Posts

En otoño, ¡no dejes que el frío te pare!

Infusiones Susaron para evitar ceder ante el frçio

¿Lluvia, días más cortos, bajada de las temperaturas… Ya sabemos que, con la entrada del otoño, cuesta un poco más decidirse a salir de casa y practicar actividad física. Pero esto no tiene que ser impedimento para seguir moviéndote y mantenerte activo. Te damos unas ideas y consejos para que te animes a seguir haciendo deporte en la época otoñal. ¡Vamos allá!

1. La ventaja de la temperatura otoñal

Si algo tiene el otoño, es que viene acompañado de una temperatura ideal para realizar actividad física en el exterior, y es que, dejando atrás el calor sofocante, la temperatura se vuelve más agradable, lo que hace más apetecible salir a correr o montar en bicicleta, ¿verdad?

2. Y si llueve, ¡tampoco hay excusa!

Y es que de la misma manera que el otoño nos brinda con esa temperatura más moderada, también viene acompañado de algunos días lluviosos característicos de esta estación. ¡Pero eso no debe frenarte! Para eso existen las actividades indoor, es decir, a cubierto. En la mayoría de gimnasios disponen de una extensa oferta de actividades dirigidas con las que mantenerte activo se convierte en un acto lúdico. Algunas de las actividades que puedes encontrar son por ejemplo zumba, spinning, yoga, aquagym o si te va el entreno duro, crossfit.

3. Disfruta del paisaje y la naturaleza

El otoño comporta unos cambios no sólo en el clima, también en el panorama que nos ofrecen los árboles, las plantas… Es un buen momento de disfrutar de los colores que adopta la naturaleza para adaptarse a esta estación, por ejemplo, aprovechando para hacer alguna ruta de senderismo por la montaña. Eso sí, hay que asegurarse que va a hacer buen día, de lo contrario, en vez de senderismo, ¡será una carrera de fondo por caminos embarrados!

4. Carreras benéficas, hacer deporte por una buena causa

Dado que el tiempo acompaña como hemos visto en el primer punto, es un buen momento para apuntarse a alguna de las muchas carreras benéficas que se organizan en esta época. No hace falta ser un profesional para inscribirse: es la motivación que vamos a tener para salir a correr un poquito cada día. El día de la carrera no se trata de cruzar la meta en primer lugar, sino de ver hasta donde eres capaz de llegar. Y te servirá para que, en la próxima carrera, mejores tus tiempos.

5. Recupera tu energía

Si hace frío y estás dudando si salir, una bebida calentita te hará entrar en calor. Té energy es una buena opción, ya que, además, está elaborado con ginseng y guaraná, plantas ricas en sustancias energizantes para que vivas el otoño a pleno rendimiento

 

No dejes que el frío te pare, y ¡sácale el máximo provecho al otoño!

Bebidas calientes para entrar en calor

Con la entrada del otoño las temperaturas empiezan a bajar, y tu cuerpo lo nota. Para esos días que, hagas lo que hagas, no consigues entrar en calor, te hemos preparado 5 deliciosas bebidas que, sin duda, te ayudarán a hacer frente al frío y disfrutar en cualquier momento del día ¡Descubre cuál es la tuya!

5 bebidas para entrar en calor este otoño:

