Si eres fan de las semillas te explicamos qué son y las características nutricionales de las más usadas en alimentación

Propiedades de las semillas mas usadas en la alimentación

Lino, chía, sésamo, calabaza…¿Añades semillas de forma habitual a tus platos? En este artículo te explicamos sus beneficios, las características nutricionales de las semillas más populares, y cómo incluirlas en tu alimentación.

¿Qué son las semillas?

Las semillas son aquella parte de un fruto que contiene el embrión de una futura planta. En algunos casos, las semillas se destinan para un uso alimentario y no solo agrícola, como es el caso de las semillas de sésamo, girasol,  lino o amapola, por ejemplo.

Beneficios de las semillas

Aunque es cierto que algunas de las características nutricionales de las semillas pueden ser distintas en función de la variedad, algunas de ellas son bastante generales. Las semillas son una buena fuente de fibra, grasas insaturadas y una gran variedad de minerales. La mayoría de ellas aportan antioxidantes en forma de polifenoles.

 

También aportan buenas cantidades de proteína vegetal, que puede variar en función del tipo de semilla, puedes encontrarás más información sobre las proteínas vegetales en el artículo del blog “Descubre todo sobre las proteínas vegetales”.

Tipos de semillas

Amapola

Las semillas de amapola se extraen del cáliz una vez la flor se ha marchitado y desecado. Son ricas en ácidos grasos esenciales, proteínas y fibra. Entres sus minerales cabe destacar que son una de las semillas que contiene más calcio, pero también presentan importantes cantidades de hierro, fósforo y potasio. Además son ricas en polifenoles, un tipo de antioxidantes.

Cáñamo

Las semillas de cáñamo se obtienen de la planta del cannabis, aunque estas no poseen ninguna sustancia estimulante, lo que si que poseen son interesantes características nutricionales.

En ellas predominan los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y 6, pueden llegar a contener aproximadamente un 35% de proteínas y son fuente de fibra. Entre los micronutrientes, los más destacados son el hierro, el magnesio, el fósforo y el cinc.

Lino

Las semillas de lino se caracterizan, como todas las demás, por fuente de proteínas y tener un alto contenido en fibra, especialmente fibra soluble. Además, contienen buenas cantidades de ácido alfa linolénico (ALA), el cual es precursor de los ácidos grasos esenciales eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA). Ambos resultan muy importantes para la salud cardiovascular. También hay que destacar su contenido en antioxidantes, como por ejemplo los lignanos, que también tienen un efecto cardioprotector en el organismo.

Pipas de calabaza

Las semillas o pipas de calabaza se extraen del interior de la calabaza y, habitualmente, se comen tostadas. Su cantidad de proteína puede llegar casi al 30% y son una gran fuente de ácidos grasos insaturados. Contienen cantidades importantes de hierro, fósforo y potasio así como vitamina B1. Contienen antioxidantes como los lignanos, que pertenecen a la familia de los polifenoles.

Pipas de girasol

Las pipas de girasol crecen el el disco floral del mismo, y para poder recolectarlas es necesario esperar que los pétalos se marchiten y caigan y la planta se seque. Nutricionalmente, las pipas de girasol son bastante parecidas a las de calabaza. También tienen altos contenidos de proteína y grasas insaturadas, además de ser fuente de fibra. Y como las pipas de calabaza, también contienen polifenoles. En cuanto a minerales, destacan el fósforo y el cinc y en referencia a las vitaminas contienen cantidades importantes de vitamina E y ácido fólico.

Sésamo

En cuanto a las semillas de sésamo, existen 2 variedades, el sésamo negro y el dorado, ambas variedades son muy populares. Observando su composición nutricional, estas tienen un alto contenido en grasas insaturadas y fibra. En cuanto a micronutrientes, tienen un alto contenido en calcio, hierro, magnesio, fósforo y cinc y también es fuente de vitaminas del grupo B. también contienen cantidades importantes de antioxidantes en forma de polifenoles.

Chía

Las semillas de chía son de origen mexicano, pero últimamente se han vuelto muy populares entre algunos países occidentales como España. Una de sus características nutricionales más destacadas es que tienen un alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados omega 3, que son esenciales para el organismo. Además, su contenido en proteínas es bastante destacable teniendo un buen perfil de aminoácidos, lo que hace que sea una proteína bastante completa. En cuanto a minerales tiene un alto contenido en calcio, hierro, fósforo, magnesio y cinc.

¿Cómo incluir semillas en la dieta?

Las semillas en general pueden ser bastante versátiles en la cocina, y en general pueden intercambiarse entre ellas fácilmente. Puedes añadirlas como “toppings” en ensalada, macedonias o en batidos. Te proponemos algunas opciones para que incluyas las semillas en tu alimentación.

  • Yogur vegetal con granola semillas de cáñamo y arándanos.
  • Tostada con mermelada de chía y fresas acompañada de la infusión Antiox, para empezar la mañana con un plus de antioxidantes.
  • Hummus de remolacha con semillas de sésamo y crudités
  • Bol de kiwi y naranja con semillas de amapola acompañada con la infusión Laxasana, una opción rica en fibra que te ayudará con el tránsito intestinal.
  • Ensalada verde con pipas de girasol y calabaza.

¡Incluye semillas en tu alimentación habitual para disfrutar de todos sus beneficios nutricionales!

 

 

Alimentos ecológicos con Susarón

¿Conoces los alimentos ecológicos?

¿Quién no ha oído hablar de los alimentos ecológicos? Vayamos a donde vayamos, en las tiendas, abundan carteles llamativos que nos indican qué productos son de cultivo biológico, orgánicos… Pero… ¿qué son realmente los alimentos ecológicos? ¿Y por qué están en auge? ¡Vamos a descubrirlo!

Volviendo al origen…

Estamos rodeados de una variedad de alimentos infinita. Podemos escoger en cualquier época del año comer un alimento de otra temporada o país, como por ejemplo papaya, o bien elegir alimentos que nos aportan propiedades más allá de sus propios nutrientes pensadas para mejorarnos la salud.

Los alimentos ecológicos empiezan a hacerse hueco en todas las tiendas y en todas las casas. Pero no son algo nuevo. Es la vuelta al origen: alimentos sin tanta manipulación, natural, sin aditivos, sin pesticidas artificiales, sin embellecedores, de temporada, de kilómetro cero… Alimentos sin más.

