El regaliz, una planta mediterránea perfecta para el calor

¿Quién no ha masticado alguna vez regaliz conocido como palodul? Su sabor característico, el frescor que deja en la boca… ¡y el entretenimiento que ofrece! Hoy en día podemos encontrar el regaliz en muchos formatos, pero… ¿qué propiedades tiene? ¡Vamos a descubrirlas!

Deseábamos que llegara el verano, y aquí está. Como cada estación tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. En el caso del verano el calor, que en ocasiones es agradecido para dejarnos sentar en una terracita al anochecer, pero en otras puede ser muy molesto durante el día e incluso no dejarnos dormir. ¿Qué se puede hacer al respecto?

Uno de los remedios caseros más conocidos para combatir el calor es el regaliz. Pero antes de adentrarnos es sus propiedades vamos a ver qué es el regaliz.

El regaliz es la raíz de una planta que se considera un condimento muy antiguo. Su sabor dulce y anisado es lo que lo convierte en un endulzante que es 50-150 veces más dulce que el azúcar y se puede utilizar en muchos platos de cocina, pastelería, dulces y caramelos.

Las propiedades del regaliz son:

1.- Es un antiespasmódico, antiinflamatorio y antiácido. Esto ayuda a evitar la acidez estomacal, flatulencias, colitis ulcerosas…

2.- Se suele utilizar para tratar los catarros que cursan con tos y también como expectorante.

3.- Es un protector del hígado, lo protege de sustancias tóxicas.

4.- Es un bactericida natural, por lo que se usa de manera tradicional para tratar el dolor de garganta, anginas… cualquier afección del cuello.

5.- Es un inhibidor del crecimiento de microorganismos como los virus, bacterias y hongos. Ayuda a disminuir el dolor y a curar las llagas mediante enjuagues bucales.

6.- Los componentes del regaliz poseen propiedades antioxidantes y puede ser un buen complemento en aquellos casos en que nuestro organismo pueda estar oxidando más de la cuenta por ejemplo con un exceso de deporte.

Pero una de las propiedades del regaliz es que puede disminuir el calor y evitar la deshidratación

De esta manera el regaliz es un buen aliado para bajar la temperatura corporal y se convierte en un alimento necesario para evitar golpes de calor y agotamiento por el mismo.

Una manera de notar esta propiedad es añadiendo un trozo de esta raíz en la cocción de tu infusión preferida. Puedes dejarla enfriar, añadir un hielo y degustarla tranquilamente. Tu infusión tomará un sabor dulce a la vez que te refrescará.

Existen también multitud de recetas saladas en las que el polvo de regaliz da su toque personal, por ejemplo, salsas, carnes o pescados (salmón con regaliz), ¡hay muchas combinaciones posibles! Eso sí, recuerda que el regaliz tiene un sabor muy intenso y duradero, por lo que es recomendable usar poco para no enmascarar los sabores de los otros alimentos.

Cabe decir que, aunque tiene estas propiedades, hay que consumirlo con moderación y más si se hace por algún motivo de salud, por lo que es aconsejable informarse antes de qué cantidad tomar para notar sus beneficios y no sus contraindicaciones, como por ejemplo en el caso de las embarazadas, cuyo consumo no está recomendado.

¡Disfruta mucho del verano!

 

Enfría tu infusión con estos trucos

¡Qué bien sienta una bebida fresquita en esta época del año! Cuando más deshidratados nos encontramos más fácil es que nos apetezcan cosas hidratantes y fresquitas. ¡Y si encima son con sabor, mejor! Vamos a ver cómo enfriar tu infusión preferida para poder disfrutarla en cualquier momento del año.

Cuando el calor aprieta, nuestra mejor manera de refrescarnos es dándonos un buen chapuzón y/o hidratándonos con bebidas fresquitas. ¿Qué hacemos cuando queremos tomar una de nuestras bebidas favoritas y está caliente? Podemos buscar la manera de enfriarla para disfrutarla sin problemas.

Es el caso de las infusiones. ¡Son aptas para invierno y para verano también! ¿Cómo podemos hacer para enfriar nuestra infusión y poder disfrutarla? Veamos algunos trucos:

  • Infusionar en frío:

Sí, puedes infusionarla en frío. Coge 2 bolsitas de tu infusión preferida, ponlas en la misma cantidad de agua que sueles usar, y mete el recipiente (a poder ser tapado) en la nevera durante toda la noche. Al día siguiente puedes disfrutar de esta infusión, ¡casi helada! Para esto hay que ser previsor y hacerlo con antelación. Puedes infusionarlo por ejemplo en caliente y meterlo en una botella de cristal y reservarlo en la nevera para ir tomándote cada día un vasito, durante unos días. ¡Y bien fresquita!

