Entradas

Té verde, negro, rojo… ¿conoces sus diferencias?

Hoy en día hay tantos tipos de esta bebida que es difícil que no nos guste ninguno. Lo hay blanco, verde, negro, rojo… sea como sea proviene de la misma planta, pero es su procesado lo que hace que cada uno de ellos tenga sabores y propiedades diferentes. ¿Sabes para qué sirve cada uno? Vamos a descubrir los beneficios del té en sus variedades.

EL Origen de esta bebida

Los primeros indicios de esta bebida aparecen en China, hace más de 5000 años. El té es una bebida que se instauró en los países orientales sobre todo, convirtiéndose en una bebida ceremonial. En Europa, el té llegó en el siglo XVI, así que su consumo es bastante más reciente comparado con China, Japón…

Hablemos del té en general

Es algo ya muy conocido que el té tiene unas propiedades y beneficios para la salud que se atribuyen a su contenido en polifenoles y catequinas, que los convierte en una bebida antioxidante por excelencia. Se obtiene de la planta Camellia sinensis, y lo que hace diferente a cada clase o tipo es la cantidad que contienen de estos nutrientes. Esta cantidad varía en cada tipo de té según el grado de oxidación, los procesos de fermentación y el secado al que se somete esta planta. Este proceso hace que las hojas adquieran colores diferentes, dándoles también el nombre a las diferentes variedades: té rojo, negro, verde… Vamos a hacer zoom en cada uno de ellos para conocer sus propiedades.

Té rojo

Para la obtención del té rojo, las hojas se enrollan y se mantienen así. Se fermenta durante años.

Su composición, similar a los otros tipos de té, pero de la que se puede destacar que tiene menos teína que el té verde, y que contiene más vitamina C y potasio que sus compañeros.

El té rojo es el más típico de China por ser una infusión que se ha considerado medicinal de manera tradicional.

Té negro

Las hojas del té negro siguen un proceso que hace que se oxiden y fermenten, aunque sin bacterias ni levaduras, de una manera superior a las otras variedades. Este té contiene más cafeína que otros tés, y además contienen más cantidad de potasio, fósforo o vitamina B9.

Por su contenido en cafeína,  se recurre a él para mantener lucidez mental, un estado de alerta mayor y, consumido con moderación, para mejorar concentración. Esta misma cafeína es responsable también de aumentar la tensión arterial, por lo que está contraindicado en personas con tensión arterial alta, pero recomendado a aquellas que suelan tener la tensión baja.

Té verde

En este caso, las hojas de té, enrolladas, se exponen al calor para evitar el proceso de la oxidación. Este tipo contiene una cantidad moderada de cafeína, que lo convierte en una opción no tan “fuerte” como el té negro. Además contiene aminoácidos, las piezas que forman las proteínas; y vitaminas del grupo B, que ayudan a mejorar el cansancio y la fatiga.

Todos los tés son una opción ideal para asegurar la hidratación a lo largo del día. Quizás es una de las opciones más consumidas, por delante de refrescos y otras bebidas, precisamente por sus características organolépticas. Eso sí, para ser considerado una bebida saludable tal y como lo es, debe consumirse sin azúcar.

¿Y tú cuál prefieres?

Nuestras infusiones clásicas pueden acompañarte en tu día a día, en el momento que prefieras, de la manera que prefieras.

Te proponemos nuestra selección de tés: té verde, estimulante suave: té rojo, que evita la retención de líquidos o té negro, un potente antioxidante que ayuda en la pérdida de peso.

Y como ya sabes, es una deliciosa manera de hidratarte, ¡prueba también a hacerte las infusiones frías, verás como las disfrutas!

 

 

 

5 recetas con verduras de invierno

5 recetas con verduras de invierno

¡Ya llega el frío! Es momento de sacar toda la ropa de abrigo, los jerséis, bufandas, chaquetas… Y también cambiar el menú para estos meses y adaptarlo para lograr que sea reconfortante a la vez que saludable y responsable con el medio ambiente. Para lograrlo, queremos proponerte algunas ideas de recetas con verduras de temporada de invierno para que puedas incluir en tu nuevo menú, ¡un doble punto para la salud del planeta y la tuya! ¡Vamos a verlas!

Alcachofas con jamón y huevo

La alcachofa es una de las verduras estrella de la temporada de invierno. Para esta receta vamos a usar corazones de alcachofa, ¡pero no los pondremos en una ensalada! Preparamos un plato calentito y fácil que te va a encantar. Anota:

Ingredientes para 1 persona:

  • alcachofas
  • ¼ de cebolla
  • ½ diente de ajo
  • 40 ml de vino blanco
  • 1 huevo
  • 20 g de jamón serrano
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de harina
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Zumo de limón

 

Primero, retira las hojas exteriores de las alcachofas, las que estén más duras, y quédate con el corazón. Limpia también el tallo, y corta las alcachofas en cuatro trozos. Sumérgelas en agua con zumo de limón hasta que cocinemos.

Después, cuece el huevo y deja que se enfríe. Una vez frío, retira la yema y el resto trocéalo al gusto (en dados, o tiras).

Ahora, en una sartén honda, añade 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra y cuando esté caliente, cocina las alcachofas hasta que empiecen a dorarse. Retira las alcachofas y échale sal al gusto.

En la misma sartén, rehoga la cebolla y el ajo, y cuando esté listo añade el jamón y cocina. Añade la harina y cocínala durante 1 o 2 minutos y luego incorpora las alcachofas, y el vino y cocina durante 3 o 4 minutos más.

Añade el agua y la yema del huevo cocido, y cocina durante 20 minutos a fuego medio, dando vueltas. Una vez integrado, cuando vayas a servir, añade encima los trocitos de huevo que ha quedado, ¡y que aproveche!

 

Y, después de este platos, nada mejor que una infusión que te ayude con tus defensas en estos momentos del frío.

Crema de acelgas con pesto

Esta receta te va a sorprender, ¡se convertirá en una de tus favoritas esta temporada!

Apunta los ingredientes para 1 persona:

  • 125 g de acelgas
  • ½ patata
  • ¼ de cebolla
  • 20 g de pipas de girasol
  • 2-3 ramas de albahaca
  • ½ diente de ajo
  • Queso parmesano rallado
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

La preparación es muy sencilla: hierve agua con sal en una olla y, una vez hayas pelado la patata y la cebolla, añádelas troceadas al agua. También añade las hojas de acelga y cuécelo durante 20 minutos. Por otro lado, en el vaso de batidora, añade el ajo, un poco de queso parmesano espolvoreado, las hojas de albahaca y las pipas.

