¿Por qué son importantes las frutas en verano?

Las frutas son un grupo de alimentos importante a lo largo del año y son un gran aliado cuando empieza la temporada de calor. Además de su sabor dulce, tienen otras muchas propiedades muy interesantes que vamos a revelar a continuación, ¡toma nota y hazte con ellas!

Las frutas son los frutos comestibles de plantas que suelen consumirse en estado fresco. Este grupo de alimentos se caracteriza por aportar muchas vitaminas, hidratos de carbono, fibras y minerales.

La naturaleza es sabia, de ahí que las frutas y verduras de temporada contienen nutrientes que son necesarios en este momento del año debido a las condiciones meteorológicas en las que nos encontramos. Por esto, las frutas de verano suelen ser refrescantes, con alto aporte en agua y ricas en antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias que retardan o previenen la oxidación de las células y se suelen consumir para evitar o retrasar el envejecimiento.

Vamos a ver algunas de estas frutas típicas de verano y su composición.

  • Melón: es una fruta en la que el 80% de su composición es agua. Es una de las frutas más ricas en potasio, lo que lo convierte en una fruta diurética.
  • Sandía: fruta veraniega con alto contenido en agua. Es una fruta muy hidratante y son fuente moderada de licopeno, una sustancia que tiene propiedades antioxidantes.
  • Piña: es una fruta con alto contenido en agua, poco calórica y rica en bromelina que ayuda a digerir y además contiene potasio, vitamina C y magnesio.
  • Nísperos: este fruto rico en agua, fructosa y glucosa tiene un particular sabor dulce. No aporta grandes cantidades de vitaminas, pero sí de fibra y aporta magnesio y calcio entre otros y potasio que es el mineral que ayuda a transmitir y generar el impulso nervioso y mantiene el equilibrio de agua.
  • Albaricoques: contienen mucha agua, fibra y provitamina A, que tiene acción antioxidante. Son ricos en potasio, también.
  • Melocotones: son una fruta que aporta una buena cantidad de fibra y contiene potasio, algo de magnesio y yodo.

Casi todas las frutas de verano tienen dos características comunes: son ricas en agua y contienen alguna sustancia antioxidante. Y es que, en verano, la necesidad de hidratarse y protegerse de los efectos oxidantes del sol es muy elevada. Por esta razón, hemos de incrementar el consumo de alimentos que nos aporten tanto agua como antioxidantes.

Una manera de hacerlo es aumentando el consumo de frutas durante la época estival, pero también puedes refrescarte mientras tomas una infusión Antiox de Susarón, que contiene té verde y cúrcuma, ambos conocidos por sus propiedades antioxidantes. Así puedes protegerte de los efectos oxidantes del sol, y mantener una piel joven.

¿Y qué te parece si preparas un super batido refrescante de fruta? Puedes utilizar por ejemplo unos trocitos de piña, un par de hielos y un poco de infusión Antiox. Los trituras todos juntos y… ¡listo para tomar! Refrescante y cargado de antioxidantes, ¡la fórmula ideal para el verano!

Ya sabes, cuando empieza a apretar el calor, hay que cuidar la hidratación y los antioxidantes…¡para disfrutar de los días de sol al máximo!

 

 

 

5 consejos para proteger la piel en verano

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y su función es actuar como barrera protectora entre nuestro organismo y el medio exterior. Para que esta función actúe correctamente, requiere de aportes nutricionales adecuados como cualquier otro órgano de nuestro cuerpo.

Llega el verano, la estación del año en la que nos vemos obligados a exponer nuestra piel al magnífico sol que nos acompaña, al salitre del agua del mar, de golpe un poco de viento, ahora calor… Todos estos factores afectan a la salud de nuestra piel. Pero si queremos cuidarla, además de cremas y otros productos, la alimentación saludable es la mejor opción.

¿Qué debes hacer para proteger tu piel?

La piel se renueva cada 28 días aproximadamente. Esta tiene su propio ciclo de renovación: se regenera continuamente en la capa más profunda de tu piel y viaja hacia la superficie para reemplazar a las células viejas. Este proceso puede verse alterado y retrasarse por efectos como una mala alimentación, exposiciones al sol sin protección o por descansar mal.

Por esto, para que el proceso de renovación de tu piel se desarrolle correctamente, es necesario ingerir correctamente una cantidad de vitaminas y minerales. Esto se consigue llevando a cabo una dieta variada y equilibrada. Para ello se puede empezar por evitar los alimentos refinados, procesados y apuesta por los alimentos de temporada.