  • Congelar:

Bueno, bien, bien no se trata de congelarla. Se trata de poner tu infusión en un recipiente de cristal que puedas cerrar bien (una botella, un bote…). Una vez ahí, coge papel de cocina o servilletas de papel. Envuelve con ellas (bastarán 2 o 3 hojas) el recipiente y mójalas con agua hasta que queden empapadas. Ahora mete este recipiente envuelto en el congelador… ¡Y en media hora podrás disfrutar de tu infusión bien fresquita!

  • Usar espray de soplado:

Este invento es para emergencias. Si dispones de un espray de soplado de los que se usan para limpiar objetivos de cámaras de fotos o teclados de ordenador…puede usarlo para enfriar tu bebida. Para ello, pon el bote de espray boca abajo y rocía con él la botella o vaso (tapados ambos). El hecho de poner el bote boca abajo es para que salga precisamente el gas propelente que se encuentra a una temperatura inferior a 0ºC. Verás que en menos de 2 minutos puedes dejar tu infusión helada.

  • Si te la llevas:

Si te quieres llevar tu infusión a la playa, montaña, a un picnic, de excursión… hay que mantener la infusión fría, porque no se va a tomar al momento. Para ello es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  • Llevar la infusión fría.

Hay que llevar la infusión previamente fría ya que, sino cualquier técnica para mantener la temperatura puede transformarse en una técnica de enfriado, y una vez hecho esto, no se mantendrá la temperatura. Así que es mejor llevar previamente la infusión fría.

  • Enfriar el lugar donde la vas a poner.

Para evitar que haya transferencia del frío de la infusión a el material que la rodee, es importante que enfriemos cualquier cosa que vaya a estar en contacto con la infusión. Por ejemplo, si vas a llevar tu infusión Detox de Susarón en una mochila para hacer una excursión, sería interesante que primero enfriaras la mochila (poniendo una bolsa de hielo dentro por ejemplo) y así la infusión mantiene su temperatura. Puedes envolver tu infusión con un trapo frío también, para garantizar aún una mejor conservación.

  • Llevar una nevera.

La clásica nevera rígida azul y blanca o bien las nuevas neveras de tela que pueden aguantar el frío. Para cualquiera de las dos opciones, lo interesante es mantener frío el interior. Puedes hacerlo llenándolo de hielo agua y sal en el caso de la nevera rígida, pero hay que tener en cuenta que su transporte resultará pesado. En el caso de la nevera de tela, puedes colocar hielos de plástico (el clásico bloque de hielo tipo cantimplora) que además de mantener frío el interior, te asegura que no vayas a ir haciendo un reguerito de agua por todo el camino que hagas con ella.

Así que ya sabes, este verano ¡tus infusiones van contigo bien fresquitas!

5 ideas de ensaladas completas

Las ensaladas son un plato saludable que suele consumirse como primer plato en la mayoría de los menús que solemos escoger. Pero además de saludable, la ensalada admite muchos complementos que pueden hacer que se convierta en un plato único, completo y fresquito. ¿Vamos a ver cómo hacer ensaladas completas?

Con el verano saludándonos todas las mañanas, cada vez se hace más difícil entrar a la cocina a hacer la comida. No sólo por el calor: el verano nos invita a comer platos más ligeros y de fácil preparación. Y aquí entran en juego las deliciosas ensaladas. Pero no todo vale. Una sola ensalada para comer o cenar no es un plato equilibrado, a no ser que añadamos alimentos que nos aporten los nutrientes que la convierten en una comida completa.

Los nutrientes que debe aportarnos una ensalada para que sea un plato completo son:

  • Vitaminas y minerales: los encontramos principalmente en frutas, verduras y hortalizas, que serán la base de nuestras ensaladas.
  • Hidratos de carbono: los encontramos en alimentos como la pasta, el arroz, las legumbres…alimentos fáciles de añadir.
  • Proteínas: pollo, pescados, huevo, soja, legumbres (garbanzos), quinua… ¿a que alguna vez has combinado estos ingredientes en una de tus ensaladas favoritas?
  • Grasas: podemos encontrar grasas saludables en el aguacate y sobre todo en el aceite de oliva virgen extra.

