Entradas

ss-web-2.jpg

Desayunos sencillos y sanos para llevar al colegio

 

¡Qué hambre tienen los niños al despertar! Por eso, es importante que realicen un buen desayuno que les ayude a tener las pilas bien cargadas para que rindan al máximo en el colegio. ¿Te has quedado sin ideas? A veces, puede resultar fácil caer en la monotonía. ¡Tranquilo! Hoy te proponemos 5 recetas de desayunos saludables y originales que seguro que triunfan.

     1. Sándwich de tortilla y tomate

¡Rompe la rutina del bocadillo de embutido con este sándwich!

Ingredientes: 2 rebanadas de pan integral, 1 tomate, 1 huevo, aceite de oliva y sal.

Elaboración: Corta el tomate en rodajas y ponlo sobre el pan. Bate el huevo, extiéndelo sobre una sartén y haz una tortilla. Una vez la tengas, colócala encima del tomate, añade aceite y sal al gusto, y ¡lis

     2. Burrito de plátano

¿Qué te parece sorprender a tu hijo por la mañana con un dulce burrito?

Ingredientes: 1 tortilla de trigo integral, 1 cucharada de postre de mantequilla de cacahuete 100%, 1 plátano y 1 onza fina de chocolate negro del 70% de cacao.

Elaboración: Pon la tortilla en un plato y úntala con la mantequilla de cacahuete. Corta el plátano en rodajas y colócalas por encima hasta cubrir la tortilla. Ralla el chocolate y espolvoréalo sobre las rodajas de plátano. Enrolla la tortilla y ¡ya tienes un desayuno energético!

     3. Madalenas caseras de manzana y fresas

Una alternativa ideal a la bollería industrial. ¡Atrévete!

Ingredientes: 2 manzanas, 3 huevos, 100 g de harina integral, ½ sobre de levadura en polvo, 2 cucharadas de postre de canela, 2 cucharadas de postre de sirope de arce, 50 g de fresas y 80 ml de aceite de oliva.

Elaboración: Precalienta el horno con ventilador a 180ºC. Bate los huevos con el sirope de arce, la canela y el aceite de oliva. Corta las manzanas y las fresas en daditos muy pequeños. Añade estas frutas a la mezcla y agítala. A continuación, agrega la harina y la levadura, y remueve hasta que quede una masa uniforme. Ya sólo tienes que colocar esta masa en un molde untado con aceite y ¡a hornear! Espera unos 20 minutos hasta que esté dorada y cocida en el centro y ¡ya tienes tus madalenas!

     4. Táper de granola, yogur y pera

Consigue que un desayuno saludable en casa sea posible en el colegio.

Ingredientes: 1 pera, 30 g de granola, 1 yogur natural, ¼ de limón.

Elaboración: Lava y corta una pera en forma de medias lunas. Échale un chorrito de limón por encima para que no se oxide y colócala en el táper. Introduce el yogur y luego la granola. En el momento de desayunar, se podrá elegir entre ir degustando la pera y la granola por separado o mezclarlo todo. Es una receta simple, pero deliciosa, ¿verdad?

     5. Brocheta de frutas y queso fresco

Escoge las frutas de invierno que más te gusten y ¡crea tu brocheta!

Ingredientes: 3 uvas, 2 bolitas de queso fresco, ½ kiwi y orégano.

Elaboración: Atraviesa las distintas frutas con un pincho para brocheta alternando con el queso en el orden que te apetezca y adereza con una pizca de orégano al gusto. ¡Verás qué bueno!

Prueba estas sencillas recetas y haz que los más pequeños disfruten de un desayuno sano también en el colegio.

chips_verduras-web.jpg

¿Cómo hacer chips de verduras caseras?

¿Eres un amante incondicional del formato “chip”? Todo el mundo conoce las patatas fritas, pero, en este blog, te proponemos algo diferente: unas chips de verduras crujientes y sabrosas. Se trata de una alternativa ideal para picar entre horas o para un aperitivo, a la vez que disfrutas de un snack delicioso y saludable.

¿Cómo elegir las chips correctas?

