3 recetas de cremas de verduras originales

3 recetas originales de cremas de verduras

Que prácticas son las cremas de verduras de preparar. ¡Y lo ricas que están! Os presentamos tres recetas con vegetales de temporada para que tengáis siempre en vuestra nevera o congelador.

Existen más verduras que el calabacín y la zanahoria para hacer cremas, descubre recetas sencillas e innovadoras que también son del gusto de todos. ¡Están riquísimas!

Crema de topinambo, patata y cebolla

El topinambo es un tubérculo también llamado alcachofa de Jerusalén. Como uno de sus nombres indica, aunque tenga forma parecida al boniato o al jengibre, su sabor recuerda a la alcachofa. A nivel nutricional podemos destacar la cantidad de inulina que tiene, un tipo de fibra prebiótica.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 raíces de topinambo (500g).
  • 1 patata grande (100g).
  • 1 cebolla grande (70g).
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Preparación:

Primero de todo debemos lavar el topinambur y la patata. Seguidamente los pelamos y los cortamos a dados y los llevamos a ebullición hasta conseguir una textura blanda, unos 10 minutos. Mientras los tubérculos se están hirviendo, cortamos la cebolla en trozos pequeños y la cocinamos a la sartén con aceite de oliva y un poco de sal hasta que quede dorada. Es importante no dorar demasiado la cebolla porque sino le dará un sabor a quemado a la crema.

Una vez tengamos los tres vegetales cocinados, lo trituramos con una procesadora de alimentos durante 2 o 3 minutos y le vamos añadiendo poco a poco 2 cucharadas de aceite de oliva.

Podéis consumir esta crema recién hecha o esperar y degustarla fría. ¡Elegir como os gusta más!

Crema de calabaza, puerro y manzana

La calabaza butternut o calabaza de invierno la podemos encontrar todo el año en el mercado, aunque es en octubre y noviembre cuando está en su mejor momento, ¡así que aprovechad! La cremosidad y densidad de la calabaza mezclada con el frescor y la ligera acidez de la manzana le dan un toque exótico a esta crema.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 calabaza tipo buttenut grande.
  • 3 puerros.
  • 1 cebolla grande (70g).
  • 1 manzana grande (180g).
  • 5 dientes de ajo.
  • 1,5 litros de caldo vegetal sin sal.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Preparación:

Precalentamos el horno a 200ºC. Paralelamente lavamos y pelamos las verduras. Cortamos el puerro y los ajos en rodajas, la cebolla en gajos y la calabaza en cubitos. Cortamos también la manzana con piel, previamente lavada. Depositamos todos los vegetales en una bandeja de horno forrada con papel de hornear y con aceite de oliva. Horneamos durante 30 minutos. Trituramos todo con el caldo y sal al gusto hasta que quede bien cremoso.

¡Y, a disfrutar! Para conseguir una textura más o menos espesa podemos jugar con la cantidad de caldo que le ponemos. Esta receta nos puede durar unos 3 días en la nevera, pero mucho más si la congelamos en porciones.

Crema de castaña y setas

Esta crema de castaña es ideal para los días más fríos de otoño. Jugad con su textura y no trituréis las setas para poder saborearlas con más intensidad.

Ingredientes para 4 personas:

  • 600 g de castañas.
  • 50 g de setas deshidratadas.
  • 1 patata pequeña (60 g).
  • 1 puerro grande.
  • 1 litro de caldo de pollo bajo en sal.
  • 100ml de leche evaporada.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta al gusto.

Preparación:

Precalentamos el horno a 200ºC y horneamos las castañas durante 15 minutos. Mientras esperamos, ponemos en remojo las setas en un bol con agua para rehidratarlas y paralelamente picamos el puerro y lo rehogamos a fuego suave en una cazuela grande, removiendo de vez en cuando. Pasados los 15 minutos, sacamos las castañas del horno y le sacamos la cascara. Pelamos y cortamos la patata y añadimos las castañas y la patata cortada, a la cazuela con el puerro. Salpimentamos la mezcla y la rehogamos un par de minutos con un poco del caldo de pollo. Pasados dos minutos, añadimos el resto del caldo llevándolo a ebullición durante unos 20 minutos. Durante este tiempo, escurrimos bien las setas y las salteamos en una sartén con sal y pimienta. Añadimos a una procesadora el puerro, las castañas y la patata, que sestaban en ebullición, junto con la leche evaporada y el agua de las setas deshidratadas y lo trituramos. Servimos los platos y adicionamos las setas salteadas por encima.

Estas cemas son un primer plato ideal para cenas ligeras. Si lo complementáis con un segundo plato de proteína a la plancha o al horno, tenéis una cena muy saludable. Podéis incorporar la infusión Adelgasana si estás en periodo de pérdida de peso. Contiene cola de caballo y sen que ayuda a evitar la retención de líquidos y facilita la pérdida de peso.

 

Dieta flexitariano

¿Conoces las dieta flexitariana?

Las opciones alimentarias en el mercado son infinitas. Además, contamos con una gran libertad a la hora de escoger el tipo de dieta que más se ajuste a nosotros. Según nuestras creencias, según nuestra salud, nuestra cultura… Y es que en cuestión de dietas tenemos una gran variedad a nuestra disposición. Veganos, vegetarianos, crudiveganos… ¿aún no has escuchado hablar de los flexitarianos? Sigue leyendo y descubre este tipo de dieta que ha revolucionado de nuevo el concepto de alimentación saludable.

¿Qué es la dieta flexitariana?

El término flexitariano surge de la fusión de las palabras flexible y vegetariano. La palabra procede del inglés flexitarian y todavía no está aceptado por la Real Academia Española. Aún así, es un término que cada día está más presente en boca de los españoles y españolas.

Como es de imaginar, las personas flexitarianas son aquellas que siguen una dieta vegetariana pero que se permiten, por diversos motivos, cierta flexibilidad. De manera ocasional, una persona flexitariana consume pescado y marisco, huevos y carne. ¿Ya sabes si eres flexitariano? Vayamos por partes para entenderlo bien.

Una persona vegetariana es aquella que consume alimentos de origen vegetal, pero que también puede y/o suele incluir en su dieta alimentos procedentes de animales vivos. Como por ejemplo la miel, los huevos o la leche. Es decir, no toma pescado ni carne.

