ayuno intermitente susarón com

¿Qué es el ayuno intermitente?

Desde hace un tiempo, el ayuno intermitente ha ido ganando cada vez más adeptos. Se ha vuelto especialmente popular entre aquellos que buscan perder algún quilo, aunque lo cierto es que parece ser la solución para muchas otras situaciones. ¿Qué es el ayuno intermitente? ¿Es aconsejable para cualquier persona? ¡Te lo contamos todo en este artículo!

¿En qué consiste el ayuno intermitente?

Tal como indica su nombre, practicar ayuno intermitente consiste en combinar periodos de comer con otros libres de ingesta, es decir, en ayuno. Se trata de una estrategia dietética que no se centra en qué comer, tal como hacen otras dietas, sino en cuando hay que hacerlo.

Según el tiempo de descanso que exista entre una ingesta y la otra, podemos encontrar varios métodos de ayuno intermitente. Algunos de los horarios más conocidos son:

  • Ayuno 12/12. Esta sería quizás la versión más asequible para cualquier persona, ya que sería suficiente con alargar ligeramente el ayuno nocturno. En el método 12/12 debe haber un mínimo de 12 horas entre la última comida de la noche y la primera de la mañana.
  • Ayuno 16/8. En este caso, el ayuno nocturno aumenta hasta las 16 horas. Una práctica habitual consiste en cenar pronto y saltarse el desayuno, esperando hasta el mediodía para hacer la primera ingesta del día.
  • One Meal a Day (OMD). Tal como su nombre en inglés indica, se basa en comer una única vez a lo largo del día. No obstante, contempla también una buena hidratación durante el periodo de ayuno, sea con agua, infusiones sin azúcar o caldos.
  • Ayuno 5:2. En este protocolo, la relación no se establece por horas, sino por días. Consiste en comer de forma habitual durante 5 días, y reducir luego la ingesta durante 2 días. No se trata de un ayuno total, pero si de una reducción calórica considerable.

¿Qué beneficios puede tener el ayuno intermitente?

A pesar de atribuirse al ayuno intermitente multitud de beneficios, hay que ser cautelosos con esta práctica, ya que, en algunos casos, no se dispone todavía de suficiente evidencia científica.

Actualmente, sabemos que ayunar puede relacionarse con una menor incidencia de Diabetes tipo 2 y una mejor sensibilidad a la insulina, mejoras de la presión arterial y prevención de enfermedades cardiovasculares. Aunque pueda parecer contradictoria, el ayuno intermitente se relaciona también con un mejor control de la sensación de hambre.

Otro de los beneficios que se le atribuyen es una mejor activación de la autofagia, un proceso que elimina las células dañadas y ayuda a limpiar y regenerar el cuerpo.

¿Sirve también para adelgazar?

Cuando de bajar quilos se trata, parece ser que el ayuno intermitente no difiere mucho de otras estrategias dietéticas en las que se da una restricción calórica.

Conseguir el objetivo va a depender de cada caso, y de cómo se estructuren las ingestas fuera del periodo de ayuno. Por norma general, cuando existe un tiempo sin consumo de alimentos, se tiende a reducir las calorías totales ingeridas, y esto, a la vez, facilita la pérdida de peso.

Situaciones en las que puede ser contraproducente

Hay situaciones en las que el ayuno no está indicado. Así pues, es importante asesorarse antes de empezar una estrategia dietética como ésta. Se desaconseja, por ejemplo, en personas con antecedentes de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), en mujeres embarazas o en periodo de lactancia, en niños y en personas de edad avanzada.

Consejos para iniciarte con el ayuno Intermitente

Si crees que esta pauta alimentaria puede aportarte alguna mejora a nivel de salud, toma nota:

  1. Déjate asesorar. El ayuno intermitente es una estrategia más para conseguir mejoras a nivel de salud. Pide consejo profesional para que podáis valorar tu situación y tus preferencias alimentarias.
  2. No te olvides del resto de pilares básicos. Cuidar la alimentación es imprescindible para mantener un buen estado de salud. Sin embargo, igual de importante es practicar actividad física, asegurar un buen descanso y cuidar la salud emocional.
  3. No te agobies con los horarios y pautas estrictas. Empieza con periodos de ayuno cortitos, y aumenta progresivamente según vayas adaptándote.
  4. Escoge alimentos saludables durante el periodo de ingesta. Es cierto que el ayuno intermitente no contempla qué alimentos hay que consumir en los horarios establecidos, pero si buscamos una mejora de salud, lo ideal sería mantener una dieta saludable y equilibrada.

Existen multitud de opciones dietéticas que nos permiten bajar peso o mejorar el estado de salud. El ayuno intermitente es una estrategia más. En cualquier caso, te recomendamos que busques la forma que más se ajuste a tu situación fisiológica, y que te dejes guiar por un profesional para que le saques el máximo provecho a este novedoso método.