Utiliza diferentes tubérculos y verduras para hacer unas chips diferentes de las tradicionales de patata. Las que mejor funcionan son aquellas que se obtienen de alimentos con una textura similar a la patata, como el boniato, la chirivía, la remolacha cruda, el nabo, la yuca, aunque también puedes utilizar verduras como el calabacín, la zanahoria, la calabaza y la col rizada, ingredientes con los que quedan crujientes y deliciosas, pero los tiempos de cocción cambian.

Para la elaboración puedes elegir hacer un bol de chips de un solo ingrediente o hacer mezclas con 3 o 4 para dar un toque de color y originalidad.

¡Manos a la obra!

Hacer chips no es para nada difícil y, lo bueno, es que ¡tú eliges los ingredientes que le pones!

1.Lava bien los alimentos y, seguidamente, pélalos, aunque, si los has higienizado correctamente, puedes dejarles la piel. ¡Cómo tú prefieras!

2.Con la ayuda de una mandolina, córtalos en lonchas muy finas. Si no dispones de este utensilio, puedes hacerlo con el cuchillo, pero tendrás que tener una buena mano y no cortar las rodajas muy gruesas, ya que entonces necesitarán más cocción y no te quedarán tan crujientes.

3.Precalienta el horno a 180ºC. Recuerda que es muy importante dejar que el horno vaya cogiendo temperatura unos 20 minutos, para introducir el alimento en él a la temperatura correspondiente.

4.Una vez cortadas las verduras, ponlas en una bandeja de horno y coloca un papel de hornear cubriendo la base. Como más grande sea la bandeja mejor, porque así las verduras no se pegan las unas a las otras.

5.Una vez tengas todas las rodajas bien situadas en la bandeja, echa un chorrito de aceite de oliva por encima. A la hora de sazonar, cada persona puede hacerlo a su gusto. Descubre a continuación una alternativa saludable con diferentes toques para sazonar:

• Incorpora sólo un poco de sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. ¡Qué sabor!

• Ponles un poquito de sal y espolvorea por encima generosamente con levadura. Esta le dará un cierto gusto a queso.

• Si haces, por ejemplo, sólo chips de col rizada, le puedes añadir salsa de soja. ¡Verás qué buenas!

6.Una vez sazonadas a tu gusto, ha llegado el momento de meter las chips en el horno. El tiempo de cocción aproximado ronda los 10-20 minutos, dependiendo de los vegetales seleccionados. Recuerda que no es lo mismo meter calabacín que col rizada, puesto que el primero tiene mucha agua y tardará más en hacerse. En cambio, la col rizada se hará muy rápido, al ser muy fina. ¡Tienes que estar muy atento, porque pasan de estar crudos a estar cocinados en apenas unos minutos!

7.Cuando las chips ya estén deshidratadas, retíralas del horno y déjalas enfriar un rato.

Si las quieres servir al día siguiente o tienen que pasar muchas horas hasta que las comas, guárdalas en un recipiente hermético o en una bolsa tipo zip para que se mantengan crujientes. Si no puedes esperar, ¡adelante! Ponlas en un bol y, ¡a disfrutar!

Y recuerda, acompaña la toma de verduras con una de nuestras infusiones funcionales para hacer aún más sana tu alimentación. Si nos dejas recomendarte una, iría genial con Sanacol, para equilibrar tu colesterol.

¡Buena alimentación saludable!

web.jpg

¿Hay que reducir el consumo de grasas?

Seguro que más de una vez has oído decir que para llevar una dieta saludable hay que reducir el consumo de grasas, pero… ¿Todas las grasas son iguales? ¿Son todas malas para la salud? ¡Te lo contamos todo!

¿En una dieta saludable tiene cabida el consumo de grasas?

Las grasas son nutrientes necesarios en la alimentación, ya que realizan funciones importantes en el cuerpo. Además de ser la principal reserva de energía con la que se cuenta, forman las membranas de las células, ayudan a transportar algunas vitaminas (A, D, E i K) y, a través de algunas de ellas, el propio organismo forma determinadas hormonas.