Algunos estudios demuestran que hay una relación muy directa ente la renovación de la piel y los alimentos que tienen un bajo índice glucémico, es decir, aquellos que te elevan el nivel de azúcar en sangre (glucosa) más lentamente, como: legumbres, cereales integrales y verduras.

Como ya sabes lo ideal es llevar unos hábitos de vida saludables, es decir, que también debes incluir actividad física, tener un descanso adecuado y evitar tanto el alcohol como el tabaco, ya que todo este conjunto son los mejores cómplices para ti y tu piel.

Mucha gente acude al nutricionista-dietista para tratar problemas de alimentación, pero nunca se acuerdan de la piel ¿Y tú te acuerdas? Para tratar de paliar este olvido y para que pienses desde ya en tu piel, te presentamos 5 consejos que puedes incorporar en tu día cotidiano para conseguir una piel de 10 este verano.

  • Come verduras de hoja verde: Las verduras están repletas de vitaminas, minerales y antioxidantes que protegen las células de tu piel y estimulan su crecimiento. Estas no permitirán que tu piel se arrugue o se dañe con el sol.
  • Incorpora cúrcuma a tus platos: Es eficaz contra el tratamiento del acné combatiendo las espinillas y proporcionándote un brillo juvenil a la piel.
  • Añade zanahoria a todas tus comidas: Contienen Vitamina C, lo que ayuda a tu piel a producir colágeno, proteína que ayuda a prevenir las arrugas y ralentiza el proceso de envejecimiento.
  • Bebe Té verde: El té verde de Susarón contiene polifenoles que tienen una acción antioxidante, lo que hará que tu piel esté más joven y saludable.
  • Hidrátate: La hidratación empieza aquí, bebiendo agua. Mantenerte hidratada hace que las arrugas sean más difíciles de formar. Una manera de tomar agua es con la ayuda de zumos, tes e infusiones. Una buena forma de hidratarte y cuidar tu piel es tomando la infusión ANTIOX de SUSARON.

Con estos 5 alimentos lucirás la mejor versión de ti misma con una piel envidiable y sobre todo saludable. A parte de incluir estos alimentos, no olvides la crema protectora solar para verano Y recuerda… debes cuidar tu interior para sacarle mejor partido a tu exterior. ¡Esperamos que te haya gustado y puedas aplicarlo en tu día a día!

¿Cómo aprovechar el microondas al máximo?

Normalmente usamos el microondas para recalentar aquellos alimentos que ya hemos preparado previamente, pero ¿sabías que tiene muchos más usos? En Susarón te contamos ideas geniales para aprovechar tu microondas al máximo. ¡Toma nota!

¿Qué es un microondas?

El microondas, también conocido como horno de microondas, es un electrodoméstico que se utiliza principalmente para calentar alimentos y funciona a través de ondas electromagnéticas de alta frecuencia.

¿Cuál es el origen del microondas?

Como otros muchos inventos, el microondas fue descubierto por azar. En 1945 el doctor Percy Spencer, un prestigioso ingeniero, realizaba una investigación para mejorar el funcionamiento del radar de su empresa, cuando, un buen día, se dio cuenta de que la tableta de chocolate que llevaba en el bolsillo se había derretido. Como para su trabajo empleaba unas máquinas que transforman la energía eléctrica en unas microondas electromagnéticas, se le ocurrió que su tableta de chocolate podría haberse derretido a causa de estas ondas, así que, para comprobarlo, colocó un recipiente con palomitas cerca del aparato y, tal y como sospechaba, las palomitas terminaron por cocinarse. A partir de esta pequeña hazaña, se inició el diseño del primer microondas. ¡Qué gran descubrimiento!

5 maneras curiosas de usar el microondas

El microondas se ha convertido en un elemento imprescindible en la mayoría de los hogares. Si quieres conocer más usos de este increíble instrumento, ¡sigue leyendo!

       1. Cortar una cebolla sin llorar

¿Cuántas veces te han saltado las lágrimas por estar troceando una cebolla? ¡El microondas puede ser un alivio! Si cortas los extremos de esta verdura y la colocas en él durante, más o menos, 30 segundos a máxima potencia, cuando la vayas a cortar para cocinarla, tus ojos se mantendrán secos. ¡Pruébalo en casa!

