Posts

El regaliz, una planta mediterránea perfecta para el calor

¿Quién no ha masticado alguna vez regaliz conocido como palodul? Su sabor característico, el frescor que deja en la boca… ¡y el entretenimiento que ofrece! Hoy en día podemos encontrar el regaliz en muchos formatos, pero… ¿qué propiedades tiene? ¡Vamos a descubrirlas!

Deseábamos que llegara el verano, y aquí está. Como cada estación tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. En el caso del verano el calor, que en ocasiones es agradecido para dejarnos sentar en una terracita al anochecer, pero en otras puede ser muy molesto durante el día e incluso no dejarnos dormir. ¿Qué se puede hacer al respecto?

Uno de los remedios caseros más conocidos para combatir el calor es el regaliz. Pero antes de adentrarnos es sus propiedades vamos a ver qué es el regaliz.

El regaliz es la raíz de una planta que se considera un condimento muy antiguo. Su sabor dulce y anisado es lo que lo convierte en un endulzante que es 50-150 veces más dulce que el azúcar y se puede utilizar en muchos platos de cocina, pastelería, dulces y caramelos.

Las propiedades del regaliz son:

1.- Es un antiespasmódico, antiinflamatorio y antiácido. Esto ayuda a evitar la acidez estomacal, flatulencias, colitis ulcerosas…

2.- Se suele utilizar para tratar los catarros que cursan con tos y también como expectorante.

3.- Es un protector del hígado, lo protege de sustancias tóxicas.

4.- Es un bactericida natural, por lo que se usa de manera tradicional para tratar el dolor de garganta, anginas… cualquier afección del cuello.

5.- Es un inhibidor del crecimiento de microorganismos como los virus, bacterias y hongos. Ayuda a disminuir el dolor y a curar las llagas mediante enjuagues bucales.

6.- Los componentes del regaliz poseen propiedades antioxidantes y puede ser un buen complemento en aquellos casos en que nuestro organismo pueda estar oxidando más de la cuenta por ejemplo con un exceso de deporte.

Pero una de las propiedades del regaliz es que puede disminuir el calor y evitar la deshidratación

De esta manera el regaliz es un buen aliado para bajar la temperatura corporal y se convierte en un alimento necesario para evitar golpes de calor y agotamiento por el mismo.

Una manera de notar esta propiedad es añadiendo un trozo de esta raíz en la cocción de tu infusión preferida. Puedes dejarla enfriar, añadir un hielo y degustarla tranquilamente. Tu infusión tomará un sabor dulce a la vez que te refrescará.

Existen también multitud de recetas saladas en las que el polvo de regaliz da su toque personal, por ejemplo, salsas, carnes o pescados (salmón con regaliz), ¡hay muchas combinaciones posibles! Eso sí, recuerda que el regaliz tiene un sabor muy intenso y duradero, por lo que es recomendable usar poco para no enmascarar los sabores de los otros alimentos.

Cabe decir que, aunque tiene estas propiedades, hay que consumirlo con moderación y más si se hace por algún motivo de salud, por lo que es aconsejable informarse antes de qué cantidad tomar para notar sus beneficios y no sus contraindicaciones, como por ejemplo en el caso de las embarazadas, cuyo consumo no está recomendado.

¡Disfruta mucho del verano!

 

¿Por qué son importantes las frutas en verano?

Las frutas son un grupo de alimentos importante a lo largo del año y son un gran aliado cuando empieza la temporada de calor. Además de su sabor dulce, tienen otras muchas propiedades muy interesantes que vamos a revelar a continuación, ¡toma nota y hazte con ellas!

Las frutas son los frutos comestibles de plantas que suelen consumirse en estado fresco. Este grupo de alimentos se caracteriza por aportar muchas vitaminas, hidratos de carbono, fibras y minerales.

La naturaleza es sabia, de ahí que las frutas y verduras de temporada contienen nutrientes que son necesarios en este momento del año debido a las condiciones meteorológicas en las que nos encontramos. Por esto, las frutas de verano suelen ser refrescantes, con alto aporte en agua y ricas en antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias que retardan o previenen la oxidación de las células y se suelen consumir para evitar o retrasar el envejecimiento.

Vamos a ver algunas de estas frutas típicas de verano y su composición.

