Mejora las digestiones pesadas con hibisco.

Mejora las digestiones pesadas con hibisco

Tenemos a nuestro alcance multitud de plantas y flores que nos pueden ayudar a mejorar ciertos síntomas, o simplemente nos reconfortan, o tal vez ¡las dos cosas a la vez! Conocer las bondades y los beneficios nutricionales que nos aportan las hierbas silvestres, nos va a permitir saber qué deliciosa infusión prepararnos para aprovechar todas las propiedades de esa planta. Y por eso os hablamos de las características del hibisco, una planta que no debe faltar en nuestra despensa y que ayuda a mejorar tus digestiones. Vamos a ver esta propiedad más en profundidad.

Origen del hibisco

La “flor de Jamaica” o flor de hibisco es originaria de América y África, catalongándose como planta medicinal desde la Antigüedad. En 1216, el botanista sevillano Abul-Abbas-el-Nebate resaltó que, en Egipto era muy habitual tomarlo en infusiones, y sus frutos inmaduros se utilizaban para mezclar con la carne. También se utilizaba como remedio por sus propiedades emolientes, es decir, hidratan y cuidan la piel.

En la India, este fruto también es conocido tradicionalmente por sus propiedades diuréticas, entre otras cosas, así como es apreciada en muchos otros países por sus amplias propiedades. 

Propiedades del hibisco

Además de los descubrimientos sobre su uso que nos dejó descritos Abul, y de su utilización tradicional como remedio en otros países, al hibisco se la conoce como planta medicinal por su implicación en el sistema digestivo. Pero también hay que mencionar que además de esas propiedades que ahora veremos, el hibisco también ha sido utilizado como afrodisíaco, con efecto antioxidante y para otros usos. Su uso por vía tópica ofrece una protección si se aplica en forma de cataplasma, gracias a su propiedad demulcente, es decir, que calma las molestias de las mucosas y la piel. Y gracias a su propiedad emoliente, ayuda a reducir inflamaciones por vía externa.

¿Problemas digestivos?

No es raro escuchar a alguien a nuestro alrededor, o nosotros mismos, quejarnos de padecer algún episodio gastrointestinal: gases, dolor de barriga, indisposición, dispepsia… El resultado de nuestro día a día, de nuestro ritmo desenfrenado, nos lleva a descuidar nuestra alimentación y hábitos saludables de cuidado físico y psicológico. Y esto nos pasa factura con problemas de estómago o intestinales que acaban por afectarnos en todos los aspectos de nuestra vida. Por esto, es importante mantener en buen estado nuestro sistema digestivo, y para ello, el hibisco nos proporciona un ayuda.

Tradicionalmente, las semillas de esta planta mascadas, se han utilizado para tratar incomodidades digestivas por su efecto estomacal y por ayudar a combatir el mal aliento.

No hace falta que masques sus semillas, ya que puedes beneficiarte de sus propiedades mediante deliciosas infusiones que puedes incorporar en tu día a día, por ejemplo, después de las comidas. También es importante que tus menús estén adaptados a tus necesidades del momento, y para ello, que escojas alimentos que puedan ayudar a tu sistema digestivo a volver a un estado saludable.

Aprovecha todo su potencial

Si desde la Antigüedad ha sido una planta muy reconocida por sus propiedades, es porque realmente el hibisco proporciona varios beneficios, y se puede considerar una planta todo terreno.

Además de las ya mencionadas, el hibisco ayuda a mantener la vitalidad del cuerpo haciendo que te sientas más enérgico. ¿A quién no le viene bien un plus de energía?

Esta particularidad la convierte en una planta que, en combinación con otras como por ejemplo el escaramujo, y vitaminas y minerales naturales, se convierte en una opción a tener a mano cuando sentimos decaimiento típico de periodos prolongados de estrés o cansancio excesivo. Por ejemplo, las infusiones Susarón Vitamínico son un complemento alimenticio con suplemento de vitaminas y minerales que ayuda a mantener la vitalidad del cuerpo y la mente. Contienen vitamina E y vitaminas del grupo B, que contribuyen al metabolismo energético y a evitar el envejecimiento celular, además del escaramujo y, por su puesto, el hibisco. Su sabor a frutos del bosque hace de ésta, una bebida reconfortante para tomar en cualquier momento del día y del año.

Así pues, ya sabes todo lo que puede hacer el hibisco por ti, no solo a nivel digestivo sino también por tu vitalidad. Ahora solo falta que cojas tu mejor taza, te prepares una infusión y te sientes a disfrutarla para regalarte un momento de descanso. ¡Recupera tu salud digestiva y carga tu energía a deliciosos sorbos!