Hidrátate con infusiones

Sea verano o invierno, no hay que descuidar la hidratación del cuerpo. Normalmente, en el día a día, se acostumbra a beber agua más a menudo, ya sea por costumbre o por rutinas. Contrariamente, cuando estamos en casa o cambia nuestra rutina este buen hábito queda un poco más olvidado. ¿Quieres saber si bebes suficiente agua y como mejorar estos hábitos? Te lo contamos a continuación.

¿Bebes suficiente agua?

Que las recomendaciones hídricas medias de un adulto están entre 1,5 litros y 2 es de dominio público. Pero como a estas alturas ya sabrás, existen muchas variables que pueden modificar las necesidades de agua de cada persona. Entre ellas, encontramos:

La alimentación

Esta es una de las principales variables que hará que tengas que tomar más o menos agua durante el día. La explicación es muy simple. Todos los alimentos contienen agua en diferentes cantidades, es más, según como se cocinen este contenido puede modificarse.

Te ponemos unos ejemplos de menús de invierno y verano para explicarte la diferencia de agua entre menús. En la opción 1 de verano e invierno, los alimentos son más secos y por tanto deberás beber más agua durante el día. En cambio, modificando un poco las preparaciones, en la opción 2 de menú el aporte de agua es mucho mayor debido principalmente al caldo, a las frutas y las verduras.

 

  Verano Invierno
Opción 1

 

Entrante: Risotto de verduras.

Plato principal: Salmón a la brasa.

Acompañamiento: Patatas braseadas.

Postre: Helado de vainilla

Entrante: Cuscús con verduritas.

Plato principal: Estofado de ternera.

Acompañamiento: Patata hervida.

Postre: Yogur natural.

Opción 2 Entrante: Gazpacho andaluz.

Plato principal: Paella de marisco.

Acompañamiento: Ensalada verde de la huerta.

Postre: Brochetas de melón y sandía.

Entrante: Sopa de verduras.

Plato principal: Estofado de ternera.

Acompañamiento: Tallarines de zanahoria y calabacín.

Postre: Naranja

 

El ejercicio físico

Al hacer ejercicio físico tu cuerpo expulsa vapor o sudor para que la temperatura corporal no se eleve demasiado, ya que es perjudicial para el organismo. La práctica de deporte habitual, por tanto, aumenta las necesidades hídricas del organismo. Por tanto se tendrá que beber más líquido. Estas cantidades pueden variar en función del tipo de deporte y el rato que lo practiques.

La temperatura del ambiente

Ya sea en el interior o en el exterior, las altas temperaturas hacen que el cuerpo desprenda vapor o sudor para bajar la temperatura corporal y mantener el buen funcionamiento. Es por eso que en verano se nota más la sensación de sed, y a veces parece que no se para de beber en todo el día. Esto es debido a que las necesidades de agua del organismo aumentan bastante, y no es suficiente el agua que le damos a través de la alimentación y la bebida.

La calefacción o aire acondicionado

Tanto la calefacción como el aire acondicionado resecan mucho el ambiente. Esto hace que la piel se reseque mucho más que de costumbre, y bebiendo suficiente agua puedes ayudar a hidratarla desde dentro.

La edad

A medida que sumamos años, se dan algunos cambios en la sensación de sed. En los mayores, es habitual que no se sienta sed ni necesidad de beber. Sin embargo, es necesario hidratarse. Por esto, se recomienda tener a mano líquidos y agua para ir acordándose de beber.

¿Qué otras bebidas puedes tomar para hidratarte a parte del agua?

Aunque el agua debe ser la bebida principal, puedes optar por otras bebidas saludables para hidratarte, como por ejemplo:

  • Infusiones: Puedes tomarlo cuando quieras, son deliciosas y además no aportan calorías. Existen una gran variedad de infusiones, con distintos beneficios. Dentro de ellas puedes elegir la que mejor encaja contigo en cada momento. Tómalas en el desayuno, entre horas o antes de acostarte.Si no estas acostumbrado a tomarlas sin azúcar, prueba con Endulzante natural.
  • Bebidas vegetales: Pueden ser una buena opción para tomarlas entre horas con un poco de cacao en polvo, café o te.
  • Caldos vegetales: Los caldos vegetales son ideales para tomar con las comida cuando hace frio. Además de agua, aporta minerales de las verduras que ayudaran a la hidratación del cuerpo.
  • Batidos y licuados de vegetales: Puedes hacerlos tanto de frutas como de verduras. Son una buena idea para incluir en la media mañana y la merienda por su aporte en vitaminas, minerales y, por supuesto, agua.

Algunos trucos para mantenerte hidratado cuando estas en casa

  • Usa una pequeña botella y rellénala al menos 2 o 3 veces durante el día para asegurar que bebes suficiente.
  • Añade infusiones a tus rutinas. Por ejemplo, entre comidas, después de comer, o antes de ir a dormir.
  • Planifica tus bebidas hasta contar 6-8 vasos diarios. Como hemos dicho, algunas de ellas pueden ser en forma de infusión o caldos, por ejemplo.
  • Márcate metas. Si no eres de beber mucho agua puedes marcarte metas para calcular lo que bebes durante el día y aumentarlo. Por ejemplo, prepara un vaso, un cuenco y 8 piedras de cristal. Coloca todas las piedras en el cuenco, y cada vez que te acabes un vaso, pasa una piedra de cristal del cuenco al vaso. Al final del día al menos 6 piedras tienen que estar en el vaso.

¡Disfruta hidratándote con infusiones tanto como lo hacemos nosotros!