Por todo ello, es importante tener en cuenta que las grasas deben estar presentes en tu dieta habitual. De hecho, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria recomienda aportar entre el 30 y el 35% de la energía en forma de grasas. No obstante, no todas las grasas son iguales ni afectan del mismo modo a tu cuerpo, de modo que lo más importante es tener en cuenta la calidad de la grasa que consumes.

 

Todo sobre los diferentes tipos de grasas:

  • Grasas saturadas: las grasas saturadas las encuentras de forma natural en alimentos de origen animal, como la carne y sus derivados, y en los productos lácteos. También forman parte de alimentos de origen vegetal, como el aceite de coco, el de palma y el de palmiste.
  • Grasas poliinsaturadas: dentro de este grupo se encuentran el Omega-3 y el Omega-6.
  • Omega-3: existe en grandes cantidades en el pescado azul, las nueces, y las semillas de chía y de lino.
  • Omega-6: está presente en aceites vegetales, semillas y margarinas.
  • Grasas monoinsaturadas: junto con las poliinsaturadas son las llamadas “grasas buenas” y afectan positivamente al organismo. Se encuentran en alimentos como el aceite de oliva, el aceite de girasol y el aguacate.
  • Grasas trans: se obtienen a partir de la transformación de las grasas insaturadas mediante un proceso alimentario llamado hidrogenación. Los localizarás frecuentemente en gran parte de la bollería industrial, en los productos precocinados, en las margarinas, etc.
  • Colesterol: sustancia similar a una grasa, que forma parte de las membranas celulares del organismo y se halla en alimentos como el huevo, el marisco y las vísceras.

 

Entonces, ¿cuáles son las grasas que sí debes reducir?

Hay que controlar el consumo de grasas saturadas y de grasas trans, ya que tienen un doble efecto nocivo, aumentando el colesterol malo y bajando el bueno. No tienen ningún papel en el organismo, por lo que, si evitas las grasas trans en la dieta, contribuirás a cuidar de tu corazón.

Al contrario de lo que muchos piensan, para reducir los niveles de colesterol en sangre, no es necesario reducir los alimentos altos en colesterol. Los alimentos altos en colesterol tienen un impacto mínimo en el colesterol en sangre. Las que realmente hacen elevar este colesterol son las grasas saturadas y las grasas trans. Una forma de regularlo por tanto está en un consumo limitado de este tipo de grasas, pero también con la ingesta de infusuiones funcionales natrales como Sanacol de Susarón, con té verde, alcachofa y un estimulante sabor a canela.

Recuerda, con las grasas es más importante la calidad que la cantidad, así que… elige buenas opciones como el pescado azul, los frutos secos y el aceite de oliva, y ¡reduce el consumo de las grasas que menos te interesan!

manzanilla-saludable.jpg

La manzanilla, una aliada para la digestión

Cuando se organiza una comida familiar en casa o se queda con los amigos para cenar en un restaurante, es habitual disfrutar de platos que normalmente no están en nuestra dieta diaria o comer más de la cuenta, por lo que, a veces, la digestión puede resultar algo pesada. A excepción de estas ocasiones especiales, hay personas a las que, de forma habitual, les cuesta hacer la digestión. ¿Eres de los que tiene la sensación de estar muy lleno después de las comidas? Tanto si te sientes así después de una gran comilona como si tienes una digestión delicada, ¿sabes que algunas plantas como la manzanilla pueden ayudarte a mitigar esa sensación? ¡Conoce los beneficios de la manzanilla a continuación!

La manzanilla, tu aliada digestiva

Seguro que has oído hablar de la manzanilla en más de una ocasión como remedio casero para aliviar una indigestión, entre otras molestias digestivas. La manzanilla es una hierba aromática que se utiliza desde hace muchísimo tiempo con fines medicinales y curativos. Fíjate en algunas de las propiedades más interesantes que se le atribuyen:

  • Facilita la digestión

Gracias a sus aceites esenciales, los músculos del estómago y de los intestinos se relajan para dar paso a una digestión más ligera en general. Por ello, puede ser útil cuando tu digestión se ve afectada por comidas pesadas o malestares gastrointestinales. Puedes tomarla en forma de infusión después de las comidas principales como alternativa a otras bebidas típicas. También existen algunas infusiones que combinan diversas plantas naturales reconocidas tradicionalmente por ayudar a facilitar la digestión de forma natural, como es el caso de Digesana.