       2. Sacar el máximo partido a tus infusiones

El microondas también lo puedes utilizar para calentar el agua de tus infusiones directamente en la taza. De este modo podrás tener lista una infusión en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué te parece empezar el día con una deliciosa infusión Antiox con té verde? ¡Su aroma de piña le da un toque irresistible!

      3. Secar hierbas aromáticas

Qué buen sabor dan a los platos las hierbas aromáticas, ¿verdad? Tradicionalmente, para secar estas plantas, se las dejaba durante unos días al aire, aunque ahora existen otras técnicas. ¿Te gustaría preparar tus propias hierbas aromáticas? Si es así, el microondas puede ser un buen aliado. Tan sólo necesitas lavar las hojas que elijas con agua, colocarlas separadas en una servilleta de papel y calentarlas unos 30 segundos en el microondas. ¡Listas para dar sabor a tus recetas y disfrutar de una alimentación saludable!

       4. Cocinar en papillote con menos aceite

Cada vez son más las tiendas de productos y materiales para la cocina que incorporan en sus lineales los estuches de vapor de silicona. ¿Los conoces? Este gran invento te permite cocinar alimentos en el microondas y en su propio jugo, lo que resulta más sano, si hay que reducir el consumo de grasas en una dieta. Sencillamente necesitas colocar los alimentos troceados a tu gusto, cerrar bien el utensilio y ¡al microondas!

       5. Fundir chocolate para tus postres

Tal y cómo fue su descubrimiento, es de suponer que el microondas también puede servirte para derretir el chocolate fondant de tus pasteles. Desmenúzalo, ponlo en un recipiente apto para microondas y caliéntalo durante 30 segundos a baja temperatura. Remuévelo bien y repite el proceso, pero, esta vez, en la mitad de tiempo. ¡Qué buena olor!

¡Sácale todo el partido a tu microondas con estas fantásticas ideas!

7 formas de cocinar con tomate

El tomate es una hortaliza muy versátil en la cocina, a la vez que saludable. ¿Quieres conocer algunas técnicas de usar el tomate en la cocina? Desde Susarón, te enseñamos 7 formas distintas de cocinar con tomate. ¡Toma buena nota!

       1. Tomate en un plato refrescante

Hay algunos platos con tomate que son realmente refrescantes y están cargaditos de vitaminas. Seguro que has comido alguna vez un buen gazpacho casero. Al ser un plato que no requiere de cocción alguna, puesto que únicamente se tritura, mantiene la mayoría de sus vitaminas intactas y podemos disfrutar de ellas. Además, admite infinidad de variaciones: con cebolla, con más o menos aceite, con o sin pimiento… Es un primer plato ideal para los meses más calurosos del año, al igual que las infusiones con hielo pueden ser unas bebidas muy refrescantes. En verano, ¡hidrátate con infusiones!

      2. Tomate en una ensalada

Las ensaladas admiten muchísimas combinaciones y ¡el tomate puede ser el gran protagonista! Crea la ensalada que más te guste: con anchoas, queso mozzarella, huevo duro, atún… ¿Sabes que existen aceites aromatizados y sales con hierbas que le pueden acabar de dar ese toque perfecto que buscas? Dale un giro a tu alimentación, por ejemplo, con ensaladas originales para una cena ligera.

       3. Tomate en un tartar

El tartar es una receta que suele prepararse a base de carne o pescado crudo, pero ¿sabías que también puedes hacer un tartar vegetal a base de tomate? Pela el tomate, quítale las semillas y aderézalo con un rico aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal, salsa inglesa, alcaparras y un chorrito de zumo de limón. Conseguirás un entrante delicioso y saludable. ¡Sorprenderá a tus invitados más exigentes!

       4. Tomate en una salsa

La salsa de tomate es, sin duda, la forma más clásica de cocinar el tomate. La puedes mezclar con tomillo, orégano, albahaca o la hierba aromática que prefieras, para darle un sabor delicioso a tus elaboraciones de pasta o arroz. ¿Has probado esta magnífica salsa junto a tus guisos de carne? Acompaña este plato con pan y podrás mojarlo en la salsa hasta dejar el plato limpio. Y, para terminar, ¡qué mejor que la infusión Quemagrasa con cola de caballo y té verde!

