos al mismo tiempo. Realiza 15 saltos con 4 repeticiones con descansos de 5 segundos. Este ejercicio fortalece las piernas.

Hombros

Busca cualquier objeto que tengas a mano para transformarlo en una pesa: un bote de conserva, un paquete de lentejas, una botella de agua…, ponlo en tu mano y levanta el brazo por encima de la cabeza. Otro movimiento será elevarlo desde el costado a la altura de los hombros. Haz 12 repeticiones alternando ambos brazos. Fortalecerás los brazos.

Lumbares

Túmbate boca arriba, estira una pierna. Flexiona la otra y elévala agarrando la rodilla con los brazos, tira de la rodilla hacia el pecho, no muevas la pierna estirada del suelo. Mantén esta posición durante 1 minuto. Alterna ambas piernas. Trabajarás la zona lumbar.

Planchas sobre una mesa

Apoya las manos en una mesa, los brazos rectos sobre el borde, el cuerpo recto y las piernas estiradas detrás de ti. Baja el tronco, flexiona los codos y pégalos al cuerpo, empuja hacia arriba. Haz 3 ciclos de 30 segundos.

Tiempo de relax

Es importante que después de realizar cualquier entrenamiento, o en cualquier momento del día, nos tomemos como mínimo 5 minutos para relajar el cuerpo y la mente. Para volver a tu rutina diaria puedes hacer un poco de meditación o simplemente disfrutar de una infusión que te permita devolverte la calma o darte vitalidad

Si quieres saber más sobre el tema, te recomendamos este artículo. Recuerda que debes cuidarte, aunque sean unos pocos minutos al día, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerá. ¡Así conseguirás un estilo de vida saludable!