Aquí te presentamos 5 recetas fáciles de ensaladas completas que contienen todos estos nutrientes que comentábamos anteriormente. ¡Comer saludable es fácil!

Ensalada de pasta, gambitas y aguacate

150g de pasta hervida

½ aguacate

6-8 gambitas congeladas, salteadas con sal y ajo.

1 lata de atún al natural

3 palitos de cangrejo troceaditos

2 cucharadas soperas de maíz dulce

Para hacer la ensalada, basta con mezclar estos ingredientes. Puedes aliñarla con aceite y vinagre o una salsa rosa ligera. Aquí te dejamos también la receta:

Salsa: 3 cucharadas de queso batido 0%, 4 cucharadas de kétchup zero, zumo de medio limón y zumo de media naranja. Mezclar y añadir al gusto.

Ensalada de garbanzos

½ bote de garbanzos cocidos y lavados previamente

Perejil picado al gusto

¼ de pimiento rojo

75g de tomates cherry

4 aceitunas negras

80g de queso feta desmenuzado

1 cebollita pequeña (chalota)

Mezcla los ingredientes anteriores para obtener una ensalada completa y muy sabrosa.

Y puedes aliñarla con aceite de oliva virgen extra y vinagre al gusto, o añadir además un poco de ajo picado, comino, un poco de limón y una cucharada de yogur natural, mezclar y regar la ensalada con ello.

Ensalada tropical de arroz

150g de arroz cocido

2 rodajas de piña en su jugo escurrida y troceadita

1 lata de atún al natural escurrido

1 huevo duro

50g de jamón york o pavo

1 cucharada sopera de maíz

Y más fácil no puede ser. Una vez mezclados estos ingredientes puedes aliñarla de manera tradicional con salsa rosa ligera como hemos explicado en la primera receta, o bien mayonesa o aceite y vinagre… ¡con la salsa que más te guste!

Ensalada de quinua

150g de quinua hervida

30g de guisantes cocidos

Un puñadito de pasas

1 zanahoria cruda rallada

1 tomate cortadito a dados

Un puñadito de anacardos

Albahaca y sal al gusto.

Para aliñar: aceite, vinagre de manzana y semillas de sésamo crudas. Bien mezclado, riega un poco tu ensalada de quinua y ¡disfruta este completo plato!

Ensalada de cuscús con pollo al curry

150g de cuscús cocido

1 pechuga de pollo al curry

¼ de pimiento rojo troceadito

½ cebolla troceada

1 tomate cortado a dados

Hojas de lechuga y endivias lavadas

1 puñado de pasas

En un cuenco, mézclalo junto con una vinagreta suave para que no se pierda el sabor del curry del pollo, ¡y a disfrutar de esta ensalada completa!

Y para redondear tu menú saludable, acompaña tus ensaladas con una infusión fresquita Antiox, elaborada con plantas naturales reconocidas tradicionalmente por ayudar a reducir los síntomas de envejecimiento en el organismo de manera natural. ¡Este verano, cuidarse desde dentro será muy fácil!

Dieta en verano: encuentra la mejor infusión para lograr tu objetivo

Este verano estás logrando tu propósito. Aprender a alimentarse de manera equilibrada es todo un reto, difícil en estas fechas en las que las que el buen tiempo invita a escaparnos, a sentarnos en las terrazas… Pero aún y así, estás logrando tu propósito. Si quieres una ayuda extra, ¡toma nota de lo que te vamos a contar!

Hacer dieta en verano puede resultar difícil, pero si tienes claro tu propósito y lo que te motivó a hacerlo, no tiene por qué resultar complicado. Es cierto que con el buen tiempo cuesta más seguir las pautas de una dieta equilibrada y variada, dado que el sol invita a salir más y a comer fuera. Pero si conocemos bien estas pautas nutricionales, el verano no tiene por qué ser un alto en nuestro objetivo de seguir una dieta.

Recuerda repartir a lo largo del día tus comidas, e intenta no saltarte ninguna para no llegar con excesiva hambre a la comida siguiente.

Elige bien tus snacks de media mañana o media tarde: prioriza frutas, frutos secos, algún bocadillo pequeño o lácteos como los quesos o yogures, por delante de otros snacks no tan aconsejables como dulces o bollería. Apunta este truco: para evitar caer en tentaciones, ¿qué tal si te llevas tu snack saludable siempre encima para cuando te pique el gusanillo?