      5. Tomate para rellenar

El tomate es una hortaliza muy versátil. ¡Hasta puedes hacerle un agujero y rellenarlo! Vacíalo con cuidado y añádele un picadillo de lo que más te guste: huevo duro, atún, lechuga, carne picada condimentada, menestra de verduras, ensaladilla rusa… ¡Cuántas opciones! Además de conseguir una receta riquísima, obtendrás una bonita presentación. ¿Te animas a probar?

       6. Tomate en una tarta

Pocas veces se incluye al tomate dentro de una tarta, ¿verdad? El caso es que existe una tarta salada en la encaja muy bien y se la conoce con el nombre de quiche. Por ejemplo, puedes incorporar unas rodajas finitas de tomate por encima justo antes de meterla en el horno y tendrás una tarta buenísima con un cierto toque decorativo muy original.

       7. Tomate para secar

¿Has saboreado un tomate seco? Prepáralo cortándolo por la mitad y aliñándolo con una mezcla a base de aceite de oliva, sal, azúcar, pimienta negra y romero. Luego cuécelo en el horno a 160ºC hasta que se seque. Si tratas con tomates muy pequeños necesitarás unos 45 minutos, pero con tamaños más grandes, tendrás que esperar un poquitín más. Sin embargo, lo mejor es dejarlos secar al sol, como se hacía antiguamente. ¡Es una delicia!

El tomate está delicioso en cualquier receta. ¡Disfruta de su increíble sabor!

¿Qué son los súperalimentos?

Seguro que has oído en alguna ocasión la palabra súperalimento asociada a efectos positivos para la salud. ¡Está muy de moda desde hace un tiempo! ¿Sabes lo que son realmente y por qué se les llama así? En Susarón te hablamos de ellos. ¡Sigue leyendo!

¿Qué se sabe de los súperalimentos?

Se definen como aquellos alimentos ricos en nutrientes que se consideran beneficiosos para la salud y el bienestar de una persona. Entre los nutrientes que suelen destacarse más de ellos están: las vitaminas, los minerales y la fibra. Mayoritariamente engloban el grupo de los vegetales, con las frutas y las verduras a la cabeza, aunque también se incluyen algunos grupos de alimentos de origen animal, como el pescado azul. Asimismo, para que un alimento pueda llegar a esta categoría, tiene que proporcionar un beneficio bastante elevado en comparación con otros. Los arándanos, la remolacha, el cacao y el salmón son algunos ejemplos. ¿Quieres saber por qué? A continuación, lo descubrirás.

Los arándanos

Son frutas que tienen un importante contenido de antocianinas, unas sustancias muy antioxidantes. El motivo por el cuál ha sido llevado al estado de súperalimento, es porque las dietas ricas en antioxidantes están asociadas con un menor riesgo de padecer algunas dolencias de corazón, entre otras, y también hay estudios que comentan su posible contribución en la mejora de la concentración y la memoria. ¡Quién le diría que no a los arándanos! Tanto los más pequeños para aprender en el colegio, como los más mayores en su día a día, pueden disfrutar de su increíble sabor.

La remolacha

Es una verdura muy especial con altos niveles de nitratos, unos compuestos frecuentemente usados en las terapias más antiguas en cardiología para disminuir la presión arterial. Si la remolacha es una de aquellas plantas que acostumbras a ignorar en tu dieta diaria, quizás ahora sea un buen momento para incluirla en ensaladas originales para una cena ligera.

El cacao

De este fruto se han dicho infinidad de cosas, desde que es afrodisiaco a que aumenta la belleza en las personas. Sin embargo, lo que seguro es cierto es que posee propiedades estimulantes, gracias a la presencia de ciertos componentes como la fenietilamina, lo que puede ser una buena idea para dar un plus de energía para tu cuerpo y ayudar a mejorar tu estado de ánimo. Además, contiene una gran cantidad de antioxidantes como los flavonoides, excelentes protectores de las células del cuerpo y geniales para prevenir el envejecimiento prematuro. ¿Te animas con una Merienda Festín de chocolate con Susarón?

El salmón

Como ya sabrás, el salmón es un pescado azul y, como tal, contiene niveles importantes de omega 3, una de las grasas más saludables que existen, porque contribuye a mantener un nivel normal de colesterol, lo que va estupendamente cuando uno quiere cuidar, sobre todo, su corazón. También existen evidencias de que puede reducir la inflamación. Si estás pensando en que deberías comer más pescado, este es un buen ejemplar.