  • Melón: es una fruta en la que el 80% de su composición es agua. Es una de las frutas más ricas en potasio, lo que lo convierte en una fruta diurética.
  • Sandía: fruta veraniega con alto contenido en agua. Es una fruta muy hidratante y son fuente moderada de licopeno, una sustancia que tiene propiedades antioxidantes.
  • Piña: es una fruta con alto contenido en agua, poco calórica y rica en bromelina que ayuda a digerir y además contiene potasio, vitamina C y magnesio.
  • Nísperos: este fruto rico en agua, fructosa y glucosa tiene un particular sabor dulce. No aporta grandes cantidades de vitaminas, pero sí de fibra y aporta magnesio y calcio entre otros y potasio que es el mineral que ayuda a transmitir y generar el impulso nervioso y mantiene el equilibrio de agua.
  • Albaricoques: contienen mucha agua, fibra y provitamina A, que tiene acción antioxidante. Son ricos en potasio, también.
  • Melocotones: son una fruta que aporta una buena cantidad de fibra y contiene potasio, algo de magnesio y yodo.

Casi todas las frutas de verano tienen dos características comunes: son ricas en agua y contienen alguna sustancia antioxidante. Y es que, en verano, la necesidad de hidratarse y protegerse de los efectos oxidantes del sol es muy elevada. Por esta razón, hemos de incrementar el consumo de alimentos que nos aporten tanto agua como antioxidantes.

Una manera de hacerlo es aumentando el consumo de frutas durante la época estival, pero también puedes refrescarte mientras tomas una infusión Antiox de Susarón, que contiene té verde y cúrcuma, ambos conocidos por sus propiedades antioxidantes. Así puedes protegerte de los efectos oxidantes del sol, y mantener una piel joven.

¿Y qué te parece si preparas un super batido refrescante de fruta? Puedes utilizar por ejemplo unos trocitos de piña, un par de hielos y un poco de infusión Antiox. Los trituras todos juntos y… ¡listo para tomar! Refrescante y cargado de antioxidantes, ¡la fórmula ideal para el verano!

Ya sabes, cuando empieza a apretar el calor, hay que cuidar la hidratación y los antioxidantes…¡para disfrutar de los días de sol al máximo!

 

 

 

Enfría tu infusión con estos trucos

¡Qué bien sienta una bebida fresquita en esta época del año! Cuando más deshidratados nos encontramos más fácil es que nos apetezcan cosas hidratantes y fresquitas. ¡Y si encima son con sabor, mejor! Vamos a ver cómo enfriar tu infusión preferida para poder disfrutarla en cualquier momento del año.

Cuando el calor aprieta, nuestra mejor manera de refrescarnos es dándonos un buen chapuzón y/o hidratándonos con bebidas fresquitas. ¿Qué hacemos cuando queremos tomar una de nuestras bebidas favoritas y está caliente? Podemos buscar la manera de enfriarla para disfrutarla sin problemas.

Es el caso de las infusiones. ¡Son aptas para invierno y para verano también! ¿Cómo podemos hacer para enfriar nuestra infusión y poder disfrutarla? Veamos algunos trucos:

  • Infusionar en frío:

Sí, puedes infusionarla en frío. Coge 2 bolsitas de tu infusión preferida, ponlas en la misma cantidad de agua que sueles usar, y mete el recipiente (a poder ser tapado) en la nevera durante toda la noche. Al día siguiente puedes disfrutar de esta infusión, ¡casi helada! Para esto hay que ser previsor y hacerlo con antelación. Puedes infusionarlo por ejemplo en caliente y meterlo en una botella de cristal y reservarlo en la nevera para ir tomándote cada día un vasito, durante unos días. ¡Y bien fresquita!

  • Congelar:

Bueno, bien, bien no se trata de congelarla. Se trata de poner tu infusión en un recipiente de cristal que puedas cerrar bien (una botella, un bote…). Una vez ahí, coge papel de cocina o servilletas de papel. Envuelve con ellas (bastarán 2 o 3 hojas) el recipiente y mójalas con agua hasta que queden empapadas. Ahora mete este recipiente envuelto en el congelador… ¡Y en media hora podrás disfrutar de tu infusión bien fresquita!

  • Usar espray de soplado:

Este invento es para emergencias. Si dispones de un espray de soplado de los que se usan para limpiar objetivos de cámaras de fotos o teclados de ordenador…puede usarlo para enfriar tu bebida. Para ello, pon el bote de espray boca abajo y rocía con él la botella o vaso (tapados ambos). El hecho de poner el bote boca abajo es para que salga precisamente el gas propelente que se encuentra a una temperatura inferior a 0ºC. Verás que en menos de 2 minutos puedes dejar tu infusión helada.