A la hora de la comida, si no llevas tupper o has quedado con tus compañeros o amigos para comer, ¡no será difícil seguir una buena alimentación si sabes escoger los alimentos que deben componer tu plato!

Cuando llegue el momento de escoger, ten en cuenta las pautas del plato saludable, para que tu menú sea equilibrado. Si recuerdas estas divisiones, no tendrás problema en salir a comer fuera, porque será muy fácil construir tu propio plato saludable.

  • Llena la mitad del plato con verduras. Puede ser ensalada, tomates, verduras cocidas, ¡la que prefieras!
  • Uno de los cuartos que restan, llénalo de cereales o legumbres, alimentos que aporten hidratos de carbono. Puede ser pasta, arroz, garbanzos… Las patatas también son un alimento que añadir a este cuarto de plato.
  • El cuarto restante, complétalo con un alimento proteico saludable. Puede ser de origen animal o vegetal, ¡no lo olvides! Pollo, pescado, huevos o tofu son algunas opciones para este último cuarto de plato.

¡Y acompaña siempre tus comidas con agua y una fruta!

En estos días veraniegos, más largos y soleados, es probable que salgáis a tomar algo los amigos o familia. ¡No te preocupes! Procura evitar comer en exceso alimentos fritos o con mucha salsa. Puedes pedir alguna tapa un poco más ligera como por ejemplo pimientos del piquillo rellenos, banderillas…

Y si tienes invitados en casa, sorpréndelos con unas chips de verduras caseras muy saludables que les dejarán pasmados. Además de saludables son muy fáciles de hacer, sabrosas y ¡coloridas!

De cena puedes preparar unas deliciosas ensaladas originales que además se agradecen tan fresquitas en esta época tan calurosa como es el verano. ¿Qué te parece? No es tan difícil comer de manera saludable sin que se resienta nuestra dieta, ¿verdad?

Para lograr tu objetivo de manera más fácil y rápida, incorpora a tus nuevas rutinas saludables una taza con infusión fría Quemagrasa con cola de caballo y té verde con sabor a fresa, que gracias a sus propiedades naturales reconocidas tradicionalmente pueden ser una ayuda para controlar tu peso.

Que el verano no te frene en tu objetivo: sigue cuidándote y ¡disfruta de esta estación de calor y alegría!

 

El té negro, un estímulo para tus mañanas

El té negro es el té más popular en Europa y en Norteamérica. Una infusión con mucho sabor y un aroma único a la que popularmente se le atribuyen diferentes propiedades. ¿Quieres saber más? ¡Toma nota!

El té negro y sus características

Originario de los bosques de la India y del este de China, el té negro se prepara a partir de hojas secas y oxidadas de la planta del té (Camellia sinesis). El proceso de secado y de oxidación al que se someten estas hojas, le otorgan al té un aroma muy característico y un sabor intenso, así como un color pardo-rojizo tendiendo a negro. De hecho, ¿sabías que en Asia se le conoce como té rojo?

El té negro y sus orígenes

¿Conoces sus orígenes? A finales del siglo XVII desde China se enviaban cargamentos de té verde a Inglaterra por alta mar. Para completar este viaje, el cargamento debía navegar durante meses. En uno de esos viajes, debido al fuerte calor y a la humedad, el té verde almacenado en las bodegas del barco terminó por fermentarse, dando lugar a lo que hoy en día conocemos como té negro. Curioso, ¿verdad? Fue entonces cuando los comerciales se dieron cuenta de que cuando el té verde se oxidaba adoptaba un sabor diferente, pero muy agradable. Además, como esta nueva variedad tardaba más tiempo en estropearse, se podía almacenar durante más meses, por lo que se convirtió en el té más fácil y práctico de comercializar. ¡Fue toda una casualidad!

El té negro y sus usos más comunes

Las hojas de té negro contienen cafeína, polifenoles, flavonoides, taninos, y diferentes minerales. ¿Sabías que originariamente el té se vendía en las farmacias? A este producto se le han atribuido múltiples beneficios. ¡Sigue leyendo para conocer los más destacados!

  • Estimulante de buena mañana

A diferencia de las otras variedades de té, el té negro destaca por contener una cantidad más grande de cafeína, presentando casi el doble que el té verde. La cafeína es una sustancia estimulante, genial para aquellas mañanas en las que necesitas una ayudita extra para despertarte y acabar de activarte. ¡El té negro es una buena alternativa al café de la mañana! Y si es demasiado fuerte para ti, siempre puedes contar la deliciosa infusión Antiox con té verde y su agradable aroma de piña.

