Sencillos ejercicios para ejercitar la memoria

Ejercicios para entrenar la memoria

El escritor Robert Louis Stevenson, aparte de grandes clásicos de la literatura como La isla del tesoro, dejó la siguiente perla de sabiduría: «Mi memoria es magnífica para olvidar». Seguro que el bueno de Robert, como nos ha pasado a todos, alguna vez tuvo una idea genial que no se apuntó, se le fue de la cabeza y nunca recuperó; o, más común, se topo de cara con alguien saliendo de una tienda y, entre saludos y preguntas típicas (¿y qué tal todo?, ¿cómo están los niños?, ¿y tus padres?) fue incapaz de recordar quién era la persona que le interrogaba o su nombre. ¿Te ha pasado? Seguro que sí.

Algunos motivos de los fallos de memoria

¿Por qué olvidamos? Elizabeth Loftus, una las investigadoras de la memoria más reputadas, ha identificado cuatro posibles razones por las que la gente olvida:
1. Fallo en la recuperación: cada recuerdo crea una huella que comienza a desvanecerse y acaba por desaparecer si dicho recuerdo no se recupera. Esta teoría, si bien puede explicar algunos olvidos, no los explica todos. Hay recuerdos que permanecen en la memoria a largo plazo, aunque no se recuperen.
2. Inducciones: según esta teoría, hay recuerdos que interfieren entre ellos por ser muy parecidos. Unos hacen que sea difícil o imposible acceder a los otros.
3. Falta de almacenamiento: es más frecuente de lo que pueda parecer que la memoria no codifique los recuerdos como nos gustaría. Por eso, si un recuerdo no se almacena en la memoria a largo plazo, seguramente no te acordarás de él por más que lo intentes.
4. Olvido motivado: por supresión (conscientemente) o por represión (inconscientemente). Una persona puede escoger olvidar algo, normalmente eventos o experiencias traumáticas.
Inside Out (Del Revés), la película animada de Disney-Pixar es una de las que mejor ha reflejado los mecanismos de la memoria en el cine. ¿La has visto?

¡Entrena tu memoria con estos trucos!

La memoria puede ejercitarse adoptando ciertos hábitos como los que te proponemos a continuación. ¿Te animas a probarlos?
Apuesta por un estilo de vida saludable
Dormir siete u ocho horas diarias no sirve sólo para estar descansado. Para que el cerebro procese correctamente la información registrada durante el día y mejore la memoria a largo plazo, es necesario dormir cerca de siete horas.
Por otro lado, hacer ejercicio ayuda a liberar tensiones, lo que es fantástico para mantener a raya los niveles de estrés, uno de los peores enemigos de la memoria. Además, ¡el deporte ayuda a mejorar la memoria espacial!

Algunos alimentos ayudan a fortalecer la memoria

Puedes reforzar unos hábitos saludables con el consumo de ciertos alimentos que ayudan a la memoria. Es el caso de algunos pescados y frutos secos ricos en omega 3 y 6. Son ácidos grasos que nutren y protegen el cerebro, y ricos también en fósforo, componente de las membranas neuronales. Así, te protegerás del deterioro cognitivo y de las enfermedades degenerativas, con lo que protegerás tu memoria.
El chocolate, aparte de ser un capricho, también puede ayudarte. Gracias a su contenido en flavanol, estimula la circulación sanguínea en algunas áreas del cerebro. Además, el flavanol tiene excelentes efectos sobre la memoria, la fatiga, el insomnio y los signos de envejecimiento.
Hay otros alimentos naturales que ayudarán a tu memoria. Por ejemplo el ginseng siberiano. Contribuye a la actividad mental y cognitiva óptima. O el gingko biloba, que ayuda a mantener el rendimiento cerebral adecuado en personas de edad avanzada. Los puedes encontrar juntos en nuestra infusión Memoria, que contribuye a la concentración y la memoria. ¡Anímate a probarla! Si quieres aprender más sobre las plantas que componen esta infusión, puedes consultar los artículos sobre el ginseng siberiano y el gingko biloba.

Descubre la estimulación cognitiva

La estimulación cognitiva es un conjunto de técnicas y estrategias que tienen como objetivo la mejora del rendimiento y eficacia en el funcionamiento de capacidades. Por ejemplo la memoria, la atención o la percepción, entre otras. A través de ejercicios sencillos de estimulación cognitiva, puedes entrenar la memoria.
Esta técnica se hizo muy conocida a mediados de la década de los 2000 gracias a la popularidad de vídeo juegos como Brain Training del Dr. Kawashima (Nintendo DS). En la actualidad, siguen existiendo numerosas apps (como Imentia o Stimulus) y libros de ejercicios enfocados a entrenar la mente. ¿Alguna vez los has probado?
Algunos ejemplos de actividades de estimulación cognitivas son los ejercicios de cálculo y retención de datos, los ejercicios de lectura y ortografía o los muy conocidos sudoku. Estos juegos matemáticos japoneses estimulan la lógica, la memoria, el razonamiento y aumentan la capacidad de concentración. El objetivo del sudoku es rellenar una cuadrícula de 9 x 9 dividida en subcuadrículas de 3 x 3 con las cifras del 1 al 9 partiendo de algunos números ya dispuestos en algunas de las celdas. El reto está en que no se deben repetir ningún número en una misma fila, columna o subcuadrícula. Por si aún no has hecho ninguno, te dejamos un sudoku de ejemplo para que empieces a entrenar tu memoria desde ya.

Crucigrama 300x300 - Ejercicios para entrenar la memoria

Cuidar de tu cerebro es muy importante. Aplica los trucos que te hemos propuesto para entrenar tu memoria. Así nunca se te olvidará que tu cuerpo es un templo al que hay que prestarle la atención que requiere. Además, es una obviedad pero sólo tienes uno. Nuestras infusiones funcionales se adaptan a tu forma de cuidarlo y te ayudarán a que cuerpo y mente estén en sintonía.