  • Calma y tranquiliza

La manzanilla tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso, por lo que puede ser beneficiosa después de la cena para y ayudar a conciliar el sueño.

  • Alivia los gases

Es una opción interesante para combinar con una dieta adecuada para reducir las flatulencias que pueden resultar molestas en tu día a día, puesto que puede favorecer . Si tienes esa sensación de hinchazón en el vientre, prueba con una infusión de manzanilla a media tarde. ¡Verás que bien te sienta!

  • Protege las mucosas

La manzanilla contiene flavonoides, unas sustancias con efectos positivos para tu salud, ya que, además de su acción antioxidante, poseen efectos antiinflamatorios, lo que contribuye a reducir el dolor y la hinchazón. Esta planta también contiene bisabol (uno de los aceites esenciales que presenta en mayor concentración) con efectos relajantes sobre los tejidos de los órganos del aparato digestivo, evitando la inflamación de las membranas de las mucosas y protegiéndolas. Por eso, si alguna vez has tenido úlceras o eres propenso a padecerlas, una infusión a base de manzanilla puede ser una buena idea para aliviarlas o prevenirlas.

  • Actúa como colagogo

Aunque esta propiedad puede no ser tan conocida, los principios activos de la manzanilla hacen que esta pueda ser considerada como colagogo, es decir, como una planta que facilita la expulsión de la bilis desde la vesícula. Además, a esta hierba aromática se le asocian cualidades orientadas a proteger el hígado.

Y lo mejor de todo es que la infusión de manzanilla la puede tomar cualquier persona con moderación, tanto adultos como niños.

¿Sabías todo esto sobre la manzanilla? Ahora que la conoces en más profundidad, ¿te animas a probarla?

 

blog_susaron_4.jpg

3 recetas saludables para triunfar en Nochevieja

Ya queda poco para uno de los momentos más esperados del año, ¡la Nochevieja! Si este año te ha tocado ser el anfitrión, seguro que quieres impresionar a tus invitados con deliciosas recetas. Si, además, eres de los que les gusta cuidarse, te interesa leer este artículo con 3 ideas de recetas saludables que te harán triunfar esta Nochevieja.

  1. Aperitivo de tartar de gambas

Para empezar, puedes abrir la cena de Nochevieja con este suculento aperitivo de marisco para chuparse los dedos.

Ingredientes: 30 gambas, 1 cebolla tierna, 1 huevo, 1 lámina de hojaldre, aceite de oliva, sal Maldon y cebollino.

Elaboración: Con la ayuda de un aro, haz círculos en la lámina de hojaldre. Pincha ligeramente con un tenedor cada círculo y cocínalos al horno a una temperatura de 180ºC hasta que queden doraditos. Déjalos enfriar. Separa las cabezas de las gambas de su cuerpo y reserva ambas partes. Sigue pelando los cuerpos de las gambas y, una vez peladas, córtalas a trocitos bien pequeñitos y, cuando hayas terminado, guarda la carne de las gambas en la nevera. Continúa poniendo un chorro de aceite de oliva en una sartén y cuece las cabezas de las gambas, apretándolas un poquitín para sacar un poquito de jugo. Cuela este aceite y guárdalo para más tarde. Mientras tanto, pica la cebolla tierna a dados muy pequeños, saca la carne de las gambas de la nevera y mézclalas en un bol con la cebolla recién picada y la yema de 1 huevo. ¡Ya tenemos el tartar! Para presentar el plato, sólo tienes que colocar un poco de tartar sobre cada círculo de hojaldre y decorarlo con un poco de cebollino y un toque de sal Maldon por encima. ¿A qué se te hace la boca agua?

  1. Pavo relleno con frutas

El pavo suele ser un alimento estrella para estas Fiestas, por lo que puede ser una buena idea de plato principal saludable para la cena de Fin de Año. ¿Te animas a prepararlo?