  • Diurético

Tradicionalmente se ha relacionado al té con posibles efectos diuréticos, por lo que puede facilitar la retención y el exceso de líquidos. Además, como se preparan con agua, son una ayuda extra para mantenerte bien hidratado.

  • Antioxidante

Durante el proceso de oxidación de las hojas de té negro se liberan unas sustancias denominadas flavonoides, unos antioxidantes naturales. La importancia de los antioxidantes en nuestro día a día hace que seguir una alimentación variada y equilibrada combinada con deliciosas tazas de té negro, pueda contribuir a proteger tus células frente a la oxidación y al envejecimiento.

¡Estimula tus mañanas con una deliciosa taza de té negro!

¿Té caliente o té frío?

El té es una de las bebidas más consumidas del mundo, una bebida muy versátil para tomar a cualquier hora del día y que combina genial con diferentes opciones. ¿Sabías que el té puedes tomarlo tanto caliente como frío? ¡No te lo pierdas!

Té frío, un refresco más equilibrado

Con la llegada del buen tiempo, las necesidades de agua aumentan y apetece refrescarse y combatir el calor con alguna bebida saludable, fresquita y sabrosa. Para muchas personas el té frío es una opción ideal para hidratarse durante los meses de verano, una alternativa sana a las bebidas o refrescos azucarados. El té tiene un bajo valor energético, contiene cafeína, antioxidantes y diferentes minerales. Además, posee un sabor y un aroma excepcionales, como la infusión Detox con un agradable sabor a frutos rojos. Por cierto, ¿se preparan igual el té frío y el té caliente? ¿Tú que opinas? Pues para preparar un buen té frío y poder disfrutar al máximo de todas sus propiedades es importante que tengas algunas cosas en cuenta:

       1. Utiliza agua caliente

Para elaborar un té frío es aconsejable que uses siempre agua caliente (más de 80ºC).

       2. Introduce la bolsita para infusionar

Cuando el agua ya esté caliente, coloca la bolsita de infusión y déjala reposar durante el tiempo especificado en el envase.

       3. Retira la bolsita

Para asegurarte que tu té no se infusiona en exceso es recomendable retirar la bolsita del agua una vez transcurrido el tiempo de infusión.

       4. Añade unos cuantos hielos

Ahora que tu infusión está lista ya puedes introducir los hielos para enfriarla.

Como puedes ver, la temperatura del agua es clave para aprovechar al máximo tu té. Pero ¿por qué? Cuando ponemos la bolsita para infusionar en agua caliente, las hojas secas de té se hidratan y gracias a la elevada temperatura todos sus componentes pueden extraerse. Si, por lo contrario, preparas tu té partiendo de agua fría, por mucho que las hojas se hidraten, todos sus componentes y virtudes no van a pasar al agua. Así que, recuerda, si este verano quieres lanzarte a la piscina y refrescarte con un té frío, prepáralo primero como si de un té caliente se tratara y una vez transcurrido el tiempo de infusión añádele los hielos.

Té caliente también en verano

El consumo de té caliente es perfecto para hacer frente a los fríos días de invierno y entrar en calor, pero ¿sabías que en algunos países también lo toman caliente en verano? En Marruecos, por ejemplo, donde el consumo del té forma parte de la cultura tradicional del país, el té se toma caliente incluso en los meses calurosos de agosto. Y es que, se ha visto que cuando se toma la bebida fría, el organismo empieza a funcionar para que el líquido ingerido se aclimate a la temperatura corporal. Para poderlo conseguir necesita gastar energía. En otras palabras, necesita producir calor. Mientras que cuando toman el té caliente, al encontrarse más o menos a la misma temperatura que el cuerpo, este no tiene que hacer ningún trabajo extra ni producir calor.

¡Hay miles de combinaciones! Aprovecha este verano y atrévete a probarlas todas frías o calientes, ¡como más te guste!

Soluciones para llevar tu infusión siempre contigo

Probablemente, cuando quieres tomarte una infusión, aprovechas y vas al bar cerquita del trabajo o donde has quedado con un amigo, o, incluso, esperas a estar en casa para prepararla. ¿Y si pudiera ir contigo siempre?

