Menta, ¿qué sabes sobre sus propiedades?

El olor de la menta resulta agradable para casi todo el mundo. Pero además de aportar un toque de frescor y naturalidad, la menta se utiliza para muchos productos como caramelos o chicles, se usa en contraste con chocolate, para salsas, aceites, etc. Sin duda, es una planta con muchas utilidades, ¡vamos a ver qué es lo que aporta!

La Mentha piperita, ¿qué es?

Esta planta pertenece a la familia Lamiaceae y sus hojas poseen un color verde característico, y una textura suave y aterciopelada. Tiene un aroma peculiar y muy intenso, que es fácil de distinguir entre otras plantas.

Existe otra planta similar de aspecto y con un olor ligeramente parecido, que es la hierbabuena. No obstante, aunque parecen lo mismo, no lo son. De hecho la hierbabuena es una de las variedades de plantas que pertenecen a la familia de la menta. Sin embargo, dependiendo de la intensidad y propiedades que queramos aprovechar, podremos escoger entre la menta o la hierbabuena.

Veamos qué aporta la menta, esta planta que nos ha traído hoy aquí.

Propiedades de la menta

Esta planta podemos encontrarla en la mayoría de los paisajes montañeses tradicionales. Entre los usos más popularmente conocidos de la menta está la mejora de enfermedades o trastornos respiratorios y digestivos. Y es que la sabiduría popular le confiere a esta planta propiedades expectorantes, analgésicas, antibacterianas, antiinflamatorias y antitusivas.

Si observamos su composición nutricional, advertimos que contiene pequeñas cantidades de nutrientes interesantes:

 

  • Contiene agua. Gran parte de su composición es agua, y por lo tanto, es muy poco calórica.
  • Calcio: este mineral está implicado en el mantenimiento en buen estado los huesos y dentición.
  • Magnesio: contribuye a reducir el cansancio y la fatiga, además de contribuir al metabolismo energético normal y al funcionamiento normal del sistema nervioso.
  • Potasio: es un mineral que contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso, de los músculos y de la presión arterial normal.
  • Vitamina A: tiene propiedades que contribuyen al metabolismo normal del hierro y al mantenimiento de las membranas mucosas, piel y visión normales.
  • Vitamina C: esta vitamina contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunológico durante y después del ejercicio físico intenso. También ayuda en la formación normal de colágeno para el normal funcionamiento de los vasos sanguíneos, hueso y cartílagos.

 

Hay que tener en cuenta que, pese a su contenido nutricional, la cantidad que consumimos de menta de manera ocasional no puede aportarnos un beneficio directamente relacionado con estos nutrientes. ¡Pero eso no debe impedirnos de disfrutar de lo bien que sienta en forma de infusión, por ejemplo!

Usos y beneficios de la menta

¿Para qué puede utilizarse la menta? La menta tiene varios usos debido a su poder aromático. Por ejemplo, también pueden emplearse para algunas recetas de cocina.

Asimismo, la menta es usada para fórmulas de higiene bucal por su sensación de frescor, o como potente digestivo si se consume a posteriori de la comida, dado que se le otorgan propiedades antiflatulentas que pueden reducir los gases.

Una de las infusiones que más se consumen después de comer para mejorar estos síntomas es el menta-poleo. Menta-Poleo de Susarón. Tras las comilonas de Navidad que nos dan pesadez seguro que te apetece una de estas infusiones ya que favorece la digestión. Y si necesitas conocer más sobre tu salud digestiva puedes consultar este artículo.

Gracias a las propiedades de la menta, además de dejarnos un aliento y sabor fresco, ¡nuestra digestión nos lo agradecerá! ¿Qué te parece si aderezas tu día a día con un poco de menta?