Sin embargo, un flexitariano sí que consume todos estos alimentos, pero lo hace de forma muy puntual.

Entonces, ¿todos somos flexitarianos?

Ahora, si te estás preguntando si todos somos flexitarianos, la respuesta es no. Un flexitariano sigue una alimentación vegetariana en su día a día. Es decir, basa su alimentación, principalmente en grupos de alimentos como las verduras y hortalizas, frutas, cereales, frutos secos, semillas, legumbres y sus derivados. Y, esto es lo que marca la diferencia, consume carne, pescado y marisco y huevos ocasionalmente y en pequeñas cantidades.

A diferencia de un flexitariano, una persona omnívora consume este grupo de alimentos, que aporta proteínas, de forma habitual en su alimentación. Tan habitual como que varias veces a la semana (si no todos los días) toma algún alimento de estos grupos.

 Beneficios de una dieta flexitariana

Se trata de una dieta que, bien planificada, es equilibrada y saludable. Para ello, se deben cumplir con las recomendaciones de ingesta de nutrientes. Sencillamente, se han de escoger como fuentes proteicas las de origen vegetal (legumbres y derivados, frutos secos, etc.). Únicamente de forma puntual serán las de origen animal. También aporta una cantidad de fibra importante, y vitaminas y minerales que, en una dieta menos planificada (sea del tipo que sea), serían insuficientes. Los beneficios para la salud de una dieta flexitariana van ligados íntimamente a los de una dieta vegetariana. La alimentación vegetariana se ha asociado a numerosos beneficios para la salud. Entre ellos destacan una menor incidencia de obesidad, enfermedad coronaria, hipertensión y diabetes tipo 2.

Estos beneficios se asocian a cifras más reducidas de colesterol LDL (también llamado colesterol malo), de presión arterial y de índice de masa corporal (IMC). Probablemente debido a la dieta y estilo de vida que estas personas realizan, en comparación con la dieta y estilo de vida de los no vegetarianos.

Por otro lado, los flexitarianos suelen tener también respeto por el medio ambiente. Esto los lleva a escoger alimentos procedentes de agricultura ecológica, en su alimentación habitual.

¿Qué debo tener en cuenta si soy flexitariano?

Las personas flexitarianas, al no consumir de forma habitual alimentos de origen animal, pueden tener carencias de ciertos nutrientes. La vitamina B12, el zinc, el hierro, el calcio y los ácidos grasos omega 3, son los nutrientes que principalmente pueden faltar en una dieta flexitariana.

Así pues, es recomendable que una persona flexitariana tome suplementos de vitamina B12. Esta vitamina únicamente se encuentra en alimentos de origen animal. Este es el motivo por el que se recomienda la suplementación. El déficit de zinc y hierro puede ser causado porque estos minerales se absorben de forma más eficiente cuando proceden de alimentos de origen animal. Aunque con una buena planificación, los flexitarianos pueden conseguir aportar suficiente cantidad de estos nutrientes. Lo mismo ocurre con el calcio, aunque hay alimentos vegetales que también contienen suficiente cantidad de este mineral.

Por último, son los ácidos grasos omega 3 los que pueden faltar en una dieta flexitariana. Estos proceden, principalmente, del pescado (sobre todo del azul). Las fuentes vegetales de ácidos grasos omega 3 (alfa-linolénico) incluyen las nueces, semillas de chía y semillas de lino.

Ahora que ya has descubierto los secretos de una dieta flexitariana… ¿qué crees? ¿eres flexitariano?

banner susaron agosto 2 180x180 - 5 alimentos saciantes

5 alimentos saciantes

¿Cuántas veces hemos comido algo y al cabo de un rato hemos vuelto a sentir hambre? ¿Estás incluyendo en tus menús alimentos saciantes? Estos nos llenan y nos calma el apetito durante más tiempo. Te explicamos más sobre estos alimentos y te ponemos cinco ejemplos que puedes incluir en tu alimentación equilibrada.

¿Qué alimentos saciantes son saludables?

Antes de darte unos cinco ejemplos de alimentos que son saciantes, queremos que comprendas qué los hace adquirir esta propiedad o característica. Un alimento es considerado saciante porque tiene un buen contenido de grasas saludables, fibra o proteína. Estos alimentos hacen que nos sintamos saciados. Pero ¿cuál es la diferencia entre estar saciado a lleno? Con un buen alimento saludable te sientes satisfecho pero ligero. Esa es la principal diferencia. No te sientes hinchado ni lleno, por lo que tienes mejores digestiones.

Otra ventaja de consumir alimentos saludables es que esta satisfacción reduce el apetito. Evita que tengas más hambre. Con lo que disminuye el picoteo entre horas y las ganas de comer comida poco sana. Además, los alimentos saciantes tienen unas características nutricionales buenas para nuestro cuerpo y nos ayudan a liberar energía de manera sostenida para mantener el ritmo durante el día. ¿Tienes ganas de conocer cinco alimentos saludables? ¡Seguro que algunos te los esperabas!

Copos de avena, la fibra soluble

La avena es un cereal muy rico nutricionalmente. Comparado con otros cereales, tiene menos hidratos de carbono y un alto contenido en fibra soluble. Libera energía a lo largo del día ya que sus hidratos de carbono son de absorción lenta. Ayudan a saciar el hambre durante más tiempo mientras obtienes energía poco a poco. Por lo que son ideales para consumir en el desayuno, por ejemplo. Eso sí, a la hora de consumirla, hay que hidratarla. Es decir, hay que tomar los copos de avena junto con mucho líquido. De esta manera facilitamos la digestión de este cereal. La ración debería ser de dos a tres cucharadas.

El yogur natural, proteínas y bajo contenido graso

Es un alimento muy completo para incluir en nuestra alimentación equilibrada por su buen contenido de proteínas, grasas y minerales como el calcio. Por no olvidar que se trata de un alimento probiótico que contiene fermentos, gracias a su proceso de elaboración. La proteína del yogur es de alto valor biológico ya que se hace con leche de origen animal. El yogur es un alimento saciante gracias a su composición. Además, las proteínas ayudan a conservar la masa muscular y al mantenimiento de nuestros huesos. Se aconseja tomar entre uno o dos al día.