Tritura todo y añade un poco de aceite de oliva y sal Vuelve a triturar para obtener la salsa pesto.

Luego, tritura bien las verduras en otro recipiente y añade la salsa pesto. Mézclalo todo junto hasta que quede todo bien unido, y… ¡Ya está listo! ¡Qué aproveche!

Judías verdes con tomate y jamón

Las judías verdes, han sido las protagonistas de un plato que se ama y odia por igual: las judías verdes con patata. Pero es que esta verdura típica de invierno tiene más utilidades deliciosas. Anota los ingredientes para esta, que te va a encantar:

Ingredientes para 1 persona:

  • 100 g de judías verdes
  • 1 tomate maduro
  • ½ cebolleta
  • 40 g de jamón serrano
  • ½ diente de ajo
  • Tomillo
  • Pimienta negra y sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Una vez tengas las judías limpias y sin hebras, córtalas en trozos pequeños, a tu gusto.

Cuécelas en una cazuela con agua salada durante 3 minutos y luego échales un chorro de agua fría por encima para enfriarlas y escúrrelas bien.

A continuación, pela el tomate. Para ello, escáldalo primero: debes sumergirlos unos 10 segundo en una olla con agua hirviendo y luego pásalos a un cuenco con agua helada. Después de pelarlos, trocéalos en dados. Corta también la cebolleta, en juliana, igual que el jamón (pueden ser también dados si lo prefieres).

Prepara el ajo: pélalo y trocéalo. Ahora este ajo, ponlo en una sartén con un poco de aceite y dóralo. Rehoga la cebolleta en esa misma sartén y añade las judías verdes, salteándolas.

Agrega el tomate y el jamón, salpimienta y cocina durante unos 2-3 minutos. Una vez lo coloques en tu plato, espolvorea el tomillo y ¡a disfrutar!

Tortillas estilo mexicanas de zanahoria

Con esta receta vas a obtener unas tortillas mejicanas de zanahoria que podrás utilizar tanto para comidas, cenas como también para snacks más saludables para media mañana o merienda. ¡Superversátil!

Ingredientes para 2 personas:

  • 200 g de zanahorias
  • 75 g de queso cheddar rallado
  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de harina de almendras o avena
  • Sal

Precalienta el horno a 200º C.

Pela, lava y ralla las zanahorias, y colócalas en un cazo con agua (que las cubra) y cuécelas durante 2 o tres minutos al fuego. Luego escúrrelas y sécalas sobre un paño de cocina o con papel absorbente para que suelten el máximo de agua posible.

Ponlas en un cuenco con el queso, los huevos batidos, la harina que hayas escogido, la sal y la pimienta al gusto, y mézclalo todo hasta que tengas una masa compacta.

En una bandeja de horno, coloca papel vegetal y sobre esta, coloca bolas de masa, de la misma proporción aproximadamente. Deja espacio entre ellas, porque ahora debes aplanarlas, para que queden con forma de tortitas finas.

Hornéalas durante 15 minutos, y luego, al sacarlas, deja que enfríen un poco antes de sacarlas de la bandeja. Ya las tienes listas: rellénalas con lo que prefieras, ¡y a comer!

Baba ganoush o Mutabal de berenjenas

Esta receta no podía faltar, y pese a que no es una receta caliente, es un recurso fácil, rápido y saludable para picoteos o como entrante. ¡Ahí van los ingredientes y receta!

Ingredientes para 2 personas:

 

  • 1/2 kg de berenjenas
  • 1,5 cucharadas de tahini
  • Zumo de limón (una cucharada de postre)
  • 1 diente de ajo
  • Una pizca de comino molido
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimentón dulce
  • 25ml de aceite de oliva virgen extra

Precalentar el horno a 200º C.

Lavar las berenjenas y cortarlas a lo largo. Sálalas por el lado de la carne y déjalas en un colador durante unos 20 minutos. Luego quítale la sal con un papel absorbente.

Haz cortes a la carne de las berenjenas y hornéalas durante media hora, a media altura del horno.

Después deja enfriar unos minutos y retira con una cuchara la pulpa. Colócalo en la batidora junto con el ajo pelado, el tahini, el comino, aceite, zumo de limón y sal. Tritura hasta obtener una masa fina tipo puré. Puedes servirlo con un chorro de acete de oliva y una pizca de pimentón dulce. ¡Prepárate para dipear!

¿Qué te parecen estas ideas? Este invierno vas a desear que llegue la hora de la comida para disfrutar de estos festines. Te recomendamos que tomes una infusión después de estos saludables platos, y si quieres tener trucos  para prepararlas puedes ver nuestro blog ¡qué aproveche!

Descubre los beneficios de la tila

Descubre los beneficios de la tila

Desde tiempos inmemoriales, la tila ha sido un remedio natural muy recurrido en los hogares para calmar los estragos cuando se sufrían situaciones que afectaban al estado nervioso. A día de hoy, sigue siendo un recurso en el “botiquín natural”, por eso vamos a conocer los beneficios de la tila.

La obtención de la tila

La tila, es la flor del tilo, que pueden ser blancas o amarillas. Este árbol de gran tamaño se puede encontrar en el centro y norte de Europa, en América y también en Asia. Crece en zonas más bien frías y húmedas.

La tila se recolecta a final de primavera, que es el momento en el que se abren todas las flores. Precisamente solo se recogen las flores que estén abiertas, mientras que el resto se deja en el árbol. A continuación, se deben secar lo más rápido posible, al sol y bien ventiladas. El secado de la tila de forma tradicional suele durar entre 4 y 10 días, dependiendo también de la cantidad que se haya cosechado. Una vez secas, ya están listas para poder ser utilizadas, mayoritariamente en forma de infusión.