  • Si te la llevas:

Si te quieres llevar tu infusión a la playa, montaña, a un picnic, de excursión… hay que mantener la infusión fría, porque no se va a tomar al momento. Para ello es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  • Llevar la infusión fría.

Hay que llevar la infusión previamente fría ya que, sino cualquier técnica para mantener la temperatura puede transformarse en una técnica de enfriado, y una vez hecho esto, no se mantendrá la temperatura. Así que es mejor llevar previamente la infusión fría.

  • Enfriar el lugar donde la vas a poner.

Para evitar que haya transferencia del frío de la infusión a el material que la rodee, es importante que enfriemos cualquier cosa que vaya a estar en contacto con la infusión. Por ejemplo, si vas a llevar tu infusión Detox de Susarón en una mochila para hacer una excursión, sería interesante que primero enfriaras la mochila (poniendo una bolsa de hielo dentro por ejemplo) y así la infusión mantiene su temperatura. Puedes envolver tu infusión con un trapo frío también, para garantizar aún una mejor conservación.

  • Llevar una nevera.

La clásica nevera rígida azul y blanca o bien las nuevas neveras de tela que pueden aguantar el frío. Para cualquiera de las dos opciones, lo interesante es mantener frío el interior. Puedes hacerlo llenándolo de hielo agua y sal en el caso de la nevera rígida, pero hay que tener en cuenta que su transporte resultará pesado. En el caso de la nevera de tela, puedes colocar hielos de plástico (el clásico bloque de hielo tipo cantimplora) que además de mantener frío el interior, te asegura que no vayas a ir haciendo un reguerito de agua por todo el camino que hagas con ella.

Así que ya sabes, este verano ¡tus infusiones van contigo bien fresquitas!

5 ideas de ensaladas completas

Las ensaladas son un plato saludable que suele consumirse como primer plato en la mayoría de los menús que solemos escoger. Pero además de saludable, la ensalada admite muchos complementos que pueden hacer que se convierta en un plato único, completo y fresquito. ¿Vamos a ver cómo hacer ensaladas completas?

Con el verano saludándonos todas las mañanas, cada vez se hace más difícil entrar a la cocina a hacer la comida. No sólo por el calor: el verano nos invita a comer platos más ligeros y de fácil preparación. Y aquí entran en juego las deliciosas ensaladas. Pero no todo vale. Una sola ensalada para comer o cenar no es un plato equilibrado, a no ser que añadamos alimentos que nos aporten los nutrientes que la convierten en una comida completa.

Los nutrientes que debe aportarnos una ensalada para que sea un plato completo son:

  • Vitaminas y minerales: los encontramos principalmente en frutas, verduras y hortalizas, que serán la base de nuestras ensaladas.
  • Hidratos de carbono: los encontramos en alimentos como la pasta, el arroz, las legumbres…alimentos fáciles de añadir.
  • Proteínas: pollo, pescados, huevo, soja, legumbres (garbanzos), quinua… ¿a que alguna vez has combinado estos ingredientes en una de tus ensaladas favoritas?
  • Grasas: podemos encontrar grasas saludables en el aguacate y sobre todo en el aceite de oliva virgen extra.

Aquí te presentamos 5 recetas fáciles de ensaladas completas que contienen todos estos nutrientes que comentábamos anteriormente. ¡Comer saludable es fácil!

Ensalada de pasta, gambitas y aguacate

150g de pasta hervida

½ aguacate

6-8 gambitas congeladas, salteadas con sal y ajo.

1 lata de atún al natural

3 palitos de cangrejo troceaditos

2 cucharadas soperas de maíz dulce

Para hacer la ensalada, basta con mezclar estos ingredientes. Puedes aliñarla con aceite y vinagre o una salsa rosa ligera. Aquí te dejamos también la receta:

Salsa: 3 cucharadas de queso batido 0%, 4 cucharadas de kétchup zero, zumo de medio limón y zumo de media naranja. Mezclar y añadir al gusto.

Ensalada de garbanzos

½ bote de garbanzos cocidos y lavados previamente

Perejil picado al gusto

¼ de pimiento rojo

75g de tomates cherry

4 aceitunas negras

80g de queso feta desmenuzado

1 cebollita pequeña (chalota)

Mezcla los ingredientes anteriores para obtener una ensalada completa y muy sabrosa.

Y puedes aliñarla con aceite de oliva virgen extra y vinagre al gusto, o añadir además un poco de ajo picado, comino, un poco de limón y una cucharada de yogur natural, mezclar y regar la ensalada con ello.

