Entradas

Descubriendo el té rojo

Descubre el té rojo

Seguro que conoces varios tipos de tés e infusiones. Pero, ¿qué sabes exactamente del té rojo? ¿A qué debe su nombre? ¿Cuáles son sus propiedades? En este artículo te lo contamos.

El té rojo o Pu-Erh

Es una variedad de los más apreciados en uno de los países que más té produce: China. Se dice que la familia imperial china solo bebía té rojo. Por eso, también se le conoce como “la bebida de los emperadores”.

Esta variedad de té proviene de este país. Más concretamente, se produce en la provincia de Yunnan. En esa zona, en el condado de Pu’er, se cultiva la planta Camellia Sinensis, la planta del té. Se trata de variedades de la planta con hojas un poco más grandes de lo habitual. Debido a su origen, al té rojo también se le conoce con el nombre de té Pu-Erh.

Elaboración

Lo que hace particular al té rojo es el procesado de sus hojas, que una vez recolectadas se fermentan. La fermentación es un proceso natural en el que intervienen microorganismos vivos, como también ocurre en la elaboración del pan o de la cerveza. Así, se desarrollan nuevos aromas, el sabor y el color propio del este té. Una vez fermentado, el té rojo se almacena en condiciones de alta humedad, por largos periodos de tiempo. A veces, ¡décadas! Para los paladares más exigentes, existen añadas de té rojo, igual que como un buen vino. Y es que gana en sabor y matices con el tiempo.

Propiedades

En la tradición oriental, al té rojo se le atribuyen diversas propiedades. Actualmente, sabemos que este tipo de té contiene sustancias activas, que podemos aprovechar taza a taza mientras lo degustamos.

Té rojo y depuración

Desde hace tiempo, muchas personas usan el té rojo como depurativo y en dietas detox. La acción diurética del té rojo se debe a la cafeína (también llamada teína) que contiene. Además, tener a mano una infusión de té rojo promueve que bebas suficiente líquido, lo que te ayuda a mantenerte hidratado y a deshacerte de las toxinas mediante la eliminación de líquidos.

Control de peso

El té rojo contiene cafeína, también llamada teína. Esta sustancia tiene un efecto termogénico, es decir, activa el metabolismo. Algunas personas encuentran una ayuda en tomar tés con un contenido moderado de cafeína en su proceso para controlar el peso.

Grasas y té rojo

El té rojo contiene pequeñas cantidades de una sustancia llamada lovastatina. Esta palabra tal vez te suene, y es que es el principio activo de un tipo de fármacos para bajar el colesterol “malo”: las estatinas. Durante la fermentación y el almacenamiento del té rojo, los microorganismos que actúan sobre las hojas del té producen pequeñas cantidades de lovastatina. Además, el té rojo contiene también polifenoles, unas sustancias antioxidantes.

Por esto, actualmente suscita mucho interés el potencial del té rojo para prevenir el colesterol y actuar contra el aumento anormal de grasas en la sangre. Algunos estudios sugieren que el té rojo puede ser una ayuda, aunque se debe seguir investigando. Por supuesto, no debería sustituir ningún tratamiento ni consejo médico.

Té rojo y energía

Como hemos comentado, el té rojo contiene cafeína. Más concretamente, una taza de té rojo puede contener entre 20 y 50 mg de cafeína, según la procedencia. La cafeína actúa sobre el sistema nervioso estimulándolo. Por eso, tomar té rojo u otras bebidas con cafeína puede tener un efecto energizante.

Diferencias con otras variedades

Fermentación

La principal diferencia del té rojo frente a otras variedades es que se trata de un té fermentado. Aunque provengan de la misma planta, el procesado de las hojas va a cambiar sustancialmente el sabor, los aromas, y va a dar resultados y propiedades diferentes. El té negro se obtiene después de un proceso de oxidación de las hojas, un proceso distinto de la fermentación. El té verde se somete a un calentamiento y secado rápido de las hojas, mientras que el blanco se seca cuidadosamente para que apenas sufra oxidación.

Procedencia

Otra diferencia, un tanto obvia, es que el té rojo se produce únicamente en una provincia de China. El auténtico té rojo proviene de Pu’er. En cambio, las otras variedades de tés se elaboran en distintas localizaciones. Por ejemplo, entre los tés negros más apreciados encontramos el Assam, de la India, o el Ceylán, de Sri Lanka. O el té verde, entre cuyos productos se encuentra China, Japón o Vietnam.

