chips_verduras-web.jpg

¿Cómo hacer chips de verduras caseras?

¿Eres un amante incondicional del formato “chip”? Todo el mundo conoce las patatas fritas, pero, en este blog, te proponemos algo diferente: unas chips de verduras crujientes y sabrosas. Se trata de una alternativa ideal para picar entre horas o para un aperitivo, a la vez que disfrutas de un snack delicioso y saludable.

¿Cómo elegir las chips correctas?

Utiliza diferentes tubérculos y verduras para hacer unas chips diferentes de las tradicionales de patata. Las que mejor funcionan son aquellas que se obtienen de alimentos con una textura similar a la patata, como el boniato, la chirivía, la remolacha cruda, el nabo, la yuca, aunque también puedes utilizar verduras como el calabacín, la zanahoria, la calabaza y la col rizada, ingredientes con los que quedan crujientes y deliciosas, pero los tiempos de cocción cambian.

Para la elaboración puedes elegir hacer un bol de chips de un solo ingrediente o hacer mezclas con 3 o 4 para dar un toque de color y originalidad.

¡Manos a la obra!

Hacer chips no es para nada difícil y, lo bueno, es que ¡tú eliges los ingredientes que le pones!

1.Lava bien los alimentos y, seguidamente, pélalos, aunque, si los has higienizado correctamente, puedes dejarles la piel. ¡Cómo tú prefieras!

2.Con la ayuda de una mandolina, córtalos en lonchas muy finas. Si no dispones de este utensilio, puedes hacerlo con el cuchillo, pero tendrás que tener una buena mano y no cortar las rodajas muy gruesas, ya que entonces necesitarán más cocción y no te quedarán tan crujientes.

3.Precalienta el horno a 180ºC. Recuerda que es muy importante dejar que el horno vaya cogiendo temperatura unos 20 minutos, para introducir el alimento en él a la temperatura correspondiente.

4.Una vez cortadas las verduras, ponlas en una bandeja de horno y coloca un papel de hornear cubriendo la base. Como más grande sea la bandeja mejor, porque así las verduras no se pegan las unas a las otras.

5.Una vez tengas todas las rodajas bien situadas en la bandeja, echa un chorrito de aceite de oliva por encima. A la hora de sazonar, cada persona puede hacerlo a su gusto. Descubre a continuación una alternativa saludable con diferentes toques para sazonar:

• Incorpora sólo un poco de sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. ¡Qué sabor!

• Ponles un poquito de sal y espolvorea por encima generosamente con levadura. Esta le dará un cierto gusto a queso.

• Si haces, por ejemplo, sólo chips de col rizada, le puedes añadir salsa de soja. ¡Verás qué buenas!

6.Una vez sazonadas a tu gusto, ha llegado el momento de meter las chips en el horno. El tiempo de cocción aproximado ronda los 10-20 minutos, dependiendo de los vegetales seleccionados. Recuerda que no es lo mismo meter calabacín que col rizada, puesto que el primero tiene mucha agua y tardará más en hacerse. En cambio, la col rizada se hará muy rápido, al ser muy fina. ¡Tienes que estar muy atento, porque pasan de estar crudos a estar cocinados en apenas unos minutos!

7.Cuando las chips ya estén deshidratadas, retíralas del horno y déjalas enfriar un rato.

Si las quieres servir al día siguiente o tienen que pasar muchas horas hasta que las comas, guárdalas en un recipiente hermético o en una bolsa tipo zip para que se mantengan crujientes. Si no puedes esperar, ¡adelante! Ponlas en un bol y, ¡a disfrutar!

Y recuerda, acompaña la toma de verduras con una de nuestras infusiones funcionales para hacer aún más sana tu alimentación. Si nos dejas recomendarte una, iría genial con Sanacol, para equilibrar tu colesterol.

¡Buena alimentación saludable!