nochemomentoreparador.jpg

La noche, tu momento reparador

Cuando pensamos en cuidarnos, se nos ocurren muchas cosas: hacer más ejercicio, comer de manera saludable, cambiar los refrescos por infusiones… Sin embargo, ¿nos acordamos de lo importante que es el descanso nocturno? Dormir bien solo preocupa a aquéllos que tienen problemas para conciliar el sueño o sufren insomnio, pero la realidad es que en España se duerme, de media, una hora menos de recomendado por los especialistas: 7h frente a las 8h que garantizan un buen descanso. Te explicamos porqué es necesario cambiar estos hábitos y cómo hacerlo de manera natural.

Dormir, la clave para rendir y sentirte bien

Durante la noche, y a medida que va oscureciendo, nuestro cuerpo se preparar para descansar. Al dormir, el organismo realiza a mayor velocidad funciones de reparación y renovación de tejidos, y el sistema nervioso se relaja y fija en la memoria lo aprendido durante el día, entre otras funciones. Así, al despertarnos por la mañana, deberíamos sentirnos descansados y con energías renovadas. Pero a veces esto no ocurre así…

Buenos hábitos para descansar mejor

Si has experimentado problemas para conciliar el sueño o te despiertas cansado, tal vez quieras poner en práctica estos consejos para descansar mejor:
1.    Marca un horario para ir a dormir y despertarte, y síguelo de manera estricta. Planifica tu jornada para tener 8 h de sueño.
2.    Cena como mínimo 1,5 horas antes de acostarte y evita comidas copiosas que dificultan la digestión.
3.    En la media hora anterior a ir a la cama, evita mirar la televisión, ordenador o móvil. La luz de estos dispositivos estimula el sistema nervioso y retrasa el sueño.
4.    Tómate un tiempo para construir tu ritual: beber una infusión relajante, ponerte el pijama, lavarte los dientes, desmaquillarte, leer un libro… Dedicar un tiempo a desconectar y ponerte en “modo sueño” cada día te ayudará a fijar una rutina de descanso.
5.    Haz de tu dormitorio un lugar agradable: temperatura, sábanas, luz, aroma relajante… ¡todo ayuda para conciliar el sueño!
6.    Controla el ruido en tu habitación asegurando un buen aislamiento de las ventanas y una situación tranquila.
7.    Evita el ejercicio intenso nocturno ya que, contrariamente a lo que se piensa, puede retrasar la aparición de sueño.

La fitoterapia, ayuda tradicional para conciliar el sueño

Desde siempre, las plantas medicinales se han usado para remediar los problemas relacionados con el sueño. ¿Sabes cuáles son? Te presentamos alguna de ellas:

•    Pasiflora: utilizada tradicionalmente para relajar el sistema nervioso y los músculos, ayudando a la relajación del cuerpo antes de ir a dormir.
•    Melisa: se le atribuye la cualidad de prolongar la duración del sueño.
•    Naranjo amargo: su aceite esencial se usado tradicionalmente como sedante suave.
•    Tila: planta de uso habitual, se ha usado desde antiguo en situaciones de insomnio o nerviosismo.
•    Valeriana: un remedio tradicional para situaciones en que se requiere tranquilidad y dormir mejor.

Una infusión relajante como Duermesana, que contiene estas plantas y espino blanco, es un buen comienzo para crear el ambiente necesario para el buen descanso nocturno. Con su agradable sabor a naranja, tomada una hora antes de acostarte, te permite tener un momento para ti a la vez que te cuidas.

Dormir bien es fundamental para rendir durante el día y cuidar la salud. Los buenos hábitos antes de acostarse y las infusiones a base de plantas relajantes son tus aliados para conseguirlo.