Requisitos para que un alimento sea ecológico

Como con todo, hecha la ley, hecha la trampa. Para asegurarnos que lo que estamos comprando realmente es un alimento ecológico, vale la pena tener muy claro qué requisitos debe cumplir. Y estos requisitos son:

Estarán debidamente etiquetados con un logotipo de la Unión Europea que certificarán que estos alimentos son ecológicos y denominaciones como “agricultura o ganadería ecológica” que engloba el conjunto de sistemas agrícolas y ganaderos que se dedican a producir alimentos saludables a la vez que respetuosos con el medio ambiente.

– Deben ser productos en los que se ha evitado el uso de productos químicos como fertilizantes, productos fitosanitarios…en el proceso de producción.

– En el caso de productos transformados, deben ser productos libres de aditivos y deben emplearse técnicas y procesos tradicionales de conservación.

Deben estar libres de irradiación.

La conservación deberá realizarse con procesos mecánicos, físicos o químicos simples como el frío, el calor, deshidratación, concentración, ahumado, salazón, escabechado, confitado, desecado, liofilización, fermentación láctica o acética o envasado al vacío.

Los envases deberán ser los más adecuados para evitar contaminaciones.

A la hora de escoger productos, podemos fiarnos de las etiquetas de aquellos que nos digan que son productos ecológicos, orgánicos o biológicos, ya que, para poder disponer de este sello, estos deben haber pasado unos controles que aseguren que cumplen con los requisitos anteriores.

Ventajas e inconvenientes

La alimentación ecológica es un buen punto de partida para ganar en salud y en calidad medioambiental, está claro. Pero si hay que destacar alguna desventaja es que el precio de estos productos, paradójicamente, es mayor. Y decimos paradójicamente porque la utilización de productos para su producción es mucho menor… pero también requieren un mayor cuidado, mayores atenciones.

Otra desventaja, pero que a la vez es una ventaja, es que nos tenemos que limitar al consumo de alimentos de temporada, pues es cuando las condiciones son óptimas para su producción. Es una desventaja porque el abanico de opciones para escoger en cada momento se ve reducido. Pero a la vez es una ventaja pues los alimentos de temporada que nos aporta la naturaleza, vienen cargados de manera natural de los nutrientes que vamos a necesitar en ese momento. ¡Así que hay que aprovechar esta decisión sabia de nuestra madre naturaleza!

 

Y si hemos de destacar una de las mejores ventajas que nos ofrecen los alimentos ecológicos es que son unos productos naturales que van a evitar que añadamos a nuestro organismo los pequeños restos de fitosanitarios utilizados durante el cultivo. Es una manera de evitar acumular toxinas.

Y si empiezas ya, prueba nuestra infusión Detox de Susarón, será tu gran aliada en esta liberación de esas sustancias de alimentos que has consumido hasta ahora, ayudando a tu cuerpo a eliminar lo que no necesita. ¡Cuidarse es delicioso!

Alimentación y deporte con Susarón

¿Qué comer si haces deporte?

Practicar deporte es un hábito saludable que forma parte de la pirámide de la salud junto con una buena alimentación, una correcta hidratación y un buen descanso. Pero, ¿qué hay que comer si hacemos deporte? ¿Cómo debe distribuir mi alimentación? ¿Es diferente si hago un deporte o si hago otra disciplina diferente? Vamos a descubrir qué comer si haces ejercicio.

 Tipos de deportes

Para poder establecer la alimentación adecuada, primero hay que conocer qué tipo de deporte se practica, ya que, en función de la disciplina y la intensidad, las necesidades nutricionales son diferentes.

Y ¿qué tipo de deportes existen? Pues muchísimos. Pero a grandes rasgos nos basaremos en una clasificación muy general, que se subdivide en dos grupos:

  • Deportes de resistencia
  • Deportes de fuerza

Dentro del primer grupo, los deportes de resistencia, encontramos disciplinas como correr, bicicleta de montaña o carretera, corredores de larga distancia como maratonianos o triatlones, ironman…

En el segundo grupo encontramos deportes de fuerza explosiva, que son aquellos que requieren potencia de arrancada, como por ejemplo levantamiento de pesas.

Si quisiéramos afinar más, veríamos que hay muchos deportes en los que hay una combinación de los sistemas energéticos que se utilizan, pero de modo general podemos hablar de estos dos grupos para entender las necesidades.

Qué necesidades tienen los deportistas

Los deportistas son un grupo al que sus propias necesidades nutricionales hay que añadir las necesidades que se generan con la práctica deportiva.

La primera y más importante: la hidratación.

Todos debemos hidratarnos a lo largo del día, pero el desgaste físico, el ejercicio extenuante, las condiciones en las que se realiza (en un sitio cerrado, poca ventilación, a pleno sol…) aceleran el proceso de refrigeración para garantizar el buen funcionamiento de todos los órganos. Y para refrigerar, el cuerpo segrega sudor que, en contacto con el aire, crea una película refrescante. A través de este sudor perdemos agua y también sales minerales. Por ello es importante ir reponiendo esta agua a medida que avanzamos en nuestros entrenamientos. Si la actividad es de corta duración (menos de una hora) podemos garantizar una buena hidratación a través de agua. Pero si la actividad va a llevarnos más de una hora, es necesario incluir ingestas de bebidas para deportistas que no ayuden a reponer, además de agua, las sales minerales que perdemos con la sudoración.

Hidratos de carbono. ¿Todos necesitan la misma cantidad?

Los hidratos de carbono son los nutrientes que encontramos principalmente en la patata, el arroz, la pasta, cereales… Siempre se ha dicho que los deportistas deben basar su alimentación en alimentos ricos en este nutriente. Lo cierto es que ahora hay un poco de controversia, y en función de la temporada se siguen algunas estrategias que permiten activar otros sistemas energéticos que pueden ayudar en el rendimiento en momentos puntuales.

Pero podríamos decir que los hidratos son necesarios como fuente de energía. Ahora bien, teniendo en cuenta lo anterior y en función del tipo de deporte que realicemos, vamos a necesitar más o menos cantidad. Por norma general, los deportes en los que se tiene muy en cuenta asegurar una buena cantidad de hidratos que llega a ser de hasta el 80% de calorías totales de la dieta en los momentos de sobrecarga, son los deportes de resistencia. No pasa igual en el caso de los deportes de fuerza, donde el nutriente principal que debemos asegurar son las proteínas.

