Entradas

porque_es_importante_la_hidratacion.jpg

¿Por qué es importante la hidratación?

Como ya sabrás, el componente principal de nuestro cuerpo es agua. Se encarga de transportar nutrientes, eliminar toxinas y regular la temperatura corporal.  Es por eso que mantener una buena hidratación es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo, pero ¿sabes cómo hacerlo? ¿Qué beneficios te aporta? ¿Qué mitos existen sobre la hidratación?

¿Cuánta agua debo beber?

Es necesario beber entre 1,5 y 2 litros de líquido al día, cantidad equivalente a 6-8 vasos. No solo importa la cantidad sino también la calidad: evita las bebidas azucaradas y opta por el agua, los tés o infusiones. No olvides que los alimentos también aportan agua, especialmente frutas y hortalizas, así que recuerda las recomendaciones de comer 5 raciones diarias, que, además de fibra, vitaminas y antioxidantes, contribuirán a tu hidratación.

Cuidar la piel desde el interior

Todos sabemos la importancia de hidratar la piel exteriormente con cremas hidratantes, pero estas solo llegan a las capas más externas de la piel. Por eso es fundamental hacerlo por dentro aportando toda el agua que las células necesitan, para tener una piel sana, suave y luminosa.

¡Una buena hidratación ayuda a tu digestión!

¿Sabías que la hidratación es la mejor aliada contra los problemas de tránsito intestinal? Ayuda a prevenir el estreñimiento, regula la acidez estomacal y ayuda a controlar el apetito.

¿Afecta la hidratación al rendimiento deportivo?

Como ya sabréis, durante el ejercicio el cuerpo pierde agua a través del sudor, por tanto, hay que reponer estas pérdidas. La deshidratación es un factor limitante para el rendimiento deportivo ya que aumenta la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca, por esto, es importe beber no solo después del ejercicio, sino también antes y durante para mantener el nivel de hidratación constante.

Mitos sobre la hidratación: ¿Verdadero o falso?

  • La orina oscura es signo de deshidratación: VERDADERO. Generalmente una orina con un color más oscuro, indica que está más concentrada, señal de que no has tomado suficientes líquidos así que ¡acuérdate de tomar más agua!
  • Es mejor no tomar agua durante las comidas: FALSO. En dietas de adelgazamiento se sugiere beber agua antes o a lo largo de las comidas para aumentar la sensación de saciedad. El agua ayuda a disolver aquellos alimentos que no hemos masticado suficiente. Se puede beber antes, durante o después sin ningún temor, pero de forma pausada y relajada.
  • Si tienes sed, ya estás deshidratado: VERDADERO. Estrictamente hablando es cierto. La sed se produce por una reducción del nivel de agua en el cuerpo. No es algo drástico, pero importante como para recordar que no hay que esperar a tener sed para beber agua.

Estrategias para mantenerse hidratado 

Si te cuesta beber agua empieza por algo sencillo, como tomar un gran vaso de agua al levantarte. Durante el día ten siempre a tu lado una botella de agua, eso te recordará que debes ir bebiendo.

Combina el agua con otras opciones saludables como tés o infusiones funcionales SUSARÓN, que además están formulados con plantas tradicionalmente usadas por aportar bienestar.

5_trucos_para_aligerar_tu_dieta.jpg

5 trucos para aligerar tu dieta

Con la llegada del buen tiempo se multiplican las ganas de cuidarse, pero a veces puede resultar difícil saber qué cambios hacer o cuáles son los más prioritarios. Te ofrecemos 5 pautas para que te resulte más fácil adaptarte a una alimentación más ligera y saludable, casi sin darte cuenta:

  1. ¡Llena de color tus platos!

Da rienda a tu imaginación con la gran variedad de verduras y hortalizas de temporada que tienes a tu alcance. Conviértelas en el componente principal de tu plato y complétalo con cereales y alimentos ricos en proteína como el huevo, pescado, legumbres o carnes magras. Decántate por preparaciones más ligeras como la plancha, vapor, papillote o horno.

