Posts

Mitos y verdades sobre la alimentación y el colesterol

¿Se puede comer huevo? ¿Y las grasas?, mucho se ha hablado de la alimentación y el colesterol alto, pero alguna vez te has preguntado ¿qué será realmente cierto? Te aclaramos algunos mitos para resolver tus dudas.

Mito: No necesito preocuparme por lo que como, mi médico de cabecera me ha prescrito medicación para disminuir el colesterol.
Falso: Hay que preocuparse por llevar una alimentación saludable. Tenemos dos formas de obtener el colesterol: a través de la dieta y mediante producción endógena, es decir, la producción por nuestro propio organismo.
Los medicamentos pueden detener la producción endógena, pero el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas podrá seguir aumentando tu colesterol.

Mito: Soy joven, delgado y estoy en forma, por lo cual no puedo tener el colesterol alto.
Falso: Cualquier persona, indistintamente de su complexión corporal o nivel de actividad física, puede tener los niveles de colesterol altos. Las personas con sobrepeso u obesidad suelen ser más propensas, pero tener antecedentes familiares de hipercolesterolemia o llevar un estilo de vida poco saludable, puede afectar tus niveles de colesterol.

Mito: Todas las grasas son malas y empeorarán mis niveles de colesterol.
Falso: En función de nuestra alimentación podemos obtener grasas saludables y grasas perjudiciales para tu salud. Te las presentamos:

Grasas saludables: te ayudarán a mantener unos niveles saludables de colesterol y a prevenir enfermedades cardíacas.
–    Monoinsaturadas: aguacate, aceite de oliva y frutos secos (pistachos, almendras, cacahuetes, anacardos)
–    Poliinsaturadas: nueces, pescado azul (salmón, atún, arenque, caballa, sardina).
Grasas perjudiciales para tu salud: te harán aumentar el colesterol dañino en tu organismo.
–    Saturadas: carnes procesadas como salchichas, beicon y hamburguesas, mantequilla, manteca, quesos curados, leche entera, aceite de coco y de palma.
–    Trans: margarinas, platos pre-cocidos, bollería industrial (galletas y tartas) y patatas fritas.

Mito: Si sigo una dieta vegetariana, no es necesario que vigile mis niveles de colesterol.
Falso: La clave está en el balance. Las personas que siguen una dieta vegetariana suelen introducir con mayor frecuencia alimentos ricos en fibra por lo que disminuye la absorción del colesterol a nivel intestinal. Pero existen alimentos de origen vegetal, que son fuente de grasas saturadas y en caso de que la dieta no sea vegetariana estricta, también se ingieren alimentos ricos en grasas saturadas y trans que, en exceso, pueden aumentar los niveles de colesterol dañino (LDL).

Como ves, no todas las grasas son perjudiciales para tu salud ni aumentan los niveles de colesterol en sangre. ¡Deja los mitos a un lado! y aprende a controlar el consumo de colesterol en tu dieta con una alimentación más saludable y compleméntalo con ejercicio y tu infusión SUSARÓN Sanacol.

 

 

 

 

5 claves para controlar tu peso con una alimentación saludable

¿No sabes por dónde empezar para controlar tu peso? De por sí, perder peso no es una tarea fácil, pero mantener el que ya has perdido puede suponer todo un reto. La clave para mantener un peso saludable, es poner en práctica una serie de consejos, fáciles de seguir, y que te ofrezcan las herramientas necesarias para escoger alimentos más saludables, he aquí algunos de ellos:

1.    Reemplaza las carnes rojas por pescados blancos.
Sustituyendo las carnes rojas (vacuno, toro, caza) y procesadas (beicon, salchichas, hamburguesas) por pescados blancos o magros (lenguado, rape, merluza), disminuirás el contenido en grasas y calorías de tu dieta sin dejar de incluir proteína de alto valor biológico.

2.    Aumenta el consumo de fibra.
La fibra, es un nutriente esencial que te proporcionará sensación de plenitud o  saciedad. Este efecto después de las comidas te ayudará a moderar la cantidad de comida ingerida. Alimentos como las frutas, vegetales, cereales integrales y legumbres (lentejas, garbanzos, habas, soja), son una buena fuente de fibra y proteína, a su vez contienen un bajo contenido en grasa con lo que, al incluir estos alimentos en tu alimentación diaria, te ayudarán a controlar el hambre y los antojos durante el día.