  1. Té verde con jengibre: Una infusión de té verde calentita puede ser una idea genial para hacer frente al frío. Las particularidades del té verde lo convierten en una infusión muy versátil que puede combinarse con especias y hierbas aromáticas diferentes como, por ejemplo, el jengibre. El uso de este tallo en tés e infusiones es cada vez más popular, además de por los beneficios sobre la salud que la medicina tradicional le ha otorgado, por el sabor peculiar que aporta. ¿Todavía no has probado Sanacol con té verde, alcachofa, canela y jengibre? ¡Te sorprenderá!
  2. Té Chai Latte: Si lo que te apetece es una opción exótica, especiada y de sabor intenso para entrar en calor, este otoño puedes aprovechar para disfrutar de un delicioso y calentito té especiado con leche, una bebida característica de la India, a base de té negro, especias y hierbas aromáticas, como el jengibre, la canela, el cardamomo, el anís estrellado, etc. Puedes añadir especias a tu té favorito para darle este toque exótico. Pese a que puede tomarse solo, muchas personas optan por incorporarle leche caliente y suavizar así un poco su sabor.¡Con este té entrar en calor será muy fácil!
  3. Chocolate a la taza: Acompañar una tarde otoñal de domingo en el sofá, con la manta, tu película favorita y una buena taza de chocolate es una solución apetecible y deliciosa para hacer frente al frío. A menudo dedicamos este pequeño placer a las buenas cafeterías de nuestra ciudad, pero también puedes preparártelo en casa, simplemente necesitas la tableta de chocolate negro que más te guste y un poquito de leche. Pero atento, para conseguir la textura y el sabor perfectos deberás prestar atención a las proporciones, el doble de chocolate que de leche. Para una taza, con 100g de chocolate negro y 200ml de leche tendrás suficiente ¡verás que no podrás resistirte!
  4. Cappuccino con bebida de soja: Las bebidas vegetales calentitas también pueden ser buenas aliadas. ¿Has probado sustituir algún día la leche de tu cappuccino por bebida de soja? Es perfecta para darle un toque dulce y diferente, entrar en calor a media tarde y recargar la energía gastada durante el día. Recarga tus pilas con este delicioso cappuccino, ¡te sorprenderá su toque dulce!
  5. Caldo casero de verduras: En esta lucha contra el frío, no podíamos olvidar el caldo de verduras recién hecho, la alternativa que nos ha acompañado a todos desde la infancia. Una opción perfecta para acompañar tus comidas o tus cenas e, incluso en taza para acompañar cualquier momento del día.

Este otoño combatir el frío va a ser una tarea fácil para ti con estas cinco opciones. ¡Ya no tienes excusa!

 

Claves para hacer ejercicio sin salir de casa

¿Quieres hacer ejercicio, pero no encuentras tiempo para ir al gimnasio? No te preocupes, llevar una vida activa es más sencillo de lo que piensas. A continuación, te explicamos algunas claves para llevar una vida activa sin necesidad de dedicarle un tiempo extra a la actividad física, así como unos cuantos ejercicios para hacer en casa.

Claves para llevar una vida activa:

  • Anda o ve en bicicleta siempre que puedas. Puedes ir al trabajo, ir a la compra, acompañar a los niños al colegio…¡Aprovecha cualquier oportunidad! Así, día a día y sin darte cuenta, estarás aumentando tu actividad física.
  • Baja una parada antes y ve andando. Si tu trabajo está lejos de casa puedes bajar una parada antes del autobús o aparcar el coche unas cuantas calles antes y desplazarte a pie hasta tu destino. Son solo unos minutos más, ¡pero vale la pena!
  • Deja de lado el ascensor y opta por subir y bajar por las escaleras.
  • Aprovecha el fin de semana para hacer actividades en grupo: senderismo, paseos en bicicleta, turismo… ¡Opciones no faltan!

3 ejercicios para hacer en casa:

Cualquier espacio amplio de la casa es bueno para hacer un poco de ejercicio a diario, solo tienes que apartar cualquier cosa que pueda molestarte y poner un poco de música para animar tu cuerpo. Antes de ponerte manos a la obra recuerda que, si tienes cualquier problema de salud debes consultar primero con tu médico. ¡Adelante, a moverse!

Un poco de cardio:

  • Saltos: Pon los pies juntos y los brazos pegados al cuerpo. Manteniéndote en el sitio, sube los brazos por los lados hasta arriba de la cabeza, a la vez que con un salto abres las piernas. Con otro salto vuelve a juntar las piernas mientras bajas los brazos y ¡vuelve a empezar!
  • Carrera estática: Corre sin moverte del sitio y, si puedes, alza las rodillas hasta el pecho, aumentarás así la intensidad.

¡Repite cada ejercicio 30 segundos!