Ensalada tropical de arroz

150g de arroz cocido

2 rodajas de piña en su jugo escurrida y troceadita

1 lata de atún al natural escurrido

1 huevo duro

50g de jamón york o pavo

1 cucharada sopera de maíz

Y más fácil no puede ser. Una vez mezclados estos ingredientes puedes aliñarla de manera tradicional con salsa rosa ligera como hemos explicado en la primera receta, o bien mayonesa o aceite y vinagre… ¡con la salsa que más te guste!

Ensalada de quinua

150g de quinua hervida

30g de guisantes cocidos

Un puñadito de pasas

1 zanahoria cruda rallada

1 tomate cortadito a dados

Un puñadito de anacardos

Albahaca y sal al gusto.

Para aliñar: aceite, vinagre de manzana y semillas de sésamo crudas. Bien mezclado, riega un poco tu ensalada de quinua y ¡disfruta este completo plato!

Ensalada de cuscús con pollo al curry

150g de cuscús cocido

1 pechuga de pollo al curry

¼ de pimiento rojo troceadito

½ cebolla troceada

1 tomate cortado a dados

Hojas de lechuga y endivias lavadas

1 puñado de pasas

En un cuenco, mézclalo junto con una vinagreta suave para que no se pierda el sabor del curry del pollo, ¡y a disfrutar de esta ensalada completa!

Y para redondear tu menú saludable, acompaña tus ensaladas con una infusión fresquita Antiox, elaborada con plantas naturales reconocidas tradicionalmente por ayudar a reducir los síntomas de envejecimiento en el organismo de manera natural. ¡Este verano, cuidarse desde dentro será muy fácil!

Dieta en verano: encuentra la mejor infusión para lograr tu objetivo

Este verano estás logrando tu propósito. Aprender a alimentarse de manera equilibrada es todo un reto, difícil en estas fechas en las que las que el buen tiempo invita a escaparnos, a sentarnos en las terrazas… Pero aún y así, estás logrando tu propósito. Si quieres una ayuda extra, ¡toma nota de lo que te vamos a contar!

Hacer dieta en verano puede resultar difícil, pero si tienes claro tu propósito y lo que te motivó a hacerlo, no tiene por qué resultar complicado. Es cierto que con el buen tiempo cuesta más seguir las pautas de una dieta equilibrada y variada, dado que el sol invita a salir más y a comer fuera. Pero si conocemos bien estas pautas nutricionales, el verano no tiene por qué ser un alto en nuestro objetivo de seguir una dieta.

Recuerda repartir a lo largo del día tus comidas, e intenta no saltarte ninguna para no llegar con excesiva hambre a la comida siguiente.

Elige bien tus snacks de media mañana o media tarde: prioriza frutas, frutos secos, algún bocadillo pequeño o lácteos como los quesos o yogures, por delante de otros snacks no tan aconsejables como dulces o bollería. Apunta este truco: para evitar caer en tentaciones, ¿qué tal si te llevas tu snack saludable siempre encima para cuando te pique el gusanillo?

A la hora de la comida, si no llevas tupper o has quedado con tus compañeros o amigos para comer, ¡no será difícil seguir una buena alimentación si sabes escoger los alimentos que deben componer tu plato!

Cuando llegue el momento de escoger, ten en cuenta las pautas del plato saludable, para que tu menú sea equilibrado. Si recuerdas estas divisiones, no tendrás problema en salir a comer fuera, porque será muy fácil construir tu propio plato saludable.

  • Llena la mitad del plato con verduras. Puede ser ensalada, tomates, verduras cocidas, ¡la que prefieras!
  • Uno de los cuartos que restan, llénalo de cereales o legumbres, alimentos que aporten hidratos de carbono. Puede ser pasta, arroz, garbanzos… Las patatas también son un alimento que añadir a este cuarto de plato.
  • El cuarto restante, complétalo con un alimento proteico saludable. Puede ser de origen animal o vegetal, ¡no lo olvides! Pollo, pescado, huevos o tofu son algunas opciones para este último cuarto de plato.

¡Y acompaña siempre tus comidas con agua y una fruta!

En estos días veraniegos, más largos y soleados, es probable que salgáis a tomar algo los amigos o familia. ¡No te preocupes! Procura evitar comer en exceso alimentos fritos o con mucha salsa. Puedes pedir alguna tapa un poco más ligera como por ejemplo pimientos del piquillo rellenos, banderillas…

Y si tienes invitados en casa, sorpréndelos con unas chips de verduras caseras muy saludables que les dejarán pasmados. Además de saludables son muy fáciles de hacer, sabrosas y ¡coloridas!