3.    ¿Ya mencionamos que las frutas y verduras son maravillosas? ¡Pues lo volveremos a decir!
Sabías que las frutas y las verduras son una fuente importante de nutrientes y agua y que a su vez, contienen un bajo contenido en calorías y grasa. Atrévete a crear nuevas versiones de tus platos favoritos, añadiendo alguna variedad de frutas y verduras, ya que aportarán más volumen, y te ayudará a controlar las raciones.

4.    Cambia las bebidas azucaradas y gaseosas por agua, infusiones o tés.
Beber de 1,5 a 2 litros de líquido al día o el equivalente a 6 a 8 vasos te ayudarán a reducir el apetito. Si eres de aquellas personas no muy amantes del agua y te cuesta llegar a las recomendaciones diarias, un buen consejo para mantenerte hidratado es incluir infusiones como Adelgasana o Instanté Diet de SUSARÓN. Están pensadas para apoyarte en tus objetivos y, además, ¡tienen un sabor que te enganchará!

5.    ¡Muévete!
No debemos olvidar que, además de una alimentación saludable, es imprescindible mantenerse activo. Sal a correr, da un paseo en bicicleta, juega al fútbol con tu familia, inscríbete en clases de baile, realiza caminatas al aire libre. La actividad física semanal practicada un mínimo de 30 minutos diarios, es fundamental en combinación con una alimentación saludable, para la pérdida y el mantenimiento del peso corporal. Una muy buena opción es hacer los desplazamientos diarios a pie o en bicicleta. Aparca el coche, la moto o el transporte público y aprovecha para hacer ejercicio sin darte cuenta.

Con estas 5 claves, ¡seguro que te resulta más sencillo mantener un peso saludable! Cuéntanos tus trucos en los comentarios.

 

 

 

 

Desayunos ligeros para empezar el día

¿Estás pensando en saltarte el desayuno para perder peso? Debes saber que existen estudios científicos que indican que las personas que desayunan suelen tener una dieta más equilibrada y son menos propensas a tener sobrepeso, así como también tienen menor riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares y diabetes. Queremos explicarte qué contiene un desayuno saludable e ideas de combinaciones ligeras para que no te saltes la primera comida del día.

¿Cómo es un desayuno saludable?

Aunque no existe un único “desayuno ideal”, éste debería ser completo y nutritivo, y adaptado a las preferencias personales sin dejar de ser saludable. Para que sea equilibrado, se recomienda que el desayuno incluya estos 3 grupos de alimentos:

•    Farináceos: este grupo contiene alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como por ejemplo el pan, los cereales integrales o la avena. Siempre que te sea posible, escoge la versión integral, ya que será más rica en fibra, minerales y vitaminas y, además, la fibra es saciante.
•    Lácteos o alimentos ricos en calcio, como yogures, leche y quesos, o en su versión sin lácteos, bebidas vegetales enriquecidas con calcio. Para un desayuno ligero, opta por las opciones bajas en grasa, especialmente en el caso de los quesos: requesón y queso fresco desnatado, o quesos tiernos bajos en grasa.
•    Frutas: incluye una pieza de fruta en tu desayuno para un aporte de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Cuántas más variedades incluyas, ¡mejor! Recuerda, es preferible comer la fruta entera a hacerlo en forma de zumo.

Desayunos ligeros en 5 minutos

Si deseas perder peso y sólo dispones de 5 minutos para preparar tu desayuno, te proponemos las siguientes opciones:

1.    Tostadas de pan integral con queso fresco, 2 mandarinas, y una infusión que refuerce tus objetivos, como por ejemplo Adelgasana.
2.    Cereales de desayuno bajo en azúcares con leche desnatada y una pera fresca cortada a dados.
3.    Bocadillo de jamón de pavo con lechuga y tomate, acompañado de yogur con frutillas de temporada y un café con leche desnatada.