Usos y propiedades de la flor del tilo

La tila es una de las infusiones que todo el mundo conoce su beneficio principal, y que seguramente todos hemos tomado en algún momento. Se ha utilizado tradicionalmente para el tratamiento de estados nerviosos o alteraciones con el sueño. Pero tiene otras propiedades que la han colocado en el top de remedios caseros, y que han sido reconocidas a nivel popular:

 

  • Ayuda a conciliar el sueño.La tila, con su efecto relajante, permite que podamos conciliar el sueño más rápido. Puede ayudar a evitar que estemos dando vueltas y que acrecienten nuestros nervios que, a su vez, impidan que durmamos bien ( link a artículo de dormir bien de noviembre). Desde tiempos inmemoriales se ha utilizado popularmente en casos de insomnio.
  • Relaja en situaciones que suponen una alteración del estado nervioso. Se la conoce por poseer una propiedad ligeramente ansiolítica. Por ello, la tila se suele utilizar en forma de infusión en casos de nervios puntuales como, por ejemplo, en los exámenes.
  • Disminuye la tensión alta. La sabiduría popular suele atribuir esta propiedad a la tila y la lógica nos hace pensar en, precisamente, su función ansiolítica. Al ayudar a relajar el sistema nervioso, también puede ayudar a reducir los niveles de tensión arterial.
  • Disminuye los síntomas en migrañas. De forma tradicional esta infusión de tila se ha utilizado como un remedio a sumar cuando se sufren migrañas. Una infusión de tila puede ayudar a mitigar, por ejemplo, el propio dolor o disminuir la sensación de mareo. Y se puede deber de nuevo a su función ansiolítica, que puede mejorar la presión arterial sobre los vasos sanguíneos de la cabeza, responsables de la aparición de estos dolores y síntomas.
  • Ayuda a favorecer una mayor diuresis. La tila, dado que se consume mayoritariamente en infusión, y por sus propiedades hipotensoras, puede ayudar a aumentar la diuresis, y por lo tanto disminuir la retención de líquidos.
  • Ayuda a mejorar los síntomas menstruales. Antiguamente, la tila estaba considerada también un remedio para mejorar las molestias de la menstruación por sus propiedades relajantes que mitigan los espasmos.

Como tomar tila

Ahora que ya conoces las propiedades de la tila, veamos como podemos aprovechar todos sus beneficios. Y la forma es sencilla. Siguiendo la tradición popular, una buena infusión de tila, como la Tila Susarón, es más que suficiente para notar su poder relajante suave que puede ayudar a combatir la ansiedad y el insomnio.

Se recomienda que en estados nerviosos se tomen hasta 3 infusiones diarias, en las comidas principales. Si no es tu caso y solo quieres mejorar tu conciliación del sueño, puedes probar a tomar esta deliciosa infusión media hora antes de ir a dormir para favorecer el descanso. Recuerda que, para lograr una buena conciliación del sueño es recomendable apagar móviles y tabletas mínimo media hora antes de acostarse, así como cualquier estimulación lumínica que pueda haber en la habitación. Esto, junto con seguir un horario regular para ir a la cama, ayudará a que cada noche duermas ¡como un angelito!

Pero, aunque la tila pueda ser un remedio para mejorar los estados nerviosos, recuerda que es muy importante cuidarte, y que seguir una estrategia de autocuidado puede ayudarte a disminuir estos incómodos episodios. Equilibra tu bienestar físico con el mental y emocional, ¡te ahorrarás más de un disgusto!

 

 

 

Consejos para una casa sostenibles

7 acciones para conseguir una casa sostenible

La sostenibilidad es satisfacer las necesidades sin que por ello se vea comprometido las generaciones futuras. Pero, este concepto no solo se queda en un terreno social, medioambiental y económico conjunto, sino que también individualmente podemos mantener este equilibrio a través de nuestra forma de vida. Realizar compras responsables, reciclar e incluso construir, o conseguir una casa sostenible. Y es que las construcciones son las responsables de casi la mitad de la energía que se consume en el mundo.

Vamos a ver cómo conseguir que tu casa sea una casa sostenible gracias a acciones de desarrollo sostenible.

Las bases para construir una casa sostenible

Hoy en día podemos encontrar a la venta casas sostenibles ecológicas que han sido construidas con la intención de garantizar un futuro sostenible. En ellas se tiene en cuenta todo lo que, desde una casa, puede afectar al medioambiente, a la economía o a nivel incluso social.

Las características de una casa sostenible, a grandes rasgos, suelen ser:

  • Mejora de la regulación térmica gracias a la situación de la casa, ya que esto evitará el uso excesivo de calefacción o aire acondicionado.
  • Utilización de energías renovables que proceden de recursos naturales, que no contaminan y además no se agotan. Este tipo de energías de las que nos podemos autoabastecer son la energía solar, la hidráulica o la eólica, entre otras.
  • Utilización de materiales reciclables, naturales y que sean respetuosos con el medioambiente.
  • Aislamiento térmico que permita una correcta eficiencia energética y que impida la pérdida de energía calorífica.

Estas características parecen un ideal inalcanzable cuando nuestra vivienda no las tiene instaladas desde su construcción, pero, lo cierto es que podemos mejorar nuestro hogar para hacerlo más sostenible. Vamos a verlo.

Convierte tu hogar en una casa sostenible

Vamos a darte 7 ideas con las que puedes conseguir una casa más sostenible, sin necesidad de tener que mudarte. ¡Apunta estos consejos!

1.      Conseguir un consumo casi cero

El consumo casi cero hace referencia a reducir la demanda energética sin que esto suponga que renunciemos a nuestro confort. Para lograrlo, lo ideal sería conseguir una orientación que permitiera el aprovechamiento de la luz solar para nuestro beneficio. En un hogar que ya está construido no podemos reorientar su posición, sin embargo, podemos trabajar para minimizar el consumo gracias al aislamiento de la energía interna. Es decir, que no entre calor en verano, ni haya fuga calorífica cuando haga frío. Algunas estrategias son: mantener las persianas bajadas en las horas de más calor del verano, y en invierno, asegurar un buen aislamiento de las ventanas y utilizar cortinas para evitar entrada de frío externo.

2.      Utilizar materiales de Km0

Los materiales de kilómetro 0 (Km0) son materiales que se pueden adquirir fácilmente en el entorno donde se ha construido la vivienda. El objetivo de tomar esta medida es reducir el impacto medioambiental de la sobreexplotación, y de la contaminación que puede generar el transporte de materiales.

3.      Materiales naturales

Además de utilizar materiales cercanos, otra de las medidas que se suelen tomar en las construcciones de casas sostenibles es la utilización de materiales naturales tradicionales como la madera, la piedra o la paja.

En el caso de que la casa ya esté construida debemos pensar en utilizar estos materiales al realizar reformas.

4.      Grifos eco-friendly

La grifería de los hogares suele ser estándar y aunque podemos distribuir el caudal, tenemos la mala costumbre de abrir el grifo al máximo y eso nos lleva a desperdiciar bastante agua. Para mejorar este derroche podemos sustituir la grifería por otra más respetuosa, como por ejemplo las que regulan el caudal del paso del agua; o, por ejemplo, otro tipo de grifos que tienen temporizador para que se paren automáticamente pasado un tiempo de uso.

5.      Bombillas más ecológicas

Igual que en el caso de la grifería, el consumo de la luz también viene determinado por el tipo de bombillas que se utilizan en casa. Sustituir las bombillas convencionales por bombillas de LED puede hacernos ahorrar hasta un 90% en la factura de la luz. Además, este tipo de bombillas tienen una larga duración, lo que hace que también se generen menos desperdicios por su utilización.

