Entradas

antioxidantes.jpg

La importancia de los antioxidantes en nuestro día a día

Los antioxidantes son un grupo de sustancias que tienen la capacidad para luchar contra los radicales libres, responsables del envejecimiento celular. Aunque se oye hablar mucho de los antioxidantes, no todos tenemos claro cómo actúan y sobretodo ¿cómo incorporarlos en nuestro día a día? Te adelantamos algo: la clave está en la alimentación y en mantener un estilo de vida saludable.

¿Cómo actúan los antioxidantes?

En nuestro cuerpo, el funcionamiento normal de las células, la respiración y otras funciones habituales generan radicales libres. Por suerte, el cuerpo cuenta con mecanismos propios que inactivan estas sustancias. A través de algunos alimentos también aportamos antioxidantes que contribuyen a que estos mecanismos funcionen, pero no podemos relajarnos. Algunas situaciones y hábitos poco saludables generan más radicales libres y van a requerir un esfuerzo extra para neutralizarlos. ¿Sabes a qué nos referimos?

Factores implicados en el envejecimiento celular

Tabaco, alcohol, exposición solar, contaminación, estrés, alimentación desequilibrada… Hay factores que aumentan la cantidad de radicales libres a los que el cuerpo tiene que enfrentarse y, con ello, puede incrementar la oxidación celular. En estas situaciones, no solamente es necesario aumentar la ingesta de antioxidantes, sino que además hay que reducir los factores que predisponen a la oxidación.

Ideas para incorporar más antioxidantes en tu día a día

¿Cómo lograr un equilibrio favorable de antioxidantes en nuestro cuerpo? Estas son algunas sugerencias:

1.    Pásate a una alimentación saludable, como nuestra Dieta Mediterránea, rica en vegetales, fruta fresca y frutos secos. Estos alimentos están llenos de distintas clases de antioxidantes, como los polifenoles y algunas vitaminas y minerales.
2.    Asegúrate de consumir un mínimo de 2 raciones de hortalizas y verduras variadas al día, y que una de las raciones sea cruda: por ejemplo, una ensalada o un gazpacho. Tomate, brócoli, pimiento, zanahoria, escarola… ¡Escoge según tus preferencias!
3.    Las frutas son tus aliadas. Se recomienda consumir un mínimo de 3 piezas de fruta al día, como por ejemplo a media mañana y como postre en la comida y la cena.
4.    La vitamina E del aceite de oliva es un potente antioxidante. Utiliza la variedad virgen extra tanto para cocinar como para aliñar, ya que aporta una cantidad superior de vitamina E que los aceites de oliva refinados.
5.    Al cocinar, es importante no tostar demasiado los alimentos y vigilar especialmente que el aceite no humee. en este caso, es mejor desechar el aceite sobrecalentado, ya que se han generado radicales libres.
6.    Algunas plantas, como por ejemplo el té verde, aportan antioxidantes y se pueden utilizar para sustituir bebidas no tan saludables como zumos envasados, refrescos o bebidas alcohólicas. ¡Es cuestión de hábitos!
7.    Por último, no olvides reducir o evitar tabaco, alcohol, exposición solar sin protección… y otros factores que generan oxidación.

Si quieres aprovechar al máximo las propiedades antioxidantes del té verde, te recomendamos Antiox: alía el té verde con la raíz de cúrcuma, dos ingredientes con actividad antioxidante reconocida. 2 o 3 bolsitas al día te darán el plus de antioxidantes para que, junto con una alimentación saludable, ayudes a tu cuerpo a luchar contra el envejecimiento celular.