TÉ NEGRO,ROJO,VERDE DIFERENCIAS SUSARÓN

Té verde, negro, rojo… ¿conoces sus diferencias?

Hoy en día hay tantos tipos de esta bebida que es difícil que no nos guste ninguno. Lo hay blanco, verde, negro, rojo… sea como sea proviene de la misma planta, pero es su procesado lo que hace que cada uno de ellos tenga sabores y propiedades diferentes. ¿Sabes para qué sirve cada uno? Vamos a descubrir los beneficios del té en sus variedades.

EL Origen de esta bebida

Los primeros indicios de esta bebida aparecen en China, hace más de 5000 años. El té es una bebida que se instauró en los países orientales sobre todo, convirtiéndose en una bebida ceremonial. En Europa, el té llegó en el siglo XVI, así que su consumo es bastante más reciente comparado con China, Japón…

Hablemos del té en general

Es algo ya muy conocido que el té tiene unas propiedades y beneficios para la salud que se atribuyen a su contenido en polifenoles y catequinas, que los convierte en una bebida antioxidante por excelencia. Se obtiene de la planta Camellia sinensis, y lo que hace diferente a cada clase o tipo es la cantidad que contienen de estos nutrientes. Esta cantidad varía en cada tipo de té según el grado de oxidación, los procesos de fermentación y el secado al que se somete esta planta. Este proceso hace que las hojas adquieran colores diferentes, dándoles también el nombre a las diferentes variedades: té rojo, negro, verde… Vamos a hacer zoom en cada uno de ellos para conocer sus propiedades.

Té rojo

Para la obtención del té rojo, las hojas se enrollan y se mantienen así. Se fermenta durante años.

Su composición, similar a los otros tipos de té, pero de la que se puede destacar que tiene menos teína que el té verde, y que contiene más vitamina C y potasio que sus compañeros.

El té rojo es el más típico de China por ser una infusión que se ha considerado medicinal de manera tradicional.

Té negro

Las hojas del té negro siguen un proceso que hace que se oxiden y fermenten, aunque sin bacterias ni levaduras, de una manera superior a las otras variedades. Este té contiene más cafeína que otros tés, y además contienen más cantidad de potasio, fósforo o vitamina B9.

Por su contenido en cafeína,  se recurre a él para mantener lucidez mental, un estado de alerta mayor y, consumido con moderación, para mejorar concentración. Esta misma cafeína es responsable también de aumentar la tensión arterial, por lo que está contraindicado en personas con tensión arterial alta, pero recomendado a aquellas que suelan tener la tensión baja.

Té verde

En este caso, las hojas de té, enrolladas, se exponen al calor para evitar el proceso de la oxidación. Este tipo contiene una cantidad moderada de cafeína, que lo convierte en una opción no tan “fuerte” como el té negro. Además contiene aminoácidos, las piezas que forman las proteínas; y vitaminas del grupo B, que ayudan a mejorar el cansancio y la fatiga.

Todos los tés son una opción ideal para asegurar la hidratación a lo largo del día. Quizás es una de las opciones más consumidas, por delante de refrescos y otras bebidas, precisamente por sus características organolépticas. Eso sí, para ser considerado una bebida saludable tal y como lo es, debe consumirse sin azúcar.

¿Y tú cuál prefieres?

Nuestras infusiones clásicas pueden acompañarte en tu día a día, en el momento que prefieras, de la manera que prefieras.

Te proponemos nuestra selección de tés: té verde, estimulante suave: té rojo, que evita la retención de líquidos o té negro, un potente antioxidante que ayuda en la pérdida de peso.

Y como ya sabes, es una deliciosa manera de hidratarte, ¡prueba también a hacerte las infusiones frías, verás como las disfrutas!