  1. Evita alimentos procesados

Elige alimentos frescos para realizar tus recetas, así controlarás exactamente lo que comes. Intenta sustituir las salsas industriales, que pueden contener altas cantidades de azúcar y sal, y añade sabor a tus platos con salsas caseras como la de yogur, de eneldo o una vinagreta.

  1. El agua, tu mejor aliado

¡No te olvides de mantenerte bien hidratado durante el día! Cuando el cuerpo no recibe suficiente hidratación puede llegar a confundir la sed con hambre, para evitarlo, bebe agua durante el día y combínalo con infusiones o tés para añadir un toque de sabor y salud. Substituye las bebidas azucaradas y el alcohol por estas opciones más saludables.

  1. Controla las cantidades

Realiza 5 comidas diarias para controlar mejor la sensación de hambre. Un truco muy sencillo para regular las cantidades es utilizar un plato más pequeño en tus comidas, el efecto visual propicia pensar que has comido más cantidad que con un plato grande.

  1. Elige snacks saludables

¿Eres de tener antojo de dulce entre horas? ¡Hay opciones saludables para ti! Dulce no tiene por qué significar poco saludable, puedes recurrir a frutos deshidratados como los dátiles u orejones, una fruta o un trozo de chocolate con alto contenido de cacao. Si por el contrario eres más de salado, unos cuantos frutos secos pueden ser una buena opción.

 

Completa tu dieta con infusiones SUSARÓN

Ahora que llega el calor y que la motivación por mantener la línea aumenta, no dudes en probar las infusiones SUSARÓN para ofrecer una ayuda extra a nuestro cuerpo. La infusión Detox incluye cola de caballo en su composición, a la que se le atribuye la capacidad de eliminar toxinas del organismo de forma natural, mientras que Adelgasana es la infusión aliada de todos aquellos que quieran mantener la figura y sentirse ligeros.

Así que ya sabes, pon en práctica estos sencillos trucos para una dieta saludable y ligera. ¡Los pequeños cambios del día a día marcan la diferencia!

en_semana_santa_una_infusion_para_cada_plan.jpg

En Semana Santa, una infusión para cada plan

¿Todavía no sabes qué hacer en Semana Santa? Te ofrecemos una selección de planes que puedes hacer en pareja, en familia o con tu grupo de amigos. Además, te aconsejamos una infusión SUSARÓN para cada uno de ellos. Aprovecha estos días de fiesta para poder hacer actividades que, por falta de tiempo, no puedes hacer en tu día a día. ¿Te animas?

Última subida a la nieve

Si lo tuyo es la nieve, seguramente quieras aprovechar los últimos días que quedan de frío para poder hacer una escapada a la montaña. En vez de esquiar o hacer snow aventúrate a practicar un nuevo ejercicio y prueba con una excursión en raquetas por la nieve. Es un plan diferente que puedes realizar en pareja para salir de la rutina. Además, una buena opción es hospedarte en un bonito hotel de montaña que tenga spa, así podrás encontrar el bienestar después de un día lleno de actividad física. No olvides meter en la maleta tu SUSARÓN Instanté Energy para que te de ese aporte adicional de energía.

Ruta gastronómica con amigos

Aprovecha los días de fiesta para reencontrarte con esas personas que por falta de tiempo no puedes ver. ¡Los días festivos son una buena opción para intentar cuadrar horarios! En estas fechas encontrarás platos específicos de Semana Santa por lo que es una buena ocasión para hacer una ruta gastronómica. Prueba platos típicos como la tortilla de camarones, la longaniza de Pascua, unos buñuelos de bacalao o unas torrijas. ¡Tienes la excusa perfecta para darte un capricho! Alíate con SUSARÓN Digesana para facilitarte la digestión y no olvides SUSARÓN Sanacol para tomar una bolsita de infusión después de la comida. Está elaborada con plantas naturales reconocidas tradicionalmente por ayudar a regular el nivel de colesterol de forma natural.