Los frutos secos y las semillas, fibra y grasa saludable

Las semillas y los frutos secos aportan energía, fibra, proteínas, minerales y vitaminas. Además, su contenido en grasas saludables es muy alto, por eso también se conocen como frutos oleaginosos. Se aconseja tomar una o dos raciones pequeñas al día que se pueden alternar entre semillas y frutos secos.

¿Qué frutos secos y semillas son? Los frutos secos pueden ser las almendras, avellanas, pistachos, nueces y anacardos. Eso sí, para que sean saludables es mejor consumirlos tostados o naturales y sin sal. Las semillas pueden ser las de lino, sésamo, chía, pipas de girasol y pipas de calabaza. Si quieres conocer más tipos de semillas, en otro artículo te contamos otros tipos que existen y sus propiedades. ¡Aprende a incluirlas en tu alimentación!

Las proteínas de las carnes blancas

La carne blanca se compone de proteínas, vitaminas del grupo B y minerales como hierro y zinc. Ya sabes que existen dos tipos de carne, la roja y la blanca. Las carnes rojas suelen tener un color rojo más intenso y las blancas tienen un color más clarito. Entre estos dos tipos de carne, la blanca contiene menos grasas y grasas saturadas. También contiene menos colágeno, por lo que la digestión es menos pesada en comparación con la carne roja.

Las legumbres, fuente de fibra, hidratos de carbono y proteínas

Son el alimento por excelencia muy usado en dietas vegetarianas y veganas gracias a su aporte importante de proteínas vegetales. Y es que las legumbres son fuente de vitaminas del grupo B y de minerales como el hierro o el potasio. Otra característica como alimento saciante es que contienen carbohidratos de absorción lenta, lo que hace que dispongamos de energía poco a poco durante todo el día. Así como son una gran fuente de fibra.

Sí, las legumbres son el todoterreno de la alimentación. En el mercado podemos encontrar las más habituales como son los garbanzos, las lentejas, las alubias y la soja.

 

Esperamos que empieces a incluir estos alimentos en tu dieta semanal para disfrutar de una alimentación variada y equilibrada. Recuerda que siempre puedes acompañar con una taza de infusión para ayudarte a mantener esa sensación saciante. Por ejemplo, puedes prepararte una taza de Quemagrasa Susarón. Contiene té verde, cola de caballo y guaraná. De esta manera, tenderás a no picotear alimentos poco sanos. ¡Conoce más sobre ella!

Comidas ideales para llevarse a la playa - Susarón

Comidas para llevarse a la playa

¡Qué ganas teníamos de verano! Los días más largos y calurosos nos predisponen a planes al aire libre, y con ello, planear también qué comer fuera. Si no quieres que tu alimentación se resienta este verano y además quieres aprovechar hasta el último rayo de sol, ¡llévate la comida! Hemos preparado unas ideas de platos que puedes llevarte a la playa o de picnic, que van a hacer que desees que llegue la hora de la comida. ¡Sigue leyendo para descubrirlos!

Ensalada de pasta con atún

Este es un clásico de los tuppers para la playa o montaña, por su facilidad y su exquisito sabor. Además, es fácil de transportar y no es difícil de comer: solo necesitas un tenedor. ¿Qué ingredientes lleva esta ensalada de pasta con atún para 4 personas? Apunta:

  • 320g de pasta en la forma que te guste (lacitos, fusilli, macarrones… no son recomendables espaguetis o tallarines por la incomodidad que supone mezclar todos los ingredientes en un solo bocado).
  • 2 latas de atún al natural
  • 250g de mozzarella
  • 24 tomates cherry
  • 16 aceitunas negras sin hueso
  • 4 cucharadas de postre de maíz
  • Sal, aceite de oliva virgen extra y vinagre de Módena.

Hierve agua y haz la pasta a tu gusto. Una vez hecha, escúrrela y deja que se enfríe. Mientras, escurre el atún. Trocea la mozzarella en daditos y los tomates cherry en 4 trozos. Trocea también las aceitunas en 3 partes. Luego mezcla todos los ingredientes junto con el maíz. Añade el aceite para aliñar, la sal y el vinagre de Módena al gusto. Y ya puedes ponerlo en la fiambrera a la nevera y ¡listo para tu próxima escapada!

Ensalada de sandía y queso feta

Esta ensalada es ideal por su aporte en agua, ¡tan necesario en épocas de calor! Su sabor dulce y fresco contrasta perfectamente con el queso y sus otros componentes, y muy, pero que muy fácil de hacer. Te explicamos como hacer esta ensalada de sandía y queso feta para 4 raciones. ¡Apunta para la lista de la compra!:

  • 800g de sandía
  • 200g de queso feta (u otro queso si no te gusta este)
  • 1 cebolleta
  • 100g de aceitunas negras
  • Un poco de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto
  • Un poco de menta fresca picada

Para prepararla basta con cortar todos los ingredientes en dados medianos, excepto las olivas que puedes ponerlas enteras. Agrega la sal, un poco de aceite y si quieres, vinagre. Pica la menta y espolvoréala por encima. ¡Listo! ¡A comer!

Tortilla de patatas saludable

No podía faltar este otro clásico de la cocina española, pero en esta ocasión en una versión más saludable. ¿Es posible? Sí, lo es, si en vez de freír las patatas, las hacemos en el microondas. ¿Te animas?

  • 4 patatas medianas
  • 4 o 5 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Pela, lava y corta las patatas en rodajas finas. Ponlas en un plato hondo apto para microondas y tápalo. Mételo en el microondas durante un tiempo de 4 minutos a máxima potencia. A los 4 minutos comprueba, pinchando las patatas, si están hechas. Si siguen duras, ponlas 2 minutos más.

Mientras, bate los huevos con un poco de sal. En una sartén antiadherente, pon un poco de aceite.

Cuando las patatas estén hechas, añádeles un poco de sal y mézclalas con los huevos batidos. Añádelo a la sartén a fuego medio y deja que empiece a cuajar. Cuando esté hecho, gira la tortilla con ayuda de un plato y acaba de hacerla por el otro lado.

Y cuando esté, ¡ya tienes tu tortilla de patatas en versión saludable! Acompáñalo con una ensalada de tomates y algo de fruta, ¡y a disfrutar de un magnífico día de playa!