Proteínas, reparación y recuperación.

Las proteínas, otro de los nutrientes esenciales en la alimentación de cualquier persona, juegan otro papel importante en la vida de un deportista. Son nutrientes necesarios para la reparación y para garantizar una mejor recuperación. Una buena recuperación nos asegura una pronta incorporación de nuevo a los entrenos. Esto significa que podemos entrenar más si hacemos una buena estrategia nutricional y de descanso.

Como hemos comentado anteriormente, las proteínas en el caso de los deportes de fuerza, son el nutriente que más se suele asegurar, dado que la realización de estas disciplinas implica roturas de fibras musculares que requieren reparaciones rápidas y completas.

Encontramos proteínas en carnes, pescados, huevos, soja, legumbres, tofu, tempeh… ¡No te olvides de irlas combinando!

Grasas… ¿sí?

Las grasas son imprescindibles para asegurar un buen funcionamiento hormonal. Y las hormonas juegan un gran papel en el ambiente deportivo. En el caso de deportes de fuerza, por ejemplo, la testosterona debe funcionar perfectamente, no siendo la única. La recomendación que se da sobre cantidad diaria de grasas es que el 30% de las calorías necesarias se aporten a través de este nutriente. Pero puede haber ocasiones en las que debamos reducir, por objetivos competitivos, esta ingesta de una manera controlada y por tiempo limitado, o bien, aumentarla también con fines de mejora en el rendimiento.

No todas las grasas valen: es importante asegurar esta grasa, pero priorizando grasas saludables, como el aceite de oliva virgen extra o alimentos como el aguacate…

Buscar la excelencia

Si tu objetivo primordial es una mejora de la composición corporal, es recomendable comer de manera equilibrada, asegurando un buen aporte proteico, una ingesta balanceada de hidratos de carbono de buena calidad y un aporte de grasas saludables ajustado. Puedes agregar a lo largo del día una ayuda para llegar a meta con una ayuda como “Quemagrasa” de Susarón, con sabor a fresa. Gracias a su composición con guaraná, té verde y cola de caballo, ayuda a perder peso y quemar grasa.

¿Te animas a preparar tu menú de la semana adaptado?

Tonificacin y detox

3 ensaladas completas de primavera

Las frutas y verduras de temporada

Además de buenas temperaturas y días un poco más largos, la primavera nos trae consigo frutas y verduras de temporada. La fruta y verdura de temporada se caracteriza por ser productos que tienen un menor impacto en el ecosistema ya que su consumo está asociado a un menor nivel de emisiones de CO2.

También son una buena manera de contribuir en la economía local, ayudando a mantener en impulsar los negocios locales pequeños. Y además de sostenible, su consumo tiene algunas propiedades beneficiosas para nosotros:

  • Son frutas y verduras que contienen nutrientes que vamos a necesitar en esa estación.
  • Son productos más sabrosos porque se recogen en su punto óptimo de maduración.
  • Suelen ser más económicas respecto a otros productos de la misma categoría y que no son de temporada.

Frutas y verduras de primavera

Las frutas de la temporada de primavera son las fresas y fresones, kiwis, mandarinas, naranjas, nísperos, albaricoques, ciruelas y pomelo. Como verduras, en esta estación previa al verano podemos encontrar acelgas, alcachofas, apio, brócoli, calabaza, coliflor, espárrago verde, espinacas, rábanos y puerro.

Además de estas frutas y verduras, en nuestro mercado podemos encontrar otros alimentos con los que podemos hacer unas ricas creaciones culinarias, no solo repletas de sabor sino también nutricionalmente adaptadas. Porque en primavera, si queremos estar listos para el verano, hemos de aprovecharnos de lo que nos da la naturaleza. ¡Vamos a ver 3 recetas de ensaladas completas de primavera!

Recetas de ensaladas de primavera

Ensalada tropical con mozzarella

Ingredientes para 1 ración:

  • 60g de lechugas variadas
  • 100g de mozzarella fresca
  • 50g de taquitos de pavo
  • 4 fresones
  • 1 kiwi
  • 8 uvas
  • 1 mandarina
  • 3 cucharadas soperas de maíz
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Módena
  • Sal
  • Pimienta al gusto

Preparación:

  • Empieza lavando las lechugas y troceándolas
  • Colócalas en un cuenco
  • A continuación lava las fresas y uvas y trocéalas a tu gusto. Pela el kiwi y trocéalo al tamaño de las fresas y uvas. Retira la piel de la mandarina y trocea cada gajo también a un tamaño similar que el resto de frutas.
  • Trocea la mozzarella cortándola a rodajas
  • Colócala encima de las lechugas y coloca la fruta encima
  • Esparce el maíz por encima
  • Aliña a tu gusto y… ¡a disfrutar!

Ensalada de garbanzos y espárragos completa

Ingredientes para 1 ración:

  • 100g de garbanzos cocidos
  • 1 manzana
  • 6 aceitunas negras
  • 50g de maíz
  • 5 espárragos verdes
  • 80g de cogollo
  • Pimentón dulce
  • Cúrcuma
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Módena
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  • Lava los espárragos y, en una sartén, hazlos a la plancha con un poco de aceite y sal.
  • Resérvalos mientras preparamos el resto de ingredientes.
  • Lava los garbanzos en caso de ser envasados.
  • Pon un poco de aceite a calentar en una sartén y saltea los garbanzos con un poco de sal, una cucharadita de pimentón dulce y otra de cúrcuma.
  • Una vez salteados (un par de minutos), déjalos enfriar.
  • Lava el cogollo y trocéalo.
  • Lava la manzana y pélala. Trocéala al tamaño de los garbanzos.
  • Ahora, una vez atemperados los garbanzos y los espárragos, mezcla todos los ingredientes
  • Aliña al gusto y ¡listo para degustar!