De cena puedes preparar unas deliciosas ensaladas originales que además se agradecen tan fresquitas en esta época tan calurosa como es el verano. ¿Qué te parece? No es tan difícil comer de manera saludable sin que se resienta nuestra dieta, ¿verdad?

Para lograr tu objetivo de manera más fácil y rápida, incorpora a tus nuevas rutinas saludables una taza con infusión fría Quemagrasa con cola de caballo y té verde con sabor a fresa, que gracias a sus propiedades naturales reconocidas tradicionalmente pueden ser una ayuda para controlar tu peso.

Que el verano no te frene en tu objetivo: sigue cuidándote y ¡disfruta de esta estación de calor y alegría!

 

5 consejos para proteger la piel en verano

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y su función es actuar como barrera protectora entre nuestro organismo y el medio exterior. Para que esta función actúe correctamente, requiere de aportes nutricionales adecuados como cualquier otro órgano de nuestro cuerpo.

Llega el verano, la estación del año en la que nos vemos obligados a exponer nuestra piel al magnífico sol que nos acompaña, al salitre del agua del mar, de golpe un poco de viento, ahora calor… Todos estos factores afectan a la salud de nuestra piel. Pero si queremos cuidarla, además de cremas y otros productos, la alimentación saludable es la mejor opción.

¿Qué debes hacer para proteger tu piel?

La piel se renueva cada 28 días aproximadamente. Esta tiene su propio ciclo de renovación: se regenera continuamente en la capa más profunda de tu piel y viaja hacia la superficie para reemplazar a las células viejas. Este proceso puede verse alterado y retrasarse por efectos como una mala alimentación, exposiciones al sol sin protección o por descansar mal.

Por esto, para que el proceso de renovación de tu piel se desarrolle correctamente, es necesario ingerir correctamente una cantidad de vitaminas y minerales. Esto se consigue llevando a cabo una dieta variada y equilibrada. Para ello se puede empezar por evitar los alimentos refinados, procesados y apuesta por los alimentos de temporada.

Algunos estudios demuestran que hay una relación muy directa ente la renovación de la piel y los alimentos que tienen un bajo índice glucémico, es decir, aquellos que te elevan el nivel de azúcar en sangre (glucosa) más lentamente, como: legumbres, cereales integrales y verduras.

Como ya sabes lo ideal es llevar unos hábitos de vida saludables, es decir, que también debes incluir actividad física, tener un descanso adecuado y evitar tanto el alcohol como el tabaco, ya que todo este conjunto son los mejores cómplices para ti y tu piel.

Mucha gente acude al nutricionista-dietista para tratar problemas de alimentación, pero nunca se acuerdan de la piel ¿Y tú te acuerdas? Para tratar de paliar este olvido y para que pienses desde ya en tu piel, te presentamos 5 consejos que puedes incorporar en tu día cotidiano para conseguir una piel de 10 este verano.

  • Come verduras de hoja verde: Las verduras están repletas de vitaminas, minerales y antioxidantes que protegen las células de tu piel y estimulan su crecimiento. Estas no permitirán que tu piel se arrugue o se dañe con el sol.
  • Incorpora cúrcuma a tus platos: Es eficaz contra el tratamiento del acné combatiendo las espinillas y proporcionándote un brillo juvenil a la piel.
  • Añade zanahoria a todas tus comidas: Contienen Vitamina C, lo que ayuda a tu piel a producir colágeno, proteína que ayuda a prevenir las arrugas y ralentiza el proceso de envejecimiento.
  • Bebe Té verde: El té verde de Susarón contiene polifenoles que tienen una acción antioxidante, lo que hará que tu piel esté más joven y saludable.
  • Hidrátate: La hidratación empieza aquí, bebiendo agua. Mantenerte hidratada hace que las arrugas sean más difíciles de formar. Una manera de tomar agua es con la ayuda de zumos, tes e infusiones. Una buena forma de hidratarte y cuidar tu piel es tomando la infusión ANTIOX de SUSARON.

Con estos 5 alimentos lucirás la mejor versión de ti misma con una piel envidiable y sobre todo saludable. A parte de incluir estos alimentos, no olvides la crema protectora solar para verano Y recuerda… debes cuidar tu interior para sacarle mejor partido a tu exterior. ¡Esperamos que te haya gustado y puedas aplicarlo en tu día a día!

El té negro, un estímulo para tus mañanas

El té negro es el té más popular en Europa y en Norteamérica. Una infusión con mucho sabor y un aroma único a la que popularmente se le atribuyen diferentes propiedades. ¿Quieres saber más? ¡Toma nota!