Yoga y relax

Si eres de los que está esperando la Semana Santa para poder descansar, te proponemos que hagas un poco de ejercicio que ayude a repararte y a relajarte a la vez. Una buena opción es dedicar unos minutos diarios a practicar yoga, y si lo que buscas es el descanso absoluto, puedes hacer unas posturas sencillas antes de ir a dormir. La práctica de yoga te ayudará a reducir los niveles de estrés, a despejar tu mente, a relajarte y a preparar el cuerpo para que puedas tener un descanso reparador y placentero. Para ayudarte a conciliar el sueño de forma natural también puedes prepararte una infusión SUSARÓN Duermesana que está elaborada con diferentes plantas naturales cuyas principales cualidades son: relajante, sedante y somnífera.

Como ves, no hace falta agobiarte con preparar viajes muy elaborados para hacer algo distinto. ¡Aprovecha estos días para hacer planes sencillos que te ayuden a salir de tu rutina y sentir el bienestar!

banner_susaron_aguacate.jpg

5 alimentos para los meses de primavera

Con la primavera llega el buen tiempo y el sol, por lo que suele ser la estación preferida de muchos de nosotros. Sin embargo, algunas personas pueden sentirse más cansadas en esta época del año. Es un buen momento para cuidarse y aprovechar al máximo toda la variedad de alimentos que nos ofrece la primavera. Sigue unos buenos hábitos de salud y añade a tus recetas estos 5 alimentos para pasar los días llenos de vitalidad.

Espárragos

Los espárragos son alimentos pertenecientes al grupo de las verduras y las hortalizas. Pueden diferenciarse, de manera general, en blancos o verdes, ambos protagonistas en los meses de primavera. La principal diferencia entre ellos es que los espárragos verdes contienen clorofila, sustancia responsable de su color.

Son ricos en agua, bajos en calorías y presentan un alto contenido en fibra, vitaminas (destacando su contenido en folatos, beta-carotenos, que son precursores de la vitamina A, vitamina C y E) y minerales (potasio, hierro, fósforo, yodo, y en menor cantidad, calcio y magnesio).

Aguacate

El aguacate es un alimento que se clasifica dentro del grupo de las frutas, aunque por su sabor se suele usar en ensaladas. Presenta un contenido moderado de agua y destaca por su contenido en grasas saludables monoinsaturadas, como el ácido oleico. Este tipo de grasas resultan beneficiosas para la salud de nuestro organismo. También es un alimento rico en fibra, minerales como el potasio y el magnesio, y vitaminas, especialmente la E, que actúa como antioxidante natural en el cuerpo, protegiendo a nuestras células del envejecimiento celular prematuro.

Fresas

Las fresas son las frutas estrella de esta época. Son ricas en agua y bajas en calorías, así como una buena fuente de fibra, por lo que se recomiendan especialmente en dietas para la pérdida de peso. Destaca su contenido en vitamina C y minerales (hierro, yodo, y en menor cantidad calcio, fósforo, magnesio y potasio). También contiene otros componentes beneficiosos para la salud como flavonoides, sustancias que actúan como antioxidantes y son los responsables del color rojizo de esta fruta. Prueba a hacer una brocheta de fresas aderezadas con Endulsana, ¡están riquísimas!

Bonito

El bonito es un pescado azul rico en ácidos grasos esenciales omega 3, proteínas de alto valor biológico, vitaminas (del grupo B como la B2, la B3 y la B12, y vitaminas A y D) y minerales (potasio, magnesio, fósforo, hierro y yodo). Las grasas omega 3 son especialmente importantes para la salud del corazón, por lo que si tienes el colesterol elevado debes incluir el pescado azul en tu dieta semanal. Recuerda que tienes una ayuda extra en Sanacol, infusión con té verde y alcachofa.

Guisantes

Los guisantes son un alimento perteneciente al grupo de las legumbres, aunque a diferencia de garbanzos y lentejas solemos comerlos frescos. Destacan por tener un elevado contenido en proteínas y ser bajos en grasas. Son fuente de fibra, minerales (fósforo, hierro, potasio y magnesio), vitaminas (del grupo B, especialmente B1, B3 y B9, y C) y, finalmente, también tienen un interesante contenido en carotenoides, unas sustancias antioxidantes.