Ingredientes: 1 pavo entero, 400 ml de caldo de pollo, 2 manzanas, 2 peras, 2 naranjas, 1 limón, 20 g de pasas, 3 cebollas, 4 dientes de ajo, 2 hojas de laurel, aceite de oliva, sal y pimienta negra.

Elaboración: Precalienta el horno a 180ºC. Salpimienta el pavo entero por dentro y por fuera. Pela las manzanas y las peras, córtalas a trocitos pequeños y mézclalas en un bol con las pasas. Rellena el pavo con estas frutas. A continuación, exprime el zumo de las naranjas y pela el limón lo más finamente posible. Aplasta los ajos y mézclalos en otro bol con las hojas de laurel, la piel del limón, el jugo de naranja y el caldo de pollo. Pela las cebollas y córtalas en medias lunas. En una bandeja de horno, prepara una base de cebolla, pon el pavo encima, riégalo con la mezcla de zumo y caldo y ¡a hornear 1 horita! Ten en cuenta que es importante ir regando el pavo cada 15 minutos para evitar que quede reseco. ¡Verás que rico!

  1. Carpaccio de piña con helado de granada

¡Qué mejor para finalizar la cena de Nochevieja que un postre digestivo como este!

Ingredientes: ¼ de piña natural, 3 granadas, ½ yogur natural y 4 cucharadas de azúcar moreno.

Elaboración: El día de antes, saca los granos de la granada, ponlos en una bolsa de congelar y congélalos durante un mínimo de 24 horas. Al día siguiente, pela la piña, córtala en lonchas finitas y distribúyelas en una fuente. Pon el azúcar en un colador y espolvorea la piña cuidadosamente. Con ayuda de un soplete, quémalas hasta obtener una lámina ligera de caramelo. Tritura la granada congelada junto con el yogur hasta que consigas una textura cremosa y sirve tu helado de granada en el centro de la fuente. ¡Qué delicia!

 

¡Triunfa esta Nochevieja preparando estos platos tan saludables como deliciosos!

blog_susaron_2.jpg

Claves para controlar la alimentación esta Navidad

¿Has visto ya las luces que adornan las calles? ¡Es Navidad! Ha llegado el momento del reencuentro con la familia y los amigos para disfrutar todos alrededor de la mesa, hablar, recordar viejas anécdotas y degustar maravillosos platos que nos esmeramos en preparar para sorprender a los seres queridos. Sin embargo, entre Nochebuena, el Día de Navidad, Año Nuevo y el Día de Reyes, es inevitable comer más de la cuenta. ¿Quieres controlar tu alimentación esta Navidad? En Susarón te facilitamos las claves.

 

  • Planifica bien el menú

Es recomendable que te organices en el momento de pensar en el menú para las Fiestas y que no lo dejes para el último minuto. Tienes que contar con las cantidades que necesitarás para elaborar las diferentes recetas y cuántos comensales vais a ser, ya que se suele pecar de cocinar grandes cantidades muy por encima de lo que correspondería.

 

  • Sigue comiendo 5 veces al día

Aunque seguro que a veces lo habrás pensado para no dejar de degustar ninguno de los platos navideños que haya en la mesa, es mejor no saltarse ninguna comida, porque entonces llegas al momento de la comida más hambriento que de costumbre y aumentan las posibilidades de que comas y bebas de todo, pero en abundancia.

 

  • Come y bebe con tranquilidad

Es importante que comas despacito y hagas bocados pequeños. Mastica bien, saborea cada receta y dale tiempo al cuerpo para saciarse. De esta forma comerás exactamente lo que tu cuerpo necesita y evitarás los excesos.

 

  • Hidrátate con más agua

El agua es la bebida más hidratante y suele pasar desapercibida en las mesas navideñas para dar paso a otro tipo de bebidas con alcohol o azucaradas. Intenta alternar con el agua en las comidas para reducir la cantidad de calorías que aportas al menú. Para terminar, puedes elegir una deliciosa infusión Adelgasana con cola de caballo y un refrescante aroma a limón que ayude a mantener tu figura de forma natural.