Ensalada de quinoa con pollo y verduras

No podía faltar la quinoa como ingrediente de los platos de este verano. Esta ensalada es fácil de hacer, completa y fresquita. La quinoa es un pseudocereal con un aporte más alto en proteína que el resto de cereales. La combinación con pollo y verduras lo convierte en un plato ideal si somos de esas personas a las que el calor no les quita el hambre de ninguna manera. ¿Te apetece? Aquí va la explicación para 4 raciones:

  • 240g de quinoa
  • 50g de canónigos
  • 10 espárragos blancos
  • 4 zanahorias
  • 200g de pollo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal, pimienta y vinagre de manzana al gusto.

En una olla con agua, hierve la quinoa según las instrucciones del fabricante. Luego escúrrela y deja que enfríe.

En una sartén con un poco de aceite, haz el pollo a la plancha con un poco de sal y pimienta. Una vez hecho, resérvalo.

Trocea los espárragos y las zanahorias. Mezcla con la quinoa y los canónigos. A continuación, trocea el pollo en cuadrados más o menos iguales. Mézclalos con el resto de ingredientes y aliña al gusto. ¡Otro plato más!

¿Y qué tienes pensado llevarte para beber? ¿Qué tal si te preparas una infusión Vientre Sano de Susarón y la llevas fresquita a la playa junto con la comida? Una manera diferente de hidratarte además de que gracias a su composición a base de plantas naturales como la regaliz, o la salvia, contribuyen al efecto probiótico para mantener una flora intestinal saludable. ¿Se puede estar más a gusto en vacaciones? 😊 ¡Feliz verano!

 

 

 

banner susaron julio 3 180x180 - 3 cremas frías para combatir el calor

3 cremas frías para combatir el calor

Preparar platos fríos de cuchara puede ser muy fácil, ¡y más si sigues nuestras recetas! Te proponemos varias cremas frías que harán las delicias de tus comensales. Además, son tres recetas saludables, ligeras y muy fresquitas. ¡Te contamos qué ingredientes necesitas y cómo prepararlas!

3 recetas de cremas frías para el verano

Crema fría de aguacate y calabacín

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 aguacates
  • Dos calabacines
  • 1 cebolla
  • Un yogur cremoso natural sin azúcares añadidos
  • 500 ml de caldo de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra y pimienta negra

Preparación:

Primero vamos a dorar la cebolla. Para ello, la pelamos y cortamos en trozos pequeños. La echamos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando esté un poco dorada, retírala del fuego.

Pela y corta los calabacines en trozos pequeños y ponlos en la sartén junto con la cebolla. Coloca todo otra vez al fuego para que se terminen de hacer. ¿Por qué no se pochan los dos ingredientes juntos? La cebolla si se le añade junto con otros ingredientes cuesta más que se caramelice.

Ponlo todo en una olla y añade el medio litro de caldo de verduras. Deja cocer durante unos 5 minutos. Mientras se hace, preparamos los aguacates. Corta con cuidado los aguacates por la mitad para separarlos y quita con cuidado el hueso. Retira la piel y ponlos la olla.

Añade el yogur, una pizca de pimienta negra y un poco de aceite. Tritura bien con la ayuda de una batidora y ¡listo! Deja esta crema reposar en la nevera dos horas antes de tomarla.

Crema fría de melón con jamón serrano

Ingredientes para 4 personas:

  • Melón (1)
  • Cebolla (1)
  • 120 ml de leche evaporada
  • 500 de caldo de pollo o carne. Pero también puedes hacerlo con caldo de verduras.
  • 50 gramos de jamón serrano cortado en cuadraditos
  • Aceite de oliva virgen extra y una pizca de pimienta negra

Preparación:

Primero pochamos la cebolla en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra. Para ello, pelamos la cebolla y la cortamos en trozos pequeños. Cuando la cebolla esté dorada, la pasas a una olla.

Dentro de esta olla vierte el medio litro de caldo y el melón cortado a trozos y sin piel ni pepitas. Déjalo cocer durante 25 minutos.

Pasado ese tiempo, añade el yogur, la nata y la pizca de pimienta negra. Tritúralo todo con una batidora hasta obtener una crema. Reserva un par de horas en la nevera para tomarla fría.

A la hora de servir, puedes poner encima los cuadraditos de jamón serrano al natural o también puedes calentarnos un minutos en el microondas. ¡Esto le dará un toque crujiente muy sabroso!

Crema fría de zanahoria y mango

Ingredientes para 4 personas:

  • Medio kilo de zanahorias
  • Un mango
  • Medio litro de agua
  • 100 ml de leche evaporada
  • El zumo de un limón
  • Sal y una pizca de pimienta negra.

Preparación:

Pela las zanahorias y córtalas en trozos. Haz lo mismo también con el mango, pero te cuidado que tiene hueso en su interior.

Pon en un cazo el agua a hervir con las zanahorias durante 20 minutos. Cuando termine de hacerse, vierte los trozos de mango, la leche evaporada, el zumo de un limón y un poco de sal y pimienta negra. Tritura todo con una batidora para obtener una crema suave. Déjala reposar un par de horas en las nevera antes de tomar y ¡qué aproveche!

¡Esperamos que con estas receta de cremas frías pases un verano muy saludable y refrescante! ¿Quieres más recetas frías? Te damos 3 ideas de cenas ligeras para el verano.

Cuando el calor aprieta, las articulaciones pueden resentirse. En este caso, puedes incorporar la infusión Articulaciones en tu día a día. Gracias a la cúrcuma y al harpago, ayuda a proteger la movilidad y flexibilidad de las articulaciones. Puedes aprender más sobre esta planta en el artículo sobre el harpago y las articulaciones.

 

 

 

 

 

 

 

banner susaron julio 4 180x180 - ¿Qué es el índice glucémico? Aquí te lo explicamos

¿Qué es el índice glucémico? Aquí te lo explicamos

¿Has oído alguna vez eso de que los alimentos ricos en hidratos de carbono, engordan? También se ha dicho esto sobre las grasas, en ocasiones se ha llegado a hablar de que ciertas combinaciones de alimentos son las que provocan que aumentemos de peso y que, por eso, deben consumirse ciertos alimentos por separado. Vamos a ver qué hay de verdad, sobre todo en lo que se refiere a los hidratos de carbono. ¡Prepárate para descubrir que es el índice glucémico y su función en nuestro peso!