Ahora que conoces algunos alimentos extraordinarios, ¡no dudes en incluir estos súperalimentos en tu dieta eq

La canela, ¡una planta tropical extraordinaria!

Cuando piensas o hablas sobre la canela, ¿no te viene a la mente ese aroma a dulce? La canela es una planta muy singular. ¿Te has preguntado alguna vez de dónde procede y cuáles son sus beneficios? Toma buena nota, ya que te sorprenderán sus extraordinarias propiedades.

Curiosidades acerca de la canela

Esta planta tropical puede llegar a medir 15 metros de altura. Es enorme, ¿verdad? Proviene del continente asiático, concretamente de Sri Lanka, las Indias Occidentales y China, y sus tonalidades van del rojizo al amarillento, pasando por una amplia gama de marrones. Si vas a comprarla al mercado, seguro que encuentras este último color, ya sea en polvo o en rama, puesto que son los formatos ideales para condimentar algunos platos y postres. ¿Sabías que al principio la canela no se usaba en gastronomía, sino que los romanos la usaban como perfume? ¡Qué curioso!

Las 5 propiedades extraordinarias de la canela

Desde hace más de mil años, esta planta tropical se ha usado con fines medicinales, tanto para el tratamiento de la indigestión en la Antigua Roma, como para aliviar las náuseas y los vómitos en el siglo XIX. ¡Sigue leyendo para conocer sus increíbles propiedades!

  • Una gran aliada para controlar el azúcar

A algunas personas se les descompensan los niveles de glucosa de la sangre (azúcar) y las maneras habituales de regularlos es tomando medicación, practicando ejercicio y siguiendo una dieta adecuada. Según algunos estudios realizados, se ha visto que, si a estos buenos hábitos le añades un cierto consumo de canela, pueden aumentar las posibilidades de poner a raya los niveles de glucosa después de las comidas e incluso mantenerlos, si estás en ayunas.

  • Un estupendo freno para el colesterol

Si te ha salido que tienes el colesterol alto en la última analítica que te has hecho, te será de agrado saber que se ha asociado la ingesta de canela con una disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos. Tomar una infusión de Sanacol puede ser un plus en tu día a día para ponerle freno. Recuerda acompañarla siempre de la dieta adecuada y practicar actividad física de forma regular.

  • Una fabulosa protección contra el dolor

La canela contiene polifenoles, unas sustancias antioxidantes que, además, tienen un gran efecto antiinflamatorio, lo que puede irte de fábula para ayudar a protegerte cuando sientes dolor.

  • Una digestión más llevadera

Gracias a un aceite que habita en la canela llamado eugenol y según algunos estudios publicados, se dice que puede ser conveniente usarla, junto con la pauta alimentaria conveniente, para reducir aquella molesta sensación de acidez, cuando uno se ha pasado un pelín con alguna comida.

  • Un buen remedio para el resfriado

¿Sabes que la canela se la ha relacionado con la prevención del resfriado desde hace siglos? Incluso se utilizaba como remedio para hacer frente a la pasa de gripe de la época, ya que se decía que ayudaba a descongestionar la nariz. ¿Has probado a hacerte una rica infusión de canela en esos días de más mucosidad? Verás que bien sienta.

¡Cuántos beneficios! No dudes en disfrutar de la canela y sus extraordinarias propiedades.

Consejos nutricionales para afrontar la llegada de la primavera

¡La primavera, la sangre altera! Con la llegada de esta estación, nuestro cuerpo se ve sometido a algunos cambios. Una alimentación adecuada puede ser tu gran aliada para prevenir esta situación. ¡Sigue leyendo!

¡La primavera ya está aquí!

Durante la primavera hay grandes cambios de temperatura y muchas personas pueden notar ciertos síntomas de cansancio o decaimiento emocional. A esta “falta de pilas” se la conoce con el nombre de astenia y es más habitual de lo que piensas, puesto que 1 de cada 10 personas aproximadamente la sufre. Puede durar más o menos días en función de cada uno, así que es importante ponerse manos a la obra cuanto antes. Ha llegado el momento de cuidarte y mimarte para superar con éxito esta etapa.

10 recomendaciones para hacer frente a la astenia primaveral

     1. Incluye alimentos ricos en hidratos de carbono

Es importante que cubras tus necesidades de carbohidratos, sobre todo en su versión integral, ya que te darán energía durante más tiempo para que llegues a todo lo que te propongas a lo largo del día. El pan, la pasta y el arroz integral son buenas opciones, así como lo son las legumbres, estas últimas también ricas en proteínas vegetales.

