Infusiones para hacer deporte

La actividad física es conocida como uno de los pilares para mantener la salud junto con una buena alimentación e hidratación y un buen descanso. Para realizarla, debemos tener en cuenta algunos consejos básicos para que practicar deporte por salud no se vuelva en nuestra contra.

Las bondades de hacer ejercicio

Los beneficios de la práctica deportiva para la salud son muy conocidos, y se pueden enumerar, según lo comunicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Mejora el estado del sistema muscular
  • Mejora el estado del Sistema cardiorrespiratorio
  • Mejora la salud ósea
  • Reduce el riesgo de hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares como pueden ser cardiopatías, accidentes cerebrovasculares…
  • Reduce el riesgo de padecer depresión
  • Reduce el riesgo de caídas en personas mayores, y fracturas vertebrales o de cadera
  • Es imprescindible para mantener un equilibrio energético y control del peso.

Cabe destacar que no es necesario entrenar como si no hubiera un mañana, a no ser que queramos llegar a niveles de competición. Los beneficios de practicar ejercicio se consiguen manteniendo una regularidad, siendo recomendable, según la OMS:

  • Practicar al menos 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física intense, o una combinación de ambas.
  • Para obtener mayores beneficios para la salud, esta actividad debe llegar a 300 minutos a la semana de actividad física moderada.
  • Además, es conveniente realizar actividades de fortalecimiento muscular al menos 2 o más días a la semana con tal de ejercitar grandes grupos musculares.

Y ahora que ya conocemos las bondades de practicar ejercicio físico, y la mejor manera de hacerlo para obtenerlas, veamos qué más hemos de tener en cuenta para que sea un éxito.

Los cuidados del deportista

No, no te vayas. No digas que no te consideras deportista. No nos referimos a los deportistas de élite: nos referimos a cualquier persona que practica actividad física de manera regular. Y si has llegado hasta aquí es que eres una de ellas, así que ¡bienvenido deportista! Vamos a ver qué cuidados debes tener en cuenta.

Hidratación

Es fundamental en la práctica de cualquier deporte y a cualquier nivel. Evita la deshidratación y ayuda en la eliminación de toxinas, así que, tu fiel amiga en tus momentos de ejercicio es una botella con agua para poder ir reponiendo la pérdida hídrica.

Frutas y verduras

Aunque no practiques deporte, estos grupos de alimentos son importantes por su aporte en vitaminas, minerales y fibra. Al practicar ejercicio, se producen reacciones internas en las que se liberan compuestos oxidantes, que deben ser compensados con compuestos antioxidantes. Estos compuestos antioxidantes podemos encontrarlos en estas frutas y verduras. Por lo tanto, ¡recuerda hacer 5 raciones al día entre fruta y verdura!

Hidratos de carbono

¿Sí o no? Hay mucha controversia alrededor de este nutriente que podemos obtener de pastas, patatas, legumbres o cereales como el arroz. Este nutriente provee al cuerpo de energía, por lo tanto, ¿por qué no incluirlo? Si precisamente necesitamos energía para realizar estas actividades, sería bueno tenerlo en cuenta y repartir un consumo moderado a lo largo del día en pequeñas tomas de diferentes alimentos.

Grasas

Otro nutriente muy castigado y, sin embargo, muy necesario. En primer lugar, hemos de destacar que hay dos tipos de grasas: las cardiosaludables, es decir las que nos protegen, y las no cardiosaludables que serán el resto. Así pues, daremos preferencia a las cardiosaludables que encontraremos en alimentos de origen vegetal principalmente: aceite de oliva virgen extra, semillas y frutos secos, aguacate… y también grasas de pescados como el salmón o las sardinas. Este tipo de grasa debe estar presente en nuestra alimentación, sin abusar, ya que nos protege frente a daños cardiovasculares y pueden disminuir la inflamación que se produce en los tejidos durante la práctica deportiva.

Proteínas

Estas son las reinas en el deporte, de hecho, deporte y proteína suelen ser dos palabras que van ligadas. Y no sin razón. Las proteínas son los nutrientes encargados de mantener y regenerar todo tipo de tejidos, incluido el muscular que es el que se trabaja cuando entrenamos. Así pues, debemos incluir una fuente de este nutriente en las comidas, y preferiblemente de alimentos como el pescado, los huevos, las aves o las legumbres y frutos secos.

A tener en cuenta

Además de todo lo que hemos comentado, también hay que tener en cuenta que debemos prestar especial atención a nuestras articulaciones. Por ello, es recomendable buscar alguna alternativa que nos ayude a proteger la movilidad y flexibilidad de estas. Es el caso de Susarón Articulaciones, una forma de cuidarlas, ¡bebiendo una deliciosa infusión con sabor a naranja! Contiene cúrcuma y harpago que ayudan a mantener la salud y flexibilidad de las articulaciones, huesos y tendones.

Y para asegurarte que te proteges del estrés oxidativo que provocan esas sustancias oxidantes que liberamos al realizar actividad física, puedes probar Susarón Antiox, que contiene té verde que ayuda a proteger la piel de los rayos UV y del daño oxidativo que puede producirse por la contaminación, sobre todo si hacemos deporte en el exterior, y también contiene cúrcuma, que además, ayuda a mantener la eficacia del sistema inmune. ¡Y todo con un delicioso sabor a piña!

Si lo que quieres es aprovechar para eliminar toxinas y drenar el organismo, Detox de Susarón es una solución natural que puede ayudarte. Contiene cola de caballo, que ayuda a la función de eliminación del organismo. Además, contiene té verde y té rojo con acción diurética y drenante, y su sabor a frutos del bosque no te dejará indiferente.

Sigue con tu ejercicio, para sumar beneficios a tu salud, y ¡disfruta de tus ratos Susarón!