Presentación

El té rojo puede presentarse en pequeñas hojas, como el resto de los tés. Para almacenarlo y transportarlo con mayor facilidad, también se puede encontrar en forma de “torta” compacta, para ir deshaciendo poco a poco.

Sabor

El sabor del té rojo es astringente, terroso y profundo. Al contrario que el té verde o el blanco, de sabor más ligero.

Si te interesa saber más sobre las diferencias entre los tés, te encantará los artículos de nuestro blog sobre el té negro y el té verde.

Té rojo y Susarón

En Susarón, queremos brindarte lo mejor de las infusiones. Por eso, incorporamos el té rojo en dos de nuestras infusiones funcionales. La infusión Detox contiene además cola de caballo y té verde, para eliminar toxinas.

¿Conocías el té rojo? Seguro que ahora te animas a probarlo, ya sea solo o combinado con otras plantas tradicionales en una deliciosa infusión

banner susaron agosto 1 180x180 - Anís verde, propiedades digestivas

Anís verde, propiedades digestivas

Su nombre científico es Pimpinella anisum, una planta que pertenece a la misma familia que el hinojo o la zanahoria: las umbelíferas. Son sus frutos los que se usan para las infusiones y como ingrediente.  Estos se suelen recoger a finales de verano. La mejor zona para cultivarla es la del mediterráneo gracias a su clima. En este artículo te contamos sus usos y las propiedades que tiene. ¡Empecemos!

El anís verde ya lo utilizaban los egipcios

¡Cómo lo lees! Esta planta ya se usaba por sus propiedades, como especia y hasta como alimento. El primer registro que se tiene de su uso es en un papiro egipcio sobre el año 1550 antes de Cristo. Con los años y gracias a la comercialización y exportación de materias primas, se extendió su uso en la India, China, Grecia y Roma. Otra curiosidad, es que los griegos lo aprovechaban para eliminar el mal aliento. Masticaban anís verde tras la comida para quitar el mal olor. ¡Igual que hacemos ahora con los chicles de menta! Otro uso tradicional que se le daba es que se creía que tener esta planta en el dormitorio ayudaba a las personas a calmarse y a dormir mejor por las noches. ¡Y por si fuera poco, se usaba como repelente de insectos!

Propiedades del anís verde

Ahora que ya conocemos sus usos antiguos, ¡seguro que quieres saber en la actualidad para qué se aprovecha esta planta! Nos vamos a centrar primero en las propiedades y beneficios que se le atribuyen cuando se usa como infusión. Los frutos del anís verde contienen aceite esencial rico en anetol. Es un principio al que se le otorgan propiedades digestivas, como hemos visto, antisépticas y espasmolíticas.  

El anís verde posee actividad carminativa. ¿Qué es eso, te preguntarás? Pues mejora y alivia las molestias digestivas más comunes. Se utiliza para mejorar la digestión ya que ayuda a evitar los gases y flatulencias.

También sirve para bajar la hinchazón abdominal. Y es que nuestra hinchazón de vientre se debe a la acumulación de gas en nuestro aparato digestivo. Probablemente debido a una mala digestión o por comer apresuradamente. Así no damos tiempo a una buena entrada de alimento en el estómago y porque, sin darnos cuenta, comemos más aire. Recuerda que es muy importante masticar bien la comida.

Otro de sus usos como infusión es favorecer la secreción de jugos gástricos, por lo que podría reducir la acidez. También es usado para mejorar los espasmos gastrointestinales y los cólicos.

¿Cómo tomar anís verde?

Se recomienda preparar una taza de esta infusión tras cada comida, pero no exceder más de tres tomas diarias.

Su buen sabor también ayuda a mejorar el aliento y reducir el mal olor. ¿Te acuerdas de que antes hemos dicho que usaban antiguamente como si fuera un chicle? Su buen sabor hace que sea una infusión muy agradable de tomar.

Puedes empezar a probarla con nuestra Laxana Susarón que contiene anís y sen. Esta combinación funcional es muy eficaz para reforzar el equilibrio del tránsito intestinal lento y favorecer la eliminación. Además, ayuda con las flatulencias y el espasmo del vientre. ¡Toma una taza de Laxana tras tus comidas! La combinación del anís y el sen va muy bien para los problemas digestivos. Si quieres conocer más sobre el sen, lee nuestro artículo dedicado a esta planta.

 

Ahora ya conoces las propiedades del anís verde, un gran aliado con nuestros problemas de gases y para aliviar la hinchazón de vientre que sentimos en el estómago tras las comidas.