7 ideas prácticas para llevar tus infusiones

Susarón quiere proponerte un conjunto de ideas para que puedas llevar contigo siempre tus infusiones. ¡Toma nota

       1. Termos calentitos

Los termos son la mejor opción para conservar tus infusiones calientes. Algunas, incluso, disponen de un pequeño accesorio para infusionar directamente. En cualquier caso, los termos, además de para transportar café, son una forma idónea para cargar con infusiones. Existen infinidad de modelos, medidas y colores. ¡Escoge el que más te guste!

       2. Botellas de un solo uso

Si aún no dispones de un termo, siempre puedes recurrir a las típicas botellas de plástico. Eso sí, es importante que las uses una única vez para evitar que el plástico se estropee. Por este motivo, es una elección exclusiva para infusiones que se transportan en frío. ¿Has probado a llevarte nuestra infusión Antiox con su delicioso sabor a piña? Recuerda que una vez hayas disfrutado de ella, debes usar otra botella nueva.

       3. Tazas de viaje

¿Conoces las tazas térmicas de bambú? Son estupendas, porque aguantan muy bien las temperaturas, tanto frías como calientes. Además, existen de muchas clases y hasta puedes personalizarlas a tu gusto. ¡Qué alternativa tan moderna!

       4. Tazas para el trabajo

Un recurso para tomar infusiones en el trabajo, sin llevar nada encima, es disponer de una taza propia, sobrecitos de infusiones en el escritorio o compartidos con los compañeros, y un microondas para poder calentar el agua. ¡Fácil, cómodo y práctico!

       5. Recipientes herméticos

También puedes preparar tus infusiones en casa, guardarlas en un recipiente hermético con tapa y llevarlas donde quieras. Caliéntalas en un microondas si prefieres tomarlas a temperaturas altas o bien, mantenlas en la nevera si deseas beberlas en su versión más fresquita. Lo único que necesitas tener en cuenta es que todo quede bien cerrado y que el envase sea apto para calentar o enfriar.

      6. Botellas con filtrado

¿Has oído hablar de ellas? Son botellas de plástico con un filtro dispuesto para infusionar. Esta puede resultar una opción muy útil, además de atractiva, ya que se pueden añadir algunos trozos de fruta fresca para aromatizar tus infusiones y convertirlas en una experiencia la mar de sabrosa.

      7. Jarras infusionadas

¡La última propuesta es para compartir! Pon una jarra con agua en la oficina o en el espacio común de descanso de tus actividades habituales, infusiona varios sobres de la misma naturaleza, vierte las infusiones y ya tienes una solución a mano para todos aquellos a los que les apetezca un vasito de infusión.

Recuerda por qué es importante la hidratación y que las infusiones son una fantástica manera de conseguirla de una forma saludable.

Escoge la solución para llevar tu infusión siempre contigo que más te convenga y ¡goza de una exquisita infusión vayas donde vayas!

Dinos cómo eres y te diremos qué infusión te conviene

En cada momento del día, en cada etapa de la vida, según la situación personal que estés viviendo… ¿Sabes que existen una gran variedad de infusiones para ti?

Una infusión para cada uno

Las infusiones son una fantástica opción para hidratarse de una forma saludable y, además, aportar al cuerpo numerosos beneficios. ¡Vamos a descubrirlas!

  • ¿Necesitas controlar tu peso?

Las infusiones son ideales para aquellas personas que necesitan controlar su peso, ya que combinan perfectamente con una dieta equilibrada y ¡no aportan nada de grasa! Por eso, son también un complemento ideal para las dietas de adelgazamiento. De hecho, existen infusiones enfocadas a este objetivo, como es el caso de Adelgasana.

  • ¿Te gustaría reducir los síntomas del envejecimiento?

Las infusiones que contienen poderosos antioxidantes, como Antiox, te ayudan a reducir aquellos signos que te indican que el tiempo pasa.

  • ¿Precisas eliminar toxinas?

Las infusiones con cola de caballo son ideales para aquellas personas que necesitan liberar las toxinas de su organismo, como, por ejemplo, después de épocas de excesos o de temporadas en las que ha resultado imposible seguir una dieta saludable. ¡Anímate a probar la infusión Detox con sabor a frutos rojos!

  • ¿Necesitas mejorar tus digestiones?

Las infusiones, en general, sientan muy bien después de las comidas. Sin embargo, hay algunas en concreto, como Digesana, que van estupendamente para facilitar la digestión. Si eres de aquellas personas que comen a menudo fuera de casa o de los que dedican poco tiempo a las comidas, este tipo de infusiones te ayudan a terminar la comida con una agradable sensación.