Los hidratos de carbono.

Vamos a empezar hablando de los hidratos de carbono, porque para hablar de índice glucémico, hemos de entender que éste índice solo se encuentra en alimentos que aporten hidratos de carbono.

Pero, ¿qué son los hidratos de carbono? Son uno de los tres macronutrientes más importantes del organismo. Los hidratos de carbono son conocidos por su función energética dentro de nuestro organismo: proveen de energía a las células.

Los alimentos que aportan hidratos de carbono son los cereales como el arroz, la avena…, las frutas y verduras, la pasta, las patatas, el pan…

Hasta ahora se clasificaban como “hidratos de absorción lenta e hidratos de absorción rápida”. No es una clasificación errónea, pero como veremos en la definición de índice glucémico, no es la más completa.

Esta clasificación nos venía a decir que los hidratos de carbono de absorción rápida son aquellos que aportan energía de manera rápida, y si no se consumen rápido se acumulan. Los hidratos de carbono de absorción lenta eran aquellos que aportan energía de manera paulatina y que, por lo tanto, al organismo le daba tiempo de ir quemándolos poco a poco y se evitaba así su acumulación en forma de grasa.

Ahora entra en juego el índice glucémico.

Qué es el índice glucémico.

El índice glucémico es la medida de la rapidez en la que se eleva el nivel de azúcar en sangre (glucosa) después de haber consumido un alimento.

Los alimentos con índice glucémico bajo, aumentan lentamente el nivel de glucosa en sangre. Esto enlentecerá la liberación de la insulina, la hormona encargada de hacer entrar este azúcar a la sangre, de tal manera que, una vez se vaya agotando la glucosa de la sangre, la insulina residual es poca, hay poca cantidad.

¿Por qué es importante que la insulina desaparezca poco a poco?

En el caso de alimentos con IG (índice glucémico) alto, es decir, que provocan un aumento en los niveles de azúcar en sangre, estos obligan a que se segregue de nuevo insulina, de tal manera que una vez esta ha entrado todo el azúcar de la sangre en las células de manera rápida, se produce una hipoglucemia (una bajada de azúcar en sangre) y esto provoca un pico de hambre.

Este punto es importante ya que, en el caso de querer controlar el peso, los alimentos que deben predominar en nuestra alimentación son los que tengan un IG bajo o moderado.

La clasificación de los alimentos según su índice glucémico parte del 100 que es el valor de la glucosa. Por lo tanto, los alimentos que se acercan al 100 son de IG alto. Cuanto menor es el valor, más bajo es el índice glucémico.

Algunos IG de alimentos son: las zanahorias cocidas tienen un IG de 92, la miel de 87, las patatas cocidas 70, el pan blanco 69, el maíz dulce 59, las patatas fritas 51, las naranjas 40, la leche entera 34, los melocotones 26, los cacahuetes 13.

El índice glucémico de los alimentos se puede modificar.

Así es. La velocidad en la que vamos a absorber estos hidratos de carbono depende de otros factores. El IG puede modificarse en función de cómo acompañemos estos hidratos, por ejemplo. Si mezclamos un alimento con IG alto, con un alimento rico en grasa o fibra, se absorberán con más lentitud, por lo que provocará un aumento del nivel de azúcar en sangre más lento. Un ejemplo claro es el caso de los cereales: los cereales integrales poseen un índice glucémico más bajo que los cereales refinados, ya que los primeros van acompañados de fibra.

 Otro caso es el tipo de cocción de los alimentos. Por ejemplo, en el caso de la pasta, si está muy cocinada se absorbe mucho más rápido que en el caso de la pasta si está al dente. O en el caso de la fruta: si la trituramos o hacemos zumo, el IG de sus hidratos será mucho más alto que si la comemos entera.

¿Y cómo endulzar sin que se resienta el índice glucémico?

Una opción es la fruta. Podemos añadir trozos de fruta a nuestros preparados, ya que la fruta suele tener IG moderados o bajos. Pero hay alimentos a los que añadir un trozo de fruta no es posible, por ejemplo, un café o ciertas tartas, pasteles o galletas. Si quieres cuidar tu índice glucémico, puedes optar por Endulsana de Susarón, que es un extracto 100% de frutas (algarroba, manzana y uva), sin regusto alguno y que, gracias a su bajo índice glucémico, es un alternativa natural y saludable al azúcar.

¡Qué manera más dulce de cuidar los niveles de azúcar en sangre!

 

 

 

 

Si eres fan de las semillas te explicamos qué son y las características nutricionales de las más usadas en alimentación

Propiedades de las semillas mas usadas en la alimentación

Lino, chía, sésamo, calabaza…¿Añades semillas de forma habitual a tus platos? En este artículo te explicamos sus beneficios, las características nutricionales de las semillas más populares, y cómo incluirlas en tu alimentación.

¿Qué son las semillas?

Las semillas son aquella parte de un fruto que contiene el embrión de una futura planta. En algunos casos, las semillas se destinan para un uso alimentario y no solo agrícola, como es el caso de las semillas de sésamo, girasol,  lino o amapola, por ejemplo.

Beneficios de las semillas

Aunque es cierto que algunas de las características nutricionales de las semillas pueden ser distintas en función de la variedad, algunas de ellas son bastante generales. Las semillas son una buena fuente de fibra, grasas insaturadas y una gran variedad de minerales. La mayoría de ellas aportan antioxidantes en forma de polifenoles.

 

También aportan buenas cantidades de proteína vegetal, que puede variar en función del tipo de semilla, puedes encontrarás más información sobre las proteínas vegetales en el artículo del blog “Descubre todo sobre las proteínas vegetales”.

Tipos de semillas

Amapola

Las semillas de amapola se extraen del cáliz una vez la flor se ha marchitado y desecado. Son ricas en ácidos grasos esenciales, proteínas y fibra. Entres sus minerales cabe destacar que son una de las semillas que contiene más calcio, pero también presentan importantes cantidades de hierro, fósforo y potasio. Además son ricas en polifenoles, un tipo de antioxidantes.

