Salud digestiva con Susarón

Consejos para mejorar tu salud digestiva

Cada vez son más frecuentes los casos de dolores abdominales, acúmulo de gases, trastornos en el tránsito intestinal… Las causas de todo ello, en la mayoría de las ocasiones, son modificables. Uno de los orígenes es una alimentación inadecuada, o la falta de ejercicio físico. Vamos a ver unos consejos para mejorar tu salud digestiva para que no afecte a tu salud en general.

Los problemas de tu función digestiva, al alza

El 29 de mayo es un día señalado: es el Día Mundial de la Salud Digestiva, teniendo como objetivo promover la salud digestiva de la población .
Y es que los problemas derivados de la falta de salud digestiva van al alza. Nos podemos encontrar desde diarreas, anemias, gastritis, anisakis, toxiinfecciones, alergias alimentarias, úlceras…hasta otros de tipo más grave como ascitis, celiaquía o enfermedades inflamatorias como el Crohn .
A veces no se les da mucha importancia, y se aprende a vivir con molestias digestivas o hinchazón que no deberíamos obviar o normalizar. Pero esto no debe ser así: ¡a lo que no es normal hay que poner solución!

El sistema digestivo

El sistema digestivo es el sistema donde se procesan los alimentos y se descomponen en trozos más pequeños, para que el organismo pueda absorber y aprovechar todos sus nutrientes. Este sistema va desde la boca hasta el ano. Comprende multitud de órganos y sustancias que, durante el paso de este alimento, van participando en su digestión. Las proteínas se descomponen en aminoácidos, las grasas en ácidos grasos principalmente y los hidratos de carbono, en azúcares.
En la digestión, el primer paso importante debe empezar en la boca. Hay que comenzar con una buena masticación e impregnación del alimento con la saliva. ¿Por qué? La saliva contiene sustancias que empiezan desde el inicio a descomponer el alimento. Al tragar, el alimento pasa por la faringe y entra en el esófago, un tubo que lo conduce hasta el estómago empujándolo con un movimiento llamado peristaltismo. Antes de entrar al estómago, el alimento se encuentra con una válvula que, en ocasiones, si falla, puede dar lugar a ardores o úlceras.

Cuando entra en el estómago, se segregan sustancias ácidas que permiten descomponer aún más este alimento. Después pasa al intestino delgado dónde con ayuda del hígado, vesícula biliar y el páncreas se fabrican sustancias que permiten digerir y absorber las grasas, las proteínas e los hidratos de carbono. En su paso por el intestino delgado, se absorberán los nutrientes que necesita nuestro organismo. Esa captación de sustancias se realiza a través de las microvellosidades intestinales. Una vez llega al intestino grueso, este se encarga de absorber el agua restante y de preparar y expulsar los restos no aprovechables.

Síntomas comunes de problemas digestivos

Hay muchos síntomas de que nuestro sistema digestivo no está funcionando del todo bien, aunque no siempre significa que tengamos una enfermedad. Algunos síntomas comunes son gases, hinchazón, dolor abdominal, molestias digestivas, tránsito intestinal lento… Es recomendable revisar nuestros hábitos para asegurarnos que el origen no está en nuestra manera de comer. Pero si el problema persiste, siempre acudir a un médico para que nos ayude a determinar cuál puede ser el motivo. Si quieres leer más sobre un problema tan común cómo los gases, puedes leer nuestro artículo.

Consejos para cuidar la salud digestiva

Veamos algunos consejos que pueden ayudar a mejorar tus problemas digestivos.
1. Revisa tu alimentación
Asegúrate que los alimentos que estás consumiendo son saludables. Evita los alimentos procesados con pobre calidad nutricional, y cocina de manera suave evitando, salsas grasientas que entorpezcan la digestión.
2. Frutas y verduras
No olvides que las frutas y las verduras ocupan un papel protagonista en la alimentación saludable, así que recuerda consumir como mínimo 5 piezas entre frutas y verduras a lo largo del día.
3. Incluye cereales integrales
Este tipo de alimentos nos aportan fibra a nuestra dieta. La fibra de salvado de trigo contribuye a la aceleración del tránsito intestinal. La fibra del grano de avena ayuda a que aumente el volumen de las heces.
4. Realiza actividad física de manera regular
La inactividad es uno de los motivos más comunes de una desregularización del tránsito intestinal y de sus múltiples consecuencias. Así que, ¡activémonos!
5. Despide al estrés
Es otro de los enemigos de nuestras digestiones. Como el estrés nos persigue allá donde vamos, es recomendable aprender a gestionarlo de la mejor manera posible para que no nos genere estragos en nuestro organismo. Algunas ideas: meditación, practicar yoga, salir a correr… ¡Despídelo un rato cada día!
6. Sigue un horario regular.
Planea tus comidas para realizarlas de manera regular y busca ese momento para comer sin prisa, y atento a lo que estás haciendo. Evita comer con distracciones como el móvil o la televisión, ya que nos hace comer más y sobre todo sin apenas masticar, y esto es el inicio de muchos de los síntomas.
7. Infusiones que te cuidan.

Existen plantas medicinales que pueden ayudarte a cuidar y equilibrar nuestro tracto digestivo. Un ejemplo es Vientre Sano de Susarón, con jengibre que contribuye a la función normal del tracto intestinal. Además, contiene salvia, que ayuda a la digestión y apoya la función normal del estómago.
Si lo que quieres es desconectarte de ese estrés a la vez que aportas un beneficio a tu salud digestiva, la infusión India de Bondades del Mundo de Susarón, es tu alternativa más exótica para conseguirlo: el jengibre ayuda al proceso digestivo mientras tu mente vuela a otro país. ¿Se te ocurre una manera más deliciosa que esta para cuidar tu salud digestiva?

Benefíciate de cuidar tu salud digestiva, ¡y vive sin molestias!