  • Estructura tu menú navideño

Aunque seas tú el invitado o la invitada, intenta seguir un orden equilibrado para comer y recuerda incluir tanto alimentos ricos en proteínas como la carne, el pescado o el marisco, como alimentos ricos en fibra como las verduras y alimentos ricos en hidratos de carbono complejos como una sopa de pasta o una patata al horno. Una buena forma de empezar un menú festivo es con una original ensalada, un buen caldo de Navidad o algunos aperitivos ligeros. Te ayudará a moderar la ingesta de postres ricos en azúcar al final, ¡sin dejar de probarlos!

 

  • Continua con la actividad física

Realizar ejercicio físico de manera regular es importante para seguir un estilo de vida saludable, por lo que es una opción positiva para estas fechas tan señaladas en las que se suele comer de manera distinta a lo habitual y las rutinas cambian. Aprovecha tus días de vacaciones para mantenerte activo y podrás quemar más fácilmente esas calorías de más que probablemente hayas ingerido.

 

  • Descansa y desconecta

Al igual que es bueno que sigas con una actividad física diaria de 30 minutos al día, también es primordial gozar de algunos momentos de calma y paz. Recupera tus fuerzas y ¡desconecta para comenzar el nuevo año con la mayor de las energías!

 

Esta Navidad, ¡evita los excesos con las claves para controlar tu alimentación de Susarón!

 

 

disfrutar este Halloween

banner_cremas_y_caldos.jpg

3 recetas de cremas y caldos con productos de temporada para esos días fríos

¡Qué mejor que una crema o un caldo calentitos para entrar en calor en los días más fríos de este otoño! ¿Verdad que sientan de maravilla? Seguro que conoces las cremas típicas de calabacín y calabaza, pero ¿te animas con nuevos platos de cremas y caldos más atrevidos y con productos de temporada? Aquí te desvelamos 3 recetas tan originales como deliciosas.

      1. Crema de brócoli con queso cremoso

¿Quieres descubrir otra manera de cocinar brócoli? Prueba esta receta de crema para chuparse los dedos.

Ingredientes: 1 kg de brócoli, 1 puerro, 200 ml de nata con un 18% de materia grasa, 1 envase de queso crema, 1 rebanada de pan de molde, 30 ml de aceite de oliva suave y sal.

Elaboración: Retira los troncos del brócoli y lava los brotes que quedan. Limpia el puerro, guarda la parte verde para caldos y corta la parte blanca en medialuna. Sofríe el puerro en una olla durante 5 minutos. Añade entonces el brócoli y dora todo ligeramente. Añade 500 ml de agua, sal al gusto y ¡a hervir durante 15 minutos! Antes de triturar la crema, retira un poco de agua de la cocción. Luego, tritura y acaba de dar la textura deseada con la nata para cocinar. ¿Quieres darle un toque más divertido? Corta el pan en dados pequeños, tórralos en el horno a 180ºC durante 5 minutos, y añade estos picatostes junto con una porción redondeada de queso crema del tamaño de una croqueta. ¡Buenísimo!

       2. Crema de remolacha, salmón y eneldo

¡Dale un toque de color a tus cremas con esta deliciosa receta!

Ingredientes: 2 remolachas naturales, 150 g de salmón ahumado, 1 patata, 1 cebolla, 20 g de eneldo, 150 ml de nata líquida, 400 ml de caldo de verduras, aceite de oliva, pimienta y sal.

Elaboración: Corta la remolacha, la patata y la cebolla a trozos pequeñitos y rehógalos en una cazuela con un poquitín de aceite de oliva durante unos minutos. Cubre los ingredientes con el caldo de verduras y cuece durante unos 20 minutos hasta que los ingredientes estén sofritos. Incorpora la cebolla y la remolacha en un bol con una pizca de sal y pimienta a tu gusto, y tritura todo bien. Pasa la crema por un colador chino para que te quede una textura bien fina. Monta la nata y añade el eneldo muy bien picadito junto con un poco de sal. Corta el salmón ahumado a tiras. Sirve la crema con las tiras de salmón y una cucharada de nata por encima. ¡Es un plato muy completo! Puedes terminar tu menú con una estupenda infusión Digesana con sabor a ciruela, con plantas como el hinojo o la manzanilla que cuidan tu digestión de forma natural.