El té negro y sus características

Originario de los bosques de la India y del este de China, el té negro se prepara a partir de hojas secas y oxidadas de la planta del té (Camellia sinesis). El proceso de secado y de oxidación al que se someten estas hojas, le otorgan al té un aroma muy característico y un sabor intenso, así como un color pardo-rojizo tendiendo a negro. De hecho, ¿sabías que en Asia se le conoce como té rojo?

El té negro y sus orígenes

¿Conoces sus orígenes? A finales del siglo XVII desde China se enviaban cargamentos de té verde a Inglaterra por alta mar. Para completar este viaje, el cargamento debía navegar durante meses. En uno de esos viajes, debido al fuerte calor y a la humedad, el té verde almacenado en las bodegas del barco terminó por fermentarse, dando lugar a lo que hoy en día conocemos como té negro. Curioso, ¿verdad? Fue entonces cuando los comerciales se dieron cuenta de que cuando el té verde se oxidaba adoptaba un sabor diferente, pero muy agradable. Además, como esta nueva variedad tardaba más tiempo en estropearse, se podía almacenar durante más meses, por lo que se convirtió en el té más fácil y práctico de comercializar. ¡Fue toda una casualidad!

El té negro y sus usos más comunes

Las hojas de té negro contienen cafeína, polifenoles, flavonoides, taninos, y diferentes minerales. ¿Sabías que originariamente el té se vendía en las farmacias? A este producto se le han atribuido múltiples beneficios. ¡Sigue leyendo para conocer los más destacados!

  • Estimulante de buena mañana

A diferencia de las otras variedades de té, el té negro destaca por contener una cantidad más grande de cafeína, presentando casi el doble que el té verde. La cafeína es una sustancia estimulante, genial para aquellas mañanas en las que necesitas una ayudita extra para despertarte y acabar de activarte. ¡El té negro es una buena alternativa al café de la mañana! Y si es demasiado fuerte para ti, siempre puedes contar la deliciosa infusión Antiox con té verde y su agradable aroma de piña.

  • Diurético

Tradicionalmente se ha relacionado al té con posibles efectos diuréticos, por lo que puede facilitar la retención y el exceso de líquidos. Además, como se preparan con agua, son una ayuda extra para mantenerte bien hidratado.

  • Antioxidante

Durante el proceso de oxidación de las hojas de té negro se liberan unas sustancias denominadas flavonoides, unos antioxidantes naturales. La importancia de los antioxidantes en nuestro día a día hace que seguir una alimentación variada y equilibrada combinada con deliciosas tazas de té negro, pueda contribuir a proteger tus células frente a la oxidación y al envejecimiento.

¡Estimula tus mañanas con una deliciosa taza de té negro!

¿Cómo aprovechar el microondas al máximo?

Normalmente usamos el microondas para recalentar aquellos alimentos que ya hemos preparado previamente, pero ¿sabías que tiene muchos más usos? En Susarón te contamos ideas geniales para aprovechar tu microondas al máximo. ¡Toma nota!

¿Qué es un microondas?

El microondas, también conocido como horno de microondas, es un electrodoméstico que se utiliza principalmente para calentar alimentos y funciona a través de ondas electromagnéticas de alta frecuencia.

¿Cuál es el origen del microondas?

Como otros muchos inventos, el microondas fue descubierto por azar. En 1945 el doctor Percy Spencer, un prestigioso ingeniero, realizaba una investigación para mejorar el funcionamiento del radar de su empresa, cuando, un buen día, se dio cuenta de que la tableta de chocolate que llevaba en el bolsillo se había derretido. Como para su trabajo empleaba unas máquinas que transforman la energía eléctrica en unas microondas electromagnéticas, se le ocurrió que su tableta de chocolate podría haberse derretido a causa de estas ondas, así que, para comprobarlo, colocó un recipiente con palomitas cerca del aparato y, tal y como sospechaba, las palomitas terminaron por cocinarse. A partir de esta pequeña hazaña, se inició el diseño del primer microondas. ¡Qué gran descubrimiento!

5 maneras curiosas de usar el microondas

El microondas se ha convertido en un elemento imprescindible en la mayoría de los hogares. Si quieres conocer más usos de este increíble instrumento, ¡sigue leyendo!

       1. Cortar una cebolla sin llorar

¿Cuántas veces te han saltado las lágrimas por estar troceando una cebolla? ¡El microondas puede ser un alivio! Si cortas los extremos de esta verdura y la colocas en él durante, más o menos, 30 segundos a máxima potencia, cuando la vayas a cortar para cocinarla, tus ojos se mantendrán secos. ¡Pruébalo en casa!