Los alimentos de temporada suelen tener mejor textura, aroma y sabor que los que no lo son, pero también conservan mejor sus propiedades nutricionales. Por eso, escoger estos alimentos contribuye a ingerir los nutrientes necesarios para cuidar la salud y vivir cada día con energía. Además, puedes complementar tu alimentación diaria con infusiones como Té Energy, elaborado con guaraná y ginseng que te aportarán un extra de energía.

 

banner_susaron_lgumbres.jpg

Las legumbres, una buena fuente de proteínas

Las legumbres son alimentos muy beneficiosos para nuestra salud, y un alimento clave en la dieta mediterránea. Aunque actualmente su consumo ha ido disminuyendo, se recomienda incluirlas en nuestros menús de 2 a 3 veces a la semana, por su interesante contenido en proteínas vegetales y fibra dietética. Garbanzos, alubias, lentejas, habas, guisantes, soja… Las legumbres se consumen desde hace aproximadamente unos 10.000 años, y son uno de los grupos de alimentos más utilizados en el mundo. Esto no es casualidad, ya que son un alimento muy rico nutricionalmente y con propiedades saludables para tu cuerpo.

Legumbres, un alimento completo

Las legumbres destacan por combinar varios nutrientes importantes en un solo alimento, por lo que se consideran un alimento completo y saludable.
–    Hidratos de carbono: las legumbres son una fuente importante de almidón, que nos proporciona energía constante para el día a día. También contiene almidón resistente, que actúa como una fibra con efecto prebiótico (promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas en el sistema digestivo).
–    Proteínas vegetales: contienen proteína de origen vegetal, aproximadamente un 20%. Destaca especialmente la soja, con 36g de proteínas por cada 100g.
–    Fibra: las legumbres, en general, son ricas en fibra, especialmente soluble. Este tipo de fibra tiene importantes propiedades, ya que aumenta la sensación de saciedad, regula la absorción de la glucosa, ayuda a regular el tránsito intestinal y tiene un efecto prebiótico. Si habitualmente las legumbres te causan flatulencias, prueba a cocinarlas de forma ligera, y tomar Digesana, con plantas digestivas que ayudan a minimizar los gases, después de las comidas.
–    El contenido en grasa de las legumbres es muy bajo. Cocinándolas de manera ligera, sin añadir carnes grasas (chorizo, panceta, costilla), eliminaremos calorías que no son necesarias ni saludables.

Además, contienen vitaminas y minerales, entre las que destacan las vitaminas del grupo B, el calcio y hierro, aunque éstos últimos se absorben de forma parcial.

La importancia de la proteína vegetal

En una dieta equilibrada, se recomienda que aproximadamente el 15% de la energía diaria provenga de las proteínas. Este nutriente se encuentra en alimentos de origen animal (huevo, pescado, carnes) y en alimentos vegetales, entre los que destacan las legumbres y los frutos secos. Los expertos recomiendan que la mitad de las proteínas que consumimos cada día provengan de alimentos vegetales, para reducir la grasa saturada de las carnes. De ahí que se recomiende consumir legumbres unas 2 o 3 veces a la semana, a poder ser en sustitución de carne roja (cordero, ternera, buey, cerdo).

Combinar las legumbres para una proteína de calidad

Una de las peculiaridades de las legumbres es que para aprovechar al máximo sus proteínas, debes combinarlas con cereales, para conseguir que estas sean de la máxima calidad. Complementar las legumbres con cereales es fácil, como por ejemplo: lentejas con arroz, ensalada de garbanzos y cuscús, arroz con frijoles, o acompañar con pan las comidas con legumbres.

Como has visto, las legumbres son un alimento completo y saludable ¡elije tus favoritas y disfruta cuidándote con ellas!

frutasyverduras_775x225.jpg

Frutas y verduras de invierno

Los vegetales son la base de una dieta saludable, y son todavía más importantes si tenemos el objetivo de perder peso. Dentro de un contexto de alimentación saludable, se recomienda un consumo de 5 raciones diarias de estos alimentos:
•    Verduras y hortalizas presentes en comidas y cenas, representando la mitad del plato.
•    3 veces al día fruta; una pieza mediana o dos pequeñas cada vez, y al menos una de ellas que sea cítrica.
¿Quieres conocer algunas de las frutas y verduras que nos trae el invierno y sus propiedades nutricionales?

