Disfruta tus infusiones en frío

Preparar unas infusiones en frío no siempre es fácil porque si queremos mantener su sabor y propiedades, debemos conseguir ese frescor sin aguar la infusión. Y esto, ¿es posible? ¡Pues claro que sí! Te lo contamos a continuación.

Verano e infusiones, ¿son compatibles?

La respuesta a esta pregunta es… ¡Rotundamente sí! Las infusiones son una manera ideal de hidratarnos en época estival, ya que, recordemos, se hacen con agua. Pero seguramente estás pensando que con el calor que hace, lo último que apetece es tomar una infusión caliente. ¿Quién dijo que solo podíamos tomar las infusiones calientes? Son una buena manera de entrar en calor durante el invierno, pero también lo son de refrescarnos en verano. Nos aportan además unos sabores exquisitos y unas interesantes propiedades beneficiosas para el organismo.

 Qué pasa cuando preparamos unas infusiones en frío

Si te has preguntado en algún momento como hacer infusión fría, o si la infusión que ya has preparado pierde propiedades al enfriarse, lo cierto es que va a depender del tipo de planta. Si quieres preparar una infusión en verano puedes prepararla antes de su consumo. De todas maneras, cuando prepares tus infusiones frías, recuerda mantenerlas en la nevera por un periodo de tiempo de no más de 2 o 3 días, de esta manera te aseguras que tanto sus aromas como sus propiedades, se mantienen lo más parecidas a su fórmula inicial.

Aunque no afecta directamente a la propiedad saludable del principio activo de la planta, en algunas ocasiones es probable que notes que, cuando pasen los días, tu infusión fría haya cambiado de color. También, en el caso de los tés que llevan teína, esta sustancia estimulante similar a la cafeína, puede ir disminuyendo en concentración con el paso del tiempo, ya que se une a los taninos presentes en el propio té, y precipitan. En este caso, se produce una ligera pérdida de este componente con el paso de los días.

Cómo se prepara unas infusiones en frío

Las infusiones dan muchísimo juego en verano, más del que nos imaginamos. Más allá de preparar la infusión y ponerle unos hielos, que es lo que seguramente nos imaginamos cuando hablamos de infusiones frías, hay un ritual que puede seguirse para asegurarnos que, sí, pese a ponerle hielo, no acabará siendo agua coloreada. Y por ello es importante seguir unos pasos muy sencillos.

En primer lugar, prepara como de costumbre tu infusión preferida. Puedes hacer para varias tazas, por ejemplo, para 4 tazas. Una vez hecho, déjala enfriar a temperatura ambiente. Cuando haya atemperado, pásala a un envase de vidrio, por ejemplo, una botella rellenable que puedas tapar, y métela en la nevera. Recuerda que puedes tenerla ahí 2 o 3 días máximo.

Cuando quieras tomarla, puedes añadir un par de hielos a tu vaso. Si no te gusta que el hielo “agüe” tu fiesta particular, puedes probar con hielos reutilizables, que no se deshacen, pero mantienen tu bebida fría.

Pero aquí no acaba todo. Esto es la base de un sinfín de posibilidades que puedes probar. Te dejamos a continuación algunas ideas:

Un poco de menta y…

Y nos sentiremos más frescos si cabe. Puedes añadir un poco de menta o hierbabuena a tus preparaciones, unas hojitas ligeramente machacadas por ejemplo a tu infusión enfriada de Adelgasana de Susarón, ¡te va a parecer una experiencia riquísima!

Con cerezas y un toque fresco

En este caso te proponemos una deliciosa bebida fría con Té Verde de Susarón. Para ello, coge 4 cerezas para tu vaso o taza, y tritúralas. Ponlas al fondo. Puedes añadir si quieres unas hojas de hierbabuena también. Añade tu infusión enfriada y mezcla. Si quieres, puedes añadir un poco de Endulzante Natural de Susarón para darle un toque dulzón, y ¡a disfrutar del verano!

Con un toque de leche de coco

Si a la infusión de India de Susarón, que ya es exótica de per se, le añadimos un toque de coco, ¡no puede salir nada mal! Para que prepares esta deliciosa bebida fría necesitas tu infusión India enfriada, un chorrito de leche de coco fría al gusto y, si quieres, una ramita de canela que puedes romper un poco y añadir al vaso. Ponle unos hielos, y añade una pajita y ¡teletranspórtate a otro Mundo!

¿Qué infusiones frías preparas tú?