Cáñamo

Las semillas de cáñamo se obtienen de la planta del cannabis, aunque estas no poseen ninguna sustancia estimulante, lo que si que poseen son interesantes características nutricionales.

En ellas predominan los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y 6, pueden llegar a contener aproximadamente un 35% de proteínas y son fuente de fibra. Entre los micronutrientes, los más destacados son el hierro, el magnesio, el fósforo y el cinc.

Lino

Las semillas de lino se caracterizan, como todas las demás, por fuente de proteínas y tener un alto contenido en fibra, especialmente fibra soluble. Además, contienen buenas cantidades de ácido alfa linolénico (ALA), el cual es precursor de los ácidos grasos esenciales eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA). Ambos resultan muy importantes para la salud cardiovascular. También hay que destacar su contenido en antioxidantes, como por ejemplo los lignanos, que también tienen un efecto cardioprotector en el organismo.

Pipas de calabaza

Las semillas o pipas de calabaza se extraen del interior de la calabaza y, habitualmente, se comen tostadas. Su cantidad de proteína puede llegar casi al 30% y son una gran fuente de ácidos grasos insaturados. Contienen cantidades importantes de hierro, fósforo y potasio así como vitamina B1. Contienen antioxidantes como los lignanos, que pertenecen a la familia de los polifenoles.

Pipas de girasol

Las pipas de girasol crecen el el disco floral del mismo, y para poder recolectarlas es necesario esperar que los pétalos se marchiten y caigan y la planta se seque. Nutricionalmente, las pipas de girasol son bastante parecidas a las de calabaza. También tienen altos contenidos de proteína y grasas insaturadas, además de ser fuente de fibra. Y como las pipas de calabaza, también contienen polifenoles. En cuanto a minerales, destacan el fósforo y el cinc y en referencia a las vitaminas contienen cantidades importantes de vitamina E y ácido fólico.

Sésamo

En cuanto a las semillas de sésamo, existen 2 variedades, el sésamo negro y el dorado, ambas variedades son muy populares. Observando su composición nutricional, estas tienen un alto contenido en grasas insaturadas y fibra. En cuanto a micronutrientes, tienen un alto contenido en calcio, hierro, magnesio, fósforo y cinc y también es fuente de vitaminas del grupo B. también contienen cantidades importantes de antioxidantes en forma de polifenoles.

Chía

Las semillas de chía son de origen mexicano, pero últimamente se han vuelto muy populares entre algunos países occidentales como España. Una de sus características nutricionales más destacadas es que tienen un alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados omega 3, que son esenciales para el organismo. Además, su contenido en proteínas es bastante destacable teniendo un buen perfil de aminoácidos, lo que hace que sea una proteína bastante completa. En cuanto a minerales tiene un alto contenido en calcio, hierro, fósforo, magnesio y cinc.

¿Cómo incluir semillas en la dieta?

Las semillas en general pueden ser bastante versátiles en la cocina, y en general pueden intercambiarse entre ellas fácilmente. Puedes añadirlas como “toppings” en ensalada, macedonias o en batidos. Te proponemos algunas opciones para que incluyas las semillas en tu alimentación.

  • Yogur vegetal con granola semillas de cáñamo y arándanos.
  • Tostada con mermelada de chía y fresas acompañada de la infusión Antiox, para empezar la mañana con un plus de antioxidantes.
  • Hummus de remolacha con semillas de sésamo y crudités
  • Bol de kiwi y naranja con semillas de amapola acompañada con la infusión Laxasana, una opción rica en fibra que te ayudará con el tránsito intestinal.
  • Ensalada verde con pipas de girasol y calabaza.

¡Incluye semillas en tu alimentación habitual para disfrutar de todos sus beneficios nutricionales!

 

 

Alimentos ecológicos con Susarón

¿Conoces los alimentos ecológicos?

¿Quién no ha oído hablar de los alimentos ecológicos? Vayamos a donde vayamos, en las tiendas, abundan carteles llamativos que nos indican qué productos son de cultivo biológico, orgánicos… Pero… ¿qué son realmente los alimentos ecológicos? ¿Y por qué están en auge? ¡Vamos a descubrirlo!

Volviendo al origen…

Estamos rodeados de una variedad de alimentos infinita. Podemos escoger en cualquier época del año comer un alimento de otra temporada o país, como por ejemplo papaya, o bien elegir alimentos que nos aportan propiedades más allá de sus propios nutrientes pensadas para mejorarnos la salud.

Los alimentos ecológicos empiezan a hacerse hueco en todas las tiendas y en todas las casas. Pero no son algo nuevo. Es la vuelta al origen: alimentos sin tanta manipulación, natural, sin aditivos, sin pesticidas artificiales, sin embellecedores, de temporada, de kilómetro cero… Alimentos sin más.

Requisitos para que un alimento sea ecológico

Como con todo, hecha la ley, hecha la trampa. Para asegurarnos que lo que estamos comprando realmente es un alimento ecológico, vale la pena tener muy claro qué requisitos debe cumplir. Y estos requisitos son:

Estarán debidamente etiquetados con un logotipo de la Unión Europea que certificarán que estos alimentos son ecológicos y denominaciones como “agricultura o ganadería ecológica” que engloba el conjunto de sistemas agrícolas y ganaderos que se dedican a producir alimentos saludables a la vez que respetuosos con el medio ambiente.

– Deben ser productos en los que se ha evitado el uso de productos químicos como fertilizantes, productos fitosanitarios…en el proceso de producción.

– En el caso de productos transformados, deben ser productos libres de aditivos y deben emplearse técnicas y procesos tradicionales de conservación.

Deben estar libres de irradiación.

La conservación deberá realizarse con procesos mecánicos, físicos o químicos simples como el frío, el calor, deshidratación, concentración, ahumado, salazón, escabechado, confitado, desecado, liofilización, fermentación láctica o acética o envasado al vacío.

Los envases deberán ser los más adecuados para evitar contaminaciones.

A la hora de escoger productos, podemos fiarnos de las etiquetas de aquellos que nos digan que son productos ecológicos, orgánicos o biológicos, ya que, para poder disponer de este sello, estos deben haber pasado unos controles que aseguren que cumplen con los requisitos anteriores.