6.      Electrodomésticos con etiqueta

En cuanto a los electrodomésticos, es recomendable que todos tengan la etiqueta de clasificación A. Esta etiqueta nos indica que el consumo de energía puede ser la mitad de los que no tienen esta clasificación.

7.      Aprovecha el agua en tu casa sostenible

Y volviendo al tema del agua, lo conveniente es aprovechar al máximo el agua, tanto interna como de la lluvia si la vivienda lo permite. Por ejemplo, si se almacena agua de lluvia, puede ser utilizada para regar. O en el caso de agua interna, podemos recoger el agua de la ducha mientras que se calienta y utilizarla para fregar el suelo, por ejemplo. Recuerda que si vas a utilizar algún producto de limpieza, este también sea respetuoso con el medio ambiente, ¡así queda todo el círculo cerrado!

 

Además de tu casa, recuerda que tu tipo de dieta también tiene un impacto ambiental. Puedes mejorar ese aspecto empezando por saber hacer una buena lista de la compra saludable para que ni gastes de más, ni compres alimentos que puedan afectar a tu salud, o a la del medio ambiente.

Aplicar estas pequeñas ideas en tu casa puede ayudar a dejar un futuro sostenible a los que vengan, y además, ¡ahorrar en facturas de energías! ¡”Sostenibiliza” tu casa!

 

 

 

 

 

 

¿Cuántas horas hay que dormir realmente?

¿Cuántas horas hay que dormir realmente?

El sueño y el descanso son uno de los pilares sobre los que se asienta una buena salud. Si no descansamos bien, o no dormimos lo suficiente, nuestro estado físico y mental se resiente. Pero ¿qué pasa si esto ocurre durante largo plazo? Si queremos cuidarnos, ¿cuántas horas hay que dormir realmente?

¿Por qué es importante dormir bien?

A algunas personas les encanta dormir durante largas horas. Otras, por el contrario con unas pocas tienen suficiente. Lo cierto es que mientras dormimos, nuestro cuerpo hace funciones de reparación de los tejidos. Además, el sueño y el descanso nos ayudan a regular nuestras emociones, a mejorar la concentración, creatividad y memoria, e incluso se relaciona con una mejor salud cardiovascular. También hay evidencia de que protege contra el sobrepeso. Y, es que, para estar realmente sanos no basta con estar activos. ¡Descansar bien es muy importante!

Precisamente por esto, los expertos en medicina del sueño, además de ayudarnos a entender por qué debemos descansar, recomiendan dormir un número de horas al día para asegurar que obtenemos todos sus beneficios.

Horas de sueño por edad

Lógicamente, las horas recomendadas cambian según la edad. Así como los bebés necesitan dormir varias veces al día, los adultos tenemos unas necesidades de sueño distintas. ¡Vamos a verlas!

Horas de sueño para niños menores de 5 años

Los niños menores de 5 años deben dormir más horas que los adultos, como es lógico. ¡Están en plena fase de crecimiento! Los expertos de la Organización Mundial de la Salud hicieron unas recomendaciones para esta franja de edad en 2019. Son estas:

  • Bebés de 0-3 meses: entre 14-17 horas en el transcurso de 24 horas (1 día).
  • Bebés de 4 a 11 meses: entre 12 y 16 horas durante 1 día.
  • Niños de 1-2 años de edad: deben dormir entre 11 y 14 horas, incluyendo las siestas. Es recomendable seguir unos horarios fijos respecto a la hora de ir a dormir y la hora de despertarse.
  • Niños entre 3 y 4 años: se recomienda que duerman entre 10 y 13 horas diarias. Puede incluir siestas, si todavía las hace. También se recomienda adoptar horas regulares para irse a la cama y levantarse.

Dormir las horas recomendadas contribuye a su crecimiento y a su desarrollo físico y mental. También hay evidencia de que les ayuda a regular sus emociones.

Horas de sueño para niños entre 6 y 12 años

En esta franja de edad, los expertos de la American Association of Sleep Medicine (AASM) recomiendan entre 9 y 12 horas de sueño. Algunos niños seguirán haciendo siestas. La mayoría, sin embargo, dormirán únicamente durante la noche. Es importante fijar unas horas de cena y desayuno que permitan que el niño duerma las horas necesarias.

Horas de sueño para adolescentes entre 13 y 18 años

La adolescencia es un momento crucial en el que los patrones de sueño pueden alterarse. Se tiende a usar dispositivos electrónicos (tablets, móviles…) que pueden retrasar la hora de ir a dormir hasta bien entrada la noche. En estas edades, las necesidades de sueño son altas, ya que es una etapa de crecimiento acelerado.

Los expertos de la AASM sugieren dormir un mínimo de 8 horas al día, aunque la recomendación está entre 8 y 10 horas. Si pensamos en los horarios entre semana, muchos de nuestros adolescentes no cumplirán estos mínimos. Esto es especialmente cierto si empiezan el instituto a las 8 de la mañana. Es importante intentar fijar unos horarios de forma consensuada, no solo para dormir, sino también para el uso de dispositivos electrónicos. Por supuesto, esto deberá adaptarse según la edad, horarios familiares, y nivel de actividad física del adolescente.

Horas de sueño para adultos

Se ha teorizado mucho sobre cuánto tiene que durar el sueño, y siempre hemos oído la famosa frase de “8 horas al día”. Pues bien, la recomendación para adultos es dormir unas 7 horas, siempre que el sueño sea de buena calidad. Algunas personas necesitarán dormir un poco más para sentirse totalmente en forma. Pero si nos sentimos bien durmiendo 7 horas diarias, no debemos pensar que no lo estamos haciendo bien.

¿Es suficiente con dormir 6 horas?

Algunas personas adultas pueden sentirse descansadas y en plena forma durmiendo menos de 7 horas. ¿Hacen mal? ¿Deberían forzarse a dormir más? Pues bien, para hacer las recomendaciones anteriormente citadas los expertos han analizado los hábitos de sueño de muchas personas. Así, han ido viendo la media de horas que las personas dicen que necesitan dormir para descansar de verdad. Eso significa que, si alguien se siente bien durmiendo únicamente 6 horas, y tiene un descanso reparador, no es un problema que duerma 1 hora menos de las recomendaciones generales.

No puedo dormir, ¿qué hago?