Verduras y hortalizas

Durante estos meses del año, encontramos  acelgas, espinacas, coles, alcachofas o brócoli, entre otros.
Las espinacas y las acelgas destacan por ser ricas en betacarotenos que pueden ser transformados en vitamina A, fundamental en el manteamiento de la barrera epitelial, ejerciendo una primera barrera en nuestro sistema de defensa. Se le confiere propiedades antioxidantes favoreciendo la prevención de enfermedades cardiovasculares y tiene un papel destacado en la salud ocular. También destacan por su contenido en ácido fólico, que participa en numerosas reacciones metabólicas.
Las alcachofas son conocidas por ejercer un efecto depurativo en el organismo, y por reducir los niveles de colesterol contribuyendo a la salud cardiovascular. También son conocidas por ayudar a mantener estables los niveles de glucosa en sangre.
Finalmente, el brócoli, pertenece a un grupo llamado “crucíferas” como la col o la coliflor, que destacan por su contenido en glucosinolatos. Estos son sustancias con capacidad antioxidante, esenciales para la salud de nuestras células. Contiene una gran variedad de vitaminas antioxidantes, por lo que se relaciona con la salud del corazón.

Frutas

En la época de invierno destacan, sobre todo, las frutas cítricas como la naranja, el kiwi o las mandarinas. Éstas son conocidas especialmente por su aporte de vitamina C, popularmente relacionada con la aparición de catarros.
La vitamina C es considerada un antioxidante natural. Además, participa en el sistema de defensa de nuestro cuerpo, por ello se la relaciona con la mejoría de los resfriados comunes. Por otro lado, participa en la formación de colágeno y carnitina, sustancias necesarias para mantener la salud de los huesos.
También se le atribuye la capacidad disminuir el colesterol y está implicada en el metabolismo del hierro, así como de su absorción.
Pero no son las únicas frutas de esta época del año. También encontramos, entre otras, caquis, muy rico en betacaroteno y vitamina A, o peras, que aportan minerales, oligoelementos, vitaminas y enzimas que participan en infinidad de procesos del cuerpo.

En general, las frutas y las verduras son alimentos ricos en agua, vitaminas, minerales, fibra y bajos en calorías. La fibra es un nutriente fundamental para ayudar a regular el tránsito intestinal, además de producir sensación de saciedad, muy interesante para controlar el peso corporal. Por tanto, si este es tu objetivo, las frutas y verduras son fundamentales en tu dieta y, ahora, puedes complementarlas con infusiones como Laxana y Adelgasana de SUSARÓN, elaboradas con plantas medicinales tradicionalmente conocidas por ayudar a facilitar el tránsito intestinal y a mantener la figura de forma natural, respectivamente. En invierno, ¡no dejes de cuidarte!

cocinar.jpg

Alimentación tras las vacaciones de navidad

Las vacaciones de Navidad han llegado a su fin y un nuevo año nos da la bienvenida. Tras los excesos navideños, nuestro organismo puede verse alterado, por ello, en enero, junto a los propósitos de año nuevo, debemos adoptar buenos hábitos saludables y procurar devolver a nuestro organismo su estabilidad.

La vuelta al trabajo tras unos días de desconexión puede ir acompañada de una gran carga de trabajo y estrés. La alimentación, como hemos visto en otros artículos, puede ser clave para afrontar cada momento con energía, pero después de las fiestas, puede que queramos tener en cuenta algunos aspectos para recuperar el equilibrio.

Come poco a poco

¡Sobre todo en el trabajo! Es cierto que tenemos mucho trabajo, pero la comida es muy importante también. Si comemos poco a poco daremos tiempo a nuestro cuerpo a enviar señales al cerebro cuando ya esté saciado y evitaremos comer de más. ¡Para eso ya estaban las fiestas! ;)

Como siempre: menús equilibrados

Una vez más, la alimentación debe ser equilibrada. Haz un buen aporte de verduras y hortalizas, acompañándolas de cereales y alimentos ricos en proteína como el pescado, huevos, legumbres o carnes magras. ¡No olvides guardar sitio para el postre! Un yogur natural, si lo prefieres descremado, o bien, una pieza de fruta, son una opción ideal para redondear la comida.

