alcaravea_775x225.jpg

Alcaravea, la semilla digestiva

La alcaravea (Carum carvi) es una planta de la misma familia que el comino. Sus semillas han sido utilizadas desde la antigüedad por sus propiedades beneficiosas para la salud. En concreto, la alcaravea ha destacado por sus virtudes para ayudar a unas digestiones fáciles y ligeras. Te contamos los efectos de la alcaravea y cómo tomarla para aprovechar todos sus beneficios.

Semillas de alcaravea, remedio tradicional
La alcaravea, y en particular sus semillas, forma parte de los ingredientes usados por la medicina tradicional de muchos países. Desde el Ayurveda, el sistema terapéutico tradicional de la India, pasando por la antigua medicina árabe; de la farmacopea natural de Norte América, Rusia  y Europa del norte hasta la zona del Mediterráneo; ¡la alcaravea ha sido la planta digestiva por excelencia!

Propiedades de la alcaravea
Las semillas de alcaravea se han utilizado tradicionalmente con el propósito de mejorar la digestión y aliviar las molestias estomacales. Se les atribuyen las siguientes propiedades relacionadas con el bienestar digestivo:
–    Mejora las digestiones pesadas, por lo que puede ayudar a personas que sufran este problema, o bien usarla cuando tengamos una celebración con comida abundante.
–    Antiespasmódica, es decir, relaja los músculos de la zona para evitar los calambres y dolores.
–    Efecto carminativo, es decir, ayuda a expulsar los gases en caso de flatulencia.
–    Evita la formación de gases, por lo que resulta de ayuda si tenemos la sensación de vientre hinchado después de las comidas.
–    Mejora la asimilación de otras hierbas digestivas, por lo que es un ingrediente interesante para mezclar en tisanas con otras plantas.

La alcaravea y la flora digestiva
Algunas investigaciones recientes señalan que los principios activos de las semillas de alcaravea tienen también relación con la flora de nuestro sistema digestivo, es decir, los microorganismos que viven en él. Parece que la alcaravea puede evitar la proliferación de flora intestinal perjudicial, pero respeta los microorganismos beneficiosos para nuestro cuerpo. En otro estudio se ha visto un efecto antibacteriano del extracto de alcaravea frente a la bacteria Helicobacter pylori. La presencia anormal de esta bacteria en nuestro estómago predispone al desarrollo de gastritis y úlceras estomacales, que generan sensación de ardor y malestar.

Infusiones digestivas con alcaravea
Si quieres beneficiarte de las propiedades de la alcaravea, una forma fácil y agradable de hacerlo es con tisanas e infusiones. Después de las comidas, una infusión digestiva es tu ayuda natural para sentirte bien y evitar las molestias más comunes. Digesana de SUSARÓN combina las semillas de alcaravea con otras plantas con reconocido efecto digestivo, como la manzanilla, el hinojo, la menta piperita y el sen.

¿Cómo y cuándo tomar infusiones con alcaravea?
Se recomienda tomar las infusiones con alcaravea y tisanas digestivas después de las comidas principales, como el almuerzo y la cena. De esta manera aprovecharás al máximo sus cualidades para unas digestiones tranquilas y fáciles.