Ensalada de pasta clásica primaveral

Ingredientes para 1 ración:

  • 60g de pasta integral en crudo (mejor si son macarrones o espirales)
  • 1 zanahoria
  • 3 huevos cocidos
  • 80g de salmón ahumado
  • 1 tomate
  • Orégano
  • 50g de brócoli
  • 4 rábanos
  • 250g de queso fresco tipo Burgos 0%
  • 6 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • Sal al gusto

Preparación:

  • Pon a hervir en una olla, agua con una pizca de sal. Cuando arranque a hervir, añade la pasta y cuécela por el tiempo que indique el fabricante.
  • Mientras, lava, pela y ralla la zanahoria.
  • Lava y trocea el tomate en daditos
  • Cuece el brócoli en un recipiente apto para microondas, tapado, para que se haga al vapor.
  • Lava y trocea los rábanos.
  • Trocea el salmón para añadir cuando mezclemos los ingredientes.
  • Prepara la mayonesa sin aceite: en un vaso apto para triturar, añadimos los 3 huevos cocidos, el queso fresco, el zumo de limón, vinagre y un poco de sal. Lo batimos todo hasta obtener una salsa fina. Reservar en la nevera hasta su uso.
  • Una vez hechos los macarrones, los escurrimos y dejamos enfriar.
  • Una vez hecho el brócoli, lo dejamos enfriar.
  • Para preparar esta ensalada de pasta primaveral, mezclamos todos los ingredientes previamente preparamos y añadimos una cucharada de mayonesa sin aceite para aderezar. Espolvorea un poco de orégano para decorar, ¡y ya podemos sentarnos a la mesa!

La primavera nos trae riquísimos ingredientes y con ellos podemos hacer estas maravillosas ensaladas. Puedes acompañar o finalizar tus comidas con una deliciosa infusión Adelgasana de Susarón a base de plantas que facilita la pérdida de peso y ayuda a evitar la

Alimentación durante la menstruación - Infusiones Susarón

Alimentación durante la menstruación

Padecer dolores durante la menstruación, sufrir alteraciones o no ser regular, no debe pasarse por alto. Pese a que muchas chicas pueden compartir estos síntomas, lo cierto es que no se trata de un cuadro normal. El baile hormonal que se genera con cada ciclo menstrual puede controlarse con algunos consejos, sobre todo a nivel de alimentación. Sigue leyendo y apunta porque… ¡no volverás a acordarte del “momento” del mes!

El torbellino llamado menstruación

La menstruación produce una serie de cambios que aparecen cada mes y que son diferentes antes del periodo, durante y después. En nuestro cuerpo se desencadena un torbellino hormonal que es el responsable de sensaciones como la hinchazón, la irritabilidad y los cambios de humor, las molestias digestivas, el dolor abdominal, cansancio… y las ganas incontrolables de comer algunos alimentos en concreto. Esto es lo que se conoce como síndrome premenstrual.

Este torbellino sucede en todas las mujeres, pero no a todas les produce la misma sintomatología. Si eres de las que las hormonas te tienen dominada y sufres síndrome premenstrual, debes consultar tu caso con un especialista.

Cuidar tu alimentación durante la menstruación.

El hecho de que algunas chicas sufran más que otras se debe precisamente a una diferencia entre los niveles de estas hormonas que provocan el torbellino. Concretamente entre los estrógenos y la progesterona.

Un exceso de estrógenos parece ser la causa de estos cambios de humor y dolores. Conseguir mitigar esos síntomas no es de un día para otro, pero si cuidamos la alimentación de manera regular, estos síntomas disminuyen. 

Hay algunos alimentos o suplementos que nos pueden ayudar. Incorporarlos en nuestra rutina semanal o diaria es sencillo y los beneficios son muchos. ¡Vamos a verlos!

Omega 3

Es un ácido graso poliinsaturado que tiene la propiedad de ser antiinflamatorio. Los pescados como el salón, la trucha de río, las sardinas, la caballa o el atún, así como algunos aceites vegetales como el de soja o canola son fuente de omega 3. También las nueces o las semillas de linaza.

Magnesio

Este mineral es el relajante natural que disponen algunos alimentos. En mujeres con el síndrome premenstrual, los niveles de magnesio son más bajos y esto es lo que puede provocar algunos síntomas como las migrañas. Puedes asegurar un aporte de este mineral con un puñado de avellanas, nueces o pipas de girasol. También lo encuentras en cereales y legumbre y en el más buscado de todos los alimentos durante el periodo: el chocolate negro.

Hierro

No es de extrañar que este mineral suela estar bajo en las mujeres en edad fértil. Pero no debe verse como algo normal. Podemos evitar desarrollar una anemia si aportamos en nuestra alimentación alimentos ricos en hierro. Este mineral nos ayuda a regular los ciclos y evita que nos sintamos cansadas, con dolores de cabeza recurrentes…

Vitamina B6

Esta vitamina es una de las responsables de que nos sintamos felices pues es la que ayuda a fabricar la hormona de la felicidad: la serotonina. Su carencia puede provocar cambios de humor, irritabilidad… asegurar su consumo nos garantizará un mejor humor.

Cumplir con las pautas de la alimentación equilibrada

Aunque durante la menstruación se desencadena una alta apetencia por alimentos azucarados, bollería industrial o sentimos la necesidad de consumir más café para evitar la sensación de cansancio, no todo vale. Saber escoger y mantener un equilibrio nos ayudará a evitar esta molesta sintomatología.

Recuerda seguir las pautas de la alimentación equilibrada para garantizar una nutrición adecuada para tu organismo:

Hidrátate

La hidratación es fundamental en cualquier momento de la vida y no debemos descuidarla incluso aunque te sientas hinchada. El agua ayuda, entre otras muchas cosas, a eliminar excesos y toxinas. Puedes ayudarte de infusiones para conseguir beber la cantidad diaria recomendada, por ejemplo Menstruación, de Susarón, con cúrcuma y la vitamina B6. Especialmente pensada para esos momentos en los que necesitas relajarte y aliviar las molestias menstruales.

Reduce la cantidad de sal

Un exceso de sal puede provocar un aumento de la tensión arterial, lo que se traduce en dolores de cabeza, irritabilidad…además de provocar una mayor retención de líquidos. Reducir no significa eliminar, simplemente controlar que no nos pasemos.

Consume frutas y verduras

Aportan vitaminas y minerales que ayudarán a mitigar los síntomas. Recuerda que de frutas debes consumir mínimo 3 piezas al día y de verduras deben ser los platos más abundantes en cantidad en la comida y la cena.