Una botella de agua siempre contigo

Ya sabes que hidratarse es muy importante. Lleva contigo una botella para ir bebiendo, o si lo prefieres, aprovecha para tomar infusiones y tés. Los refrescos o las bebidas alcohólicas ya han tenido su papel en estas fiestas.

Cuida tus preparaciones

Estos días trata de cocinar algo más sano y ligero: vapor, hervido, horno… o plancha si usas poco aceite. Deja de lado los fritos y las salsas durante un tiempo. Evita, también, añadir mucha sal a los platos, y si te gustan los sabores intensos, añade hierbas provenzales u otras especies que añadan protagonismo a tus platos.

Siempre en movimiento

Recuerda que el ejercicio físico es básico en cualquier etapa de nuestra vida. El deporte, además, puede ayudar a nuestro cuerpo a regularse y mantenernos sanos.

Complementa tu dieta con infusiones SUSARÓN

Podemos recurrir a infusiones para ayudar a devolver a nuestro cuerpo su estado de normalidad tras estas vacaciones, en las que han reinado las comilonas y las sobremesas por encima de las dietas y el ejercicio. Infusiones como SUSARÓN Sanatens o SUSARÓN Adelgasana son ejemplos de infusiones que te ayudan a cuidarte por dentro mientras disfrutas de su sabor. Sanatens incluye hojas de olivo en su composición,  a las que se le atribuye la capacidad de regular la tensión arterial, mientras que Adelgasana es la infusión aliada de todos aquellos que estén siguiendo una dieta para mantener la figura y sentirse ligeros.

Ahora que empezamos el año, ¡no descuides tu salud! Recupérate de los excesos navideños, sigue unos hábitos saludables, y seguro que cumplir con los propósitos que te planteaste unos meses atrás, será mucho más fácil.

Aperitivos ligeros para navidad.jpg

Aperitivos ligeros para navidad

Cenas de empresa, comidas familiares, año nuevo… Si organizas un evento o eres tú la anfitriona, te proponemos unas ideas para empezar el menú con un “pica-pica” fácil, saludable y festivo.

Pincho de verdura con salsa pesto

Ingredientes:
•    Para la salsa pesto: 1 puñado de hojas de albahaca, 2 cucharadas de piñones, 1 diente de ajo, 2 cucharadas de aceite de oliva.
•    Para las brochetas: 2 calabacines, 2 tomates, 1 pimiento, 4 cucharadas de salsa pesto, 1 cucharada de aceite de oliva, 3 cucharadas de salsa de tomate.

Preparación:
•    Para la salsa pesto: Tritura la albahaca, el ajo y los piñones hasta conseguir una pasta homogénea. Añade el aceite y mezcla hasta obtener una consistencia cremosa.
•    Para las brochetas: Lava las verduras y córtalas a rodajas. En un envase, diluye el pesto con 1 cucharada de aceite de oliva.
Calienta una parrilla y cocina las verduras por ambos lados. Úntalas con el pesto y la salsa de tomate.
En un plato, forma torres con las verduras a la parrilla, alternando los colores. Utiliza un palillo para fijar el pincho. Adorna con 1 cucharada de pesto y sirve.

Tapas de gambas con guacamole

Ingredientes:
•    Para la base: 1 boniato cortado en rodajas, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal.
•    Para el relleno: 1 paquete de gambas peladas (400g), 4-5 dientes de ajo, perejil, un par de guindillas, ½ cucharadita de sal, 1 cucharada de aceite de oliva.
•    Para el guacamole: 4 aguacates pequeños, ½ taza de cilantro, zumo de limón, ½ cucharadita de pimentón rojo en polvo, sal al gusto.