El insomnio, la dificultad para conciliar el sueño, o los despertares frecuentes pueden aparecer en algún momento de nuestra vida. Los consejos para dormir mejor incluyen ejercicios de relajación, apagar dispositivos electrónicos 1 hora antes de dormir, fijar unos horarios, y cenar pronto. Puedes ver más consejos para dormir mejor en este artículo.

Plantas para dormir mejor

Además de poner en práctica estos consejos, algunas plantas naturales nos ayudan a solventar los problemas para dormir y luchar contra el insomnio.

  • Pasiflora: ayuda a sobrellevar la calma con el estrés y favorece un sueño saludable.
  • Valeriana: mejora la calidad del sueño.
  • Espino blanco: favorece la relajación y regula la actividad cardíaca.

Todas ellas forman parte de la infusión Duermesana, que te ayuda a mejorar la calidad del sueño y favorece el descanso. ¿Qué mejor que relajarte con una infusión, y crear un momento de bienestar antes de ir a dormir?

Ahora que ya sabes cuántas horas se recomienda dormir al día, revisa tus horarios y analiza si tu sueño o el de tu familia puede mejorar. ¡Un buen descanso es clave para tu bienestar!

 

 

 

Consejos alimenticios para el cuidado de tu cabello

7 alimentos para cuidar tu cabello

Sabemos que la alimentación es muy importante, y que nutrir nuestro cuerpo debidamente es una de las claves para mantener un buen estado de nuestra salud física. Y es que los alimentos nos aportan nutrientes que nos ayudan en el buen mantenimiento de nuestros órganos, las uñas, la piel y a cuidar tu cabello. Nutrientes como los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas, pero también vitaminas y minerales participan en multitud de funciones corporales. Algunas vitaminas cuentan con capacidad antioxidante (como la B2 y la E), otras ayudan a combatir el cansancio y la fatiga (vitamina C, B6 o B12, entre otras).

Exacto, ¡nutrirnos bien también nos ayudará a cuidar de nuestro cabello! Y ¿solamente este mineral tiene influencia sobre nuestra melena? ¿Qué otros nutrientes pueden ayudarnos a cuidarla? ¿Dónde encontrarlos? ¡Lo descubrimos a continuación!

Cuidar tu cabello: los nutrientes necesarios

El verano a tocado a su fin y ese maravilloso período de tiempo que muchos de nosotros hemos pasado al sol en la playa, o la piscina, ha terminado. Pero, además de desconectar, conseguir un buen bronceado o disfrutar con los nuestros, la exposición al sol y productos químicos como el cloro de la piscina pueden dejarnos otro recuerdo del verano, una melena más estropeada si no la cuidas. Por ello, el otoño puede ser un período estupendo para recuperar su esplendor. Y entonces, ¿qué nutrientes te ayudarán a cuidar tu cabello? La respuesta está en 4 nutrientes: el zinc, el cobre, el selenio y la biotina.

Zinc

El zinc es un mineral que participa en muchos procesos de nuestro cuerpo. Su papel en el normal metabolismo de macronutrientes, su contribución a una función cognitiva normal, o al mantenimiento de los huesos, son ejemplos. Pero también nos ayuda con otro aspecto muy importante en este artículo…Y es que el zinc contribuye al buen mantenimiento del cabello, por lo que incluir alimentos ricos en este nutriente puede ser una gran idea.

Cobre

El cobre, además de dar nombre a una tonalidad de cabello, es otro de los minerales con un papel importante para el bienestar de nuestro cabello. En concreto, el cobre contribuye a la pigmentación normal de nuestro pelo, ya que es necesario para la síntesis de melanina, un pigmento natural encargado de proporcionar un color oscuro. Este pigmento sirve como filtro para proteger los tejidos de la luz ultravioleta, por lo que mantener una pigmentación adecuada será importante para su cuidado.

Selenio

El déficit de este mineral se relaciona con el deterioro del cabello, pudiendo provocar la caída del mismo o que se vuelva muy fino. Además, asegurar un correcto aporte de este mineral en nuestra dieta no solo nos ayudará a conservar una bonita melena, sino que también contribuye al buen mantenimiento de las uñas.

La biotina

Esta vitamina del grupo B, además de contribuir al buen mantenimiento del cabello, participa en funciones interesantes como en el correcto funcionamiento del sistema nervioso o a la función psicológica normal. Puedes encontrarla en nuestra infusión Pelo Fuerte, que junto con la biotina cuenta con cola de caballo para el buen mantenimiento del cabello y ortiga, que ayuda a eliminar y prevenir la caspa.

 

Y ahora que conocemos qué nutrientes son importantes, ¿dónde los encontramos?

Alimentos para conseguir cuidar tu cabello

Para cuidar nuestra melena necesitaremos alimentos ricos en nutrientes que ayuden a que nuestro cabello recobre, o mantenga, todo su esplendor.  Veamos algunos ejemplos:

  • Germen de trigo

Nos aporta grandes cantidades de zinc (59,2 g por 100 g de producto), además de contener cobre (0,8 mg) y selenio (79,2 μg). Es un ingrediente muy versátil con el que podemos preparar pan, albóndigas, o ¡incluso un delicioso batido!

  • Pipas de girasol

Pueden darle un toque “crunchy” a nuestras ensaladas y cremas aportándonos cantidades muy interesantes de zinc (5,1 mg), cobre (1,8 mg) y selenio (53 μg) cada 100 g.

  • Piñones

Estas semillas nos aportan 6,5 mg de zinc y 1 mg de cobre cada 100 g. Pueden incorporarse en recetas tanto dulces como saladas.

  • Huevo

Dos huevos tamaño L (50 g cada uno, aproximadamente) contienen cantidades importantes de selenio (31,7 μg) y también biotina (10 μg).

  • Ternera

Contiene proteínas de alto valor biológico, e incluyen 3,8 mg de zinc y 25,9 μg de selenio cada 100 g.

  • Nueces

Las nueces son un alimento interesante para el cuidado de nuestra cabellera por el zinc y el selenio. También tienen otras propiedades interesantes como ayudar a la mejora de la elasticidad de los vasos sanguíneos.

  • Queso parmesano

Este famoso queso italiano además de tener mucha historia contiene el doble de zinc (5,3 mg) y cobre (0,2 mg cada 100 g) que otros quesos como el brie o el azul.Por último, recuerda que el estrés también puede afectar a nuestro cabello, además de a nuestro estado emocional. Incluye estos alimentos que cuidan tu pelo en los menús semanales, y recuerda la importancia de disfrutar de momentos de paz, por ejemplo, junto con una infusión Pelo Fuerte. ¡Anímate a probarla!