       3. Sopa de espinacas, aguacate y jengibre

Un caldo original, con un sabor exótico y ¡apto para vegetarianos!

Ingredientes: 125 g de brotes tiernos de espinacas, 1 pepino, 1 aguacate, 5 g de jengibre rallado, 1 lima, 1 cucharada de postre de semillas de sésamo, aceite de oliva, pimienta y sal.

Elaboración: Pela el pepino, quita las semillas y córtalo a dados. Tritura el pepino y algunos brotes de espinacas (guárdate unas hojitas) junto con el aguacate, un poco de jengibre rallado, el zumo de lima, unos 30-50 ml de agua y un poco de aceite de oliva. Salpimienta a tu gusto y sírvela con unas semillas de sésamo y unas hojas de brotes tiernos de espinacas por encima. ¡Qué sopa tan deliciosa!

¡Convierte tus cremas y caldos en fascinantes platos con estas recetas! ¿Te animas?


[RM1]Link: 3 recetas de calabaza para disfrutar este Halloween

banner_claves_.jpg

Claves para preparar un menú semanal

Seguir una alimentación saludable para mantener nuestro cuerpo sano es importante. A menudo, el estilo de vida que llevamos puede ponérnoslo difícil, por lo que ¡la planificación es clave! Hoy, compartimos contigo algunas claves para que te resulte mucho más fácil preparar un menú saludable. ¿Te las vas a perder?

9 trucos para organizar un menú semanal saludable:

  1. No repetir la estructura de los menús: Comer cada lunes, por ejemplo, pasta y pescado, cada martes, verdura y carne, etc. facilita el trabajo. Sin embargo, lo más recomendable es que propongas combinaciones diferentes cada semana. ¡Así no entrarás en la monotonía!
  2. Desayunos y meriendas saludables: Para que tu menú semanal sea realmente saludable es preferible abandonar la bollería y elegir opciones a base de pan y/o cereales integrales, frutas y verduras, lácteos bajos en grasa, frutos secos, semillas, etc.
  3. Hidratos de carbono en todas las comidas: Los alimentos como el arroz, la pasta, la patata, el moniato, el pan, los cereales, las legumbres, etc., son una fuente rica en energía y nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, especialmente sus versiones integrales. ¡Puedes incorporarlos como plato principal o como guarnición!
  4. Verduras y hortalizas para comer y para cenar: Las verduras y las hortalizas destacan por su contenido en fibra, vitaminas y minerales, por lo que es importante que las incorpores a diario en tu alimentación. Puedes incluirlas, por ejemplo, en forma de ensalada, cocinarlas al horno o salteadas, como primer plato o como guarnición. ¡Tienes mil opciones!
  5. Que vuelvan las legumbres: El consumo de legumbres ha quedado un poco descuidado. Dedicarles a las legumbres 2 o 3 comidas a la semana, es una opción genial y saludable para incorporar a nuestros primeros platos hidratos de carbono y fibra e, incluso, como fuente de proteínas vegetales para los segundos platos.
  6. El pescado siempre es un buen segundo plato: El pescado es un alimento muy saludable y versátil en la cocina. Consumir 4 veces a la semana pescado, la mitad del cual sea pescado azul aportará a tu dieta además de proteínas de alta calidad, minerales y grasas saludables indispensables para tu organismo.
  7. Carne blanca o huevo mejor que carne roja: El consumo de carne como segundo plato es muy habitual en nuestro país. Te recomendamos que des prioridad a las carnes blancas como el pollo, el pavo y el conejo frente a la carne roja, puesto que es una carne con mucha proteína y menos grasa.
  8. Postres saludables pero deliciosos: Incorporar una pieza de fruta, un lácteo bajo en grasa e, incluso, una combinación de ambos con alguna semillita es una opción deliciosa y saludable para terminar las comidas.
  9. Ayuda extra con infusiones naturales: si necesitas un empujoncito para controlar tu peso, lo primero es seguir una alimentación saludable. Puedes complementarla con infusiones como Adelgasana, con plantas reconocidas por su acción sobre la línea, como la cola de caballo y el sen.