Preparación: Precalienta el horno a 200ºC
•    Base de boniato: Unta una bandeja apta para hornear, con un poco de aceite de oliva. Coloca el boniato a lo largo cortado en finas rodajas.
En un envase, mezcla un poco de aceite de oliva con sal, y con ayuda de un pincel de cocina o cucharilla, rocía los boniatos. Hornea durante unos 10 minutos. A continuación, voltea las rodajas de boniato y deja dorar durante unos 7 minutos más por el lado contrario.
•    Guacamole: Mezcla el aguacate, el zumo de limón, el cilantro y el pimentón en polvo en un bol y reserva.
•    Gambas: Pela las gambas y límpialas. Si utilizas gambas congeladas, déjalas descongelando el día anterior en la nevera y luego elimina el exceso de agua.
Pela los ajos y córtalos en láminas finas. Después, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, dora los ajos con las guindillas cortadas hasta que tomen color sin llegar a quemarse, una vez dorados, añade las gambas y saltéalas durante un par de minutos.
•    Para hacer los montaditos: Sobre la base de boniato dulce, añade un poco de guacamole, después una gamba y al final, añade un poco de perejil fresco picado para decorar.

Brochetas de “caprese” con jamón serrano

Ingredientes (12 unidades): 12 tomates cherry, 12 perlas de queso mozzarella, 12 hojas de albahaca, 6 rebanadas de jamón serrano, vinagre balsámico, sal, pimienta, aceite de oliva.
Preparación: Corta el jamón serrano en tiras y haz rollitos. Coloca en mondadientes de manera intercalada las hojas de albahaca, el tomate, queso y los rollitos de jamón serrano. Prepara una vinagreta mezclando el vinagre balsámico, la sal, el aceite de oliva y la pimienta. Rocía las brochetas con la vinagreta. ¡Listo!

En estas fechas, los aperitivos suelen ir acompañados de abundante comida y los excesos que dificultan tu digestión. En este caso, puedes tomar una infusión SUSARÓN Digesana, elaborada con plantas naturales reconocidas tradicionalmente por ayudar a facilitar la digestión de manera natural.

Mitos y verdades sobre la alimentación y el colesterol.jpg

Mitos y verdades sobre la alimentación y el colesterol

¿Se puede comer huevo? ¿Y las grasas?, mucho se ha hablado de la alimentación y el colesterol alto, pero alguna vez te has preguntado ¿qué será realmente cierto? Te aclaramos algunos mitos para resolver tus dudas.

Mito: No necesito preocuparme por lo que como, mi médico de cabecera me ha prescrito medicación para disminuir el colesterol.
Falso: Hay que preocuparse por llevar una alimentación saludable. Tenemos dos formas de obtener el colesterol: a través de la dieta y mediante producción endógena, es decir, la producción por nuestro propio organismo.
Los medicamentos pueden detener la producción endógena, pero el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas podrá seguir aumentando tu colesterol.

Mito: Soy joven, delgado y estoy en forma, por lo cual no puedo tener el colesterol alto.
Falso: Cualquier persona, indistintamente de su complexión corporal o nivel de actividad física, puede tener los niveles de colesterol altos. Las personas con sobrepeso u obesidad suelen ser más propensas, pero tener antecedentes familiares de hipercolesterolemia o llevar un estilo de vida poco saludable, puede afectar tus niveles de colesterol.

Mito: Todas las grasas son malas y empeorarán mis niveles de colesterol.
Falso: En función de nuestra alimentación podemos obtener grasas saludables y grasas perjudiciales para tu salud. Te las presentamos:

Grasas saludables: te ayudarán a mantener unos niveles saludables de colesterol y a prevenir enfermedades cardíacas.
–    Monoinsaturadas: aguacate, aceite de oliva y frutos secos (pistachos, almendras, cacahuetes, anacardos)
–    Poliinsaturadas: nueces, pescado azul (salmón, atún, arenque, caballa, sardina).
Grasas perjudiciales para tu salud: te harán aumentar el colesterol dañino en tu organismo.
–    Saturadas: carnes procesadas como salchichas, beicon y hamburguesas, mantequilla, manteca, quesos curados, leche entera, aceite de coco y de palma.
–    Trans: margarinas, platos pre-cocidos, bollería industrial (galletas y tartas) y patatas fritas.