Una infusión para volver al otoño

Una infusión para volver al otoño

El verano empieza a finalizar, los días se acortan, el calor deja de ser algo frecuente, y las noches son más frescas. El tono pardo de la flora comienza a anunciar que se acerca una nueva estación. Pero para recuperarnos de esta época estival que dejamos atrás, y entrar en el otoño con buen pie, te proponemos algunas ideas, ¡vamos a verlas!

Adiós verano y hola otoño…

Además de decirle adiós a la época más soleada del año y de despedirnos de esas largas jornadas… también tenemos que despedirnos de los estragos que dejan estos meses en nosotros. El verano trae consigo más vida social casi siempre alrededor de una mesa con comida y bebida. Estos días que se alargan hasta la noche pueden perjudicar a nuestros hábitos alimentarios. Otra de las cosas en las que esta estación puede dejar huella es en la calidad de nuestro pelo y piel. Los dos suelen resultar más castigados por las horas de exposición solar y los efectos del salitre del mar, o el cloro de las piscinas.

La llegada del otoño es un buen momento para hidratar y recuperar nuestro cabello y nuestra piel.

Recuperar los hábitos saludables en otoño

Tanto si eres de los que siguen unos buenos hábitos alimentarios durante el año como si no, este es un buen momento para recuperarlos, o empezar una nueva filosofía de vida más saludable. Además, si has ganado algún quilo extra durante estos meses, unos buenos hábitos alimentarios te ayudarán a recuperar tu peso. ¿Qué claves hay que tener en cuenta para llevar unos buenos hábitos saludables? Pues anota:

 

·        Recupera un horario regular de comidas.

Independientemente de las veces que vayas a comer a lo largo del día, procura respetar siempre un horario. Hacerlo nos ayudará a establecer una rutina, y a controlar el hambre, ajustando la comida a nuestras necesidades y evitando los picoteos.

·        ¡Más verde!

Durante el verano, la presencia de verduras en la mayoría de los menús suele verse perjudicada. Aprovecha ahora en otoño para añadir más verdura a tus platos. Recuerda que las raciones recomendadas de verduras son dos o tres al día, y que cada ración equivale a unos 150-250 g. A la comida y a la cena, ¡ponle más verde!

·        Reducir el consumo de ciertas cocciones

Nos referimos a los fritos, rebozados, y las salsas grasosas como las salsas de quesos o carbonaras… Puedes sustituir este tipo de técnicas culinarias por otras menos calóricas. Por ejemplo, puedes cocinar al horno, al papillote, a la plancha… ¡y no olvides que puedes usar tantas especias como quieras!

·        Volver a la rutina deportiva.

Si antes de verano eras de los que estaban más tiempo encerrado en el gimnasio que en tu propia casa, ¡vuelve a recuperar esa rutina! Y si no has pisado un gimnasio en tu vida, tampoco hace falta que lo hagas si no es tu pasión. Pero puedes mantenerte más activo en tu día a día, e incluso realizar un par de días a la semana algún tipo de actividad deportiva adecuada a tus gustos. No solo te ayudará a recuperar tu peso, sino que también estarás mejorando tu salud en general, ¡y lo notarás enseguida!

·        Más agua, ¡menos refrescos!

En verano, los refrescos y las bebidas alcohólicas suelen ser protagonistas de casi todas las mesas de reuniones sociales. Ambos son bebidas que aportan mayores desventajas que ventajas a nuestra salud. Es un buen momento para sustituir estas bebidas por más agua, o en su lugar, infusiones, que nos ayuden a restablecer el equilibrio normal del organismo.

Recuperarnos de los efectos del sol

Es muy habitual el querer tostarse la piel en verano. Y aunque tomemos todas las precauciones para evitar el daño que pueden provocarnos los rayos UVA en piel y pelo, al finalizar esta temporada estos se quedan sedientos de hidratación. Necesitan tratamientos para devolverle su textura y elasticidad, o el brillo en el caso del pelo. Por eso, el inicio del otoño es un momento de cuidados paliativos. ¿Qué podemos hacer para recuperarnos de estos efectos del sol?

En el caso del pelo, además de aplicar productos que rehidraten, ayuden a reconstruir y a recuperar el pelo de los daños del sol y del salitre del mar, te recomendamos Susarón Pelo Fuerte. Este complemento alimenticio a base de plantas naturales promueve el crecimiento y fortalecimiento del cabello. Entre sus ingredientes encontramos la cola de caballo, que contiene sílice que ayuda a mantener el cabello en óptimas condiciones. También contiene ortiga que ayuda a prevenir y eliminar la caspa, y vitaminas del grupo B como la biotina, que contribuye al mantenimiento del cabello en condiciones normales.

Para el cuidado de la piel, además de seguir una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras que aportan vitaminas y minerales antioxidantes, recuerda recuperar la hidratación de tu piel también desde dentro. Aumenta tu consumo de agua, o infusiones, que te permitan mejorar la capa hídrica interna. Susarón Detox es una infusión a base de plantas naturales que ayuda a eliminar toxinas y drenar el organismo, ¡ideal para eliminar lo que no queremos del verano!

Si has decidido apuntarte al autocuidado este otoño, te recomendamos además otros tips de “self-care” para que tu recuperación post-verano sea todo un éxito. ¡Bienvenido, otoño!

Mitos que engordan con Susarón

Mitos que engordan

¿Cuántas veces has oído eso de “comer fruta por la noche engorda”? Es un clásico que podría pasar a ser parte del refranero tradicional, pero no es el único. Vamos a ver algunos mitos nutricionales conocidos, y comprobaremos si son ciertos o solo son una generalización a la que no debemos hacer caso.

El pan, engorda

Esta mítica afirmación viene a decirnos que el pan, en cualquiera de sus formas y en cualquier momento del día, puede causarnos un aumento de peso por comerlo. Lo cierto es que el pan puede ser uno de los alimentos que desestabilicen una pauta alimentaria, y más en un país en el que somos muy paneros. Pero el hecho de que podamos ganar unos quilos extra no se debe a su consumo especialmente. En cualquier caso, se debe al cómputo total de calorías que se ingieren a lo largo del día.

Si consumimos calorías de más, ganaremos peso. Si consumimos calorías de menos, perderemos peso. Entonces, ¿el pan engorda? El pan aporta calorías, claro, pero lo que va a engordar son las calorías que consumimos y no necesitamos. Eso sí, si vamos a consumir pan, es mejor optar por opciones más saludables como el 100% integral, elaborado con harina integral en lugar de la refinada.

Así pues, si ajustamos las calorías totales a las necesidades reales, ¡incluso el pan puede tener cabida en nuestros menús!