Si dispones de más tiempo, opta por un desayuno más elaborado:

1.    Gachas de avena también conocidas como oatmeal, con leche desnatada, granada con zumo de naranja natural e infusión. En vez de azúcar, prueba Endulsana para añadir un toque dulce a tu desayuno.
2.    Yogur con semillas de chía y granola casera, tostada con jamón cocido bajo en grasa y una macedonia de frutas típicas de otoño. Para hacer la granola, mezcla copos de avena y otros cereales con Endulsana, una pequeña cantidad de aceite de oliva y frutos secos al gusto hasta que los ingredientes se peguen entre sí. Extiende en una bandeja para horno y hornéalo durante 15-20 minutos, hasta que esté crujiente.
3.    Bol de crema de quinoa con frambuesas y pera y café con leche desnatada. Cuece la quinoa en una mezcla de agua y leche desnatada para un resultado extra cremoso. Puedes añadir canela y limón para un plus de sabor.

¡Anímate a empezar el día con un desayuno ligero y apetecible con estas ideas!

10 elementos de otoño que no pueden faltar en la nevera

Con la llegada del otoño los días se hacen más cortos y bajan las temperaturas, sacamos del armario las chaquetas y en las calles empiezan a aparecer las primeras bufandas. Hoy te presentamos diez alimentos otoñales que darán a tus platos color y sabor. ¿Te apuntas a los alimentos de temporada?

  1. Calabaza

Es el alimento por excelencia de esta época. Tiene un punto dulce que la hace ideal para que los niños coman verdura, aporta color y un buen perfil nutricional a tus platos. Es rica en agua, fibra, vitaminas como las del grupo B, la C y la E, así como sustancias precursoras de vitamina A, y minerales como magnesio o zinc.

  1. Boniato

El boniato es rico en carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales. Destaca por su aporte en betacarotenos, sustancia que nuestro cuerpo es capaz de transformar en vitamina A y a la que se le otorgan propiedades antioxidantes y fotoprotectoras. Tiene un sabor dulce que dará un toque especial a tus preparaciones.

  1. Castañas

Bien tostadas, son el clásico del otoño. Se trata de un fruto seco rico en carbohidratos y bajo en grasa. Además aportan minerales como el potasio, el hierro, el fósforo o el magnesio y son ricas en vitaminas antioxidantes A y E.

  1. Caquis

Es un fruto que contiene gran cantidad de agua y fibra. Además es rico en vitaminas y minerales como la vitamina C, betacaroteno y potasio.

  1. Setas

Las setas son abundantesen agua, bajas en grasa y ricas en fibra. Además, aportan vitaminas como la A y las del grupo B, y minerales como el hierro o el yodo. Contiene también otros compuestos bioactivos con funciones protectoras en el organismo. Tienen capacidad antioxidante y contienen una sustancia llamada ergosterol que podemos transformar en vitamina D gracias a la luz solar.

  1. Alcachofa

En octubre empieza la temporada de este vegetal rico en agua, fibra, vitaminas del grupo B y E, y minerales como el potasio, magnesio fósforo o calcio. Se le atribuyen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, y además es diurética gracias a su elevado contenido en potasio y bajo en sodio y a su contenido encinarina, sustancia conocida por ejercer efecto colerético y diurético en el organismo. Finalmente, contiene esteroles, sustancias vegetales con capacidad para reducir la absorción de colesterol. ¡Un auténtico tesoro!

  1. Uva

Fruta rica en carbohidratos y fibra. También aporta antioxidantes y vitaminas como las del grupo B, minerales como el potasio y nutrientes de origen vegetal que pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades degenerativas.

  1. Higos

Frutos ricos en agua, carbohidratos y fibra, ácidos orgánicos, minerales como el potasio, el magnesio o el calcio y vitaminas como la A en forma de provitamina.Sus pequeñas pepitas te ayudarán a mejorar el estreñimiento.

  1. Granada

La granada contiene abundante agua y bajo contenido calórico. Destaca por su aporte en potasio que contribuye al normal funcionamiento del sistema nervioso, y otros componentes como el ácido cítrico, málico, flavonoides (que le confieren propiedad antioxidante), y taninos a los que se les otorgan propiedades astringentes y antiinflamatorias.

  1. Mandarinas

En otoño llegan las primeras mandarinas, ricas en agua, fibra, vitaminas y minerales. Destacan por su contenido en vitamina C y ácido cítrico.

Utiliza cada día alimentos de temporada en tus comidas, y ¡viste tu mesa de alimentos típicos de otoño!