Mito: Si sigo una dieta vegetariana, no es necesario que vigile mis niveles de colesterol.
Falso: La clave está en el balance. Las personas que siguen una dieta vegetariana suelen introducir con mayor frecuencia alimentos ricos en fibra por lo que disminuye la absorción del colesterol a nivel intestinal. Pero existen alimentos de origen vegetal, que son fuente de grasas saturadas y en caso de que la dieta no sea vegetariana estricta, también se ingieren alimentos ricos en grasas saturadas y trans que, en exceso, pueden aumentar los niveles de colesterol dañino (LDL).

Como ves, no todas las grasas son perjudiciales para tu salud ni aumentan los niveles de colesterol en sangre. ¡Deja los mitos a un lado! y aprende a controlar el consumo de colesterol en tu dieta con una alimentación más saludable y compleméntalo con ejercicio y tu infusión SUSARÓN Sanacol.

 

 

 

 

alimentación saludable ssr.jpg

5 claves para controlar tu peso con una alimentación saludable

¿No sabes por dónde empezar para controlar tu peso? De por sí, perder peso no es una tarea fácil, pero mantener el que ya has perdido puede suponer todo un reto. La clave para mantener un peso saludable, es poner en práctica una serie de consejos, fáciles de seguir, y que te ofrezcan las herramientas necesarias para escoger alimentos más saludables, he aquí algunos de ellos:

1.    Reemplaza las carnes rojas por pescados blancos.
Sustituyendo las carnes rojas (vacuno, toro, caza) y procesadas (beicon, salchichas, hamburguesas) por pescados blancos o magros (lenguado, rape, merluza), disminuirás el contenido en grasas y calorías de tu dieta sin dejar de incluir proteína de alto valor biológico.

2.    Aumenta el consumo de fibra.
La fibra, es un nutriente esencial que te proporcionará sensación de plenitud o  saciedad. Este efecto después de las comidas te ayudará a moderar la cantidad de comida ingerida. Alimentos como las frutas, vegetales, cereales integrales y legumbres (lentejas, garbanzos, habas, soja), son una buena fuente de fibra y proteína, a su vez contienen un bajo contenido en grasa con lo que, al incluir estos alimentos en tu alimentación diaria, te ayudarán a controlar el hambre y los antojos durante el día.

3.    ¿Ya mencionamos que las frutas y verduras son maravillosas? ¡Pues lo volveremos a decir!
Sabías que las frutas y las verduras son una fuente importante de nutrientes y agua y que a su vez, contienen un bajo contenido en calorías y grasa. Atrévete a crear nuevas versiones de tus platos favoritos, añadiendo alguna variedad de frutas y verduras, ya que aportarán más volumen, y te ayudará a controlar las raciones.

4.    Cambia las bebidas azucaradas y gaseosas por agua, infusiones o tés.
Beber de 1,5 a 2 litros de líquido al día o el equivalente a 6 a 8 vasos te ayudarán a reducir el apetito. Si eres de aquellas personas no muy amantes del agua y te cuesta llegar a las recomendaciones diarias, un buen consejo para mantenerte hidratado es incluir infusiones como Adelgasana o Instanté Diet de SUSARÓN. Están pensadas para apoyarte en tus objetivos y, además, ¡tienen un sabor que te enganchará!

5.    ¡Muévete!
No debemos olvidar que, además de una alimentación saludable, es imprescindible mantenerse activo. Sal a correr, da un paseo en bicicleta, juega al fútbol con tu familia, inscríbete en clases de baile, realiza caminatas al aire libre. La actividad física semanal practicada un mínimo de 30 minutos diarios, es fundamental en combinación con una alimentación saludable, para la pérdida y el mantenimiento del peso corporal. Una muy buena opción es hacer los desplazamientos diarios a pie o en bicicleta. Aparca el coche, la moto o el transporte público y aprovecha para hacer ejercicio sin darte cuenta.

Con estas 5 claves, ¡seguro que te resulta más sencillo mantener un peso saludable! Cuéntanos tus trucos en los comentarios.