Equilibra la proporción de hidratos y proteínas

Los alimentos con hidratos de carbono son la perdición durante el ciclo menstrual. Es normal y debes consumirlos, pero recuerda respetar dos normas fundamentales: no vale cualquier hidrato de carbono (siempre daremos preferencia a los alimentos que aporten hidratos de carbono de absorción lenta y a poder ser integrales) y la segunda, respetaremos la cantidad que hemos de consumir, sin llegar a atiborrarse.

En cuanto a las proteínas, igual, busca el equilibrio entre proteínas de origen animal y de origen vegetal y respeta las cantidades diarias recomendadas.

Y ahora, una buena ducha, una manta y tu infusión Menstruación de Susarón y ¡a darte tu momento!

 

 

Todo sobre las proteínas vegetales

Descubre todo sobre las proteínas vegetales

Las proteínas son un macronutriente necesario para nuestro organismo. Cumplen funciones importantes y su consumo está aconsejado de manera diaria. Pero proteínas hay de dos tipos: animales y vegetales. Vamos a centrarnos en las proteínas vegetales, qué diferencias hay entre estas y las animales, dónde se encuentran y en qué proporciones deben consumirse.

Función de las proteínas

Dentro de nuestro organismo, las proteínas tienen diversas funciones según del tipo que sean:

  • Estructurales: forman parte de las células, otorgan elasticidad y resistencia a órganos y tejidos.
  • Con función enzimática: sin ellas, muchas de las reacciones internas que se producen, no tendrían lugar.
  • Hormonales: algunas hormonas, son proteínas.
  • Reguladoras: regulan algunos procesos del organismo.
  • Defensivas: actúan como anticuerpos, otras forman coágulos, otras protegen las mucosas…
  • Transportadoras: transportan oxígeno en la sangre y hacia a los músculos, transporte de lípidos…
  • Con función de reserva: reserva de aminoácidos.

Son nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo y se establece que el 15-20% de las calorías totales deben provenir de las proteínas. Pero… ¿todas las proteínas son iguales?

Proteínas completas

Las proteínas están compuestas por aminoácidos, unas piezas más pequeñas que se combinan entre sí para dar lugar a los diferentes tipos que existen de estas cadenas. Cuando las proteínas llegan al sistema digestivo, estas se “desmontan” en aminoácidos sueltos, que luego nuestro organismo vuelve a utilizar para montar una nueva proteína.

Para que una proteína se considere completa debe contener todos lo aminoácidos esenciales. Son esenciales porque no los podemos fabricar nosotros. Si se trata de una proteína completa, pues, nos aporta todos los aminoácidos necesarios para que nuestro cuerpo pueda crear proteínas a nivel interno.

Hay alimentos que, aunque contienen una buena cantidad de aminoácidos esenciales, no los contienen todos, por lo que su proteína es incompleta. Para lograr que sea una proteína completa, necesita combinarse con otros alimentos que aporten esos aminoácidos que le faltan. Así, como un puzle, se completa con las piezas que le faltan.

Proteínas animales y proteínas vegetales

Si hablamos de proteínas completas, las que encontramos en los productos de origen animal son las que nos aportan estos aminoácidos esenciales en diferente medida según el alimento. Pero de la misma manera, también son alimentos que nos aportan grasas saturadas, colesterol… Y consumir este tipo de proteínas en exceso no es recomendable. Pero como mencionábamos al principio del artículo, las proteínas son necesarias y deben ingerirse diariamente en su justa proporción.

Para conseguir un equilibrio sin perjudicarnos, hemos de contar con las proteínas vegetales. Pero las proteínas vegetales no son completas. Dependiendo del tipo de alimento del que provengan, son carentes en un aminoácido u otro.

¿Cómo se consigue una proteína vegetal completa?

Una proteína vegetal se consigue combinando alimentos vegetales entre ellos de manera que los que tienen ciertos aminoácidos se combinen con esos otros que no tienen para formar el puzle completo.

Hasta ahora se decía que era necesario combinar estos alimentos vegetales en una misma comida para obtener esta proteína completa. Así teníamos platos compuestos por:

  • Cereales + legumbres.
  • Legumbres + frutos secos.
  • Cereales + frutos secos.

Pero lo cierto es que no es necesario que se consuman los dos alimentos a la vez en una misma comida. Basta con que se coman a lo largo del día distribuidos de la manera que más nos apetezca.

En un solo plato, mejor.

Para mayor tranquilidad, muchas personas siguen prefiriendo comer la proteína vegetal que le aportan estos alimentos en una sola toma. De esta manera se despreocupan de tener que estar pendientes de si han comido arroz y deben comer lentejas para comer…

Te proponemos algunos platos que combinan estos grupos de alimentos y que pueden ser tu aporte de proteína vegetal completo:

  • Cereales + legumbres: sopa de fideos con garbanzos, lentejas con arroz, hummus con pan, tortitas de maíz con frijoles…
  • Legumbres + frutos secos: hamburguesas de tofu con frutos secos, garbanzos con espinacas y piñones…
  • Cereales + frutos secos: pan de nueces, galletas de avena y frutos secos, barritas de arroz inflado y avellanas…

Acompaña estas combinaciones con un buen aporte de verdura, una fruta y para finalizar una infusión, por ejemplo, Antiox de Susarón que, gracias a su composición a base de plantas naturales, ayuda a protegerte del estrés oxidativo. ¡Un buen momento para aumentar tus antioxidantes!

Recuerda que puedes conseguir igualmente proteína vegetal completa consumiendo por ejemplo un poco de pan a media mañana (un bocadillito) y a medio día que uno de los platos fueran garbanzos. Estarás obteniendo el mismo beneficio.

Ahora que ya sabes un poco más de las proteínas vegetales y con la infinidad de platos que se pueden hacer con los alimentos que las contienen… ¿a qué esperas para equilibrar tu balanza?

 

Rcias recetas veganas con Infusiones Susarón

3 recetas veganas navideñas, ¡que sorprenderán a todos!