  • ¿Tienes dificultades para dormir bien?

Las infusiones de pasiflora y valeriana son ideales para darte un empujoncito, si te cuesta conciliar el sueño. Porque no puedes renunciar a descansar bien, estas dos plantas naturales pueden ser grandes aliadas. ¿Has probado ya Duermesana?

  • ¿Te cuesta ir al baño?

Las infusiones elaboradas con sen, son reconocidas tradicionalmente por facilitar el tránsito intestinal de forma natural. Por lo tanto, pueden ser de gran ayuda en casos de estreñimiento ocasional. Saborea Laxsana, con un agradable aroma a ciruela.

  • ¿Te sientes hinchado?

Las infusiones con cola de caballo que se combinan con algunos tipos de té pueden contribuir a sentir tu vientre más ligero. Si las compaginas con actividad física regular y con una dieta saludable, seguro que consigues unos resultados formidables. ¿Conoces la infusión Quemagrasa con cola de caballo y té verde?

  • ¿Estás acatarrado?

Las infusiones con equinácea y un toque de menta, como Respirsana, son ideales para aliviar las molestias del catarro de forma natural, y, además, son muy reconfortantes para esos días en los que no te sientes demasiado bien y cuesta un pelín respirar.

  • ¿Tienes que mantener tu colesterol a raya?

Las infusiones, junto con unas recomendaciones adecuadas, pueden ser fantásticas para combatir el colesterol. Existen unas especialmente elaboradas con el fin de ayudarte a conseguirlo. ¡No dudes en disfrutar de Sanacol, con un delicioso sabor a canela!

  • ¿Quieres controlar tu tensión?

Las infusiones pueden formar parte de una buena dieta adaptada para disminuir la tensión arterial, aunque ciertos componentes hacen de algunas infusiones las perfectas para acompañar a estas pautas alimentarias y lograrlo. ¡Decídete a tomar Sanatens con hojas de olivo y espino blanco!

Como has podido comprobar, existe una infusión perfecta para ti. ¡Elige la infusión que más te conviene!

¿Conoces los beneficios del rooibos?

El té rooibos se ha popularizado bastante en los últimos años por sus beneficiosas propiedades, además de por su sabor original y sabroso. ¿Quieres conocer más sobre el rooibos?

El curioso origen del rooibos

Al rooibos se le conoce comúnmente como té, pero ¿sabías que en realidad se trata de una infusión? Su origen no proviene de la misma planta que el té, sino que se produce la infusión a través de las hojas de un peculiar arbusto sudafricano. Desde que un reconocido botánico llamado Nortier empezó a investigar en profundidad sobre esta planta, ha pasado bastante tiempo, y, justo ahora, su popularidad está en auge. ¡Toma nota de sus características!

Características principales del rooibos

A la infusión de rooibos se la suele confundir con el té rojo y, aunque se parecen, no son iguales. Para empezar, el té rojo es originario de China y el rooibos de Sudáfrica. En lo que sí que se parecen es en su coloración rojiza, pero no en cuanto a su sabor, ya que el rooibos es ligeramente dulzón y con un suave aroma afrutado, ideal para combinarlo con esencias de frutas y otras hierbas. ¡Anímate a probarla con un apetecible sabor a ciruela con Digesana!

5 beneficios de tomar rooibos

  • Una buena opción antes de dormir

Si eres de esas personas a las que les cuesta dormir en función de lo que haya tomado, esta puede ser una alternativa deliciosa. La bebida a base de rooibos no contiene cafeína, así que, si la usas como sustitutivo de un café o de un té, no tendrás que lamentar su efecto excitante cuando quieres conciliar el sueño.

  • Un conveniente protector digestivo

Gracias a que contiene flavonoides, unos potentes antioxidantes con propiedades antiinflamatorias, puede ayudar a que tus digestiones sean mejores y a evitar la molesta sensación de acidez cuando uno se ha pasado un poco con la comida. Por eso, tomarla después de las comidas, resulta apropiado.

  • Una suave diuresis

El equilibrio entre los niveles de sodio y potasio, así como la cantidad de agua que se usa para elaborar una infusión, hace del rooibos una estupenda bebida que, combinada con una dieta adecuada, puede resultar de ayuda para la eliminación de líquidos.