Saltarse comidas te hace perder peso

Ahora, con la nueva moda del ayuno intermitente, esta afirmación está cogiendo más fuerza. Lo cierto es que, de nuevo, como se ha mencionado en el caso del pan, lo que va a hacer que ganemos peso, o no, es la cantidad de calorías extra que comemos. Si comemos por encima de nuestras necesidades, ganamos peso.

¿Podemos garantizar que comiendo menos veces al día consumimos todos los nutrientes que necesita el organismo? ¿Y perder peso? Comer con menos frecuencia no tiene por qué ayudarnos a bajar peso, e incluso puede ayudarnos a ganarlo. El motivo es que al pasar más horas entre comida y comida la sensación de ansiedad aumente. Por eso, es posible que con esa sensación hagamos ingestas con un alto aporte de calorías. Además, si estas son de pobre calidad nutricional, no solamente harán que ganemos peso, sino que no aportaremos todos los nutrientes necesarios a nuestro cuerpo. ¿Quiere esto decir que tengo que comer 5 veces al día? Tampoco.

La que debes tener en cuenta son tus necesidades nutricionales y que las comidas que realizas sean de calidad, ricas en frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos, legumbres…

Si lo que quieres es perder peso, una idea es repasar nuestros menús, recortar calorías eliminando los alimentos altos en calorías y pobres en nutriente. Y por supuesto, debemos incorporar los alimentos mencionados anteriormente.

La fruta, engorda

De la fruta se dicen muchas cosas. Entre otras, este mito, que dice que la fruta engorda tiene, además, varias versiones:

  • La fruta aporta azúcar y por eso engorda.
  • La fruta después de comer engorda.
  • La fruta por la noche engorda.

¿Qué hay de cierto en todos estos mitos?

Pues de nuevo, como con los anteriores, hay una falta de información. Comerse una manzana no hace que aumentemos nuestro peso. Las calorías de la fruta, en general, suelen ser bajas porque son alimentos que contienen mucha agua. Y sí, es cierto que contiene azúcar, pero este azúcar que contienen es un azúcar naturalmente presente o intrínseco. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el azúcar presente en la fruta entera es natural y su consumo no tiene asociados efectos negativos. Además, la propia fruta contiene otros nutrientes como minerales, vitaminas, fibra, o el agua, que le otorgan un gran valor nutricional.

El momento de consumo de la fruta tampoco es importante, ya que esa pieza de fruta nos va a aportar las mismas calorías antes, durante o después de comer, por la mañana, a medio día o por la noche. Por lo tanto, de nuevo, ¿qué es lo que hace que una persona gane peso? ¿Comer fruta? No. Lo que hace que gane peso es un aporte energético superior al que realmente necesita.

 

Como ves, en general, es clave repasar las cantidades que se comen de todos los alimentos. Moderar la cantidad de calorías que ingerimos hace que notemos una disminución del peso, sin tener que eliminar ningún alimento. También es importante conocer de qué manera comes, y si tus ingestas se caracterizan por ser muy impulsivas, grandes cantidades y de manera muy ansiosa. Te proponemos que pongas en práctica estos consejos para acabar con el hambre emocional.

 

Estos son tres de los mitos más habituales, y ya has visto que son muy fáciles de desmontar. ¿Qué otros mitos conoces?

Relax en la vuelta al cole con Susarón

Relax en la vuelta al cole

Septiembre es el mes de los reencuentros: los más pequeños con sus amigos en el cole, los adultos con sus compañeros en la oficina… y por qué no decirlo, también es un reencuentro con la realidad del día a día. Atrás dejamos las vacaciones, el descanso en la playa o la piscina, y en su lugar vuelven los madrugones y las obligaciones. Pero, aunque a priori pueda parecer algo estresante, la vuelta al cole y a la rutina no tiene por qué ser tan dura.

En este artículo te contamos los tips para afrontar la vuelta al cole y a la rutina de una forma relajada y calmada.

La vuelta a la rutina, ¿cómo afrontar la vuelta al cole?

Retomar nuestro día a día puede suponer una carga de estrés, especialmente porque venimos de un periodo más relajado como es el verano. Para todos los papás y mamás, septiembre puede ser un mes complicado. Además de afrontar su propia vuelta a la rutina deben compaginarlo con la vuelta a las clases de los peques. Y, por supuesto, con todas las actividades que esto conlleva como, por ejemplo, la compra de material. Y muchas veces afrontando la oposición de los peques que no quieren recuperar la rutina. En cambio, para los universitarios, los exámenes de recuperación son un momento de estrés alto, ya que se “juegan” el superar una asignatura o el curso en pocos días.

 

Además, a todo ello se le suma que el verano toca a su fin, las temperaturas empiezan a bajar y cada vez anochece más temprano. Todo ello puede afectar a nuestro estado de ánimo, haciendo que afrontemos las cosas con menor motivación y, por lo tanto, generando más estrés. Pero ¿cómo podemos afrontarlo?

1.      Planificarnos bien la vuelta al cole nos evitará disgustos innecesarios

Para evitar que esa vuelta a la normalidad nos genere estrés podemos planificar todas las actividades y tareas que nos esperan a la vuelta de vacaciones. Organizar la vuelta al cole de los niños unas semanas antes del inicio nos ayudará a controlar el estrés. Podemos comenzar a comprarles el material, asegurarnos que tienen hechos los cuadernillos de verano, preparar sus mochilas, etc. También podemos ir planificando los horarios de las actividades extraescolares, las tareas en casa, los horarios para realizar los deberes, etc. Además, ir adaptando los horarios de sueño unos días antes de la vuelta al cole puede ser la clave para un retorno sin estrés.

2.      Resérvate un momento para ti mism@

Todas estas obligaciones pueden hacer que nos sintamos sobrepasados, por lo que reservarnos un momento para nosotros mismos es igual de importante que el resto de las tareas. Este pequeño espacio de tiempo donde podemos meditar, leer un libro o simplemente relajarnos nos ayudará a desconectar. Alejaremos todos los pensamientos negativos y afrontaremos el resto del día, o la semana, con mayor motivación. Puedes acompañar este break con la rica infusión del mundo Sudáfrica, con té rooibos y regaliz que contribuyen a una óptima relajación y ayuda a mantener la calma mental. Y si tu momento es por la noche, puedes acompañarlo de nuestra Tila, una infusión que ayuda a combatir la ansiedad y el insomnio.