Se acercan las fiestas navideñas y con ellas las comidas en familia. ¡Qué ganas de juntarnos todos! Esas mesas largas, ese calor que se concentra en el salón, la vajilla de “ocasiones especiales” y… ¡el menú de Navidad! Además de los tradicionales platos que se suelen servir los días señalados, hay otros platos con los que sorprender a nuestros invitados. La propuesta para este año son unas recetas deliciosas, veganas y aptas para cualquier día. ¡Vamos a trastear en la cocina!

El equilibrio en el veganismo

Dentro del vegetarianismo existen dos conceptos diferenciados: los vegetarianos y los veganos. Los vegetarianos son aquellas personas que en su alimentación no consumen nada que haya implicado el sacrificio del animal (carnes, mantecas…) sin embargo sí que consumen los productos que nos dan los animales como la miel, la leche…

Las personas veganas, en cambio, no consumen nada que proceda del animal, ni la carne, ni su leche…

Pero entonces, los veganos, ¿comen equilibrado? Contrariamente a lo que mucha gente puede creer, se puede ser vegano y llevar una alimentación equilibrada. Algunos alimentos vegetales o la combinación entre ellos proporcionan proteína que puede sustituir la proteína de origen animal. Solo hay algo que deben consumir los vegetarianos y veganos que es la vitamina B12 ya que en el caso de los veganos el aporte es nulo y en el caso de los vegetarianos es insuficiente.

Teniendo en cuenta esto, como premisa, la persona vegana debe tener en cuenta los porcentajes de nutrientes que se recomiendan para poder distribuir correctamente los alimentos.

Y las recetas de hoy, son algunos de los platos que podéis preparar, sin productos de origen animal, que dejarán a los invitados sorprendidos descubriendo nuevos sabores.

Canelones de espinacas

Ingredientes:

  • 12 placas de pasta para canelón
  • 500g de espinacas congeladas
  • 1 pastilla de caldo vegetal
  • 2 zanahorias medianas
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • 200g de champiñones
  • Especias al gusto
  • Vino blanco
  • 100ml de bebida de avena
  • Aceite de oliva

Y para la bechamel:

  • 600ml de bebida de avena
  • 4-5 cucharadas de harina de trigo
  • 3 cucharadas soperas de margarina vegetal
  • Cebolla en polvo
  • Sal y pimienta
  • Queso vegano

Cómo preparar los canelones de espinacas veganos.

  1. Hierve las espinacas con agua y la pastilla de caldo vegetal.
  2. Mientras, corta en trozos muy pequeños las cebollas y dientes de ajo.
  3. En una sartén con un poco de aceite, sofríe los ajos y cebolla.
  4. Lava y trocea los champiñones y pela y ralla la zanahoria.
  5. Cuando la cebolla ya esté a punto, agrega los champiñones y la zanahoria y déjalos a fuego medio. ¡Ves removiendo! Cuando estén a punto, añade las especias que quieras y un chorro de vino. Deja que se evapore mientras remueves.
  6. Saca las espinacas y escúrrelas bien. Añádelas a la sartén y agrega la bebida de avena. Salpimienta al gusto.
  7. Pon a precalentar el horno a 180ºC y empieza a preparar la bechamel: pon la margarina en una sartén y cuando se deshaga, añade la harina. Luego añade la bebida de avena y remueve para que espese. Cuando haya espesado, retíralo del fuego y añade cebolla en polvo y salpimienta al gusto.
  8. Ahora toca montar los canelones: ten a mano una fuente grande apta para horno y ponle un chorrito de aceite. Rellena cada canelón y colócalos en la fuente. Cubre todo con la bechamel y espolvorea el queso por encima. ¡Ya está listo para meter en el horno! Ponlo 30 minutos a 180ºC, y luego en función gratinar unos 5 minutos o hasta que consideres que el color de la superficie es de tu gusto. ¡Listos para servir!

Albóndigas de tempeh

Ingredientes:

  • 250g de tempeh
  • 50g de harina de garbanzos
  • 25g taza de harina de almendras
  • 60g de pan rallado
  • Un poco de perejil
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharada de semillas de lino
  • 3 cucharadas de agua
  • ½ cebolla
  • Aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de salsa de tomate

Para la salsa:

  • 375g de salsa de tomate
  • 250ml de bebida de coco
  • 1 cucharada de curry en polvo

Cómo preparar las albóndigas veganas de tempeh

  1. Pica la cebolla y el ajo y dóralos en una sartén con un poco de aceite.
  2. Mezcla las semillas de lino, previamente machacadas, con las cucharadas de agua y déjalas reposar.
  3. Tritura el tempeh y mézclalo con la cebolla y el ajo, las semillas de lino y el agua, el perejil, las harinas, el pan, el orégano y la cebolla en polvo y ajo y la salsa de tomate. Sigue triturándolo todo.
  4. Con la masa que has obtenido, haz bolitas de un tamaño similar entre ellas y tan grandes como tú quieras.
  5. Dora las albóndigas en una sartén con aceite. Cuando estén doradas, puedes sacarlas.
  6. Prepara la salsa en la sartén: agrega los ingredientes de la salsa y deja que se cocine unos 5 minutos. Pon las albóndigas y cocínalas unos 10 minutos para que se hagan por dentro. ¡Y a ver qué les parecen a tus invitados!

Mousse de arroz con leche

Ingredientes:

  • 750ml de bebida de soja
  • 100g de arroz blanco
  • 1 rama de canela
  • Piel de limón
  • 30g de Endulsana de Susarón
  • 400ml de bebida de coco fría

Cómo se prepara la mousse de arroz con leche vegana

  • En una olla, añade todos los ingredientes excepto la bebida de coco y la Endulsana. Ponlo a fuego alto y cuando rompa a hervir, bájalo a fuego medio.
  • Cocínalos durante 20 minutos y ves removiendo de vez en cuando.
  • Añade la Endulsana y cocínalo 3 minutos más, hasta que el arroz esté hecho.
  • Retira la canela y las pieles de limón.
  • Coge la bebida de coco. Con el frío verás que hay una capa sólida que se ha separado del resto. Esta es la parte que vamos a usa, la sólida.
  • Bate el arroz con “leche” con la parte sólida de la bebida de coco hasta que te quede consistencia de mousse. Si te queda muy espesa, ponle un poco más de líquido de la bebida de coco.
  • Colócalo en pequeños cuencos y mantenlos en la nevera hasta que tengas que servirlos. Puedes ponerle un poco de canela en polvo justo cuando vayas a servirlo y… ¡a ver quién se resiste a este postre!