  • Un aliado contra el paso del tiempo

Si te preocupa el paso de los años, es muy importante que realices una dieta sana y equilibrada rica en antioxidantes, porque ayudan a retrasar el envejecimiento de las células. ¡Prueba a sumarle los antioxidantes que contiene el rooibos! Es una buena manera de cuidarte de forma natural.

  • Ideal para toda la familia

La infusión de rooibos es una fantástica elección para cualquier persona sana que quiera disfrutar de ella. Es apta tanto para los adultos como para los niños, puesto que es una bebida natural libre de cafeína y de otros excitantes. Por ese motivo, puedes tomarla en cualquier momento del día: en el desayuno, después de comer, en la merienda o, incluso, antes de dormir.

Después de conocer los beneficios del rooibos, ¿no te apetece tomarte una infusión?

Ginseng, guaraná y mate: un plus de energía para tu cuerpo

¿Últimamente tienes la sensación de estar más cansado que de costumbre? Hay ocasiones en que uno puede sentirse así incluso recién levantado, cuando supuestamente deberíamos tener un montón de energía, ya que hemos podido descansar el cuerpo y la mente completamente. Esto puede ocurrir durante temporadas de intensidad alta en el trabajo o durante un período fuerte de exámenes, por ejemplo. Para esos momentos en los que no te vendría nada mal una dosis extra de energía, la naturaleza ofrece algunos alimentos que pueden ayudarte. ¡Conócelos a continuación!

Ginseng

¡Seguro que has oído hablar del ginseng! Es una pequeña planta que se utiliza desde hace muchísimo en la Medicina Oriental, ya que ellos le atribuyen numerosos beneficios. La distinguirás fácilmente, porque la raíz se caracteriza por ser carnosa y gruesa, y puede llegar a adoptar la forma de las piernas de una persona con el paso del tiempo. Qué curioso, ¿verdad?

Esta raíz del cielo, como se la conocía en la antigua China, era considerada un remedio para curar todos los males. Actualmente, la popularidad de esta planta es tan grande, que no sólo se limita al uso tradicional, sino que se utiliza como ingrediente para otros alimentos, como refrescos o galletas.

Al ginseng, la Medicina Tradicional China le atribuye la propiedad de adaptógeno. Un adaptógeno es un ingrediente que puede actuar reequilibrando el organismo de forma natural supliendo los déficits o ajustando los excesos según la necesidad. Esta propiedad viene fenomenal en momentos de fatiga, y por ello, al ginseng se le ha considerado un excelente estimulante y podría devolverte esa energía que requieres para tu día a día.

Guaraná

El nombre proviene de una planta que contiene unas semillas muy especiales, utilizadas desde hace tiempo por los indígenas de las poblaciones de la selva amazónica para tratar sus enfermedades. Si no la has visto nunca, su aspecto te sorprenderá, puesto que el fruto es pequeño, redondo y de color rojo anaranjado hasta el momento de madurar, cuando la cáscara se abre y muestra lo que parece un ojo humano abierto. ¡Asombroso!

Entre sus componentes despunta la guaranina, una sustancia parecida a la cafeína, que ejerce un efecto revitalizante sobre el sistema nervioso, aunque sin provocar nerviosismo, ya que la guaranina se absorbe más lentamente que la cafeína, gracias a otras sustancias contenidas en el guaraná (taninos, saponinas y flavonoles), lo que hace que el efecto sea más duradero.

En cuanto a su sabor, en su forma natural es bastante amargo. Prueba a tomarla en forma de infusión con otros sabores para suavizarlo al paladar como en nuestro complemento Quemagrasa, con un exquisito aroma a fresa.

Mate

La yerba mate es una planta medicinal originaria de Sudámerica a la cual también se le han atribuido grandes beneficios a lo largo de los años, entre ellos, un supuesto efecto energizante natural. Esto es debido a su principio activo, la mateína o la cafeína de las hojas del mate, con propiedades estimulantes para el sistema nervioso, promoviendo así un mayor estado de alerta y concentración. Si a esta composición le sumamos que las hojas de mate aportan ligeras cantidades de vitaminas del grupo B, puede ser una estupenda opción para levantar un día gris. ¡No es casualidad que sea la bebida nacional de Argentina!

Si lo que necesitas ahora mismo es un buen plus de energía, puedes probar la magnífica combinación de estas 3 plantas tradicionales con Té energy.

Aprovecha las estupendas propiedades del ginseng, del guaraná y del mate, y ¡que nada te frene!