     2. Evita los manjares con mucho azúcar

Los alimentos ricos en azúcares más sencillos, como los caramelos o la bollería, es verdad que dan mucha energía en el momento, pero luego esta cae en picado, por lo que es mejor evitar este tipo de alimentos y elegir otros más saludables.

     3. Evita las digestiones pesadas

Una digestión fácil te ayudará a sentirte mejor, ya que las digestiones largas y lentas pueden hacer que te sientas más agotado.

     4. Incorpora muchas frutas y verduras

Las frutas y las verduras te aportan una dosis de “pilas” muy beneficiosa para tu organismo, ya que tienen grandes cantidades de vitaminas y minerales muy necesarias en esta época del año. Es recomendable que acompañes tus platos con verdura en las comidas principales y que comas fruta unas 3 veces al día. ¡Verás como tu cuerpo se llena de vitalidad!

     5. Mantente bien hidratado

Un cuerpo deshidratado conduce al agotamiento. Hidrátate correctamente con agua, infusiones revitalizantes para la primavera, tés, cremas templadas o frías y zumos naturales.

     6. Aminora los efectos de la alergia

Si te cuesta respirar, debido a que sufres alguna alergia típica de la primavera, hay algunas soluciones, como las infusiones a base de equinácea, que pueden contribuir a paliar las molestias de la nariz. ¿Has probado Respirsana con un confortable aroma a menta?

     7. Realiza unos horarios regulares de comida

Tener un horario para las comidas es de lo mejor para sentirse bien y con fuerza para todo lo que venga después.

     8. Controla el consumo de bebidas excitantes

Las bebidas estimulantes pueden provocarte dificultades para dormir y altibajos de energía, por lo que es aconsejable no excederse, o, incluso, reducirlas, si eres un fiel consumidor de ellas.

     9. Actívate a nivel físico

Mantenerse activo también es imprescindible, aunque es cierto que durante esta etapa puede costar un pelín más. De todas formas, debes recordar evitar ser sedentario y hacer ejercicio físico, aunque sea sin salir de casa. ¡Te sentirás más positivo!

     10. Descansa por las noches

Un buen descanso por la noche es esencial para poder recargar tu gasolina y afrontar con más facilidad el nuevo día.

Supera esta etapa con éxito gracias a estos consejos para hacer frente a los síntomas de la primavera.

5 aperitivos para disfrutar de la alcachofa

 

¿Sabes que es temporada de alcachofas? Disfruta de ellas de una forma original y sabrosa con nuestra propuesta de aperitivos para chuparse los dedos.

     1. Aperitivo de alcachofas con rica miel

¿Te chiflan las alcachofas? Prueba a combinarlas con un dulce sabor a miel.

Ingredientes: 3 alcachofas, 3 cucharadas de postre de miel, ½ limón, cilantro, aceite de oliva y sal.

Elaboración: Retira todas las partes duras de las alcachofas hasta llegar al corazón y límpialas bien. Pon agua a hervir y, cuando llegue al punto de ebullición, échale una pizca de sal y mete las alcachofas. Exprime el limón y deja que se vayan cociendo unos 15-20 minutos hasta que estén tiernecitas. Saca las alcachofas del agua y escúrrelas lo mejor que puedas. Aderézalas con unas cucharaditas de miel, echa un chorrito de aceite en una sartén y fríe las alcachofas. Una vez notes que están crujientes, ponlas en papel de cocina para absorber el aceite que sobra y sírvelas con cilantro picado a tu gusto. ¡Qué delicia!

     2. Corazones frescos de alcachofa con huevos de codorniz

Los corazones de la alcachofa son la parte más blanda y también la más exquisita. ¿Y si los juntaras con huevos de codorniz?

Ingredientes: 5 alcachofas, 5 huevos de codorniz, pimentón dulce, aceite de oliva, vinagre, pimienta negra y sal gorda.

Elaboración: Quita todas las hojas y el tallo de las alcachofas hasta que quede únicamente el corazón. Recuerda limpiarlo a conciencia. Hierve estos corazones con un chorrito de vinagre y, una vez que veas que están bien cocidos, déjalos escurrir. Fríe con aceite de oliva los pequeños huevos de codorniz. Mientras están cocinándose, echa un poquitín de pimienta. Abre el centro del corazón para que se aguanten derechos, coloca el huevo de codorniz encima y adereza el plato con pimentón dulce y sal gorda para darle un toque especial. ¡Qué bueno está!