       2. Sacar el máximo partido a tus infusiones

El microondas también lo puedes utilizar para calentar el agua de tus infusiones directamente en la taza. De este modo podrás tener lista una infusión en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué te parece empezar el día con una deliciosa infusión Antiox con té verde? ¡Su aroma de piña le da un toque irresistible!

      3. Secar hierbas aromáticas

Qué buen sabor dan a los platos las hierbas aromáticas, ¿verdad? Tradicionalmente, para secar estas plantas, se las dejaba durante unos días al aire, aunque ahora existen otras técnicas. ¿Te gustaría preparar tus propias hierbas aromáticas? Si es así, el microondas puede ser un buen aliado. Tan sólo necesitas lavar las hojas que elijas con agua, colocarlas separadas en una servilleta de papel y calentarlas unos 30 segundos en el microondas. ¡Listas para dar sabor a tus recetas y disfrutar de una alimentación saludable!

       4. Cocinar en papillote con menos aceite

Cada vez son más las tiendas de productos y materiales para la cocina que incorporan en sus lineales los estuches de vapor de silicona. ¿Los conoces? Este gran invento te permite cocinar alimentos en el microondas y en su propio jugo, lo que resulta más sano, si hay que reducir el consumo de grasas en una dieta. Sencillamente necesitas colocar los alimentos troceados a tu gusto, cerrar bien el utensilio y ¡al microondas!

       5. Fundir chocolate para tus postres

Tal y cómo fue su descubrimiento, es de suponer que el microondas también puede servirte para derretir el chocolate fondant de tus pasteles. Desmenúzalo, ponlo en un recipiente apto para microondas y caliéntalo durante 30 segundos a baja temperatura. Remuévelo bien y repite el proceso, pero, esta vez, en la mitad de tiempo. ¡Qué buena olor!

¡Sácale todo el partido a tu microondas con estas fantásticas ideas!

7 formas de cocinar con tomate

El tomate es una hortaliza muy versátil en la cocina, a la vez que saludable. ¿Quieres conocer algunas técnicas de usar el tomate en la cocina? Desde Susarón, te enseñamos 7 formas distintas de cocinar con tomate. ¡Toma buena nota!

       1. Tomate en un plato refrescante

Hay algunos platos con tomate que son realmente refrescantes y están cargaditos de vitaminas. Seguro que has comido alguna vez un buen gazpacho casero. Al ser un plato que no requiere de cocción alguna, puesto que únicamente se tritura, mantiene la mayoría de sus vitaminas intactas y podemos disfrutar de ellas. Además, admite infinidad de variaciones: con cebolla, con más o menos aceite, con o sin pimiento… Es un primer plato ideal para los meses más calurosos del año, al igual que las infusiones con hielo pueden ser unas bebidas muy refrescantes. En verano, ¡hidrátate con infusiones!

      2. Tomate en una ensalada

Las ensaladas admiten muchísimas combinaciones y ¡el tomate puede ser el gran protagonista! Crea la ensalada que más te guste: con anchoas, queso mozzarella, huevo duro, atún… ¿Sabes que existen aceites aromatizados y sales con hierbas que le pueden acabar de dar ese toque perfecto que buscas? Dale un giro a tu alimentación, por ejemplo, con ensaladas originales para una cena ligera.

       3. Tomate en un tartar

El tartar es una receta que suele prepararse a base de carne o pescado crudo, pero ¿sabías que también puedes hacer un tartar vegetal a base de tomate? Pela el tomate, quítale las semillas y aderézalo con un rico aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal, salsa inglesa, alcaparras y un chorrito de zumo de limón. Conseguirás un entrante delicioso y saludable. ¡Sorprenderá a tus invitados más exigentes!

       4. Tomate en una salsa

La salsa de tomate es, sin duda, la forma más clásica de cocinar el tomate. La puedes mezclar con tomillo, orégano, albahaca o la hierba aromática que prefieras, para darle un sabor delicioso a tus elaboraciones de pasta o arroz. ¿Has probado esta magnífica salsa junto a tus guisos de carne? Acompaña este plato con pan y podrás mojarlo en la salsa hasta dejar el plato limpio. Y, para terminar, ¡qué mejor que la infusión Quemagrasa con cola de caballo y té verde!

