Actividad física o deporte, ¿qué es mejor?

Actividad física o deporte, ¿qué es mejor?

Este año nuevo, vuelven los buenos propósitos, entre ellos el de hacer más actividad física o deporte. Si te has propuesto incluir alguno de estos conceptos entre tus hábitos saludables, quédate, te vamos a contar qué diferencia hay entre ellos. Escoge lo que más te conviene por tu vida ¿Quieres un nuevo estilo de vida?

¿Qué es deporte y qué es actividad física?

Antes de tomar cualquier decisión, es importante conocer bien las opciones de las que disponemos. Solo así, podremos escoger según nuestra conveniencia y necesidad. Por eso, cuando hablamos de hacer ejercicio físico, ¡también hay que informarse! Y, es que, aunque el moverse activamente popularmente pueda formar parte de lo que se conoce como “ejercicio”, realmente, no todo puede clasificarse de la misma manera.

Ámbitos de la actividad física

Cuando hablamos de actividad física nos referimos a cualquier cosa que implica un movimiento corporal y que conlleva un gasto energético. Es decir, es cualquier actividad que requiera más energía que estar en reposo: caminar, nadar… Pero también “arreglar” el jardín, barrer, dar una vuelta paseando, andar con el perro, hacer las camas, subir escaleras… Es cualquier movimiento que haga trabajar a los músculos.

No obstante, si hablamos de ejercicio físico, ya no es cualquier cosa. El ejercicio físico es una actividad planificada, que tiene una estructura y que es regular (que se repite en el tiempo). Además, este ejercicio físico tiene un objetivo que puede ser mejorar la salud, la capacidad respiratoria, y la condición física. Dentro de este concepto de ejercicio físico podemos encontrar ejemplos como entrenar en un gimnasio, hacer running o levantar pesas.

Entre los beneficios de la actividad física tendríamos el mantenimiento de un peso saludable además de reducir las posibilidades de tener determinadas enfermedades como la depresión, enfermedades coronarias, etc.

Entonces ¿qué es el deporte?

Cuando hablamos de deporte a menudo hablamos de deportes competitivos. En definitiva, practicar deporte es cualquier actividad física que lleve asociada el seguimiento de unas reglas o una normativa a la que uno debe someterse para practicarla.

Frecuentemente, se confunden los términos deporte y actividad física, aunque en realidad no significan exactamente lo mismo. La diferencia radica en el carácter competitivo y normalmente institucionalizado del primero. Además, cuando uno practica un deporte, su nivel de exigencia es más elevado tanto en cuanto a ritmo de entrenamiento, como en cuanto a descanso, alimentación, etc.

El deporte conlleva en un alto porcentaje de personas que los practican, un cambio de hábitos alimentarios, e incluso de estilo de vida. De esta forma nos adaptaremos mejor al entrenamiento y mejoraremos el rendimiento evitando lesiones.

 Entonces, ¿cuál debo escoger?

Por su puesto ese en el que te sientas más cómod@. ¿Te gustan los retos, necesitas sentir que progresas, te gusta ponerte a prueba y eres comprometid@? El deporte es lo tuyo. Si tu intención es seguir de estos objetivos, cualquier disciplina deportiva que te guste y que puedas hacer con regularidad te ayudará es tus rutinas saludables. Si, además, eres una persona que necesita desafíos para mantenerse motivado, y necesita ponerse a prueba de una manera constante, el deporte es tu opción.

Las competiciones hacen que estés constantemente preparándote, tienes un compromiso contigo, con tu equipo, y con el entrenador.

Si por el contrario, buscas mejorar tu condición física y tu salud con ejercicio físico pero sin compromiso, con calma, sin llegar a explorar tus niveles máximos… El ejercicio físico es lo tuyo.

Cuando te hayas posicionado, solo debes encontrar una disciplina deportiva que te guste para practicarla bajo el nivel de exigencia que hayas escogido. Eso sí, sea lo que sea que hayas escogido, es recomendable mejorar tus hábitos alimentarios. Porque puestos a cumplir con nuevos propósitos, ¿por qué no mejorar la manera de comer también?

Para ello te proponemos algunos ejercicios que puedes incorporar a tus rutinas de actividad diarias, como estos que te ayudarán a tonificarte en 6 pasos.  Y, por supuesto también puedes probar con estos ejercicios, que combinados con  Detox de Susarón  -después de un periodo de comilonas como es la Navidad- ayudarán a eliminar toxinas y drenar el organismo.

 

Y ahora ya únicamente queda que prepares tu horario con tus nuevas actividades, ¡y a por tu nuevo propósito de año nuevo!