Con estos consejos ya puedes empezar a organizar el menú saludable de tu próxima semana. ¡Verás que fácil te resulta ahora comer equilibrado y diferente cada día!

baner_susaron_2.jpg

3 recetas con calabaza para disfrutar este Halloween

Si hay algún alimento propio de esta celebración, es la calabaza. Ya sea para decorar o para cocinar, todos la tenemos muy presente ese día.  Nosotros te presentamos algunas recetas para que puedas disfrutar de su gran sabor y deslumbrar durante esta fiesta. ¿Te animas a probarlos?

  • Crema de calabaza al curry

Un plato clásico pero que siempre triunfa. Además, esta receta tiene un toque original que seguro que sorprende.
Ingredientes: 600g de calabaza, 1 cebolla, 1 patata, 4 zanahorias, ½ litro de caldo de verduras, aceite de oliva virgen, nuez moscada, curry en polvo.
Elaboración: Corta en dados pequeños la cebolla, las zanahorias, la patata y la calabaza. Pocha la cebolla en una olla con aceite de oliva durante unos 5 minutos y luego añade los otros ingredientes. Añade el caldo, remueve bien y deja cocer unos 30 minutos. Tritura bien, salpimienta y agrega una pizca de nuez moscada y una cucharadita de curry. Mézclalo todo y ¡listo! ¡Riquísima!

  • Bizcocho de calabaza y coco

Un dulce muy típico de Halloween, con un toque de coco y… ¡Apto para celíacos!
Ingredientes: 250g de calabaza, 1 huevo, Endulsana de SUSARÓN, 50g de coco rallado, 60g de harina de almendras, 20g pepitas de chocolate, 40ml de aceite de oliva, 7g de levadura sin gluten, sal.
Elaboración: Pon la calabaza cortada en dados (y sin piel) en un bol apto para microondas y tápalo con un papel film, luego ponla en el microondas unos 8 minutos a máxima potencia. Sácalo y con la ayuda de un tenedor chafa la calabaza. Agrega el aceite y mezcla bien. Pon el huevo y una pizca de sal y mezcla todo bien, puedes ayudarte de las manos, un momento genial para que participen los pequeños de la casa. Finalmente añade 2 cucharadas de Endulsana, el coco, la harina de almendra y la levadura y remueve hasta conseguir una textura homogénea. Para acabar, vierte la mezcla en un molde y lleva al horno unos 25-30 minutos. ¡El olor que desprende es irresistible!
¡Ojo! Ten en cuenta que si cocinas para una persona celíaca, debes vigilar con la contaminación cruzada. Limpia bien la superficie antes de trabajar sobre ella y usa utensilios limpios y que no estén en contacto con otros alimentos con gluten.

  • Lasaña de calabaza y queso de cabra

Una manera muy original de variar los rellenos más típicos de la clásica lasaña. Además, ¡es apta para las personas vegetarianas!
Ingredientes: 1 calabaza pequeña, 100g queso de cabra, láminas de pasta de lasaña, queso rallado para fundir, 200ml de leche nata líquida, aceite de oliva virgen, orégano, ajo en polvo, sal y pimienta.
Elaboración: Parte la calabaza por la mitad, quita las semillas y ásala en el horno a 200ºC hasta que la pulpa esté tierna. Quita la piel y cháfala en un bol. Mézclalo con el aceite de oliva y una pizca de ajo en polvo, orégano y sal. Para la salsa, en una sartén añade un chorrito de aceite de oliva y la nata líquida. Salpimienta y añade el queso para que se funda, removiendo constantemente.  En una fuente de horno, monta la lasaña alternando una capa de pasta (previamente hidratada), una de calabaza y un poquito de salsa, repetitivamente. Termina cubriendo con un poco de salsa y queso rallado. Lleva al horno a 180ºC durante 15 minutos y… ¡A disfrutar!

¡Con estas recetas seguro que triunfas el día de Halloween!