Ventajas e inconvenientes

La alimentación ecológica es un buen punto de partida para ganar en salud y en calidad medioambiental, está claro. Pero si hay que destacar alguna desventaja es que el precio de estos productos, paradójicamente, es mayor. Y decimos paradójicamente porque la utilización de productos para su producción es mucho menor… pero también requieren un mayor cuidado, mayores atenciones.

Otra desventaja, pero que a la vez es una ventaja, es que nos tenemos que limitar al consumo de alimentos de temporada, pues es cuando las condiciones son óptimas para su producción. Es una desventaja porque el abanico de opciones para escoger en cada momento se ve reducido. Pero a la vez es una ventaja pues los alimentos de temporada que nos aporta la naturaleza, vienen cargados de manera natural de los nutrientes que vamos a necesitar en ese momento. ¡Así que hay que aprovechar esta decisión sabia de nuestra madre naturaleza!

 

Y si hemos de destacar una de las mejores ventajas que nos ofrecen los alimentos ecológicos es que son unos productos naturales que van a evitar que añadamos a nuestro organismo los pequeños restos de fitosanitarios utilizados durante el cultivo. Es una manera de evitar acumular toxinas.

Y si empiezas ya, prueba nuestra infusión Detox de Susarón, será tu gran aliada en esta liberación de esas sustancias de alimentos que has consumido hasta ahora, ayudando a tu cuerpo a eliminar lo que no necesita. ¡Cuidarse es delicioso!

Alimentación y deporte con Susarón

¿Qué comer si haces deporte?

Practicar deporte es un hábito saludable que forma parte de la pirámide de la salud junto con una buena alimentación, una correcta hidratación y un buen descanso. Pero, ¿qué hay que comer si hacemos deporte? ¿Cómo debe distribuir mi alimentación? ¿Es diferente si hago un deporte o si hago otra disciplina diferente? Vamos a descubrir qué comer si haces ejercicio.

 Tipos de deportes

Para poder establecer la alimentación adecuada, primero hay que conocer qué tipo de deporte se practica, ya que, en función de la disciplina y la intensidad, las necesidades nutricionales son diferentes.

Y ¿qué tipo de deportes existen? Pues muchísimos. Pero a grandes rasgos nos basaremos en una clasificación muy general, que se subdivide en dos grupos:

  • Deportes de resistencia
  • Deportes de fuerza

Dentro del primer grupo, los deportes de resistencia, encontramos disciplinas como correr, bicicleta de montaña o carretera, corredores de larga distancia como maratonianos o triatlones, ironman…

En el segundo grupo encontramos deportes de fuerza explosiva, que son aquellos que requieren potencia de arrancada, como por ejemplo levantamiento de pesas.

Si quisiéramos afinar más, veríamos que hay muchos deportes en los que hay una combinación de los sistemas energéticos que se utilizan, pero de modo general podemos hablar de estos dos grupos para entender las necesidades.

Qué necesidades tienen los deportistas

Los deportistas son un grupo al que sus propias necesidades nutricionales hay que añadir las necesidades que se generan con la práctica deportiva.

La primera y más importante: la hidratación.

Todos debemos hidratarnos a lo largo del día, pero el desgaste físico, el ejercicio extenuante, las condiciones en las que se realiza (en un sitio cerrado, poca ventilación, a pleno sol…) aceleran el proceso de refrigeración para garantizar el buen funcionamiento de todos los órganos. Y para refrigerar, el cuerpo segrega sudor que, en contacto con el aire, crea una película refrescante. A través de este sudor perdemos agua y también sales minerales. Por ello es importante ir reponiendo esta agua a medida que avanzamos en nuestros entrenamientos. Si la actividad es de corta duración (menos de una hora) podemos garantizar una buena hidratación a través de agua. Pero si la actividad va a llevarnos más de una hora, es necesario incluir ingestas de bebidas para deportistas que no ayuden a reponer, además de agua, las sales minerales que perdemos con la sudoración.

Hidratos de carbono. ¿Todos necesitan la misma cantidad?

Los hidratos de carbono son los nutrientes que encontramos principalmente en la patata, el arroz, la pasta, cereales… Siempre se ha dicho que los deportistas deben basar su alimentación en alimentos ricos en este nutriente. Lo cierto es que ahora hay un poco de controversia, y en función de la temporada se siguen algunas estrategias que permiten activar otros sistemas energéticos que pueden ayudar en el rendimiento en momentos puntuales.

Pero podríamos decir que los hidratos son necesarios como fuente de energía. Ahora bien, teniendo en cuenta lo anterior y en función del tipo de deporte que realicemos, vamos a necesitar más o menos cantidad. Por norma general, los deportes en los que se tiene muy en cuenta asegurar una buena cantidad de hidratos que llega a ser de hasta el 80% de calorías totales de la dieta en los momentos de sobrecarga, son los deportes de resistencia. No pasa igual en el caso de los deportes de fuerza, donde el nutriente principal que debemos asegurar son las proteínas.

Proteínas, reparación y recuperación.

Las proteínas, otro de los nutrientes esenciales en la alimentación de cualquier persona, juegan otro papel importante en la vida de un deportista. Son nutrientes necesarios para la reparación y para garantizar una mejor recuperación. Una buena recuperación nos asegura una pronta incorporación de nuevo a los entrenos. Esto significa que podemos entrenar más si hacemos una buena estrategia nutricional y de descanso.

Como hemos comentado anteriormente, las proteínas en el caso de los deportes de fuerza, son el nutriente que más se suele asegurar, dado que la realización de estas disciplinas implica roturas de fibras musculares que requieren reparaciones rápidas y completas.

Encontramos proteínas en carnes, pescados, huevos, soja, legumbres, tofu, tempeh… ¡No te olvides de irlas combinando!

Grasas… ¿sí?

Las grasas son imprescindibles para asegurar un buen funcionamiento hormonal. Y las hormonas juegan un gran papel en el ambiente deportivo. En el caso de deportes de fuerza, por ejemplo, la testosterona debe funcionar perfectamente, no siendo la única. La recomendación que se da sobre cantidad diaria de grasas es que el 30% de las calorías necesarias se aporten a través de este nutriente. Pero puede haber ocasiones en las que debamos reducir, por objetivos competitivos, esta ingesta de una manera controlada y por tiempo limitado, o bien, aumentarla también con fines de mejora en el rendimiento.