 

Ejercita glúteos y piernas:

  • Sentadillas: Imagina que quieres sentarte en una silla que te queda un poco lejos… Abre las piernas hasta la altura de los hombros y flexiona mínimo 90º sin que tus rodillas superen la punta de los pies. ¡Alerta, debes mantener la espalda recta!
  • Paso adelante: Da un paso hacia delante hasta que las dos piernas estén flexionadas y la de delante esté a 90º, sin superar la punta de los pies. ¡No olvides hacerlo con cada pierna!
  • Alzamiento de pelvis: Estirada boca arriba y con las piernas flexionadas, contrae los glúteos y levanta la cadera hasta que la espalda quede recta.

¡Repite 20 veces cada ejercicio!

 

A por esos abdominales:

  • Plancha: Boca abajo, coloca los antebrazos en el suelo con los codos alineados con los hombros y las piernas juntas. ¡Sólo serán 30 segundos!

 

Con estos consejos no tener tiempo para ir al gimnasio ya no será un problema. Y si, además, quieres una ayudita extra recuerda que puedes incorporar a tus días Adelgasana y Quemagrasa, dos de nuestras infusiones con cola de caballo y sen y cola de caballo y té verde, respectivamente. ¡Ánimo, tú puedes con esto y con más!

 

Busca tu momento de desconexión después del trabajo

¿Llegas del trabajo y no sabes que hacer para desconectar de las presiones diarias? No te preocupes, hoy te proponemos algunas ideas, ejercicios y planes para que puedas disfrutar de tu momento de desconexión completa.  ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

  • Realiza actividad física: Una de las mejores opciones para desconectar y liberar las tensiones acumuladas durante el día es hacer un poco de actividad física. No hace falta que te machaques en el gimnasio, hay otras opciones igual de válidas que también te ayudarán, como por ejemplo, salir a dar un paseo, correr o hacer deporte en casa. Hay opciones para todas las posibilidades, ¡busca la tuya y da el paso!
  • Ejercicios de relajación: La falta de descanso unida al ritmo de vida frenético que llevamos acaba pasando factura. Una muy buena manera para calmarnos es realizar alguna técnica de relajación. Solo hacen falta 10 minutos al día, aunque puedes practicarlo durante el tiempo que necesites y/o que dispongas. Puedes probar a hacer yoga, estiramientos o ejercicios de respiración. Ten en cuenta que el lugar donde practiques la relajación es muy importante, así que busca un sitio adecuado, al aire libre o en una habitación donde te sientas cómodo y tranquilo.
  • ¡Date un masaje!: Si tienes a alguien dispuesto a darte un masaje perfecto, pero sino… ¡puedes hacerlo tú! Baja la intensidad de la luz, ponte cómodo en la cama y coge tu aceite o crema hidratante preferida. Masajea tu cuello y hombros, que te ayudará a aliviar las tensiones acumuladas. Dibuja pequeños círculos con tus dedos con suavidad, pero firmeza, especialmente si en algún punto sientes un nudo. Ve alternando las diferentes partes del cuerpo dependiendo del día, un día las manos, otro los pies, los brazos y las piernas. Además, si quieres masajear tu espalda, solo necesitas poner una pelota entre tu espalda y una pared y deslizarte suavemente arriba y abajo presionando para que no caiga el balón. ¡Notarás la diferencia!
  • Aprovecha el momento de la cena: Haz del momento de la cena un momento de tranquilidad, deja a un lado la televisión y aprovecha para ponerte al día con tu pareja, hijos, etc… Come despacio y disfruta de la comida, además, es una forma de ser más consciente de lo que comemos, saciarnos antes y asimilar mejor los nutrientes que ingerimos, por tanto, mejorarás tu digestión e irás a la cama sintiéndote menos pesado. Además, puedes aprovechar el momento después para tomar una infusión como Duermesana de Susarón, conocido tradicionalmente para ayudar a conciliar el sueño.

¿Qué te han parecido estas ideas y consejos para encontrar tu momento de desconexión? Ya verás que buscar ese ratito es mucho más fácil de lo que piensas, solo tienes que ponerle ganas. ¡Verás que bien te sientes!