Estas Navidades van a saber muy bien, ¿adivinas por qué? ¡Felices fiestas!

 

 

Descubre el Buddha Bowl con Infusiones Susarón

Descubre el Buddha Bowl

Tanto si tienes cuentas en redes sociales como si no, los cuencos con comidas coloridas que tanto inundan estas aplicaciones están presentes en nuestro día a día. Y la verdad es que sus apetitosos colores y combinaciones no solo no pasan desapercibidos, sino que nos invitan a probarlos. Estamos hablando de los Buddha Bowl. Vamos a explicarte qué son estos platos, qué aportan y cómo hacerlos. ¡Tus nuevos menús no tendrán nada que envidiar!

¿Es sólo comida en un cuenco?

Quizás es la primera pregunta que nos planteamos cuando vemos estos cuencos tan coloridos. ¿Es simplemente una ensalada en un cuenco? ¿Se trata solo de alimentos troceados y colocados de manera curiosa en este recipiente?

No, no es eso. Podríamos decir que un Buddha bowl es un plato que consiste combinar ciertos alimentos, pero no es necesariamente una ensalada. Su nombre se cree que se debe a que, por la forma, parece la barriga de Buddha llena. Aunque también podría ser que el hecho de mencionar a esta divinidad sea por que se trata de platos vegetarianos. No debe confundirse con el Poké bowl, que es otro plato que está empezando a arrancar con fuerza y cuyo origen es Hawái. En este caso, el Poké bowl sí que suele contener algún producto de origen animal.

Pero veamos entonces, ¿es el Buddha bowl un plato combinado? Pues podríamos decir que se trata de un plato vegetariano y equilibrado que buscar saciar al comensal con una cantidad justa de alimentos combinados de tal manera que nos ofrecen los nutrientes necesarios que se deben ingerir en esa comida. Vamos a ver qué alimentos debe contener:

Hidratos de carbono

En nuestro cuenco hemos de añadir algún alimento o combinación de varios que nos aporte este nutriente tan necesario para nuestro día a día: los hidratos de carbono. Los hidratos de carbono son un nutriente imprescindible por su aporte en energía. Deben estar distribuidos en tomas moderadas a lo largo del día, ¡y la comida es una de ellas!

Alimentos que nos aportan hidratos de carbono hay muchos, pero siempre priorizaremos los integrales y los que sean menos procesados. Por ejemplo, podemos añadir arroz, patatas, boniato, legumbre, quinua…

Estos alimentos pueden estar preparados a nuestro gusto: hervidos simplemente, hervidos y salteados con alguna especia o hierba, con alguna salsa natural… ¡Como nos gusten!

Grasas

Sí, grasas. Las grasas son un nutriente indispensable para nuestro organismo. Son necesarias para el desarrollo de muchas funciones fisiológicas, entre ellas el transporte de las vitaminas liposolubles, ya que como su nombre indica, sólo son solubles en grasa.

Pero no todas las grasas son iguales. Todos hemos oído hablar de las grasas saturadas y las trans. Estas son las grasas que no deben abundar en nuestra alimentación. ¿Pero donde están? Normalmente este tipo de grasas se encuentran en alimentos procesados industrialmente. Lo ideal para evitarlas es priorizar alimentos con grasas saludables como son las que encontramos en el pescado azul, en el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos, el huevo o el aguacate.

En este caso, al tratarse de un plato vegetariano, utilizaremos un buen aceite para aliñar y podemos utilizar además aguacate o frutos secos en nuestra elaboración.

Proteína

Este macronutriente es de los más conocidos por su función estructural: son el alimento del músculo. La proteína puede ser de origen animal o de origen vegetal. Las primeras las encontramos en el pescado, la carne (roja o blanca) y el huevo. Las segundas, cuesta detectarlas más a veces, pero son una buena fuente de proteína de origen vegetal la soja, la quinua, las legumbres, el tofu o el cáñamo.

La realidad es que el único alimento con todos los aminoácidos que componen una proteína completa es la soja. El resto de los alimentos suele ser carente en uno de estos aminoácidos. Para completarlo, basta con combinar cualquiera de estos alimentos carentes con un cereal, ya que justo contiene esta pieza que nos falta para tener nuestra proteína de calidad. Y como el Buddha bowl ya contempla un alimento rico en hidratos, es probable que en esa misma toma ya estemos completando nuestra proteína.

Pero no pasa nada si no hacemos esta mezcla en el momento: si a media mañana hemos comido un poco de pan y a medio día en nuestro cuenco hemos puesto lentejas, ¡ya se combinan incluso pasadas unas horas!

Y no podemos olvidar, ¡las verduras y hortalizas! Aquí las combinaciones son infinitas: lechuga, col, brócoli, espinacas, berenjena, calabacín, pepino, tomates… ¡Las que más te gusten! No tengas miedo de improvisar.

Para agregar a tu menú un plus de antioxidantes más, puedes acompañar tu Buddha Bowl con una infusión Antiox, que gracias a sus plantas naturales ayuda a mantener la piel saludable protegiéndola del estrés oxidativo.

¡Cuidarse así es delicioso! ¿Verdad? Si te estás preguntando qué puedes cenar por la noche, estas ricas ensaladas pueden ser de ayuda para planificar tu menú semanal.

Entonces, ¿qué te parece un Buddha bowl con una base de hojas de espinacas frescas, un poco de boniato a la plancha, unos tomates cherry y unas judías rojas? ¡Es muy fácil, rápido y equilibrado! ¡Qué aproveche!

 

susaron_agosto_2.jpg

¿Por qué son importantes las frutas en verano?

Las frutas son un grupo de alimentos importante a lo largo del año y son un gran aliado cuando empieza la temporada de calor. Además de su sabor dulce, tienen otras muchas propiedades muy interesantes que vamos a revelar a continuación, ¡toma nota y hazte con ellas!

Las frutas son los frutos comestibles de plantas que suelen consumirse en estado fresco. Este grupo de alimentos se caracteriza por aportar muchas vitaminas, hidratos de carbono, fibras y minerales.