No todas las grasas valen: es importante asegurar esta grasa, pero priorizando grasas saludables, como el aceite de oliva virgen extra o alimentos como el aguacate…

Buscar la excelencia

Si tu objetivo primordial es una mejora de la composición corporal, es recomendable comer de manera equilibrada, asegurando un buen aporte proteico, una ingesta balanceada de hidratos de carbono de buena calidad y un aporte de grasas saludables ajustado. Puedes agregar a lo largo del día una ayuda para llegar a meta con una ayuda como “Quemagrasa” de Susarón, con sabor a fresa. Gracias a su composición con guaraná, té verde y cola de caballo, ayuda a perder peso y quemar grasa.

¿Te animas a preparar tu menú de la semana adaptado?

Tonificacin y detox

3 ensaladas completas de primavera

Las frutas y verduras de temporada

Además de buenas temperaturas y días un poco más largos, la primavera nos trae consigo frutas y verduras de temporada. La fruta y verdura de temporada se caracteriza por ser productos que tienen un menor impacto en el ecosistema ya que su consumo está asociado a un menor nivel de emisiones de CO2.

También son una buena manera de contribuir en la economía local, ayudando a mantener en impulsar los negocios locales pequeños. Y además de sostenible, su consumo tiene algunas propiedades beneficiosas para nosotros:

  • Son frutas y verduras que contienen nutrientes que vamos a necesitar en esa estación.
  • Son productos más sabrosos porque se recogen en su punto óptimo de maduración.
  • Suelen ser más económicas respecto a otros productos de la misma categoría y que no son de temporada.

Frutas y verduras de primavera

Las frutas de la temporada de primavera son las fresas y fresones, kiwis, mandarinas, naranjas, nísperos, albaricoques, ciruelas y pomelo. Como verduras, en esta estación previa al verano podemos encontrar acelgas, alcachofas, apio, brócoli, calabaza, coliflor, espárrago verde, espinacas, rábanos y puerro.

Además de estas frutas y verduras, en nuestro mercado podemos encontrar otros alimentos con los que podemos hacer unas ricas creaciones culinarias, no solo repletas de sabor sino también nutricionalmente adaptadas. Porque en primavera, si queremos estar listos para el verano, hemos de aprovecharnos de lo que nos da la naturaleza. ¡Vamos a ver 3 recetas de ensaladas completas de primavera!

Recetas de ensaladas de primavera

Ensalada tropical con mozzarella

Ingredientes para 1 ración:

  • 60g de lechugas variadas
  • 100g de mozzarella fresca
  • 50g de taquitos de pavo
  • 4 fresones
  • 1 kiwi
  • 8 uvas
  • 1 mandarina
  • 3 cucharadas soperas de maíz
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Módena
  • Sal
  • Pimienta al gusto

Preparación:

  • Empieza lavando las lechugas y troceándolas
  • Colócalas en un cuenco
  • A continuación lava las fresas y uvas y trocéalas a tu gusto. Pela el kiwi y trocéalo al tamaño de las fresas y uvas. Retira la piel de la mandarina y trocea cada gajo también a un tamaño similar que el resto de frutas.
  • Trocea la mozzarella cortándola a rodajas
  • Colócala encima de las lechugas y coloca la fruta encima
  • Esparce el maíz por encima
  • Aliña a tu gusto y… ¡a disfrutar!

Ensalada de garbanzos y espárragos completa

Ingredientes para 1 ración:

  • 100g de garbanzos cocidos
  • 1 manzana
  • 6 aceitunas negras
  • 50g de maíz
  • 5 espárragos verdes
  • 80g de cogollo
  • Pimentón dulce
  • Cúrcuma
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Módena
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  • Lava los espárragos y, en una sartén, hazlos a la plancha con un poco de aceite y sal.
  • Resérvalos mientras preparamos el resto de ingredientes.
  • Lava los garbanzos en caso de ser envasados.
  • Pon un poco de aceite a calentar en una sartén y saltea los garbanzos con un poco de sal, una cucharadita de pimentón dulce y otra de cúrcuma.
  • Una vez salteados (un par de minutos), déjalos enfriar.
  • Lava el cogollo y trocéalo.
  • Lava la manzana y pélala. Trocéala al tamaño de los garbanzos.
  • Ahora, una vez atemperados los garbanzos y los espárragos, mezcla todos los ingredientes
  • Aliña al gusto y ¡listo para degustar!

Ensalada de pasta clásica primaveral

Ingredientes para 1 ración:

  • 60g de pasta integral en crudo (mejor si son macarrones o espirales)
  • 1 zanahoria
  • 3 huevos cocidos
  • 80g de salmón ahumado
  • 1 tomate
  • Orégano
  • 50g de brócoli
  • 4 rábanos
  • 250g de queso fresco tipo Burgos 0%
  • 6 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • Sal al gusto

Preparación:

  • Pon a hervir en una olla, agua con una pizca de sal. Cuando arranque a hervir, añade la pasta y cuécela por el tiempo que indique el fabricante.
  • Mientras, lava, pela y ralla la zanahoria.
  • Lava y trocea el tomate en daditos
  • Cuece el brócoli en un recipiente apto para microondas, tapado, para que se haga al vapor.
  • Lava y trocea los rábanos.
  • Trocea el salmón para añadir cuando mezclemos los ingredientes.
  • Prepara la mayonesa sin aceite: en un vaso apto para triturar, añadimos los 3 huevos cocidos, el queso fresco, el zumo de limón, vinagre y un poco de sal. Lo batimos todo hasta obtener una salsa fina. Reservar en la nevera hasta su uso.
  • Una vez hechos los macarrones, los escurrimos y dejamos enfriar.
  • Una vez hecho el brócoli, lo dejamos enfriar.
  • Para preparar esta ensalada de pasta primaveral, mezclamos todos los ingredientes previamente preparamos y añadimos una cucharada de mayonesa sin aceite para aderezar. Espolvorea un poco de orégano para decorar, ¡y ya podemos sentarnos a la mesa!

La primavera nos trae riquísimos ingredientes y con ellos podemos hacer estas maravillosas ensaladas. Puedes acompañar o finalizar tus comidas con una deliciosa infusión Adelgasana de Susarón a base de plantas que facilita la pérdida de peso y ayuda a evitar la