3.      Practica ejercicio físico

El ejercicio debe formar parte de nuestra rutina dentro de un estilo de vida saludable. Pero, además de ser beneficioso para nuestro cuerpo también lo es para nuestra mente. Salir a correr, o a caminar, en solitario para despejar nuestra mente, una ruta en bicicleta con amigos o una sesión de fitness en el gimnasio. En función de la persona las actividades a realizar pueden variar, pero practicar ejercicio físico será una gran idea para activarnos, despejar la mente o incluso, dormir mejor.

4.      Asegúrate de dormir bien

Y, por último, pero no menos importante, el descanso. Dormir bien es una de las claves para afrontar positivamente el día a día. No hacerlo de forma suficiente puede ser negativo para nuestra salud. Para un adulto, se recomienda dormir entre 7 y 9 horas diarias, aunque para algunas personas conciliar el sueño puede ser un problema. Para conciliar el sueño de forma más rápida, podemos utilizar trucos como alejarnos de las pantallas (teléfono móvil, televisión, tabletas, etc.) antes de meternos en la cama. Descubre más interesantes consejos aquí. También podemos acompañar los momentos antes de ir a dormir con Duermesana, una infusión con pasiflora y valeriana que favorece el sueño saludable y mejora su calidad.

Como ves, la vuelta a la rutina puede traernos momentos de estrés que nos compliquen la jornada. Pero, con una serie de pautas y consejos podemos hacer que sea más llevadero hasta que nos adaptemos de nuevo a la rutina diaria. ¡No dejes que la rutina te atrape, planifica, dedícate tiempo a ti mism@ y descansa para evitar el estrés del día a día!

 

 

 

 

 

Consejos para hacer una compra saludable - Susarón

Tips para hacer una compra saludable

Ir a hacer la compra puede convertirse en un momento estresante, porque podemos encontrarnos delante de los estantes del supermercado o mercado preguntándonos qué es lo que necesitamos, qué cantidad es la adecuada, qué alimento es más conveniente… Si te sientes identificado, quédate a descubrir esta guía con la que tus compras dejarán de ser así.

La importancia de hacer lista de la compra saludable

Un primer paso para hacer una compra saludable es saber qué vamos a comprar. Hacer una lista de la compra, es un acto que solo ocupa un par de minutos y puede ahorrarte mucho dinero en tus compras y una mejor gestión del tiempo que necesitas para adquirir los productos, ya que no te detendrás a pensar qué te hace falta. Además, y lo más importante, te ayudará a mejorar tu salud, ya que lo que compres lo habrás meditado previamente, y no será fruto del capricho del momento.

La lista de la compra saludable puedes hacerla unos minutos antes de ir a tu establecimiento habitual, haciendo una revisión rápida de qué es lo que tienes en casa, y qué es lo que hace falta. Otra manera de hacer una lista de la compra eficaz es ir anotando lo que se va acabando en un bloc de notas, en una pizarrita de la nevera o en tu móvil. Así siempre la tendrás actualizada para comprar en cualquier momento.

 

Paso previo a la lista de la compra saludable

Antes de realizar la lista de la compra, es muy recomendable pensar y preparar un menú para esa semana o quince días. Este ejercicio te llevará un poco de tiempo al principio, pero con la práctica te resultará muy fácil. Hacerlo te ayudará a seguir una pauta equilibrada, y a reducir el desperdicio alimentario, ya que estarás comprando exactamente lo que vas a necesitar. Así que, toma una hoja y un bolígrafo, y anota los platos que vas a querer comer. Recuerda que puedes hacer uso del método del plato para asegurarte que tus menús son equilibrados. En este caso, recuerda que debes priorizar el consumo de frutas y verduras, escoge alimentos saciantes que te ayuden a llegar sin hambre a las siguientes comidas. También ten en cuenta incluir pescados y legumbres en tus menús, ¡tu alimentación será mucho más saludable! Aquí te proponemos algunas ideas de menús de tupper para toda la semana.

Una vez hecho tu menú, solo queda pensar qué ingredientes necesitas para cada uno de los platos, y comprar según las raciones que vayas a preparar.

Organízate para mantener la cadena del frío

Una alimentación saludable es también una alimentación segura, y por eso hemos de garantizar que los alimentos lleguen en buen estado a casa después de su adquisición. Así que nuestra propuesta es que dividas la lista de la compra en 3 categorías: alimentos frescos, alimentos congelados y alimentos o productos que no necesitan frío.  Cuando estés en el establecimiento, el orden a seguir para hacer la compra debe ir desde la zona de alimentos o productos que no necesitan frío, después alimentos frescos o refrigerados y por último los congelados, antes de ir a pagar. ¡Así te aseguras de que los alimentos lleguen en condiciones!

¿Qué alimentos son los más adecuados?

Sin tener en cuenta qué tipo de “dieta” estés siguiendo, el factor común en todas ellas es que los alimentos que escojas sean de calidad y, a ser posible frescos y de temporada. Por lo tanto, veamos como distinguir un alimento saludable de otro que es mejor devolver al estante.

  • Alimento fresco: se refiere a todos aquellos alimentos que no han sido procesados o lo han sido mínimamente de manera industrial pero que no ha modificado en nada la calidad final del producto. Por ejemplo, las verduras, frutas, las legumbres, el pescado, los cereales integrales, los huevos, las carnes sin procesar, las leches frescas, los cafés o infusiones, las especias… son ejemplos de alimentos frescos.
  • Alimento procesado: en este grupo encontramos alimentos que han sido procesados industrialmente o manualmente pero sin interferir en sus propiedades saludables. En este caso, podemos encontrarnos alimentos a los que se han añadido algunos ingredientes o se les ha retirado otros para facilitar el consumo o bien para mejorar el tiempo de duración de ese alimento. Aquí encontramos el aceite de oliva virgen, las leches uperizadas, los yogures y lácteos fermentados, el pescado en lata, las legumbres de bote, las verduras o frutas congeladas, el pescado congelado…
  • Alimento ultraprocesado: en este grupo se encuentran productos que se han preparado de manera industrial a partir de ingredientes comestibles y que, por causa de la manera de procesarlo o por sus ingredientes, pueden resultar a la larga, nocivos para la salud. Para identificarlos, en sus etiquetas se suelen leer más de 5 ingredientes entre los que podemos encontrar azúcar, harinas refinadas, sal, aditivos… Algunos ejemplos son la bollería, las pizzas industriales, las carnes procesadas o los refrescos.

En tu cesta de la compra deben abundar los alimentos del primer y segundo grupo, aunque cabe decir que siempre podemos llevarnos algún capricho, ¡pero sin abusar!

Ahora que ya sabes cómo hacer una buena compra siguiendo estos pasos, ¿qué te parece si lo pones en práctica? Verás cómo tu bolsillo, tiempo y salud, lo notan.