     3. Tentempié de alcachofas veganas

Si lo que buscas es un aperitivo vegano, esta puede ser una elección muy sencilla.

Ingredientes: 4 alcachofas pequeñas, 1 diente de ajo, perejil fresco, 2 limones, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra y sal.

Elaboración: Limpia lo mejor posible las alcachofas, quitando las partes que menos te gusten y hiérvelas unos 20-30 minutos. Dora un pelín el ajo troceado en una cazuela con aceite. Incorpora las alcachofas, un chorro más de aceite, sal y perejil picadito, y deja que se cocine a fuego bastante alto durante unos 5-10 minutos. Una vez en su punto, prepáralas en un plato, échales un buen chorro de limón y una pizca de pimienta, y ¡ya lo tienes!

     4. Piscolabis de alcachofa con queso crema

¿Buscas una receta fácil para este fin de semana? ¡Aquí la tienes!

Ingredientes: 6 corazones de alcachofa en lata, queso crema y mermelada.

Elaboración: Pasa un poco por agua las alcachofas, disponlas en una bandeja y unta por encima el queso crema. Para acabar de darle un toque exquisito, añade una puntita de la mermelada que más te guste. ¿Ves qué rápido?

     5. Vasitos de alcachofa con virutas de jamón ibérico

¿Quieres sorprender a tus comensales con un chupito de alcachofa?

Ingredientes: 2 alcachofas, 1 quesito, virutas de jamón ibérico, aceite de oliva y sal.

Elaboración: Hierve las alcachofas. Ponlas en un bol, añade el quesito, la sal y el aceite, y remuévelo todo con la batidora. Rectifica de sal y ya tienes tu chupito. Ahora sólo tienes que darle un toque gourmet con las virutas de jamón por encima. ¡Qué rico!

¡Disfruta del increíble sabor de las alcachofas también en forma de aperitivo!

La importancia de comer en familia

Compartir mesa es uno de los mejores planes que puedes hacer cada día en familia, aunque, a veces, no resulta fácil por el estilo de vida acelerado que llevamos. De todas formas, hay que aprovechar para reunirse con los seres queridos siempre que sea posible, ya que, detrás de sentarse a la mesa, hay muchos beneficios que pueden aportarte a ti y a los más pequeños, y que probablemente no sepas. ¿Te animas a conocerlos?

Beneficios de comer en compañía de la familia

  • Mejora la comunicación

Comer acompañado te ayuda a mejorar la comunicación con aquella o aquellas personas que disfrutan contigo de la comida. Poder contar cómo te ha ido la jornada o que los niños te expliquen qué han hecho en el colegio, ayuda a crear un vínculo de confianza muy positivo. Por ello, es importante hacer un esfuerzo para coincidir, ya sea en el desayuno, el almuerzo o la cena. Lo ideal es pasar un buen rato, escuchar y ser escuchado, para conseguir una mejor convivencia.

  • Sirve de desahogo

También es un buen momento para descargar la tensión de un largo día de trabajo, para reducir el estrés que causan las tareas diarias… ¡Verás qué a gusto te quedas! Sin embargo, conviene no monopolizar la conversación y hablar de lo mismo todo el rato para no cansar al que tienes al lado. Se trata de abrirse, sentirse apoyado y viceversa.

  • Construye hábitos

Es la ocasión perfecta para incorporar hábitos alimentarios saludables, porque lo hace más fácil y divertido. Si estás entretenido, hablando y pasándolo bien, añadir esos alimentos a los que no estás tan acostumbrado puede resultar más sencillo. Por eso, acuérdate de comer con los más pequeños de la familia, puesto que los niños imitan lo que ven. Si advierten que te lavas las manos para comer, entenderán que también tienen que hacerlo. Lo mismo ocurre con la introducción de los vegetales. Si te observan deleitándote con unas verduras, será más factible que deseen probarlas, porque lo asocian a algo positivo y bueno. Así se crean, poquito a poco, unos hábitos correctos tanto de higiene como de alimentación. ¿Te animas a probar?