      5. Tomate para rellenar

El tomate es una hortaliza muy versátil. ¡Hasta puedes hacerle un agujero y rellenarlo! Vacíalo con cuidado y añádele un picadillo de lo que más te guste: huevo duro, atún, lechuga, carne picada condimentada, menestra de verduras, ensaladilla rusa… ¡Cuántas opciones! Además de conseguir una receta riquísima, obtendrás una bonita presentación. ¿Te animas a probar?

       6. Tomate en una tarta

Pocas veces se incluye al tomate dentro de una tarta, ¿verdad? El caso es que existe una tarta salada en la encaja muy bien y se la conoce con el nombre de quiche. Por ejemplo, puedes incorporar unas rodajas finitas de tomate por encima justo antes de meterla en el horno y tendrás una tarta buenísima con un cierto toque decorativo muy original.

       7. Tomate para secar

¿Has saboreado un tomate seco? Prepáralo cortándolo por la mitad y aliñándolo con una mezcla a base de aceite de oliva, sal, azúcar, pimienta negra y romero. Luego cuécelo en el horno a 160ºC hasta que se seque. Si tratas con tomates muy pequeños necesitarás unos 45 minutos, pero con tamaños más grandes, tendrás que esperar un poquitín más. Sin embargo, lo mejor es dejarlos secar al sol, como se hacía antiguamente. ¡Es una delicia!

El tomate está delicioso en cualquier receta. ¡Disfruta de su increíble sabor!

¿Té caliente o té frío?

El té es una de las bebidas más consumidas del mundo, una bebida muy versátil para tomar a cualquier hora del día y que combina genial con diferentes opciones. ¿Sabías que el té puedes tomarlo tanto caliente como frío? ¡No te lo pierdas!

Té frío, un refresco más equilibrado

Con la llegada del buen tiempo, las necesidades de agua aumentan y apetece refrescarse y combatir el calor con alguna bebida saludable, fresquita y sabrosa. Para muchas personas el té frío es una opción ideal para hidratarse durante los meses de verano, una alternativa sana a las bebidas o refrescos azucarados. El té tiene un bajo valor energético, contiene cafeína, antioxidantes y diferentes minerales. Además, posee un sabor y un aroma excepcionales, como la infusión Detox con un agradable sabor a frutos rojos. Por cierto, ¿se preparan igual el té frío y el té caliente? ¿Tú que opinas? Pues para preparar un buen té frío y poder disfrutar al máximo de todas sus propiedades es importante que tengas algunas cosas en cuenta:

       1. Utiliza agua caliente

Para elaborar un té frío es aconsejable que uses siempre agua caliente (más de 80ºC).

       2. Introduce la bolsita para infusionar

Cuando el agua ya esté caliente, coloca la bolsita de infusión y déjala reposar durante el tiempo especificado en el envase.

       3. Retira la bolsita

Para asegurarte que tu té no se infusiona en exceso es recomendable retirar la bolsita del agua una vez transcurrido el tiempo de infusión.

       4. Añade unos cuantos hielos

Ahora que tu infusión está lista ya puedes introducir los hielos para enfriarla.

Como puedes ver, la temperatura del agua es clave para aprovechar al máximo tu té. Pero ¿por qué? Cuando ponemos la bolsita para infusionar en agua caliente, las hojas secas de té se hidratan y gracias a la elevada temperatura todos sus componentes pueden extraerse. Si, por lo contrario, preparas tu té partiendo de agua fría, por mucho que las hojas se hidraten, todos sus componentes y virtudes no van a pasar al agua. Así que, recuerda, si este verano quieres lanzarte a la piscina y refrescarte con un té frío, prepáralo primero como si de un té caliente se tratara y una vez transcurrido el tiempo de infusión añádele los hielos.

Té caliente también en verano

El consumo de té caliente es perfecto para hacer frente a los fríos días de invierno y entrar en calor, pero ¿sabías que en algunos países también lo toman caliente en verano? En Marruecos, por ejemplo, donde el consumo del té forma parte de la cultura tradicional del país, el té se toma caliente incluso en los meses calurosos de agosto. Y es que, se ha visto que cuando se toma la bebida fría, el organismo empieza a funcionar para que el líquido ingerido se aclimate a la temperatura corporal. Para poderlo conseguir necesita gastar energía. En otras palabras, necesita producir calor. Mientras que cuando toman el té caliente, al encontrarse más o menos a la misma temperatura que el cuerpo, este no tiene que hacer ningún trabajo extra ni producir calor.

¡Hay miles de combinaciones! Aprovecha este verano y atrévete a probarlas todas frías o calientes, ¡como más te guste!