oficina_775x225.jpg

Pausas activas para tu bienestar

¿Nuestro objetivo? Conseguir el bienestar en tu vida laboral. En el artículo de febrero, recomendamos hacer pausas activas para poder ser más eficiente y recuperar energías en el trabajo, pero, ¿sabes qué son las pausas activas y cuáles son sus beneficios? ¿Qué ejercicios puedes hacer? Queremos darte más detalles sobre este gran aliado para afrontar tu jornada laboral. ¡Vamos a hacer todo lo posible para que al acabar el día te sientas mejor y con más energía!

¿Qué son?

Las pausas activas son ejercicios o actividades físicas de corta duración que ayudan a aliviar la fatiga tanto muscular como mental. Durante tu jornada diaria busca un momento para hacer un descanso. ¡Recupera tu energía; despeja tu mente; relájate y aleja el estrés! Además, hacer un poco más de ejercicio favorecerá la circulación y mejorará tu postura. Después de realizar las pausas activas podrás tener mayor capacidad de concentración y retomar tus tareas con una actitud más positiva.

Pausas activas ¿Para qué?

Si sientes alguna dolencia en los músculos o molestias en articulaciones, es probable que uno de los motivos sea una larga jornada de trabajo y todo lo que ello conlleva. Durante todo el día, optas una misma postura durante mucho tiempo; estás de pie o sentado de forma prolongada; haces demasiado esfuerzo físico o muchos movimientos repetitivos. Debes empezar a prevenir las consecuencias y, para ello, es importante que practiques pausas activas y que, además, sigas una alimentación e hidratación adecuada para estar al cien por cien en tu día a día. Si necesitas un aporte de energía adicional, ten siempre a mano SUSARÓN Instanté Energy. Está elaborado a partir de plantas que son fuentes naturales de cafeína lo que la hacen una bebida estimulante con sabor cola.

¡Ponte en marcha!

Todos los ejercicios deben hacerse de forma suave y tu respiración debe ser la correcta: inhalar por la nariz y exhalar por la boca. Para realizar todos los movimientos, deberás tener la espalda recta, los pies un poco separados y las rodillas ligeramente flexionadas. Encontrarás multitud de tablas de ejercicios para adaptar a tu pausa activa y también puedes acudir a un experto para que elabore una rutina que se ajuste a tus necesidades y dolencias. Principalmente trabajarás el correcto movimiento del cuello y las articulaciones; la correcta posición de la espalda; los hombros y el tronco inferior del cuerpo.

No olvides que el ejercicio físico juega un papel fundamental en tu salud y que puedes adaptarlo a cualquier ámbito de tu rutina. Con las pausas activas empezarás a notar las mejorías de practicar ejercicio físico también en el trabajo. ¡Nota como empieza a fluir tu energía, positivismo y bienestar!