  • Permite controlar lo que comes

Si te alimentas acompañado de tu familia, pueden ayudarte a controlar las porciones de aquello que ingieres. Mientras vas interactuando con cada uno de ellos, tu cuerpo va saciándose. Asimismo, se suele masticar más e ir más despacio, por lo que se consiguen evitar más fácilmente los excesos, siempre y cuando uno esté concienciado para seguir una dieta equilibrada. Es verdad que hay reuniones en las que se come por encima de lo normal y en las que se junta toda la familia para celebrar un día muy especial, pero, este, sería un caso excepcional.

  • Favorece una alimentación correcta

Especialmente en el caso de los niños, es importante estar con ellos para que lleven una alimentación saludable. Si estás delante en el momento de comer, podrás saber cómo se comportan con la comida y detectar si conviene inculcar alguna mejora alimentaria. Es una buena forma de asegurar que los más pequeños gozan de un estado de salud en condiciones gracias a una alimentación sana y equilibrada.

Comer en familia tiene sus ventajas. ¡Disfruta de la comida con los tuyos!

Desayunos sencillos y sanos para llevar al colegio

 

¡Qué hambre tienen los niños al despertar! Por eso, es importante que realicen un buen desayuno que les ayude a tener las pilas bien cargadas para que rindan al máximo en el colegio. ¿Te has quedado sin ideas? A veces, puede resultar fácil caer en la monotonía. ¡Tranquilo! Hoy te proponemos 5 recetas de desayunos saludables y originales que seguro que triunfan.

     1. Sándwich de tortilla y tomate

¡Rompe la rutina del bocadillo de embutido con este sándwich!

Ingredientes: 2 rebanadas de pan integral, 1 tomate, 1 huevo, aceite de oliva y sal.

Elaboración: Corta el tomate en rodajas y ponlo sobre el pan. Bate el huevo, extiéndelo sobre una sartén y haz una tortilla. Una vez la tengas, colócala encima del tomate, añade aceite y sal al gusto, y ¡lis

     2. Burrito de plátano

¿Qué te parece sorprender a tu hijo por la mañana con un dulce burrito?

Ingredientes: 1 tortilla de trigo integral, 1 cucharada de postre de mantequilla de cacahuete 100%, 1 plátano y 1 onza fina de chocolate negro del 70% de cacao.

Elaboración: Pon la tortilla en un plato y úntala con la mantequilla de cacahuete. Corta el plátano en rodajas y colócalas por encima hasta cubrir la tortilla. Ralla el chocolate y espolvoréalo sobre las rodajas de plátano. Enrolla la tortilla y ¡ya tienes un desayuno energético!

     3. Madalenas caseras de manzana y fresas

Una alternativa ideal a la bollería industrial. ¡Atrévete!

Ingredientes: 2 manzanas, 3 huevos, 100 g de harina integral, ½ sobre de levadura en polvo, 2 cucharadas de postre de canela, 2 cucharadas de postre de sirope de arce, 50 g de fresas y 80 ml de aceite de oliva.

Elaboración: Precalienta el horno con ventilador a 180ºC. Bate los huevos con el sirope de arce, la canela y el aceite de oliva. Corta las manzanas y las fresas en daditos muy pequeños. Añade estas frutas a la mezcla y agítala. A continuación, agrega la harina y la levadura, y remueve hasta que quede una masa uniforme. Ya sólo tienes que colocar esta masa en un molde untado con aceite y ¡a hornear! Espera unos 20 minutos hasta que esté dorada y cocida en el centro y ¡ya tienes tus madalenas!

     4. Táper de granola, yogur y pera

Consigue que un desayuno saludable en casa sea posible en el colegio.

Ingredientes: 1 pera, 30 g de granola, 1 yogur natural, ¼ de limón.

Elaboración: Lava y corta una pera en forma de medias lunas. Échale un chorrito de limón por encima para que no se oxide y colócala en el táper. Introduce el yogur y luego la granola. En el momento de desayunar, se podrá elegir entre ir degustando la pera y la granola por separado o mezclarlo todo. Es una receta simple, pero deliciosa, ¿verdad?

     5. Brocheta de frutas y queso fresco

Escoge las frutas de invierno que más te gusten y ¡crea tu brocheta!

Ingredientes: 3 uvas, 2 bolitas de queso fresco, ½ kiwi y orégano.

Elaboración: Atraviesa las distintas frutas con un pincho para brocheta alternando con el queso en el orden que te apetezca y adereza con una pizca de orégano al gusto. ¡Verás qué bueno!

Prueba estas sencillas recetas y haz que los más pequeños disfruten de un desayuno sano también en el colegio.