La naturaleza es sabia, de ahí que las frutas y verduras de temporada contienen nutrientes que son necesarios en este momento del año debido a las condiciones meteorológicas en las que nos encontramos. Por esto, las frutas de verano suelen ser refrescantes, con alto aporte en agua y ricas en antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias que retardan o previenen la oxidación de las células y se suelen consumir para evitar o retrasar el envejecimiento.

Vamos a ver algunas de estas frutas típicas de verano y su composición.

  • Melón: es una fruta en la que el 80% de su composición es agua. Es una de las frutas más ricas en potasio, lo que lo convierte en una fruta diurética.
  • Sandía: fruta veraniega con alto contenido en agua. Es una fruta muy hidratante y son fuente moderada de licopeno, una sustancia que tiene propiedades antioxidantes.
  • Piña: es una fruta con alto contenido en agua, poco calórica y rica en bromelina que ayuda a digerir y además contiene potasio, vitamina C y magnesio.
  • Nísperos: este fruto rico en agua, fructosa y glucosa tiene un particular sabor dulce. No aporta grandes cantidades de vitaminas, pero sí de fibra y aporta magnesio y calcio entre otros y potasio que es el mineral que ayuda a transmitir y generar el impulso nervioso y mantiene el equilibrio de agua.
  • Albaricoques: contienen mucha agua, fibra y provitamina A, que tiene acción antioxidante. Son ricos en potasio, también.
  • Melocotones: son una fruta que aporta una buena cantidad de fibra y contiene potasio, algo de magnesio y yodo.

Casi todas las frutas de verano tienen dos características comunes: son ricas en agua y contienen alguna sustancia antioxidante. Y es que, en verano, la necesidad de hidratarse y protegerse de los efectos oxidantes del sol es muy elevada. Por esta razón, hemos de incrementar el consumo de alimentos que nos aporten tanto agua como antioxidantes.

Una manera de hacerlo es aumentando el consumo de frutas durante la época estival, pero también puedes refrescarte mientras tomas una infusión Antiox de Susarón, que contiene té verde y cúrcuma, ambos conocidos por sus propiedades antioxidantes. Así puedes protegerte de los efectos oxidantes del sol, y mantener una piel joven.

¿Y qué te parece si preparas un super batido refrescante de fruta? Puedes utilizar por ejemplo unos trocitos de piña, un par de hielos y un poco de infusión Antiox. Los trituras todos juntos y… ¡listo para tomar! Refrescante y cargado de antioxidantes, ¡la fórmula ideal para el verano!

Ya sabes, cuando empieza a apretar el calor, hay que cuidar la hidratación y los antioxidantes…¡para disfrutar de los días de sol al máximo!

 

 

 

susaron_junio_3.jpg

5 consejos para proteger la piel en verano

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y su función es actuar como barrera protectora entre nuestro organismo y el medio exterior. Para que esta función actúe correctamente, requiere de aportes nutricionales adecuados como cualquier otro órgano de nuestro cuerpo.

Llega el verano, la estación del año en la que nos vemos obligados a exponer nuestra piel al magnífico sol que nos acompaña, al salitre del agua del mar, de golpe un poco de viento, ahora calor… Todos estos factores afectan a la salud de nuestra piel. Pero si queremos cuidarla, además de cremas y otros productos, la alimentación saludable es la mejor opción.

¿Qué debes hacer para proteger tu piel?

La piel se renueva cada 28 días aproximadamente. Esta tiene su propio ciclo de renovación: se regenera continuamente en la capa más profunda de tu piel y viaja hacia la superficie para reemplazar a las células viejas. Este proceso puede verse alterado y retrasarse por efectos como una mala alimentación, exposiciones al sol sin protección o por descansar mal.

Por esto, para que el proceso de renovación de tu piel se desarrolle correctamente, es necesario ingerir correctamente una cantidad de vitaminas y minerales. Esto se consigue llevando a cabo una dieta variada y equilibrada. Para ello se puede empezar por evitar los alimentos refinados, procesados y apuesta por los alimentos de temporada.

Algunos estudios demuestran que hay una relación muy directa ente la renovación de la piel y los alimentos que tienen un bajo índice glucémico, es decir, aquellos que te elevan el nivel de azúcar en sangre (glucosa) más lentamente, como: legumbres, cereales integrales y verduras.

Como ya sabes lo ideal es llevar unos hábitos de vida saludables, es decir, que también debes incluir actividad física, tener un descanso adecuado y evitar tanto el alcohol como el tabaco, ya que todo este conjunto son los mejores cómplices para ti y tu piel.

Mucha gente acude al nutricionista-dietista para tratar problemas de alimentación, pero nunca se acuerdan de la piel ¿Y tú te acuerdas? Para tratar de paliar este olvido y para que pienses desde ya en tu piel, te presentamos 5 consejos que puedes incorporar en tu día cotidiano para conseguir una piel de 10 este verano.

  • Come verduras de hoja verde: Las verduras están repletas de vitaminas, minerales y antioxidantes que protegen las células de tu piel y estimulan su crecimiento. Estas no permitirán que tu piel se arrugue o se dañe con el sol.
  • Incorpora cúrcuma a tus platos: Es eficaz contra el tratamiento del acné combatiendo las espinillas y proporcionándote un brillo juvenil a la piel.
  • Añade zanahoria a todas tus comidas: Contienen Vitamina C, lo que ayuda a tu piel a producir colágeno, proteína que ayuda a prevenir las arrugas y ralentiza el proceso de envejecimiento.
  • Bebe Té verde: El té verde de Susarón contiene polifenoles que tienen una acción antioxidante, lo que hará que tu piel esté más joven y saludable.
  • Hidrátate: La hidratación empieza aquí, bebiendo agua. Mantenerte hidratada hace que las arrugas sean más difíciles de formar. Una manera de tomar agua es con la ayuda de zumos, tes e infusiones. Una buena forma de hidratarte y cuidar tu piel es tomando la infusión ANTIOX de SUSARON.

Con estos 5 alimentos lucirás la mejor versión de ti misma con una piel envidiable y sobre todo saludable. A parte de incluir estos alimentos, no olvides la crema protectora solar para verano Y recuerda… debes cuidar tu interior para sacarle mejor partido a tu exterior. ¡Esperamos que te haya gustado y puedas aplicarlo en tu día a día!